Papúa Nueva Guinea es el Estado más extenso y poblado de Oceanía. El país tiene uno de los ecosistemas más diversos de la tierra y cuenta con una miríada de culturas diferentes con cerca de 830 lenguas. La mayoría de los cinco millones de habitantes profesan el Cristianismo, y aproximadamente la mitad son católicos. Sin embargo, la fe católica sólo está presente allí desde hace pocas generaciones y, por lo tanto, a menudo aún no está profundamente arraigada.

Papúa Nueva Guinea: Apoyo a la pastoral familiar en la Diócesis de Wabag.

Papúa Nueva Guinea: Apoyo a la pastoral familiar en la Diócesis de Wabag.

Para muchos habitantes de Papúa Nueva Guinea, el vertiginoso desarrollo de la sociedad en la era de la información ha supuesto un gran desafío, y el Estado no cumple con sus deberes básicos en muchos ámbitos. Algunas personas han sido incapaces de hacer frente a estos rápidos cambios, y entre las consecuencias a menudo se encuentran el desarraigo social, un alto índice de delincuencia, la drogadicción y el alcoholismo, la violencia doméstica o incluso el abuso infantil. La Iglesia Católica apuesta por la pastoral familiar porque esta es la única manera de mejorar la situación.

ACN ha aprobado su apoyo a este extenso programa pastoral para tres años, y también este año lo subvenciona con 30.000 euros.

ACN ha aprobado su apoyo a este extenso programa pastoral para tres años, y también este año lo subvenciona con 30.000 euros.

También en Wabag el trabajo con las familias es prioritario, aunque las condiciones sean difíciles: la diócesis es pobre y los sacerdotes, además de ejercer su ministerio sacerdotal, tienen que trabajar en el campo para poder sobrevivir. Además, la mayoría de los fieles viven en lugares de difícil acceso en las montañas, las parroquias son gigantescas y tienen numerosas filiales, y los senderos son a menudo difíciles de recorrer. Para llegar al mayor número posible de creyentes, trece comisiones de la diócesis organizan en las parroquias iniciativas pastorales y sociales que abarcan casi todos los ámbitos de la vida. Además, forman a los fieles para que puedan proseguir con lo aprendido de forma independiente en el futuro. Aquí, la profundización de la fe y la mejora de las condiciones de vida concretas van de la mano. ACN ha aprobado su apoyo a este extenso programa pastoral para tres años, y también este año lo subvenciona con 30.000 euros.

Referencia: 512-08-49

En 2015 se inauguró en Sarajevo, la capital de Bosnia-Herzegovina, un centro pastoral juvenil que está abierto a todos los grupos étnicos del país. El centro fue consagrado al Santo Papa Juan Pablo II, que se preocupó especialmente por la juventud y que, por ejemplo, con las Jornadas Mundiales de la Juventud, dio lugar a impulsos duraderos para la juventud.

El centro es un auténtico éxito: cada año, unos 10.000 jóvenes mayores de 10 años participan en encuentros pastorales, cursos de formación y campamentos, y su lema es “Encuentro – Reconciliación – Configurar juntos la paz y el futuro”. Cuenta con 20 trabajadores a tiempo completo que, junto con unos 300 voluntarios, llevan a cabo las numerosas actividades pastorales. ACN apoyó la creación del centro con alrededor de medio millón de euros.

El centro es un auténtico éxito: cada año, unos 10.000 jóvenes mayores de 10 años participan en encuentros pastorales, cursos de formación y campamentos.

El centro es un auténtico éxito: cada año, unos 10.000 jóvenes mayores de 10 años participan en encuentros pastorales, cursos de formación y campamentos.

Los jóvenes que colaboran en el Centro de San Juan Pablo II también son a menudo muy activos en sus parroquias de origen, y demuestran que en este país es posible convivir pacíficamente, encontrar trabajo, fundar una familia y labrarse un futuro. El centro también persigue promover la coexistencia de los diferentes grupos étnicos y religiones a fin de tender puentes para un futuro pacífico. Aquí es especialmente importante el trabajo con los jóvenes, pero no solo con vistas a un futuro mejor, sino también para la supervivencia de la Iglesia. Y es que durante la guerra de Bosnia (1992-1995) uno de cada dos de los aproximadamente 500.000 católicos croatas fue expulsado o emigró. Hasta la fecha, unas 10.000 personas abandonan cada año el país, y entre ellas hay muchos católicos, porque son discriminados en el mercado laboral, en las escuelas y en la vida social, y porque no ven ninguna perspectiva de futuro. Sin embargo, los jóvenes que están profundamente arraigados en sus parroquias permanecen y creen en el futuro.

Dado que la capacidad del centro de Sarajevo es demasiado pequeña para la gran demanda, se ha abierto otra casa en el norte de Bosnia que es una especie de filial. En ella pueden pernoctar diez personas y esta casa también organiza numerosas actividades como, por ejemplo, cursos para líderes de grupos de jóvenes, iniciativas interreligiosas y ecuménicas, y mucho más. El complejo también dispone de una granja con animales y un huerto frutal donde los jóvenes pueden encontrar trabajo. El centro ya funciona, pero todavía hay que realizar algunas obras como, por ejemplo, en los baños y aseos. Además, en el exterior del recinto está prevista la construcción de un escenario con asientos para eventos al aire libre. ACN quiere ayudar con 20.000 euros a finalizar las obras en la casa.

Referencia: 444-07-19

Muchos Papas y Santos lo han recordado: el que quiera cambiar el mundo, que empiece primero por su corazón. Las decisiones de la vida se toman en el
corazón, que es el verdadero lugar de la fe. La Sagrada Escritura tampoco ve la impiedad en la mente, sino en el corazón. Los necios dicen en su corazón:
“No hay Dios”, reza el Salmo 14. La sabiduría del corazón no se aprende como las matemáticas; es una cuestión de vida interior. Por eso, la formación de un año para jóvenes de entre 18 y 30 años en la escuela “Juventud Felicidad” (Jeunesse Bonheur) de Cotonú, Benín, descansa sobre los pilares de la contemplación, la educación, la comunidad y la misión. Es la primera escuela de este tipo en África, y su modelo es la escuela misionera “Juventud Luz” (Jeunesse Lumière), fundada por el P. Daniel Ange en Francia. Con sus testimonios vitales, los jóvenes deben ser profetas para su generación.

Curso de formación de un año para jóvenes en Cotonou, Benin.

Curso de formación de un año para jóvenes en Cotonou, Benin.

Para el P. Cyrille Miyigbena, director de la escuela, se trata ante todo de un programa de humanidad: “Se aprende de todo: la alegría, la sonrisa, el respeto al prójimo, la puntualidad, el amor al trabajo bien hecho, la justicia, el sentido de la comunidad, la limpieza, el orden, la paciencia, el perdón, el autocontrol,… en definitiva, todas esas virtudes cuya ausencia resulta tan dolorosa en la sociedad actual. Todo esto se aprende en la escuela de Cristo, el verdadero Maestro de la vida interior”. Lo que se pretende es que los graduados de la escuela “Juventud-Felicidad” lleven con su vida cristiana estas virtudes a la sociedad. Vicentia está profundamente convencida tras de su año en Cotonú: “He comprendido que la devoción total al espíritu del amor nos hace ver a nuestros semejantes, en todas sus limitaciones y capacidades, como un don de Dios”. Y Fabrice ve ahora la misión de la siguiente manera: “Así como el experimento en las ciencias naturales demuestra la corrección de una hipótesis, la misión da testimonio de la verdad del Evangelio.

Padrinos de la escuela: Mons. Roger Houngbédji, Arzobispo de Cotonú, y el P. Daniel Ange, inspirador de “Juventud-Felicidad”.

Padrinos de la escuela: Mons. Roger Houngbédji, Arzobispo de Cotonú, y el P. Daniel Ange, inspirador de “Juventud-Felicidad”.

Sin este testimonio, el cristiano carece de una dimensión esencial”. Y el testimonio da sus frutos. Al cabo de tres años de existencia, doce jóvenes varones de la escuela de Benín han ingresado en el seminario, otros cinco han optado por la vida religiosa, y algunos trabajan en las diócesis del país. La escuela está creciendo, y ahora tiene que salir del pequeño seminario de Cotonú, pues necesita sus propias aulas, sus propios edificios. A sus puertas esperan jóvenes de Malawi, Sudán del Sur, Burkina Faso, Malí y Costa de Marfil. La escuela es ya un faro de humanidad para África. De momento, ya disponen de un terreno y de una maqueta, y ahora nos piden ayuda para poner en marcha las obras. Nosotros les hemos prometido 50.000 euros.

Médicos de diversas disciplinas, teólogos, sacerdotes, laicos activos en la pastoral y religiosas trabajan desde la Federación Africana de Acción Familiar (FAAF) por la formación de familias sanas y la protección de la vida. Ofrecen soluciones favorables a la vida y a la familia apropiadas para los africanos, y no propagan modelos occidentales extranjeros que muchos africanos identifican con una “cultura de la muerte”. Más bien, promueven la “cultura de la vida” de la que el Papa Juan Pablo II habló una y otra vez.

Togo: Apoyo al asesoramiento católico a las familias.

Togo: Apoyo al asesoramiento católico a las familias.

En Togo, en África Occidental, los programas de la FAAF están presentes desde 2005. En la Diócesis de Aneho, en el sureste del país, cinco personas han venido ofreciendo actos, por ejemplo, para las parroquias, con el fin de sensibilizar a un público más amplio acerca del tema del matrimonio y la familia, y de acompañar a parejas y familias. En dichos actos se plantean preguntas como ¿cuál es el plan de Dios para el matrimonio? o ¿qué significa ser madre o padre? Además, se ayuda a los esposos a profundizar en su amor y respeto recíprocos, y a comunicarse entre ellos, pues en muchas culturas, este enfoque de la pareja no es el habitual. Otro aspecto importante es la planificación familiar natural, que consiste en observar y respetar el ciclo de fertilidad de la mujer creado por Dios. Así, los maridos aprenden a respetar y ser considerados con sus esposas y sus cuerpos. En general, se promueve una educación sexual que enfatiza el valor y la belleza de la sexualidad y del cuerpo humano y que conduce a la fidelidad, la responsabilidad y la aceptación de la fertilidad. De esta forma se lucha contra el aborto y la propagación del sida. Los matrimonios y las familias también reciben asesoramiento y apoyo en situaciones de conflicto y crisis.

En Togo, en África Occidental, los programas de la FAAF están presentes desde 2005.

En Togo, en África Occidental, los programas de la FAAF están presentes desde 2005.

La demanda de estos actos y de asesoramiento personal es alta, por lo que está previsto formar a al menos otras diez asesoras. Además, se necesita material informativo. ACN ha prometido 11.700 euros para apoyar este valioso trabajo.

Referencia: 156-07-49

A la pastoral juvenil se le concede mucha importancia en la Archidiócesis de Adís Abeba, pues los retos que afronta la juventud etíope son inmensos: muchos jóvenes son pobres, no tienen trabajo y sueñan con emigrar del campo a la capital o incluso a Europa. En lo que no piensan es en el desarraigo que ello conlleva. Al mismo tiempo, a través de los medios de comunicación, las influencias del mundo moderno con sus valores a menudo erróneos ya llegan actualmente a los poblados más remotos, cambiando las actitudes hacia la vida y la familia.

La Iglesia Católica ofrece en las 15 parroquias de la archidiócesis programas para los jóvenes.

La Iglesia Católica ofrece en las 15 parroquias de la archidiócesis programas para los jóvenes.

Por todo ello, la Iglesia Católica ofrece en las 15 parroquias de la archidiócesis programas para los jóvenes. El objetivo primordial es la formación de líderes que trabajen sobre el terreno con los jóvenes, porque las parroquias abarcan territorios muy grandes. También es importante que se ofrezca el mayor número posible de actividades periódicas, pues precisamente en las zonas remotas y subdesarrolladas, alejadas de la capital, apenas hay una oferta ni posibilidades de desarrollo personal para la juventud. También en otros países, la experiencia demuestra que los jóvenes firmemente arraigados en la vida de Iglesia están más dispuestos a permanecer en sus lugares de origen y a contribuir a construir un futuro mejor en sus propios países.

Uno de los temas importantes es la preparación para el matrimonio y una educación sexual responsable e integral. A ello hay que añadir los cursos bíblicos, los eventos musicales y los talleres de cantos religiosos. Además, también se celebran encuentros y alegres actividades deportivas y lúdicas. Finalmente, se ofrecen tres jornadas de retiro al año, en las que los participantes pueden concentrarse en su relación con Dios, y a las que también se invita expresamente a jóvenes que todavía no son activos en las parroquias.

ACN quiere apoyar todas estas importantes actividades con 10.000 euros.

Referencia: 118-08-49

“En el principio era la Palabra”, es decir, “en el origen de todas las cosas está la Razón creadora de Dios”, ha dicho el Papa emérito Benedicto XVI. La fe y la razón se condicionan mutuamente, “sin razón, la fe decae; y sin fe, la razón amenaza con atrofiarse”.

Para los cristianos, utilizar la razón para creer mejor es todo un mandamiento. Para los cristianos de los países islámicos y, sobre todo, de Siria, también es un mandamiento de supervivencia. Solo los jóvenes cristianos bien formados tienen una oportunidad en el mercado laboral; solo como estudiantes universitarios, los cristianos pueden librarse del servicio militar obligatorio, y solo los cristianos bien formados pueden hacer frente a sus vecinos en un entorno islámico. La formación es la clave para una coexistencia pacífica entre convicciones opuestas, y por eso los cristianos de Oriente Próximo siempre han concedido mucho valor a la educación de sus hijos: la enseñanza en escuelas y universidades está entre sus principales preocupaciones.

La formación es la clave para una coexistencia pacífica entre convicciones opuestas

La formación es la clave para una coexistencia pacífica entre convicciones opuestas

Todo ello es aún más cierto para los cristianos que regresan a Alepo o los que se han quedado en la ciudad. ¿Pero quién los ayuda a costear los estudios? Diez Iglesias cristianas han elaborado con Ayuda a la Iglesia Necesitada un programa para ello: 7.340 estudiantes recibirán durante ocho meses (un año académico) 20 euros mensuales para transporte, fotocopias, comida,… Esto no es solo una medida social, pues el programa también prevé, además de la ayuda a los estudios, un acompañamiento espiritual: rezar más estudiar: esta es la ecuación para los estudiantes de Alepo. Es también una ecuación para la paz en su patria. ¿Quién desea ayudar durante un año a un estudiante de Alepo?

 

CONOCE MÁS SOBRE Aid to the Church in Need, VISITA http://www.churchinneed.org
logoacnwhy2

QUIÉNES SOMOS

Fundada en 1947 como una organización católica de ayuda para refugiados de guerra y reconocida como una fundación pontificia desde 2011, ACN se dedica al servicio a los cristianos en todo el mundo allá donde estén perseguidos, discriminados o sufran necesidad material, a través de la oración, la información y la caridad. Anualmente ACN apoya alrededor de 5.000 proyectos pastorales en cerca de 150 países, gracias a donaciones privadas, ya que la organización no recibe ayudas gubernamentales.