A la pastoral juvenil se le concede mucha importancia en la Archidiócesis de Adís Abeba, pues los retos que afronta la juventud etíope son inmensos: muchos jóvenes son pobres, no tienen trabajo y sueñan con emigrar del campo a la capital o incluso a Europa. En lo que no piensan es en el desarraigo que ello conlleva. Al mismo tiempo, a través de los medios de comunicación, las influencias del mundo moderno con sus valores a menudo erróneos ya llegan actualmente a los poblados más remotos, cambiando las actitudes hacia la vida y la familia.

La Iglesia Católica ofrece en las 15 parroquias de la archidiócesis programas para los jóvenes.

La Iglesia Católica ofrece en las 15 parroquias de la archidiócesis programas para los jóvenes.

Por todo ello, la Iglesia Católica ofrece en las 15 parroquias de la archidiócesis programas para los jóvenes. El objetivo primordial es la formación de líderes que trabajen sobre el terreno con los jóvenes, porque las parroquias abarcan territorios muy grandes. También es importante que se ofrezca el mayor número posible de actividades periódicas, pues precisamente en las zonas remotas y subdesarrolladas, alejadas de la capital, apenas hay una oferta ni posibilidades de desarrollo personal para la juventud. También en otros países, la experiencia demuestra que los jóvenes firmemente arraigados en la vida de Iglesia están más dispuestos a permanecer en sus lugares de origen y a contribuir a construir un futuro mejor en sus propios países.

Uno de los temas importantes es la preparación para el matrimonio y una educación sexual responsable e integral. A ello hay que añadir los cursos bíblicos, los eventos musicales y los talleres de cantos religiosos. Además, también se celebran encuentros y alegres actividades deportivas y lúdicas. Finalmente, se ofrecen tres jornadas de retiro al año, en las que los participantes pueden concentrarse en su relación con Dios, y a las que también se invita expresamente a jóvenes que todavía no son activos en las parroquias.

ACN quiere apoyar todas estas importantes actividades con 10.000 euros.

Referencia: 118-08-49

Finalmente, su gran sueño se ha hecho realidad: tras muchos años de espera, los creyentes de Pawi, en el noroeste de Etiopía, tienen una iglesia “de verdad”. Con 50.000 euros, nuestros benefactores los han ayudado a hacer realidad este sueño.

Las personas que viven allí han atravesado tiempos difíciles: a mediados de los años ochenta fueron deportadas del sur bajo el cruel régimen comunista del dictador Haile Mariam Mengistu. Lo que presumiblemente iba a ser una acción humanitaria para paliar una hambruna que se cobró cientos de miles de vidas humanas, fue en realidad una reubicación a gran escala llevada a cabo mediante una brutal deportación de en torno a millón y medio de personas. Sobre todo los ancianos, los niños y los enfermos no pudieron sobrevivir a las calamidades de la deportación y murieron.

Por entonces fueron deportadas a Pawi 15.000 personas, entre ellas, 3.000 católicos. Allí se encontraron con un territorio inhóspito del que nunca habían oído hablar y que estaba marcado por un calor extremo y una sequía. A las duras condiciones de vida se sumó el hecho de que el régimen prohibió toda práctica religiosa. Así, la gente además tuvo que renunciar al consuelo de los sacramentos y la vida de Iglesia. Solo podían vivir su fe en la clandestinidad y a riesgo de ser duramente castigados, pero, no obstante, permanecieron fieles a su fe.

Tras la caída del régimen, responsable de la muerte de unos 2,5 millones de personas, los creyentes pudieron volver a vivir libremente su fe. Por tanto, se organizaron y construyeron con sus propias manos una capilla de adobe, pero esta se derrumbó en la siguiente época lluviosa. No obstante, siguieron intentándolo, pero sus recursos no alcanzaban para construir una iglesia sólida. Además, las capillas de adobe eran demasiado pequeñas para los numerosos creyentes, cuyo número no ha dejado de aumentar.

Ahora, finalmente, y gracias a la ayuda de nuestros benefactores, han logrado erigir una iglesia sólida y hermosa en la que pueden celebrar dignamente la Santa Misa y reunirse para la oración. ¡Dios se lo pague a todos los que han contribuido a ello!

Etiopía es un estado multiétnico de África Oriental en el que el cristianismo está establecido desde hace casi 2.000 años. Los cristianos ortodoxos constituyen con un 43 % la mayoría de la población, pero el Islam está en alza y ya alcanza un 34 %. La Iglesia católica no estuvo presente en el territorio actual de Etiopía hasta el siglo XIX. Actualmente sólo una minoría, de casi el 1% de la población pertenece a ella. Sin embargo, la Iglesia católica trabaja mucho en el campo de la educación y en el de la atención a los pobres, por lo que es respetada en la sociedad.

 Sor Medhin Tesfay (44) pertenece desde hace 26 años a la congregación de las Hermanas de la Caridad (Hermanas Vicentinas) y trabaja en la diócesis de Adigrat, en el norte de Etiopía. La fundación pontificia «Aid to the Church in Need» ha hablado con ella sobre su trabajo y su vocación.

Sor Medhin Tesfay (44) pertenece desde hace 26 años a la congregación de las Hermanas de la Caridad (Hermanas Vicentinas).

Sor Medhin Tesfay (44) pertenece desde hace 26 años a la congregación de las Hermanas de la Caridad (Hermanas Vicentinas).

 Sor Medhin: usted pertenece a la congregación de las Hermanas de la Caridad. Por favor, háblenos de su trabajo.

Por ejemplo, nos ocupamos de los niños y jóvenes que viven en la calle. Algunos son huérfanos, otros han huido de sus hogares debido a conflictos familiares. Muchas veces sucede que el padre es alcohólico y maltrata a la familia. En otros casos, hay enfermedades psicológicas. Por ejemplo, cuidamos de una niña cuya madre es enferma mental: se lleva a su casa toda la basura que encuentra en la calle. Arroja los desperdicios sobre la cama y los distribuye en la pequeña habitación en la que vive la familia. La niña no tiene ningún sitio en su casa donde quedarse. Las religiosas visitamos a los parientes de los niños, les mostramos nuestro aprecio y amor y les ofrecemos nuestra ayuda. Les escuchamos y les aconsejamos. En algunos casos podemos resolver los problemas, de modo que los niños pueden regresar con sus familias. Pero si esto no es posible, los niños se quedan con nosotras. Nos aseguramos de que puedan ir a la escuela y de que tengan lo que necesitan

Pero también atendemos a enfermos, por ejemplo, enfermos deSIDA, y dirigimos una clínica oftalmológica. Proporcionamos atención médica a los pacientes, y también psíquica y espiritual.

¿Cuál es para usted la base espiritual de su servicio?

Nuestro fundador, San Vicente de Paúl, decía: «Si visitáis a un pobre diez veces al día, habéis encontrado a Cristo diez veces».  Yo lo experimento exactamente así: lo que recibo es mucho más de lo que doy.

Siempre hay que mirar más allá de la mera apariencia. Alguien puede estar muy sucio y vestido con harapos, pero en él debemos reconocer a Cristo. Por otro lado, no puedes rechazar a nadie sólo porque vaya bien vestido y parezca rico, y pienses que no necesita ayuda. Porque también los ricos pueden tener una profunda necesidad espiritual. La supuesta belleza o fealdad no debe ser un criterio para nosotros, sino que debemos ver siempre a Cristo.

 Pero, ¿cómo afronta la gran pobreza con la que se encuentra en su vida cotidiana?

Para mí, la pobreza con la que me encuentro es un reto para no dejar nunca en el empeño por hacer el bien. La palabra «pereza» no forma parte de mi vocabulario. Debo dar lo mejor de mí misma, y para ello emplear las habilidades y posibilidades que Dios me ha dado.

Los pobres tampoco tienen posibilidad de descansar. La mayoría de ellos son jornaleros. Si no trabajan hoy, no tienen nada que comer mañana. En todo lo que veo, no quiero perder el tiempo, sino seguir la llamada que Dios me ha hecho: Es decir, amar a estas personas con el mismo amor con el que Dios las ama.

«Recibo mucho más de lo que doy».

«Recibo mucho más de lo que doy».

¿Cómo descubrió su vocación?

Para mí, la primera escuela de fe fue mi familia. Mis padres estaban profundamente arraigados en la fe y nos acercaron a Dios. Nos educaron en el amor a Dios, que se hizo Hombre y que nos ama.

Después, en nuestro pueblo había unas religiosas que trabajaban en una clínica. Cuando iba a la escuela veía cómo servían trabajando y sentí el fuerte deseo de imitarlas. Recé: «Dios mío, algún día quiero ser como ellas». Su ejemplo me llevó a la vida religiosa y cuando terminé la escuela, ingresé en la congregación de las Hermanas de la Caridad. De esto hace ahora 26 años. Quería cambiar la vida de las personas necesitadas, por el amor a Dios. No es que no tuviera otras posibilidades y que me hubieran cerrado todas las puertas. No, me decidí por ese camino entre muchas otras posibilidades y estoy feliz. Lo volvería a hacer si me encontrara de nuevo ante esa decisión.

Desde su infancia, ¿ha cambiado la relación de las personas con la fe?

En general, se han producido muchos cambios. En muchas familias no se comparten los mismos valores, y a menudo pertenecen a diferentes religiones. También hay muchas familias que se rompen. En general, la fe está disminuyendo. La gente piensa que no necesita a Dios y que no depende de su familia. Hoy en día, la globalización, los medios de comunicación y el individualismo desempeñan un papel cada vez más importante. Sobre todo, para muchos, los sacramentos ya no tienen el significado que tenían antes. La fe está disminuyendo. Por supuesto que hay creyentes profundos, pero en general están cambiando muchas cosas.

 ¿Qué cree que debería hacer la Iglesia para llevar de nuevo a las personas más cerca de la fe?

La Iglesia debe, sobre todo, cumplir su tarea principal: el anuncio de la fe. La vida tiene poco sentido si no se alimenta espiritualmente. Sin Cristo no hay paz interior, y todo sucede automáticamente, como si se tratara de una máquina. Necesitamos volver a la idea de que Cristo se encuentra en el centro. Lo espiritual debe estar siempre en primer lugar, A pesar de toda la ayuda caritativa que la Iglesia proporciona.

 

Para la fundación pontificia Aid to the Church in Need, Etiopía se encuentra entre los países prioritarios. El pasado año se proporcionó a la Iglesia católica del país una ayuda por más de 1,36 millones de euros, destinada principalmente a la construcción de iglesias y capillas, a la formación de sacerdotes y religiosos, a la motorización de la labor pastoral en parroquias que se extienden por amplias regiones, así como a la labor de las religiosas.

La etnia de los gumuz vive en Etiopía occidental, en la zona que hace frontera con Sudán. Hasta hace algunos años, la mayoría de sus miembros eran nómadas. A finales del siglo XIX y hasta entrado el XX, muchos gumuz fueron víctimas de los traficantes árabes de esclavos de Sudán.

Hasta el día de hoy, los gumuz viven en una gran pobreza, y especialmente difícil es la vida de las mujeres, que tienen que realizar duras tareas físicas incluso cuando están embarazadas. Y como creen que la sangre de una mujer que da a luz puede acarrear una maldición para la familia, las mujeres tienen que ir a un lugar alejado como la orilla de un río o al bosque, para dar a luz solas y sin ayuda. Aquí, entre otros, un problema es que muchas niñas son casadas muy jóvenes, por lo que su cuerpo todavía no está preparado para un primer alumbramiento. Además, no tienen experiencia, y por esta razón, los partos se vuelven extremadamente complicados y dolorosos, y pueden conducir a la muerte. En general, la superstición domina gran parte de la vida de las mujeres, lo que les provoca mucho sufrimiento y miedo.

 

Support for religious sisters working with the Gumuz people in Ethiopia

Ayuda al sustento para religiosas en Etiopía

 

Los gumuz entraron en contacto con el Cristianismo hace pocos años, pero la Buena Nueva de Cristo llega a cada vez más corazones. Entre los gumuz que se han vuelto sedentarios, hay muchos que construyen sus redondas cabañas lo más cerca posible de la iglesia, y el número de los que quieren ser bautizados va en aumento.

Desde hace tres años, las Hermanas de la congregación de San José de la Aparición están presentes en esta zona. Las tres religiosas preparan a los catecúmenos para el bautizo y ayudan a la gente a entender mejor la fe cristiana y a vivirla. Las Hermanas apoyan de forma especial a las mujeres y niñas: así, por ejemplo, se ocupan de que las niñas sean enviadas a la escuela porque, para los gumuz, la formación escolar no es algo importante. El Gobierno intenta desde hace poco promover en la zona la escolarización, pero hasta el momento sus esfuerzos no han tenido mucho éxito. Resulta especialmente difícil convencer a los padres de que envíen a sus hijas a la escuela, y aquí, las religiosas realizan una importante tarea para mejorar la vida de las mujeres. Además, una de ellas gestiona un pequeño parvulario en el que se prepara a los niños para la escuela.

Estas tres religiosas, que viven modestísimamente en una casa de adobe, nos han pedido ayuda al sustento y para su labor. Ellas mismas necesitan poca cosa, pero sus tareas, que implican visitar a la gente en poblados muy dispersos, les ocasionan, por ejemplo, gastos en gasolina. Nosotros les hemos prometido para su sustento y apostolado 13.200 euros.

Muchos jóvenes cristianos en Etiopía están siendo chantajeados y sobornados con ayudas económicas y con ofertas de trabajo para que se conviertan al islam. En su desesperación  por escapar de la pobreza, muchos aceptan. Así lo ha explicado a la fundación Aid to the Church in Need (ACN) un líder religioso de la zona que prefiere mantener el anonimato por cuestiones de seguridad.

«Grupos musulmanes intentan captar a los más jóvenes con becas y promesas de trabajo. El desempleo es muy elevado en Etiopía, así que es algo muy atractivo para ellos. Hay cientos o incluso miles de jóvenes esperando en las esquinas de las ciudades y pueblos para ver si encuentran una ocupación laboral”, asegura la fuente anónima. “Están alejando a los jóvenes cristianos de su fe con promesas de empleo permanente. Son muchos los musulmanes ricos que han tomado el control de grandes inversiones, como minas de mármol y oro, donde sólo emplean a la gente si son musulmanes», continua explicando el religioso y detalla que lo mismo sucede a la hora de buscar casa, «a los conversos al islam también se les da ayuda para comprar casas».

 

Ethiopia: Islamists bribing Christians to convert

Etiopía

El entrevistado asegura que cada vez se construyen más mezquitas, con dinero que viene de países como Arabia Saudita. “Aunque sea una zona donde sólo haya 10 familias musulmanas, allí también construirán una mezquita”. Algo que no sucede con la construcción de templos cristianos que se enfrentan a problemas. “También hay sospechas de que los islamistas quieren captar a grupos animistas con promesas económicas, de educación y de trabajo con dinero proveniente del extranjero”.

Si bien subraya que Etiopía ha tenido tradicionalmente una historia de convivencia armónica entre cristianos y musulmanes ve con gran preocupación que la comunidad islámica del país esté actualmente cada vez más influenciada por una “línea dura” importada del extranjero. «Aunque no ha habido conflictos ni enfrentamientos directos, tememos que esto pueda cambiar dentro de unos años, hemos visto el precedente en Egipto y otros lugares cercanos».

Para más información, consulte: http://religious-freedom-report.org/report/?report=198

El Cardenal Berhaneyesus Demerew Souraphiel, Presidente de la Conferencia Episcopal etíope y Arzobispo de Addis Abeba, visitó recientemente Aid to the Church in Need (ACN) en Königstein, (Alemania) para agradecer la ayuda que presta la fundación pontificia a la labor pastoral en su país. Benedikt Winkler, del periódico alemán “Die Tagespost”, aprovechó la ocasión para hablar con él sobre la situación política actual en Etiopía, las relaciones con el Islam y la gran labor que realiza la minoría católica en el país.

Cardinal Berhaneyesus Demerew Souraphiel, Head of Ethiopian Bishops Conference and Archbishop of Addis Ababa

Cardenal Berhaneyesus Demerew Souraphiel, Presidente de la Conferencia Episcopal etíope y Arzobispo de Addis Abeba

Eminencia, el 16 de septiembre se firmó en la ciudad de Yeda, en Arabia Saudí, el acuerdo de paz entre Etiopía y Eritrea. ¿Qué opinión le merece la influencia de Arabia Saudí sobre Etiopía?

La paz se ha celebrado en Arabia Saudí y no en Nueva York o en Pekín. No sé por qué. Arabia Saudí es un país que tiene una inmensa influencia en toda la región alrededor del Mar Rojo. Probablemente, Arabia Saudí está también interesada en la paz en las regiones del Mar Rojo y el Océano Índico. Esta puede ser la única razón, pero no sé si hay otros intereses en juego.

¿Considera que la joven paz de Etiopía está más amenazada por conflictos religiosos o étnicos?

Diría que actualmente más por conflictos étnicos. Porque el sistema federal del gobierno en Etiopía se basa en la procedencia étnica, lo cual produce más diversidad y más tensiones, lo que proporciona un mayor peso a las diferencias étnicas que a la unidad de todos en Etiopía. Por esta razón hay conflictos étnicos en diferentes regiones de Etiopía. Espero que el nuevo Primer Ministro, Dr. Abiy Ahmed, aúne el país y conceda mayor prioridad a la unidad que a la diversidad.

 

 

Ethiopia, diocese Meki

Etiopía, diócesis de meki

 

Acaba de mencionar al nuevo Primer Ministro de Etiopía, Abiy Ahmed. Su padre es musulmán, pero él se convirtió al protestantismo y pertenece a la etnia de los Oromo. ¿Es Ahmed la persona adecuada para solucionar los conflictos étnicos?

Creo que sí porque fue elegido por el partido de la coalición. Es un hombre de unidad pero probablemente algunos representantes del antiguo gobierno no estén muy satisfechos con el modo en que desempeña su nuevo cargo. Tiene opositores. En los últimos seis meses ha incidido en que la gente debe unirse, que unos deben perdonar a los otros, reconciliarse y solucionar los conflictos. Lo que más le mueve es su amor por el país. Ya veremos si es la persona adecuada o no. Ha firmado la paz con Eritrea. Si este país consigue instituciones democráticas para un gobierno estable, entonces se podrá garantizar la estabilidad en el futuro, no solo en el Cuerno de África, sino en toda África oriental.

¿Cómo describiría las relaciones entre cristianos y musulmanes en Etiopía?

Las relaciones entre el Islam y el cristianismo han sido hasta ahora pacíficas. El profeta Mahoma fundó el Islam en La Meca fue perseguido por su propia tribu y tuvo que huir. Envió a sus familiares a Etiopía. Los musulmanes llegaron a Etiopia como refugiados. En la tradición musulmana está escrito: «No toques Etiopía, porque Etiopía siempre fue amable con nosotros». En Etiopía llevamos una coexistencia pacífica, sobre todo con los sunitas. Aquí no hay muchos fundamentalistas. En Somalia hay fundamentalistas como Al-Shabab, que tienen relación con Al Qaeda, pero dentro de Etiopía tenemos una coexistencia pacífica entre cristianos y musulmanes.

 

Ethiopia

Etiopía

 

En comparación con muchos países europeos, Etiopía es una nación con una población muy joven. Muchos de los jóvenes buscan mejores perspectivas de trabajo en Europa, en Sudáfrica y en Arabia Saudí. ¿Qué hace la Iglesia en Etiopía, la minoría católica y la mayoría ortodoxa, para que los jóvenes desarrollen su país en lugar de emigrar?

Con menos del dos por ciento, la Iglesia católica en Etiopía es una iglesia de minoría. Aun así dirige muchas instituciones para jóvenes, ya sean instituciones formativas, sociales o de salud, tanto en regiones rurales como urbanas. Tenemos más de 400 escuelas en Etiopía, distribuidas por todo el país. La mayoría de ellas en las ciudades pueden mantenerse por sí mismas, pero las escuelas en áreas rurales necesitan ayuda. Nos ocupamos de la juventud de diferentes grupos étnicos o religiosos: ortodoxos, musulmanes, protestantes. La Iglesia católica en Etiopía considera muy importante el proporcionar a los jóvenes posibilidades de formación profesional, de acuerdo con sus capacidades. También formamos a mujeres jóvenes como enfermeras, cocineras y gestoras de hoteles. Les animamos a que se queden en su país y a que trabajen aquí. Para ello necesitamos una infraestructura y la posibilidad de crear puestos de trabajo. No animamos a nadie a que emigre y mucho menos a que emigre de forma ilegal sin documentos, pues quedan a merced de bandas ilegales de traficantes de personas, que llegan a Arabia Saudí atravesando el Mar Rojo, o a Europa a través de Libia. Para evitarlo, recomendamos a que —si es necesario— emigren de forma legal. Vemos que los jóvenes aman su país, y se les debería dar la posibilidad de quedarse en él.

El 28 de octubre es el Domingo Mundial de las Misiones. Siempre se piensa primero en la evangelización inicial; pero ¿qué hay que hacer para la reevangelización en Europa?

Etiopía tiene mucho que decir al mundo. Estamos agradecidos cuando oímos que Europa ha acogido a muchos refugiados. Pero también Etiopía ha acogido a casi un millón de refugiados, procedentes de Sudán del Sur, de Somalia y de Eritrea. ¿Por qué? Porque Etiopía tiene valores cristianos. Etiopía era una nación cristiana desde los Apóstoles. Experimentamos que la hospitalidad es una parte de la herencia cristiana de Etiopía. Los valores cristianos son muy importantes. Una persona mayor, un refugiado, un emigrante, son en primer lugar personas. Quizá lo ha enviado Dios, quizá sea una bendición. Dale la bienvenida, trátale bien. Este es un principio bíblico y Etiopía lo ha venido haciendo durante siglos. Acogimos a judíos, antes de que fueran a Israel, al igual que a los árabes. Acogimos armenios que eran perseguidos en Turquía. Etiopía siempre ha sido un país hospitalario, fiel al Evangelio.

Pienso que también Europa debería mantenerse fiel a su herencia cristiana. Occidente no debería avergonzarse de ser un país cristiano con grandes valores, tanto en tiempos de crisis como en buenos tiempos. Etiopía ha mostrado que a la religión se le debería dar el lugar adecuado en la sociedad. Esperamos poder trasmitir este mensaje a otros.

Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN) tiene numerosos proyectos en Etiopia. En el 2017 realizaron más de 80 proyectos por casi 1.4 millones de Euros.

Ethiopia

Etiopía

CONOCE MÁS SOBRE Aid to the Church in Need, VISITA http://www.churchinneed.org
logoacnwhy2

QUIÉNES SOMOS

Fundada en 1947 como una organización católica de ayuda para refugiados de guerra y reconocida como una fundación pontificia desde 2011, ACN se dedica al servicio a los cristianos en todo el mundo allá donde estén perseguidos, discriminados o sufran necesidad material, a través de la oración, la información y la caridad. Anualmente ACN apoya alrededor de 5.000 proyectos pastorales en cerca de 150 países, gracias a donaciones privadas, ya que la organización no recibe ayudas gubernamentales.