Bicicletas para 30 catequistas de Gambella

El Vicariato Apostólico de Gambella se encuentra en el extremo oeste de Etiopía, en la frontera con Sudán del Sur, en un territorio subdesarrollado en el que reina una profunda pobreza. Muchos de los niños están allí visiblemente desnutridos. Entre las tribus que cultivan el campo y las tribus ganaderas surgen una y otra vez sangrientos conflictos: el ganado se come la cosecha y los campesinos ocupan las tierras de pasto. Dada la escasez de tierras fértiles, cada parte defiende con violencia las que cree suyas. En los últimos tiempos también han surgido conflictos entre la población nativa y los refugiados de la tribu de los nuer procedentes de Sudán del Sur. Según datos de la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos (UNHCR, por sus siglas en inglés), allí se han refugiado más de 330.000 personas de Sudán del Sur, a saber, casi tantas personas como habitantes nativos hay en la ciudad de Gambella. Sobre todo en la primavera de 2016 se registraron sangrientos disturbios que se saldaron con varios muertos. La Iglesia Católica promueve la paz y la reconciliación, y es la única fuerza en esta región –que se asemeja a un polvorín– capaz de hacer frente a la violencia, el odio y la creciente ira.   Mucha gente de esta región no ha oído hablar todavía de la Buena Nueva de Jesucristo, pero su actitud hacia la Iglesia es abierta y muchos quieren bautizarse. Sin embargo, los numerosos poblados de la zona rural están muy alejados los unos de los otros y además hay pocos sacerdotes. Por esta razón, los catequistas desempeñan una importante labor, pues preparan a los catecúmenos para el bautizo y, además, impulsan el proceso de paz y reconciliación.   Los domingos los catequistas recorren trayectos de varias horas a pie para acudir a los poblados en los que no se celebra la Santa Misa para rezar con la gente e instruirla en la fe. Para ahorrar el tiempo y las energías que necesitan para su valioso servicio, Ayuda a la Iglesia Necesitada les ha prometido 7.500 euros, para que cada uno de los treinta catequistas disponga de una bicicleta. De esta forma, podrán visitar más poblados y ocuparse durante más tiempo de la evangelización.
¿Quiéres que el mundo conozca la realidad de la Iglesia que Sufre en el Mundo?
Comparte este artículo

My gift to support the ACN mission with the persecuted Christians and those in need.

Últimas noticias

En Alepo, ni siquiera los muertos pueden tener paz

ACN se ha comprometido a reparar el cementeri...

Leer más...

Irak: el testimonio de Mons. Petros Mouche, arzobispo de Mosul

¿Podrán regresar pronto los cristianos a su...

Leer más...

Argentina: Ayuda al sustento de 38 religiosas de la diócesis más pobre del país

Para el Padre Werenfried van Straaten, fundad...

Leer más...

La oportunidad de una vida mejor

El sistema escolar es uno de los pilares de l...

Leer más...
Ver más
CONOCE MÁS SOBRE Aid to the Church in Need, VISITA http://www.churchinneed.org
logoacnwhy2

QUIÉNES SOMOS

Fundada en 1947 como una organización católica de ayuda para refugiados de guerra y reconocida como una fundación pontificia desde 2011, ACN se dedica al servicio a los cristianos en todo el mundo allá donde estén perseguidos, discriminados o sufran necesidad material, a través de la oración, la información y la caridad. Anualmente ACN apoya alrededor de 6.000 proyectos pastorales en cerca de 150 países, gracias a donaciones privadas, ya que la organización no recibe ayudas gubernamentales.