Siria: Eterno descanso a los secuestrados hace 4 años por rebeldes en Maaloula

El Patriarca de la Iglesia Greco-Católica Melquita, Gregorio III Laham, celebró el pasado martes 25 de abril en Damasco el funeral por el descanso eterno de cinco cristianos sirios que habían sido secuestrados en 2013 por rebeldes extremistas en la ciudad de Maaloula. A continuación los restos de los difuntos fueron trasladados para ser enterrados a esta población de mayoría cristiana y de la cual eran originarios. Según han informado a la fundación pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN) fuentes del Patriarcado Greco-Católica Melquita, los restos de cinco cuerpos no identificables fueron encontrados hace tres meses en una cueva en la región libanesa de Irsal (Aarsal) en la frontera con Siria. Después de hacer las investigaciones y pruebas necesarias los restos pudieron ser finalmente identificados y resultaron ser cinco de los desaparecidos que habían sido secuestrados el 7 de septiembre del 2013 por Jabhat al-Nusra, una de las facciones rebeldes implicadas en el conflicto en Siria. De una sexta persona que había sido secuestrada al mismo tiempo sigue sin haber noticia alguna, como confirman las mismas fuentes. Las autoridades libanesas hicieron entrega de los restos a las autoridades sirias en la localidad fronteriza de Jdeidet Yabous; a continuación fueron trasladados a Bab Touma, barrio de la capital siria de Damasco predominantemente cristiano, donde se ofició el funeral al ser todos ellos cristianos: cuatro de ellos de rito greco católico y uno de rito greco ortodoxo. En su homilía, Su Beatitud Gregorio III Laham hizo referencia a la fuerza de un amor más fuerte que la muerte: “¡No existe mayor amor que darse a sí mismo por sus seres queridos! Jesucristo entregó su vida por nosotros; nuestros mártires dieron sus vidas por amor a Dios y a nuestro Señor Jesucristo, que murió en la cruz y volvió a la vida por nosotros”. Así mismo el Patriarca de Antioquía subrayó la fortaleza en la fe de Ghassan Shanis, Dawoud Milaneh, Chadi Taalab, Atef Kalloumeh y Jihad Taalab, los “cinco nuevos mártires” de la iglesia siria que se unen “a los mártires del 7 de septiembre de 2013: Michael Taalab, Antoun Taalab y Sarkis Zakhm, que fueron asesinados después de proclamar su fe en Jesucristo y negarse a renegar su fe para poder proteger sus vidas”. Haciendo referencia al sexto de los secuestrados, Gregorio III Laham añadió: “También recordamos a nuestro amado Moussa Shanis, que todavía está desaparecido”.  El Patriarca también rezó por todos los cristianos asesinados por su fe en Oriente Medio en los últimos años: “Recordamos a todos nuestros mártires, a los mártires cristianos de toda Siria, especialmente en Homs, Alepo, Damasco y Hauran. También recordamos a los mártires en El Cairo, Alejandría, Bagdad, Mosul y la llanura de Nínive”. En conversación telefónica con la fundación pontifica ACN el padre Toufic Eid, sacerdote y párroco  de Maaloula, describió la calma y paz de los acompañantes del cortejo fúnebre desde Damasco a Maaloula: “En la tradición popular siria el pueblo canta y grita para expresar su duelo, esta vez la gente renunció a ello y un profundo respetuoso y dolorosísimo silencio acompañaba a los féretros cargados a hombros de los familiares y amigos.” Maaloula, una de las últimas poblaciones del mundo donde se habla arameo como lengua principal, está situada a 57 kilómetros de Damasco. Desde septiembre de 2013 hasta el 20 de abril de 2014 fue asediada y atacada y por último tomada por facciones rebeldes sirias.  “Al Nusra, ISIS, Frente de Liberación Siria, puedes llamarlos como quieras porque son todos lo mismo, se llaman diferente según quienes los financia en ese momento”, ironiza el padre Toufic. “Se puede decir que fue después de la liberación de Maaloula el 20 de abril de 2014 por las fuerzas del gobierno sirias cuando se dejó de tener contacto con los secuestrados. No sabemos qué pasó con ellos después de esta fecha, no tenemos informaciones exactas por ahora de cuándo fueron asesinados.” El apellido Taalab aparece cuatro veces en la lista de los mártires nombrados por el Patriarca Gregorios III Laham durante la homilía del funeral: Chadi, Jihad, Michael y Antoun. El Padre Toufic confirma que todos pertenecen a la misma familia: “Sanna, que perdió a su marido Michael y a su primo Antoun en septiembre de 2013, ha llorado ahora a su hijo Chadi y a su hermano Jihad. Es duro; estos hechos han hecho que los habitantes de Maaloula vuelvan a revivir todos los horrores de entonces, lo que produce tristeza y dolor, pero también ira.” A la pregunta de cómo responder de una manera cristiana a ese sentimiento natural, el Padre Toufic responde: “¿Cómo ayudar a perdonar? El perdón es parte integrante de nuestra fe, pero es tan difícil. Lleva tiempo. Yo les digo que no es por el bien de los demás, por el bien del otro. Tenemos que andar el camino del perdón por nuestro propio bien, por nuestra relación con Dios. Necesitamos perdonar porque si no, se hace un pacto con el mal, el corazón se llena de odio y se vuelve ciego. El mal quiere triunfar en nuestro corazón y debemos luchar contra eso.” Otra cosa diferente para el sacerdote es el tema de la reconciliación: “También es importante, pero para la reconciliación se necesitan las dos partes, uno tiene que perdonar pero el otro tiene que sentir arrepentimiento y tomar responsabilidad de sus acciones, si no, no es posible la reconciliación.” Desde hace seis años una terrible guerra viene asolando Siria. 6,3 millones de desplazados internos y 13,5 millones de personas dependen de ayuda humanitaria, lo cual equivale a tres cuartas partes de la población actual. Además, unos 5 millones de sirios están oficialmente registrados como refugiados en los países vecinos. Muchos niños sólo conocen la guerra y el exilio. El Patriarcado greco-católico melquita de Damasco ha pedido a la fundación pontificia ACN ayuda para proveer de víveres a las 1.500 familias desplazadas que se han refugiado en los alrededores rurales de Damasco. El objetivo es que cada familia obtenga durante tres meses alimentos básicos como leche para niños, lentejas, azúcar, té, aceite, conservas y demás productos. Quince voluntarios se encargan de distribuir los víveres en tres centros.

My gift to support the ACN mission with the persecuted Christians and those in need.

Últimas noticias

CONOCE MÁS SOBRE Aid to the Church in Need, VISITA http://www.churchinneed.org
logoacnwhy2

QUIÉNES SOMOS

Fundada en 1947 como una organización católica de ayuda para refugiados de guerra y reconocida como una fundación pontificia desde 2011, ACN se dedica al servicio a los cristianos en todo el mundo allá donde estén perseguidos, discriminados o sufran necesidad material, a través de la oración, la información y la caridad. Anualmente ACN apoya alrededor de 6.000 proyectos pastorales en cerca de 150 países, gracias a donaciones privadas, ya que la organización no recibe ayudas gubernamentales.