“El diálogo es la solución”, mensaje de Adviento de la CEN

A pocos días de la festividad nacional de la Purísima Concepción de María, el cardenal Leopoldo José Brenes, arzobispo de Managua, pide “orar por Nicaragua, por la paz y por la unidad del pueblo y de las familias”. “Las lágrimas del pueblo son las lágrimas de Dios y por lo tanto también son las de María que es madre. Ella lloraría al ver nuestra situación” recalcó en un video que ha llegado a la fundación pontificia ACN. Hablando a los medios de comunicación sobre el significado de la gran fiesta nicaragüense el cardenal da gracias al Señor porque los conflictos “van minorando” y espera que poco a poco “se vaya recuperando la paz”. Así invita a “seguir trabajando en este Adviento de esperanza” y también a reflexionar sobre el amplio mensaje que ha publicado la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) con motivo del Adviento, que no ha sido bien recibido por todos los sectores.

En un momento delicado para el país, en plena crisis socio política por las muertes y persecuciones a raíz de las protestas contra el presidente Daniel Ortega, los obispos de Nicaragua recuerdan en su mensaje de Adviento que el pueblo debe actuar como si fueran “colaboradores de Dios” ante la “injusticia y la opresión”. “No se dejen seducir por soluciones inmediatistas (…) la nueva Nicaragua necesita líderes no violentos que conquisten, de la mano de Dios, metas de libertad y justicia”. La CEN llama al diálogo, a la palabra, a los gestos solidarios de amor y perdón para enfrentar a la violencia. Recuerdan que ante los conflictos y la crisis que se están viviendo “nadie se puede quedar de brazos cruzados”, viendo “el dolor de nuestros adversarios que no dejan de ser hermanos”. Los obispos insisten en que hay que romper con los “egoísmos personales” para ser cada vez más como “el Maestro”.

El cardenal Leopoldo José Brenes insiste en que el dialogo “es el espíritu de la Iglesia, sea en la familia, con los vecinos o en la política”, y así se lee también en el mensaje de Adviento donde los obispos recalcan que “un buen político es aquel que, teniendo en mente los intereses de todos, toma la oportunidad de dialogar con un espíritu abierto”. En este sentido reconocen que es difícil que se solucionen todas las cuestiones con el diálogo del Estado y la sociedad, pero ellos están “dispuestos a acompañar las propuestas que mejor responden a la dignidad humana y al bien común”. “Con el diálogo hay futuro, sin él todo esfuerzo se enruta al fracaso. Es la salida pacífica ante esta crisis sociopolítica”.

Situación crítica en Nicaragua

Nicaragua vive actualmente una crisis social y política que tiene su origen en un creciente autoritarismo y falta de respeto por el estado de derecho, que se ha evidenciado en la última década después de la victoria electoral de Daniel Ortega en 2006.  Un intento de reforma del sistema de la Seguridad Social por parte del gobierno en abril de 2018 fue el arranque de intensas protestas violentamente perseguidas por los grupos afines al Gobierno. El resultado fueron cientos de muertos, centenas de jóvenes que siguen presos en las cárceles de Nicaragua y millares de jóvenes que han dejado el país. Nicaragua es ahora un pueblo dividido y desesperado. La Iglesia nicaragüense, que tomó una posición crítica ante el autoritarismo político que se vive, ha sufrido una campaña de desprestigio por parte del Gobierno y recibido constantes amenazas por grupos afines al presidente Ortega. Varios obispos fueron atacados, como fue el caso de Mons. Silvio Báez, obispo auxiliar de Managua, Mons. Juan Mata, obispo de Estelí y Mons. Rolando Alvarez, obispo de Matagalpa.  Sin olvidar el episodio de violencia en la Basílica de Menor de San Sebastián de la ciudad de Diriamba dónde fueron agredidos el Cardenal Leopoldo Brenes y el Nuncio Apostólico, Mons. Waldemar Sommertag.

La fundación ACN acaba de realizar un viaje por el país para conocer la situación de primera mano y analizar las ayudas concretas que se pueden dar a la iglesia local para reforzar su pastoral en estos momentos tan complicados.

De acuerdo con una ley sobre la restitución de edificios religiosos, las autoridades locales devolvieron a la Iglesia católica la iglesia de San Clemente de Sebastopol. Este templo católico construido en 1911 fue en gran parte destruido por los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial; en 1948, el gobierno soviético la reconstruyó para ser utilizada como cine para niños, con una sala con capacidad para 300 espectadores.

La entrega del edificio – que se hizo efectiva a principios del mes de junio pasado – fue  celebrarla por toda la comunidad católica. Mons. Jacek Pyl, Delegado de la Santa Sede en el Distrito Apostólico de Crimea y Sebastopol, resaltó en una entrevista para la fundación pontificia Aid to the Church in Need (ACN) la importancia de este gesto de reconocimiento a la comunidad católica por parte de las autoridades en esta región tan sensible, anexionada a Rusia en 2014.

La restitución de la iglesia ha sido el resultado de la aplicación de un decreto del gobierno local sobre la restitución «de la propiedad histórica».

Mons. Jacek Pyl, también Obispo Auxiliar de la Diócesis ucraniana de Odessa-Simferopol, subrayó en la entrevista a ACN que detrás de este gesto se descubre la acción diplomática del Vaticano y recordó que «el año pasado, el Cardenal Pietro Parolin se reunió con las autoridades de Moscú». Añadiendo: «Estoy seguro de que la devolución de la iglesia de Sebastopol es el resultado de esas negociaciones».

A pesar de que la restitución de esta iglesia histórica tiene una elevada carga simbólica para la pequeña comunidad católica local, y de que ha sido un «signo de esperanza», no se debe olvidar – según el prelado – que “muchas otras iglesias están todavía destruidas”.

Según ha explicado el delegado de la Santa Sede a ACN, en los discursos pronunciados durante la ceremonia cuando se entregó el templo, se recordó que la restitución de la iglesia a la comunidad católica significa «ejercer la justicia histórica, pues la propiedad debe estar en las manos de sus legítimos propietarios».

Privados de su iglesia durante tantas décadas, los católicos quieren que sus puertas también estén abiertas a toda la ciudad. “Además de ser lugar para las celebraciones litúrgicas, habrá un órgano para celebrar conciertos”, explica el prelado. «Es importante mostrarle a la sociedad, formada bajo el comunismo soviético, que la Iglesia católica no es hostil y, si tiene un órgano, puede organizar conciertos musicales para todos. Es preciso que cooperemos con la sociedad en el ámbito cultural, este es el lenguaje del diálogo».

 

Ukraine

Ucrania

Además del pesadísimo legado histórico de años de dictadura soviética, la Iglesia católica de Crimea también tiene que afrontar las necesidades económicas.

La comunidad católica de Crimea es bastante pequeña y su mayoría atraviesa grandes dificultades económicas. «Por desgracia, aquí la gente es pobre», explica el prelado. «Tras la anexión de Crimea, las pensiones subieron, pero también los precios de los alimentos se han encarecido, por lo que la gente se lo gasta todo en necesidades básicas, como alquiler, electricidad, gas, etc.».

“El contacto con el mundo exterior es un poco difícil. Así, por ejemplo, el transporte aéreo a otras ciudades o países ya no es posible, y la única vía actualmente abierta es la que va de Simferópol a Moscú…”.

Unos 1.500 católicos mantienen actualmente un contacto directo con la Iglesia, pero hay muchos dispersos o anónimos debido a que bajo el comunismo se intentó destruir todo vestigio de fe católica. Todas las iglesias de las grandes ciudades fueron derruidas o transformadas en edificios públicos. Por todo ello resulta difícil volver a encontrar a todos los católicos, explica Mons. Pyl. Al mismo tiempo que indica cuál es el camino a seguir: «La Iglesia tiene que ir al encuentro de las personas cuya fe es débil o está adormecida, ir a sus casas y encontrarse con ellas ya sea en una cabaña o en una casa particular, o visitarlas en Navidades o por Pascua».

La pequeña y pobre comunidad católica de Crimea todavía es vista con algo de desconfianza por una sociedad moldeada por décadas de régimen soviético. Por eso, la ayuda que recibe de organizaciones internacionales como la fundación pontificia ACN es esencial. En uno de los proyectos en curso para la Iglesia local, ACN apoya a las familias más vulnerables y desfavorecidas, así como a personas ancianas y enfermas. Mons. Jacek Pyl califica esta ayuda como «imprescindible para que puedan vivir con dignidad». No obstante, y a pesar de las enormes carencias materiales, el trabajo pastoral con el que también apoya ACN es considerado prioritario. «Las necesidades espirituales son nuestra prioridad», declara el Delegado de la Santa Sede a la fundación pontificia. «Dios, la oración y la fe van en primer lugar».

Muchos jóvenes cristianos en Etiopía están siendo chantajeados y sobornados con ayudas económicas y con ofertas de trabajo para que se conviertan al islam. En su desesperación  por escapar de la pobreza, muchos aceptan. Así lo ha explicado a la fundación Aid to the Church in Need (ACN) un líder religioso de la zona que prefiere mantener el anonimato por cuestiones de seguridad.

«Grupos musulmanes intentan captar a los más jóvenes con becas y promesas de trabajo. El desempleo es muy elevado en Etiopía, así que es algo muy atractivo para ellos. Hay cientos o incluso miles de jóvenes esperando en las esquinas de las ciudades y pueblos para ver si encuentran una ocupación laboral”, asegura la fuente anónima. “Están alejando a los jóvenes cristianos de su fe con promesas de empleo permanente. Son muchos los musulmanes ricos que han tomado el control de grandes inversiones, como minas de mármol y oro, donde sólo emplean a la gente si son musulmanes», continua explicando el religioso y detalla que lo mismo sucede a la hora de buscar casa, «a los conversos al islam también se les da ayuda para comprar casas».

 

Ethiopia: Islamists bribing Christians to convert

Etiopía

El entrevistado asegura que cada vez se construyen más mezquitas, con dinero que viene de países como Arabia Saudita. “Aunque sea una zona donde sólo haya 10 familias musulmanas, allí también construirán una mezquita”. Algo que no sucede con la construcción de templos cristianos que se enfrentan a problemas. “También hay sospechas de que los islamistas quieren captar a grupos animistas con promesas económicas, de educación y de trabajo con dinero proveniente del extranjero”.

Si bien subraya que Etiopía ha tenido tradicionalmente una historia de convivencia armónica entre cristianos y musulmanes ve con gran preocupación que la comunidad islámica del país esté actualmente cada vez más influenciada por una “línea dura” importada del extranjero. «Aunque no ha habido conflictos ni enfrentamientos directos, tememos que esto pueda cambiar dentro de unos años, hemos visto el precedente en Egipto y otros lugares cercanos».

Para más información, consulte: http://religious-freedom-report.org/report/?report=198

“Después de casi ocho años de conflicto en Siria, las consecuencias son indescriptibles, sobre todo para los niños. Con nuestra campaña queremos concienciar aún más a la gente acerca de las dramáticas condiciones que reinan en el país y rezar por la paz y la reconciliación”. Philipp Ozores, secretario general internacional de Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN), ha presentado en la Embajada de Polonia ante la Santa Sede “Velas por la paz en Siria”, una campaña de sensibilización inaugurada por el Papa Francisco. En los últimos días, más de 50.000 niños de numerosas ciudades sirias y pertenecientes a diferentes religiones han pintado dibujos relacionados con la paz para los protectores de sus velas. ACN invita a las personas de todo el mundo a responder al grito de paz de los niños sirios encendiendo una vela, como hizo el Papa el domingo al final del Ángelus.

A la presentación han asistido numerosos embajadores acreditados ante la Santa Sede. “Necesitamos el apoyo de los Estados”, les ha dicho Ozores. “Para que haya paz en Siria se necesitan acciones concretas”.

 

 

Antes de ceder la palabra a testigos excepcionales provenientes de Siria Janusz Kotański, el embajador polaco ante la Santa Sede, ha dicho: “Nuestros hermanos y hermanas de Oriente Medio son la Jerusalén de hoy”. El Cardenal Mario Zenari, Nuncio Apostólico en Damasco, ha descrito la guerra siria como una “masacre de inocentes” en la que muchos niños “han muerto a causa de las bombas, se han ahogado en el mar, se han asfixiado con gases tóxicos, han sido mutilados y traumatizados, han sufrido abusos sexuales o han sido alistados por el Ejército o, como les ocurre a muchas niñas en Siria, obligadas a casarse con extraños a una edad muy temprana”.

Profunda amargura expresaba Mons. Antoine Denys Chahda, Arzobispo siro-católico de Alepo: “Nuestras iglesias, mezquitas, escuelas, hospitales han sido destruidas, así como nuestras vidas”, ha afirmado el prelado, que luego ha dirigido un llamamiento a los diplomáticos presentes: “Por favor, transmitan nuestro mensaje a sus Gobiernos. Los sirios pedimos justicia, paz y amor”.

 

Un puente de luces entre Roma y Alepo para presentar la Campagna de ACN: “Velas por la paz en Siria”

 

La Hna. Fida Chaya, religiosa siria de las Hermanas de la Caridad de Santa Juana Antida Thouret, ha descrito el conflicto a través de los ojos de los alumnos de una escuela en Damasco que dirige su congregación, para luego referirse a la importancia de unirse a la campaña de ACN. “Vuestros gestos hacen que os sintamos cercanos a pesar de la distancia. También estoy agradecida por todas vuestras oraciones”.

La Hna. Annie Demerjian de la orden de las Hermanas de Jesús y María, ha transmitido fuertes imágenes del sufrimiento provocado por la guerra, sufrimiento que ella misma ha experimentado en Alepo junto a la población. “Es inimaginable cuánto han tenido que soportar los niños sirios. Son niños privados de su infancia y de la alegría que debería caracterizar su corta edad”.

 

Un puente de luces entre Roma y Alepo para presentar la Campagna de ACN: “Velas por la paz en Siria”

 

“Durante todos estos años, los rostros de los niños sirios nos están pidiendo ayuda. Encendiendo estas velas podemos darles esperanza”, ha añadido el padre Andrzej Halemba,  responsable de los proyectos de ACN en Oriente Medio, introduciendo así la conexión en vivo con algunos alumnos de una escuela primaria de Alepo. Durante la misma, tanto los niños sirios como los embajadores y los demás participantes en Roma encendieron velas siguiendo el ejemplo del Papa Francisco. El Cardinal Zenari encendió además la primera vela en la campaña online digital de ACN „Light a candle for peace“.

Entre Roma y Alepo se ha creado un “espléndido puente de luz”: así lo ha descrito Alfredo Mantovano, presidente de ACN Italia, quien, citando al poeta polaco Stanislaw Wyspianski, ha recalcado la necesidad de que “muchas personas adormecidas del mundo occidental se despierten y redoblen sus esfuerzos en favor de los hermanos que sufren, y cuyos testimonios escuchados hoy nos llenan de gratitud”.

Más información sobre la campaña de Siria aquí: https://syria.acninternational.org/es

Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN) ha lanzado una campaña navideña de oración, ayuda y solidaridad llamada “Velas por la Paz en Siria”. La campaña comienza el 2 de diciembre, en el primer Domingo de Adviento, con la iluminación simbólica de un cirio por el Santo Padre al final del Ángelus.

Esta iniciativa ha contado en los últimos días con la participación de más de 50.000 niños, pertenecientes a diferentes religiones y oriundos de numerosas ciudades sirias gravemente afectadas por la guerra, entre ellas, Alepo, Damasco, Homs, Marmarita, Hasaka, Tartús y Latakia. Los niños han rezado y han pintado dibujos de la paz para los protectores de sus velas. Cruces, palomas y mensajes de esperanza a través de los cuales los pequeños sirios, que son las principales víctimas del conflicto que aún continúa, han dirigido su petición de paz al mundo.

La fundación pontificia ACN invita a personas de todo el mundo a responder al grito de paz de los niños de Siria encendiendo una vela como lo hace hoy el Santo Padre, con el fin de difundir el mensaje de los pequeños sirios e infundir esperanza durante el tiempo de Adviento.

El cirio que encenderá el Santo Padre ha sido elaborado por un artesano del barrio de Bab Touma, ubicado en el casco antiguo de Damasco. Este cirio lleva las fotos de unos cuarenta niños (la mayoría de ellos de Alepo), el logotipo de la campaña -una paloma cuyas alas tienen la forma de la mano de un niño con las palabras “Peace for the children in Siria 2018” (Paz para los niños de Siria 2018)-  y el logotipo de ACN.

Ya en 2016 ACN prestó su voz a los jóvenes sirios al llevar sus dibujos por la paz al Parlamento Europeo.

En respuesta a la dramática situación humanitaria en Siria y para prevenir la desaparición de la presencia cristiana en el país,  ACN acompaña la iniciativa “Velas por la Paz en Siria” con una campaña internacional de obtención de fondos que la Fundación lanzará a través de sus 23 sedes nacionales. Con ello se trata de financiar un plan de ayuda de emergencia, reconstrucción y ayuda pastoral por un total de 15 millones de euros, que se añade a los más de 29.350.000 euros donados por ACN desde el inicio del conflicto en 2011.

El proyecto incluye la distribución de paquetes de alimentos, medicamentos y leche en polvo para los niños; ayudas para el pago del alquiler y del combustible para la calefacción; reconstrucción de los hogares de las familias cristianas refugiadas y de las estructuras eclesiásticas como iglesias y conventos; ayuda al sustento de sacerdotes y religiosas; programas de asistencia espiritual y psicológica; pago de las tasas escolares para los niños y estudiantes universitarios, y regalos de Navidad para más de 15.000 niños.

Para más información: syria.acninternational.org

EL REPRESENTANTE DE LA FAMILIA HA DICHO A ACN: “EN LOS ÚLTIMOS DÍAS, LOS ISLAMISTAS HAN DISPARADO CONTRA LA PUERTA DE NUESTRA CASA. ESPERAMOS ESTAR A SALVO PRONTO Y QUIZÁS YA ESTEMOS EN ROMA POR NAVIDAD.”

“Tenemos miedo. En los últimos días, han disparado contra la puerta de la casa en la que estábamos. Constantemente recibimos amenazas, y en más de una ocasión incluso me han seguido”. Así es la dramática situación que atraviesa la familia de Asia Bibi, descrita a Ayuda a la Iglesia Necesitada por Joseph Nadeem, el hombre que, desde la condena de la mujer cristiana por blasfemia, ha cuidado de sus hijas. Como Asia y su marido son casi analfabetos, ha sido Nadeem quien les ha ayudado con los abogados y quien ha acompañado a Ashiq, su marido, y a su hija menor Eisham en sus viajes al extranjero para dar su testimonio.

Actualmente, también Joseph Nadeem y su familia están en peligro y viven junto con las hijas de Asia Bibi. “Tan pronto como Asia fue absuelta, tuvimos que huir”, dice, “ella y su marido están en un lugar seguro y son protegidos por el Gobierno, pero nosotros no pudimos quedarnos con ellos”. Desde entonces, la familia Nadeem y las dos hijas de Asia han tenido que cambiar cuatro veces de casa. “Los islamistas nos persiguen, y cada vez que percibimos que corremos peligro, escapamos inmediatamente. Ni siquiera podemos salir a comprar comida. Yo solo salgo de noche y con el rostro cubierto”.

Asia está al corriente de la difícil situación. “La pude ver tan pronto como fue puesta en libertad, y desde entonces hablamos por teléfono con ella todos los días. Está muy preocupada por sus hijas”. Esha y Eisham aún no han abrazado a su madre, pero finalmente, aunque solo sea por teléfono, han podido recuperar un mínimo de su vida cotidiana. “Nunca olvidaré su primera llamada telefónica”, añade Nadeem, “Esha y Eisham lloraron durante horas de alegría. Asia está deseando reencontrarse con ellas y espera dejar pronto el país con ellas y con su marido”.

Aunque su pesadilla aún no ha terminado, Asia Bibi hace gala de una fe y una fuerza extraordinarias. “¡Es una mujer increíble! Ha mantenido una fe inquebrantable y una confianza infinita en el Señor. Puede parecer extraño, pero es ella la que nos apoya en estos momentos difíciles. Nos pide que no nos desanimemos y nos dice que, comparado con lo que ha soportado hasta ahora, este es sólo un breve momento que pasará”.

Nadeem y las hijas de Asia están totalmente al corriente del flujo de información y del interés que el caso de su madre ha despertado en todo el mundo, y también han tenido la oportunidad de hablar de ello con la propia Asia. “La atención y la solidaridad internacional nos reconfortan. Eisham se conmovió cuando vio su mensaje en vídeo proyectado en la Venecia iluminada de rojo. Todos nosotros, incluida Asia, estamos agradecidos a quienes alzan sus voces para denunciar nuestra situación”.

“Esperamos poder abandonar pronto Pakistán para vivir en un lugar seguro. Ayuda a la Iglesia Necesitada ha sido la primera en ofrecernos su hospitalidad, y esperamos que nuestras dos familias puedan pasar esta Navidad en Roma, junto a ustedes”.

CONOCE MÁS SOBRE Aid to the Church in Need, VISITA http://www.churchinneed.org
logoacnwhy2

QUIÉNES SOMOS

Fundada en 1947 como una organización católica de ayuda para refugiados de guerra y reconocida como una fundación pontificia desde 2011, ACN se dedica al servicio a los cristianos en todo el mundo allá donde estén perseguidos, discriminados o sufran necesidad material, a través de la oración, la información y la caridad. Anualmente ACN apoya alrededor de 6.000 proyectos pastorales en cerca de 150 países, gracias a donaciones privadas, ya que la organización no recibe ayudas gubernamentales.