El abogado de Asia Bibi, Saif Ul-Malook, habló con la delegación de ACN en Lahore, Pakistán. “Aunque mi vida pueda estar destruida por el caso de Asia Bibi, no me arrepiento de haberla defendido. Nunca me arrepentí. Lo haría de nuevo. Estoy abierto a nuevos casos como esté en el futuro. Si algún cristiano acusado de blasfemia me pidiera que fuera su abogado, lo haría sin dudarlo”.

El abogado de Asia Bibi, Saif Ul-Malook.

El abogado de Asia Bibi, Saif Ul-Malook.

Después de la absolución de Asia Bibi el 31 de octubre, Saif Ul-Malook tuvo que huir del país. El abogado regresó a Pakistán hace unas semanas para la audiencia final sobre el caso de ella, en la cual un líder musulmán de la comunidad había presentado una petición solicitando la revisión del veredicto. Los jueces del Tribunal Supremo del Pakistán confirmaron la absolución de Asia Bibi. Cuando el abogado regresó a Pakistán en enero fue insultado y amenazado. “Mis compañeros me acusan de ser un mal musulmán. Están convencidos de que no debería haber defendido a una cristiana que fue acusada de blasfemia. Además, recibí amenazas de muerte. Por eso mis colegas y amigos no van en el mismo coche que yo. Temen que me maten y quieren evitar el mismo destino”.

El abogado recordó cuánto ha sufrido su cliente. Después de haber sido encarcelado, durante ocho años acusada injustamente en el corredor de la muerte en un caso de blasfemia, sigue esperando vivir libremente con su familia. “Asia Bibi tiene una resistencia notable. No sé cómo lo hizo para vivir durante ocho años en una habitación de ocho metros cuadrados, de la cual sólo se le permitía salir dos veces al día durante media hora. Por ocho años, ella tuvo tiempo limitado para las visitas que sólo eran permitidas una vez al mes. Cada vez que la veía, hacía todo lo posible para consolarla y motivarla. Para mí, sería imposible vivir en esas condiciones” dijo Ul-Malook.

Ahora que el caso de Asia Bibi ha terminado y ella está libre, Saif Ul-Malook dijo que está listo para ayudar a otros que necesitan asistencia legal. “Estoy dispuesto a dar mi consejo legal y a estar al servicio de cualquiera que me necesite sin importar sus creencias, así que si otro cristiano necesita mi ayuda, estaré a su disposición”. Al final de la conversación con la delegación de ACN, el abogado comparte uno de sus deseos: “Me encantaría conocer al Papa Francisco. Aunque soy musulmán lo admiro como líder espiritual de las tres cuartas partes de la humanidad, y deseo rendirle mi tributo”.

Preocupados por “evitar mayores sufrimientos y dolores al pueblo”, a la vez que esperanzados por el cambio del rumbo político y democrático que está viviendo Venezuela, se muestran en un comunicado conjunto la Conferencia Episcopal Venezolana, la Conferencia de Religiosos y Religiosas y del Consejo Nacional de laicos del país, publicado 4 de febrero en Caracas.

“Con determinación y esperanza” ansían la búsqueda “de un cambio político a través de un proceso de transición pacífica y transparente, que lleve a elecciones libres y legítimas para retomar el rumbo democrático y lograr la recuperación del Estado de Derecho, la reconstrucción del tejido social, la producción económica, la moral en el país y el reencuentro de todos los venezolanos”. Una situación difícil la que se está escribiendo en los renglones de la historia de Venezuela y que tanto el pueblo, como el clero venezolano y la comunidad internacional están viviendo con gran expectación y, a la vez, con gran preocupación.

La Iglesia venezolana pide paz, transparencia y ayuda humanitaria.

La Iglesia venezolana pide paz, transparencia y ayuda humanitaria.

Los presidentes de los tres gremios más representativos de la Iglesia católica en el país denuncian en el comunicado “la creciente represión por motivos políticos, la violación de los Derechos Humanos y las detenciones arbitrarias y selectivas” e insisten en que esta ruta de transición se lleve de una forma pacífica y con la Constitución Nacional en la mano.

Agradecen la labor de los activistas que defienden y promueven los Derechos Humanos en momentos de crisis a pesar de los riesgos, y les animan para que continúen atendiendo “a las víctimas que sufren injusticias”. “Pedimos el respeto y la seguridad personal y jurídica para quienes ejercen este digno servicio en Venezuela”. De este modo recuerda que la Iglesia católica está comprometida con la población más afectada, “actuando de acuerdo a los principios de independencia, imparcialidad y humanidad” y de esta manera solicitan “los permisos necesarios para disponer de la ayuda humanitaria como un medio para mitigar el impacto de la crisis sobre la gente más vulnerable. Cáritas de Venezuela y las diversas instituciones de promoción social de la Iglesia con un extenso alcance en todo el territorio nacional, nos comprometemos a continuar el servicio que venimos realizando con equidad, inclusión, transparencia y efectividad”.

El comunicado termina pidiendo oraciones en “todos los templos, casas y comunidades, pidiéndole al Señor que nos conceda la paz, la reconciliación, la libertad y la salud espiritual y corporal”.

Venezuela atraviesa un periodo de tensión política que se disparó el pasado 23 de enero, cuando Guaidó se juramentó ante cientos de miles de opositores como presidente interino.

Venezuela atraviesa un periodo de tensión política que se disparó el pasado 23 de enero, cuando Guaidó se juramentó ante cientos de miles de opositores como presidente interino.

Una situación sin precedentes

La situación política actual de Venezuela es consecuencia de las elecciones presidenciales del pasado mayo de 2018, en las que según la versión oficial del gobierno ganó Nicolás Maduro, pero que fueron calificadas como “elecciones ilegítimas” por la mayoría de los países de la comunidad internacional, entre otros Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú, Santa Lucía, España y Estados Unidos, por ser llevadas a cabo con diversas irregularidades. Así, partiendo de unas elecciones ilegítimas, el presidente Maduro a partir del término de su mandato anterior, el 10 de enero, pasaría a ser ilegítimo y no reconocido como presidente de la República. Como consecuencia y aplicando la constitución venezolana pasaría a ser presidente encargado de Venezuela el presidente de la Asamblea Nacional del país, en este caso Juan Gerardo Guaidó. De esta manera, el 11 de enero de 2019 Guaidó anunció que asumía el artículo 233 de la constitución para convocar nuevas elecciones nacionales y el 23 de enero se juramentó como presidente encargado de Venezuela.

El Papa celebra en Abu Dhabi la mayor Misa de la historia en la Península Arábiga. Pero, ¿qué queda del viaje papal?

Gregory Fonseka expresa su agradecimiento: «Ya vi al Papa Francisco en Sri Lanka, mi tierra natal; pero que celebrara la Misa aquí, en Abu Dhabi, es algo que no esperaba. Mi fe en Jesús ha quedado fortalecida con ello. Gracias, Papa Francisco». La iglesia local en los Emiratos Árabes Unidos está compuesta de personas como Gregory, un trabajador extranjero.

La Iglesia católica cuenta con aproximadamente un millón de fieles. Estos tienen a su disposición nueve parroquias en total… demasiado pocas para tantas personas. Viven y trabajan temporalmente en un país que les concede libertad para asistir a oficios religiosos, pero no una plena libertad religiosa. Los ciudadanos de los Emiratos no pueden convertirse al cristianismo ni a ninguna otra religión. Teóricamente, apostatar del Islam puede condenarse con pena de muerte, si bien esta pena no se aplica en los Emiratos. Sin embargo, los conversos se enfrentan a una fuerte presión por parte de sus familias. La actividad misionera cristiana está prohibida y está castigada con la expulsión del país.

Más de 160.000 cristianos se reunieron en el estadio - situado en la periferia de Abu Dhabi - y alrededor del mismo.

Más de 160.000 cristianos se reunieron en el estadio – situado en la periferia de Abu Dhabi – y alrededor del mismo.

Ante este trasfondo, la Misa que celebró el martes por la mañana el Papa Francisco fue muy especial. De hecho, con la gran Misa celebrada en el Estadio Jeque Zayed de la capital de los Emiratos el Santo Padre sentó nuevos parámetros: por primera vez en la historia la cabeza visible de la Iglesia católica celebró una Misa en el corazón del Islam —solo hay unos cientos de kilómetros a La Meca —; además, fue la mayor Misa de la historia en la Península Arábiga: más de 160.000 cristianos se reunieron en el estadio – situado en la periferia de Abu Dhabi – y alrededor del mismo. Aplaudieron entusiasmados cuando el Papa pasó entre la multitud en un vehículo abierto. También fue una novedad que la Misa se celebrara en un espacio público. En este país, en el que el Islam es la religión oficial, solo se puede celebrar la misa entre los muros de una iglesia; las campanas y las cruces visibles no están permitidas. Una Misa en un edificio público, retrasmitida por televisión y con la presencia de miembros del Gobierno, fue algo muy especial. Sobre el ‘escenario’ donde estaba el altar se alzaba una cruz inmensa. Estuvieron presentes miles de musulmanes escuchando al Papa predicar sobre el sermón de la montaña como programa de vida de un cristiano. La multitud aplaudió agradecida cuando Mons. Paul Hinder dio las gracias al Príncipe heredero de los Emiratos por la posibilidad de celebrar la Misa en un espacio público. «La familia soberana contrae así un riesgo —dice una periodista de Abu Dhabi, que no desea que se mencione su nombre—. Por ejemplo, los eruditos islámicos de Arabia Saudí reprobarán con seguridad que se celebrara una Misa en suelo islámico»

Fue una novedad que la Misa se celebrara en un espacio público.

Fue una novedad que la Misa se celebrara en un espacio público.

Pero, ¿qué queda del viaje papal? ¿Mejorará la situación de los cristianos en esta región? Mons. Camillo Ballin, Vicario Apostólico del norte de Arabia, es escéptico. Al igual que en la Vicaría Apostólica del sur de Arabia que acaba de visitar el Papa Francisco, también allí millones de cristianos viven como trabajadores extranjeros en un territorio que comprende Arabia Saudí, Qatar, Kuwait y Bahréin. En ninguno de estos países existe libertad religiosa. En la conversación mantenida con Aid to the Church in Need durante su visita en Abu Dhabi, Mons. Ballin declara: «El viaje del Papa anima también a los cristianos del norte de la Península Arábiga a vivir su fe con mayor convencimiento y a vivir en comunidad de caridad con los musulmanes. Además, estoy seguro de que el encuentro interreligioso en Abu Dhabi puede facilitar una nueva mentalidad. Pero los grandes cambios no se producen en 24 horas. Por eso no espero cambios concretos».

El cardenal Bechara Rai, Patriarca de la Iglesia maronita unida con Roma, es más optimista. Considera que el encuentro del Papa con representantes destacados del Islam como el Gran Imam de la Universidad Al Azhar es un acontecimiento importante para la relación ente el Islam y el cristianismo. «Por supuesto que va a haber cambios, también en Arabia Saudí, donde no hay ni iglesias ni Misas en público por ahora. El encuentro entre el Papa y representantes del Islam no se quedará sin consecuencias; pero se necesita tiempo».

George Samia, un joven católico que vino desde Dubai a Abu Dhabi para participar en la Misa del Papa, extrae un balance positivo: «para los no cristianos, la visita del Papa ha sido una ocasión para aprender más sobre el cristianismo y su mensaje de amor. Ha sido maravilloso. Estoy orgulloso de hacer podido participar en este acontecimiento histórico».

Una pequeña ciudad en aislamiento militar. Una guerra total en el municipio adyacente contra extremistas violentos. Familias en duelo después de enterrar a sus muertos, pacientes heridos que se recuperan en varios hospitales, entre los que algunos incluso tienen que ser amputados. Y una Iglesia local, la del Vicariato Apostólico de Joló, que hace todo lo posible por infundir esperanza en la minoría cristiana mientras sus compañeros musulmanes aúnan a sus miembros para mostrar entereza en medio del miedo y el dolor en esta ciudad empobrecida en la provincia de Sulu. Este es el escenario que encuentra la delegación de ACN que visita la capital de la isla de Joló para expresar su solidaridad con las víctimas diez días después del fatal atentado de doble bomba en la Catedral de Nuestra Señora del Carmen [27 enero] que causó la muerte de 23 personas dejando a más de 100 heridas.

Las noticias de arrestos y la entrega de los presuntos perpetradores no contribuyen a levantar el ánimo de los habitantes. Incluso con la garantía de una seguridad férrea, un homenaje a las víctimas bien organizado solo logró convocar a una parte de la audiencia a la que se dirigía, pues muchos optaron por quedarse en casa. Algunas de las familias están pensando seriamente en dejar Joló para siempre, ya que los atentados son la gota que colma el vaso y rompen su resistencia contra años de amenazas, secuestros, asesinatos y hostigamiento por lo que ellos llaman “las fuerzas del mal”.

Al menos 23 personas fallecieron y 100 más resultaron heridas el domingo tras la explosión de dos bombas.

Al menos 23 personas fallecieron y 100 más resultaron heridas el domingo tras la explosión de dos bombas.

Las “fuerzas del mal” son los extremistas musulmanes, sobretodos partidarios de Abu Sayyaf, que llevan años aterrorizando a las minorías cristianas. Entre sus crímenes se cuentan el asesinato del obispo Benjamin (Ben) de Jesús en Febrero de 1997 en la Catedral y de otros dos sacerdotes, el padre claretiano Roel Gallardo secuestrado torturado y asesinado en 2002 y el padre Rey Roda, oblato de María Inmaculada, en 2008. Víctimas de la violencia no son sólo los cristianos, porque los terroristas secuestran también a musulmanes con la intención de conseguir rescates para financiar sus acciones.

Fuentes consultadas por ACN nombran como autores del último atentado en la sede del Vicariato apostólico de Joló a miembros de una facción de Abu Sayyaf, compuesta por narcos y delincuentes: Ajang Ajang.

Pero el mensaje de militares, el gobierno local, los líderes tradicionales o los socios laicos que visitan ACN es siempre el mismo: “la persecución no es perpetrada por los musulmanes, sino por una pequeña minoría de extremistas violentos.”

“Ninguna bala o bomba puede destruir la relación armoniosa entre musulmanes y cristianos en Joló”, dice el P. Romeo Saniel, OMI, que vive desde hace 18 años en la isla y ha sido nombrado Administrador Apostólico del Vicariato Apostólico de Joló hace apenas unas semanas. Como pastor de una pequeña minoría (un 1% de la población total de 120.000 habitantes), es venerado y admirado por el pueblo por su compromiso de proporcionar una educación de calidad y oportunidades a la joven generación de los tausug (grupo étnico autóctono de Sulu) y por su valor y determinación para llegar a los ex combatientes del Frente Islámico de Liberación Mora.

"Ninguna bala o bomba puede destruir la relación armoniosa entre musulmanes y cristianos en Joló", dice el P. Romeo Saniel, OMI.

“Ninguna bala o bomba puede destruir la relación armoniosa entre musulmanes y cristianos en Joló”, dice el P. Romeo Saniel, OMI.

“La única manera de que la paz sea duradera es que tanto musulmanes como cristianos se mantengan unidos. No permitiremos que esta tragedia nos divida y nos aísle del resto del país”, apunta Datu Sakul Tan, considerado el hombre más influyente de todo Joló, patriarca de un poderoso clan político, que estudió en un colegio católico y está convencido de la importancia y la calidad de la educación proporcionada por la Iglesia a los habitantes.

Las necesidades son articuladas claramente por el clero y los laicos. Aunque las Fuerzas Armadas de Filipinas intenten eliminar al grupo Abu Sayyaf por la fuerza, todo el mundo está de acuerdo en que esto no garantiza la paz, ya que aquellos que mueran serán sencillamente reemplazados por la generación más joven.

El P. Saniel y Datu Sakul Tan coinciden en que una necesidad a largo plazo es proporcionar a los jóvenes programas de prevención del extremismo violento mediante la educación formal, las campañas de concienciación,  la creación de trabajo productivo para los jóvenes que les proporcione medios de subsistencia y el desarrollo del deporte.

Por otra parte el Padre Jeff Nadua, OMI, rector de la catedral, afirma la necesidad de reconstruir primero la comunidad cristiana y luego rehabilitar la catedral. “Necesitamos ayudar a nuestros cristianos a recuperarse de este trauma y ver todo esto desde la mirada de la fe. Después podremos concentrar nuestras energías en reconstruir la catedral, que está muy dañada por el doble atentado”.

El director nacional de ACN Filipinas, Jonathan Luciano (a la izquierda), con el Administrador Apostólico, el P. Romeo Saniel, OMI.

El director nacional de ACN Filipinas, Jonathan Luciano (a la izquierda), con el Administrador Apostólico, el P. Romeo Saniel, OMI.

El director nacional de ACN Filipinas, Jonathan Luciano, realizó una visita de solidaridad al Vicariato Apostólico de Joló los días 4 y 5 de febrero de 2019.  Visitó la catedral de Nuestra Señora del Carmen, gravemente dañada, y habló con el Administrador Apostólico, el P. Romeo Saniel, OMI, así como con algunos familiares de las víctimas.

Los líderes de las iglesias católicas de Oriente Próximo han subrayado la importancia de la visita del Papa Francisco a los Emiratos Árabes Unidos. «Creo que es una señal muy positiva para las relaciones entre el islam y el cristianismo en esta región», ha dicho el Patriarca Ibrahim Isaac Sidrak, cabeza visible de la Iglesia católica copta.

Ibrahim Isaac Sidrak es actual patriarca copto-católico de Alejandría.

Ibrahim Isaac Sidrak es actual patriarca copto-católico de Alejandría.

En una conversación mantenida con «Aid to the Church in Need» el lunes en Abu Dhabi, declaró: «Los cristianos en Egipto tenemos nuevas esperanzas. Los frutos no se verán inmediatamente, pero el mensaje de tolerancia y hermandad ya está sembrado». El encuentro que se desarrolló el lunes en Abu Dhabi entre el Papa Francisco y el Gran Imam de la Universidad Al Azhar de El Cairo, Ahmed Al Tayeb —una de las autoridades sunitas más importantes— tiene un gran significado, explicó el Patriarca Sidrak. «Este viaje ayudará a corregir la falsa imagen que muchos musulmanes tienen del cristianismo», dijo el líder de los coptos católicos. «A su vez, muchos cristianos verán que la mayoría de los musulmanes no son terroristas. Las autoridades islámicas quieren demostrar que no tienen nada que ver con el terrorismo».

También en Tierra Santa se esperaba que el viaje del Papa proporcionara nuevos impulsos. El arzobispo Pierbattista Pizzaballa, Administrador Apostólico del Patriarcado Latino de Jerusalén dijo, el lunes a la fundación ACN en Abu Dhabi: «Esperamos que el mensaje de fraternidad y diálogo que el Papa ha llevado a la Península Arábiga sea una semilla que también dé frutos en Tierra Santa».

Pierbattista Pizzaballa O.F.M. fue nombrado administrador apostólico del Patriarcado Latino de Jerusalén en Tierra Santa por el papa Francisco el 24 de junio de 2016.

Pierbattista Pizzaballa O.F.M. fue nombrado administrador apostólico del Patriarcado Latino de Jerusalén en Tierra Santa por el papa Francisco el 24 de junio de 2016.

Mons. Pizzaballa ha acudido al Estado del Golfo durante la visita del Papa Francisco. Se trata del primer viaje de un Papa a la Península Arábiga, la cuna del islam. Pizzaballa añadió: «De un viaje de estas características no podemos esperar ninguna solución concreta. Solo puede haber declaraciones generales. Pero el encuentro es significativo en sí porque reúne a los líderes religiosos de una región que es la cuna de las religiones monoteístas, pero que también se ve sacudida por los conflictos religiosos. Un encuentro entre el Papa y el Gran Imam es una señal muy importante». Mons. Pizzaballa también dijo que el diálogo cristiano-islámico había entrado en una nueva fase. «Hay un antes y un después de ISIS», expone este italiano de la orden franciscana. «El diálogo islámico-cristiano comenzó hace mucho tiempo. Pero era muy formal y general. Con la aparición de ISIS, el diálogo se hizo más concreto y realista. Todos los participantes en él están interesados en detener las aberraciones e impedir los asesinatos y las masacres en nombre de la religión». Como las religiones de Oriente Próximo y Medio tienen también una dimensión política y social —según el Arzobispo—, ahora se trata de ver cómo se pueden establecer relaciones positivas entre ellas en la vida cotidiana.

Con una ostentosa ceremonia de bienvenida, esperable en países como Abu Dabi, el pontífice llegó al palacio presidencial a bordo de un sencillo auto Kia de tres puertas y fue recibido con un saludo de artillería y una muestra aérea.

Con una ostentosa ceremonia de bienvenida, esperable en países como Abu Dabi, el pontífice llegó al palacio presidencial a bordo de un sencillo auto Kia de tres puertas y fue recibido con un saludo de artillería y una muestra aérea.

El lunes, el Papa Francisco participó en un encuentro interreligioso en la capital de los Emiratos Árabes Unidos. La reunión con el Gran Imam de El Cairo del lunes fue, junto a la Misa con 130.000 cristianos del martes, la actividad más destacada de este viaje de tres días de duración. El martes, el Papa Francisco regresó a Roma.

Tras cinco años de matrimonio, Gulzar Masih y su esposa, una pareja católica, adoptaron a un bebé en un hospital local con la ayuda de un amigo de la familia. Esta niña, llamada Meerab, vive ahora en Sargodha, Pakistán, y tiene 19 años de edad. Aquí le habla a la fundación pontificia ‘Ayuda a la Iglesia Necesitada’ de las dificultades de su vida y de sus objetivos para el porvenir.

“Mi padre era Gulzar Masih, mi madre es Naasra Bibi, y tengo un hermano, Shahryar Gulzar, de ocho años de edad. Pertenezco a una familia católica. Mi padre trabajaba a jornal de obrero de la construcción y pintor. Ganaba 200 rupias paquistaníes al día, lo que equivale a dos euros, pero algunos días no tenía trabajo, y ese día no comíamos. Cuando afrontábamos un gasto extraordinario, mi padre siempre tenía dificultad para pagarlo, pero, no obstante, le estábamos agradecidos a Dios por Sus bendiciones.

“Un día mi padre enfermó gravemente y mi madre lo llevó al hospital. Allí el médico le diagnosticó diabetes. No teníamos recursos económicos para que tuviera un tratamiento adecuado, y, como resultado, mi padre murió.

Esta niña, llamada Meerab, vive ahora en Sargodha, Pakistán, y tiene 19 años de edad.

Esta niña, llamada Meerab, vive ahora en Sargodha, Pakistán, y tiene 19 años de edad.

“Tras el fallecimiento de mi padre, mi madre, pese a estar hundida en el dolor y la pena, encontró trabajo como criada para poder satisfacer nuestras necesidades domésticas y educativas. Los ingresos familiares eran bajos y los gastos, altos, razón por la cual en un momento dado incluso interrumpí mis estudios. No obstante, mi madre me animó a no perder la fe en Dios, diciéndome que Él nos mostraría el camino. Por la noche pensaba en mi padre y en la necesidad de mi familia, y así decidí ayudar a mi madre, cuya salud no es robusta: a menudo está enferma y tiene la tensión alta.

“Le dije que la ayudaría después de la escuela, que o bien la apoyaría en su trabajo o que trabajaría en su lugar. Un día que acudí sola al trabajo, el propietario de la casa, que tenía unos 40 años de edad, me pidió que le preparara un té. Cuando iba a servírselo, me agarró con fuerza del brazo y me besó. Tenía muchísimo miedo de contárselo a mi madre, porque pensaba que me pegaría. Sin embargo, cuando volvió a ocurrir, se lo conté, y entonces ella me prohibió volver al trabajo. Me pregunto si también ella sufrió los mismos abusos.

“Siempre le rezaba a Dios, con la esperanza de que nos ayudara y nos mostrara el camino. Algunas personas acudieron a nuestra casa para ofrecernos su ayuda. Yo continué mis estudios en la escuela primaria de Santa Ana de la Iglesia Católica. Mi hermano por entonces también iba a la escuela, pero debido a nuestra situación económica, la dejó para trabajar como pintor en una obra.

“Cuando cursaba octavo grado, la Sociedad de San Vicente de Paúl, presente en la diócesis, contribuyó a cubrir los gastos. Al principio, la beca mensual ascendía a 500 rupias; dos años más tarde se incrementó hasta mil rupias. Más tarde me admitieron en una escuela superior gestionada por una organización católica, que es una de las mejores escuelas de nuestra ciudad. Le estoy muy agradecida a nuestro director, que renunció a cobrarme las tasas escolares, por lo que pude continuar mi educación sin esa carga económica.

"Yo continué mis estudios en la escuela primaria de Santa Ana de la Iglesia Católica".

“Yo continué mis estudios en la escuela primaria de Santa Ana de la Iglesia Católica”.

Gracias a la buena gente que Dios nos envió, estoy en condiciones de participar en programa preparatorio de Medicina en la universidad. Allí tengo que soportar la discriminación religiosa, pues es un centro musulmán, pero yo sé que Dios está conmigo. Vivo en una zona muy pobre, por lo que por las tardes ofrezco clases particulares gratuitas a 200 niños. Mi deseo más profundo es ser médica y ayudar a los pobres, para que nadie muera como lo hizo mi padre.

En 2017, ‘Ayuda a la Iglesia Necesitada’ destinó más de 900.000 dólares en ayudas a la Iglesia de Pakistán. Dicha ayuda se invirtió, entre otros, en apoyo a los seminaristas y ayudas al sustento de religiosas, así como en una serie de proyectos pastorales.

CONOCE MÁS SOBRE Aid to the Church in Need, VISITA http://www.churchinneed.org
logoacnwhy2

QUIÉNES SOMOS

Fundada en 1947 como una organización católica de ayuda para refugiados de guerra y reconocida como una fundación pontificia desde 2011, ACN se dedica al servicio a los cristianos en todo el mundo allá donde estén perseguidos, discriminados o sufran necesidad material, a través de la oración, la información y la caridad. Anualmente ACN apoya alrededor de 5.000 proyectos pastorales en cerca de 150 países, gracias a donaciones privadas, ya que la organización no recibe ayudas gubernamentales.