Malawi: Una casa de ejercicios para religiosas

Las Hermanas de Santa Teresa del Niño Jesús son una congregación nativa fundada en 1929 que está presente en los países de Malawi y Zambia, en el sur de África. La congregación cuenta en la actualidad con 168 Hermanas con votos perpetuos y no deja de crecer, pues siempre hay jóvenes mujeres deseosas de unirse a ellas.

La congregación gestiona en Malawi una escuela de Primaria y un parvulario, y en Zambia cuenta con una escuela de Secundaria. Para las religiosas es importante que también las niñas pobres obtengan una formación. Algunas de las religiosas atienden a enfermos y embarazadas en zonas rurales carentes de atención médica y donde a veces no hay ni siquiera agua potable. Para trasladarse a esos pueblos tienen que recorrer largos caminos.

Malawi: Una casa de ejercicios para religiosas.
Malawi: Una casa de ejercicios para religiosas.

Además, estas Hermanas se ocupan de forma especial de los albinos que, debido a la falta de pigmentos, carecen de protección ante el sol. Pero los albinos no solo sufren por esto último, sino también porque son discriminados y marginados de la sociedad. Las religiosas los acogen y se ocupan de sus problemas médicos específicos, pero también de sus necesidades espirituales. Además, atienden a otros necesitados y, en especial, a niños desnutridos. Algunas religiosas trabajan en las parroquias, donde imparten la catequesis y ayudan a los sacerdotes en la pastoral. La mayoría de ellas trabaja desinteresadamente allí donde se las necesita.

Las Hermanas de Santa Teresa del Niño Jesús son una congregación nativa fundada en 1929.
Las Hermanas de Santa Teresa del Niño Jesús son una congregación nativa fundada en 1929.

Es importante que las religiosas sean fortalecidas en su vida espiritual y su vocación, que recuperen fuerzas y que puedan retirarse al menos una vez al año para un tiempo de contemplación, y también para su formación continua. Hasta ahora, para esta última se utilizaban las aulas del noviciado, pero la comunidad crece, por lo que el noviciado se necesita para las jóvenes vocaciones. Por tanto, la dirección de la congregación ha decidido erigir un edificio para retiros y formación continua. Las religiosas mismas han cocido ladrillos y transportado la arena, y gran parte del edificio ya está en pie. Ahora nos han pedido ayuda para poder terminar la obra, y nosotros les hemos prometido 15.000 euros para puertas, ventanas, instalaciones sanitarias, chapas para el techo y demás cosas necesarias.

Referencia: 135-05-19

up

Latest News

El párroco Pedro Narbona: “No hay que dejarse envenenar el alma” Después del grave ataque en Santiago de Chile a...
29 octubre, 2019
Tony Pereira tiene 51 años, es chef de cocina internacional y vive en Venezuela. Graduado en varias prestigiosas academias de...
«La situación en la que viven los cristianos de nuestra diócesis es difícil; una y otra vez se enfrentan a...