Madagascar: Ayuda a la formación para 69 futuros sacerdotes

La Archidiócesis de Ansiranana, ubicada en el norte de la isla de Madagascar, ocupa con sus 37.924 kilómetros cuadrados un territorio mayor que el de Bélgica y casi tan grande como el de Suiza, aunque solo vivan en él 1,6 millones de habitantes. Algo más del 40% de la población de la archidiócesis es católico. Los 65 sacerdotes diocesanos y los 42 religiosos tienen que atender parroquias que son tan grandes como diócesis en otros lugares del mundo.

Por ello, uno de los objetivos primordiales es la formación de los futuros sacerdotes. En el seminario mayor de Ansiranana se preparan en la actualidad 69 jóvenes varones para ser un día sacerdotes.

En el seminario mayor conceden la mayor importancia a que los futuros sacerdotes obtengan una buena formación, pero no solo a nivel intelectual, sino también en el espiritual y también el humano, para que lleguen a ser realmente buenos pastores para los creyentes. Lo que aprenden en la Universidad debe “convertirse en alimento para su vida espiritual”, explica el rector, para el que los futuros sacerdotes deben ser hombres de oración que rezan el Rosario solos o en grupo, que se dedica a la lectura espiritual y que rezan media hora en silencio antes  de la Santa Misa. Un punto importante también es la formación de la conciencia y, además, los sacerdotes deben ser disciplinados y cumplidores, tener un fuerte sentido de la responsabilidad y respeto hacia las propiedades de la comunidad. Para fortalecerlos en todo ello, a los futuros sacerdotes se les encomiendan pequeñas tareas en el seminario. El rector añade que es importante que adquieran un equilibrio interior y una madurez psíquica y emocional.

up

Latest News

“A los cristianos nos están persiguiendo, y, desde hace meses, los Obispos venimos denunciando lo que ocurre en Burkina Faso,...
La Iglesia Católica celebra el Mes Misionero Extraordinario. La actividad misionera de la Iglesia se desarrolla a menudo en condiciones...
“Al menos trescientos cristianos han abandonado las ciudades de Ras al-Ain, Derbasiyah, Tal Tamer y una parte de Al-Malikiya,  tememos...