Creatividad y confianza en Dios contra la crisis

ACN apoya el trabajo de la Iglesia en la pandemia del coronavirus

La Covid-19 no es sólo un problema sanitario, social y económico sino también un problema pastoral. Desde el brote de la pandemia, la fundación pontificia internacional ‘Ayuda a la Iglesia Necesitada’ ha recibido numerosas expresiones de solidaridad de sus colaboradores de todo el mundo, pero también ha tenido noticia de las crecientes necesidades y del heroico compromiso de sacerdotes y religiosos en la lucha contra la Covid-19. En respuesta, la fundación pontificia ha puesto en marcha un programa especial para reforzar este compromiso. Tobias Lehner ha hablado con la directora del departamento de proyectos de ACN, Regina Lynch, sobre las actuales ayudas y la implicación de la Iglesia en la crisis del coronavirus.

¿Cuáles son las mayores necesidades de nuestros socios de proyectos  en estos tiempos de la pandemia de la Covid-19?

Nuestros socios de proyectos de África, Asia, Iberoamérica y Europa Central y del Este no están hablándonos tanto de las necesidades médicas como de los efectos de las restricciones en la vida cotidiana de la Iglesia. En la mayoría de los países donde Ayuda a la Iglesia Necesitada apoya a la Iglesia local los Gobiernos han aplicado las mismas restricciones que aquí, en nuestros países donantes. Eso significa que no hay misas públicas ni encuentros públicos, que las escuelas están cerradas y que cada vez más personas tienen dificultades para ganarse el sustento. Y esto ocurre también en países donde los cristianos son una minoría -a veces perseguida- y pertenecen a los estratos sociales más bajos En muchos de los países que se benefician de nuestros proyectos, la colecta en la misa dominical es lo que asegura la supervivencia de la parroquia. El dinero de la colecta -a menudo pueden ser en su lugar, pollos, verduras, arroz, etc.- garantiza que el sacerdote pueda comer, pagar a las religiosas que sirven a la parroquia, comprar gasolina para su motocicleta para visitar a los enfermos o incluso disponer de una pequeña cantidad para ayudar a los más pobres de sus feligreses. El hecho de no celebrar misas públicas u otros encuentros en la parroquia significa que sacerdotes y religiosas no pueden ejercer sus deberes más importantes: administrar los sacramentos, enseñar el Evangelio y consolar a los que necesitan más apoyo en estos tiempos inciertos.

La directora del departamento de proyectos de ACN, Regina Lynch.
La directora del departamento de proyectos de ACN, Regina Lynch.

¿En qué se centra la ayuda de ACN como reacción a la crisis de la Covid-19?

Como institución benéfica pastoral, ACN quiere ayudar a la Iglesia local a llevar a cabo su misión primordial de llevar el amor y la Palabra de Dios al pueblo y asegurar que no se vea obstaculizada en esta misión por falta de medios económicos. Concretamente, estamos proporcionando ayudas a sacerdotes y religiosas, tanto activas como contemplativas. Continuamos apoyando a los seminarios ya que, en muchos casos, los futuros sacerdotes están confinados y el rector no tiene medios para atenderlos. Así por ejemplo, en el seminario mayor de Goma, Rep. Dem. Congo, el rector nos envió un SOS porque ya no podía contar con la población local a la hora de alimentar a sus seminaristas. También proporcionamos fondos para mascarillas y demás ropa protectora, por ejemplo en Chile o Ucrania, a sacerdotes religiosas y seminaristas que siguen visitando a sus feligreses, especialmente a los enfermos y moribundos. En otros sitios hemos financiado los equipos técnicos necesarios para llevar la santa misa y el mensaje del Evangelio a los hogares de los fieles a través de la televisión o la radio. Para los cristianos de Siria, que de por sí ya estaban luchando por sobrevivir tras nueve años de guerra, estamos lanzando un programa de ayuda que permita a cada familia comprar alimentos y alguna forma de protección contra la pandemia. En Pakistán, otro país en el que los cristianos sufren discriminación y a veces persecución por su fe, estamos trabajando en un programa de emergencia, pues hemos sabido por la Iglesia que la ayuda de emergencia del Gobierno no está llegando a los cristianos.

ACN lanzó un programa especial para que sacerdotes y religiosas puedan hacer frente a los desafíos de la pandemia de la Covid-19. ¿Qué han hecho hasta ahora y cuáles son los próximos pasos?

Gracias a la generosidad de nuestros benefactores desde marzo, hemos logrado enviar más de 385.000 estipendios de misa (más de 3,1 millones de euros) a más de 10.500 sacerdotes. Más de la mitad se destinaron a la Iglesia de África, el continente en el que la Iglesia y las vocaciones sacerdotales siguen creciendo, pero donde la Iglesia afronta los desafíos de una variante del islam cada vez más agresiva, los conflictos y las catástrofes naturales. Hasta ahora, hemos aprobado además unos 800.000 euros como ayuda al sustento para religiosas en todas las partes del mundo y nos siguen llegando peticiones en este sentido. Este ha sido siempre un importante sector de nuestra ayuda a Europa Central, Europa del Este e Iberoamérica en particular, donde las hermanas no sólo enseñan el catecismo o preparan a los creyentes para los sacramentos en regiones aisladas de Siberia o los Andes sino que  además cuidan de los huérfanos, los ancianos abandonados o las niñas forzadas a la prostitución. Uno de los efectos de la crisis de la Covid-19 es que nos piden apoyo por primera vez diócesis que hasta ahora se las arreglaban sin nuestra ayuda. Un ejemplo es la diócesis de Kamyanets-Podilsk de Ucrania, donde normalmente la parroquia paga a las religiosas. Con la ausencia de la misa dominical y la creciente pobreza de los creyentes, el obispo ya no puede proporcionar a las religiosas lo que necesitan para sobrevivir.

¿Qué hay de la ayuda en Asia, el punto de partida de la pandemia del coronavirus?

El arzobispo de Chittagong en Bangladesh nos envió una petición urgente para las religiosas que trabajan en su archidiócesis. Con las escuelas, albergues y dispensarios cerrados, no hay ingresos para pagar a las hermanas. Ya antes de la crisis, la pequeña cantidad que los creyentes podían aportar al sustento de las religiosas no era suficiente, pero ahora la situación se ha vuelto dramática. En Mymensingh, también en Bangladesh, las Hermanas de la Santa Cruz junto con el obispo están destinando todo el dinero disponible a ayudar a la gente que está sufriendo, pero las religiosas necesitan sobrevivir y ahí es donde ACN puede ayudar. En tiempos normales, las Hermanas de Santa Cruz, como muchas otras religiosas del mundo en desarrollo, enseñan el Evangelio y también enseñan a las personas habilidades necesarias para dejar atrás su pobreza.

Creatividad y confianza en Dios contra la crisis.
Creatividad y confianza en Dios contra la crisis.

ACN se ha dedicado desde el principio no sólo a las comunidades activas, sino también a las contemplativas. ¿Cuál es su situación?

Sí, no debemos olvidarnos de las religiosas contemplativas, que respondieron con entusiasmo a nuestra campaña de oración al principio de la pandemia de la Covid-19,  también ellas dependen de la generosidad de los creyentes y de sus propias pequeñas iniciativas generadoras de ingresos para su supervivencia. Por ejemplo, sabemos de  las carmelitas del convento de Santa Cruz, Bolivia, que tienen dificultades para sobrevivir;  con las restricciones actuales no hay demanda de hostias  que era su fuente de ingresos y por eso la archidiócesis de Santa Cruz ha hecho un llamamiento a ACN para que ayuden a las hermanas en estos difíciles momentos. Tenemos previsto dar continuidad a estos proyectos de apoyo a sacerdotes y religiosas durante los próximos meses ya que aunque en algunos países las misas públicas se estén retomando, la situación económica empeorará y nuestra ayuda será más necesaria que nunca. En otros países, la pandemia sigue causando estragos.

¿Qué proyecto, en el que sacerdotes y religiosas reaccionan ante la crisis de la Covid-19, le ha impresionado particularmente?

Es muy difícil elegir uno solo. Están los sacerdotes de la diócesis de Dolisie, Congo, que comparten los estipendios de nuestras intenciones de misa con sus feligreses pobres. También me impresiona la devoción de tantas hermanas que, exponiéndose al riesgo de contagiarse, continúan con su trabajo. Un ejemplo son las Hermanas Sociales de Cuba que, aun respetando las restricciones establecidas, encuentran la manera de seguir con su labor pastoral cuidando de los ancianos que viven solos y ayudando a personas sin hogar. También tenemos a los futuros sacerdotes del seminario mayor de san Pedro y san Pablo en Burkina Faso, cuyas familias ahora viven desplazadas debido a los ataques terroristas. Han perdido a uno de sus formadores debido al virus y cuatro de sus compañeros están enfermos. Nosotros los hemos ayudado a ellos y a sus familias y  también financiamos un programa para proteger al resto  de la Covid-19. Tenemos que reconocer la creatividad de la Iglesia: desde muy pronto en esta crisis, el obispo Dode Gjergji de Kosovo se dio cuenta de que tenía que tratar de llegar a sus fieles a pesar de la prohibición de las misas públicas, por lo que nos pidió que financiáramos un equipo para retransmitir la misa dominical desde la catedral de la Madre Teresa de Pristina. Nosotros accedimos encantados,  recientemente nos ha comunicado que durante una santa misa retransmitida en albanés por Internet se conectaron más de 50.000 personas. Aquí es donde no deberíamos subestimar el poder de los medios de comunicación. En África, donde apoyamos diferentes iniciativas de Radio María, la Iglesia está animando a las familias católicas a convertirse en “iglesias domésticas” durante la pandemia y a rezar juntos aún más intensamente.

Dode Gjergji de Kosovo.
Dode Gjergji de Kosovo.

ACN es una institución benéfica pastoral, mientras que en la vida pública el foco se ha puesto en los ámbitos humanitario y sanitario.  ¿Cómo conciliar la respuesta de ACN con estas necesidades?

Ciertamente, una respuesta médica y –en muchos países- humanitaria a la crisis del coronavirus es absolutamente necesaria, pero esta es ante todo responsabilidad de las autoridades civiles locales. Sabemos que en muchos países en los que ayuda ACN esto no sucede y que las ONG y la Iglesia están haciendo este trabajo en su lugar.  Sin embargo, mientras que el ministerio de la caridad o la diaconía es uno de los ministerios de la Iglesia, la misión pastoral y el cuidado del alma le precede,  en estos tiempos de crisis la gente necesita a la Iglesia más que nunca. Tienen miedo y ante ellos se abre un futuro incierto. La Iglesia consuela y aporta ayuda espiritual y material no sólo a su propio rebaño sino a todo el Pueblo de Dios. Acabamos de conceder ayuda al sustento a cuatro dominicas ancianas y enfermas de Subotica, Serbia. Su superiora nos escribió: “El pueblo de Subotica está agradecido por la presencia de las hermanas, porque son el signo del amor de Dios por el pueblo, el signo de la vida eterna”.

Share on facebook
Share on twitter
Share on email

Latest News

El arzobispo Bashar Warda, anfitrión del Papa Francisco, espera que la mayoría musulmana preste más atención a los cristianos del...
Los últimos años vividos en la Diócesis de Pemba -años de guerra en el territorio de la provincia de Cabo...
La situación en la región de Sahel es preocupante. En la entrevista, realizada por Maria Lozano de la fundación ACN,...

Que signifie pour vous cette visite ?

La visite du Pape nous remontera le moral, plus que toute autre chose. Tous les yeux de la planète seront dirigés vers Baghdeda. Le monde saura ainsi ce qui est arrivé à cette ville : les terribles destructions et la migration forcée. Ce serait également bien si nous recevions ensuite un peu plus d’aide et de soutien. Cette visite est très importante pour nous qui sommes ici, surtout après l’énorme migration forcée de tant des nôtres. Cette visite signifie que nous ne sommes pas seuls et qu’il y a des gens qui prient pour nous. Cela nous donnera de l’espoir, nous encouragera à rester dans notre pays et à ne pas le quitter.

Qu’aimeriez-vous dire au Saint-Père ?

Si j’ai l’occasion de le rencontrer, je voudrais le remercier pour sa visite qui nous rend très heureux, et pour ses prières. Je tiens également à le remercier pour toute l’aide qu’il nous a procurée ces derniers temps. Je n’oublie pas sa grande solidarité et le geste qu’il a fait en vendant aux enchères la Lamborghini qu’on lui avait donnée pour soutenir avec l’argent récolté la reconstruction de la plaine de Ninive. Je voudrais aussi qu’il continue à prier pour nous afin que la paix arrive en Irak.

Qu’aimeriez-vous lui montrer à Qaraqosh/Baghdeda ? Que devrait-il visiter ?

Je voudrais lui montrer l’église historique Al-Tahira et des photos de Baghdeda, je voudrais qu’il voie comment l’État Islamique l’a détruite et comment les gens d’ici ont eu le courage de la reconstruire.

¿Qué significa la visita para usted?
La visita del Papa levantará el ánimo y la moral, más que cualquier otra cosa. Todos los ojos del mundo se dirigirán a Baghdeda. Así, el mundo sabrá lo que le sucedió a esta ciudad. La terrible destrucción y la migración forzada. También sería bueno si luego recibimos más ayuda y apoyo. Esta visita es realmente importante para nosotros, los que estamos aquí, especialmente después de la enorme migración forzada de tantos de los nuestros. La visita significa que no estamos solos y hay quienes rezan por nosotros. Esto nos dará esperanza, nos animará a permanecer en nuestra tierra y no dejarla.

¿Qué le gustaría decirle al santo padre?
Si tengo la oportunidad de encontrarme con él: quiero agradecerle su visita, que nos hace muy felices, y su oración. También quiero darle las gracias por todo lo que nos ha ayudado durante el último periodo. No me olvido de su gran solidaridad y del gesto de subastar el Lamborghini para apoyar con ese dinero la reconstrucción de la llanura de Nínive. También quiero que siga orando por nosotros para que la paz llegue a Irak.

¿Qué le gustaría mostrarle en Baghdeda /Qaraqosh? ¿Qué debería visitar?
Quiero mostrarle la histórica iglesia Al-Tahira y fotos de Baghdeda, quiero que vea cómo fue destruida por ISIS y cómo la gente de aquí ha sido tan fuerte para reconstruirla nuevamente.

Was bedeutet der Besuch für Sie?
Der Besuch des Papstes wird die Stimmung und die Moral heben, mehr als alles andere. Alle Augen der Welt werden auf Baghdida gerichtet sein. Dann wird die Welt erfahren, was mit dieser Stadt passiert ist, die schreckliche Zerstörung und die erzwungene Migration. Es wäre auch gut, wenn wir anschließend mehr Hilfe und Unterstützung bekommen würden. Dieser Besuch ist wirklich wichtig für uns hier, besonders nach der großen Zwangsmigration so vieler unserer Leute. Der Besuch bedeutet, dass wir nicht allein sind, und dass es Menschen gibt, die für uns beten. Das wird uns Hoffnung geben, es wird uns ermutigen, in unserem Land zu bleiben und es nicht zu verlassen.

Was würden Sie dem Heiligen Vater gerne sagen?
Wenn ich die Gelegenheit habe, ihn zu treffen: Ich möchte ihm für seinen Besuch, der uns sehr glücklich macht, und für sein Gebet danken. Ich möchte mich auch bei ihm für alles bedanken, was uns in der letzten Zeit geholfen hat. Ich werde nie seine große Solidarität vergessen sowie die Geste, den Lamborghini zu versteigern (siehe Link zur Meldung), um mit diesem Geld den Wiederaufbau der Ninive-Ebene zu unterstützen. Ich möchte auch, dass er weiterhin für uns betet, damit im Irak Frieden einkehrt.

Was möchten Sie ihm in Baghdida /Karakosch zeigen? Was sollte er besuchen?
Ich möchte ihm die historische Al-Tahira-Kirche zeigen und Bilder von Baghdida, ich möchte, dass er sieht, wie alles von ISIS zerstört wurde und welcher Kraft die Menschen hier es wiederaufgebaut haben.

What does the Pope’s visit mean to you?
The papal visit will lift up our spirits and morale more than anything else. All the eyes of the world will be on Baghdeda. And in this way the world will know what happened to this city. The terrible destruction and the forcible ethnic cleansing. It will also be a good thing if afterwards we get more support and help. This visit is really important to us, to those of us who are living here, especially after the massive ethnic cleansing and expulsion of so many of us. His visit means that we are not alone and that there are people who are praying for us. This will give us fresh hope and encourage us to persevere, here on our own soil, and not leave it.

What would you like to say to the Holy Father?
If I get the opportunity to meet him, I would like to be able to thank him for his visit, which has made us very happy, and for his prayers. I would also like to thank him for all he has done to help us in recent times. I have not forgotten his great gesture of solidarity in auctioning the Lamborghini in order to use the money to help pay for the reconstruction of our homes on the Niniveh plains. I would also like to ask him to continue praying for us and for peace to return to Iraq.

What would you like to show him in Qaraqosh/ Baghdeda? Which places should he visit?
I would like to show him our historic Al-Tahira church, and some photos of Baghdeda. I’d like him to be able to see how it was destroyed by IS and how the people here have worked so hard recently to rebuild it once more.

Qu’est-ce que cette visite signifie pour vous ?

La visite du Pape est ce que nous désirions le plus ici. C’est une grande bénédiction. Nous avons un grand désir de le voir. Ce qui rajoute de l’importance à cette visite, c’est la situation de vulnérabilité que nous, chrétiens, subissons en Irak. Il y a plusieurs raisons à cette fragilité, toutes sont les séquelles de l’État Islamique. Toutes ces destructions ont grandement contribué à l’émigration des chrétiens. De nombreux problèmes pèsent sur nous. Mais par sa visite, le Pape nous donnera de l’espérance et de la confiance, il nous encouragera et réduira notre fardeau. Bien que la situation soit instable en Irak en ce qui concerne la sécurité, tout spécialement dans le domaine politique, on s’attend à ce qu’à l’arrivée du Pape, sa sécurité soit correctement assurée.

Qu’aimeriez-vous dire au Saint-Père ?

Je voudrais lui demander de me donner sa bénédiction, de bénir mon travail et le dévouement des prêtres d’ici, et de bénir le peuple par ses prières. Je voudrais lui demander d’aider tous ceux qui sont en danger dans ce pays, qu’ils soient chrétiens ou musulmans. Qu’il tente de mobiliser les pays du monde entier pour soutenir ce pays qui a besoin d’aide.

Qu’aimeriez-vous lui montrer à Qaraqosh/Baghdeda ? Que devrait-il visiter ?

J’aimerais qu’il visite l’église Al-Tahira, parce que c’est un symbole et un élément du patrimoine de Baghdeda. Cette église est la mère, le foyer et le patrimoine de chacun des habitants de Baghdeda. Nos ancêtres ont construit cette église, nous avons tous le sentiment d’en faire partie. Bien sûr, nous serions heureux qu’il visite de nombreux endroits, des églises, monastères et maisons traditionnelles, et qu’il rencontre également beaucoup de gens qui ont le désir de le voir.

¿Qué significa la visita para usted?
La visita del Papa es lo que más hemos deseado aquí. Es una gran bendición. Sentimos un gran anhelo de verlo. Lo que agrega importancia a esta visita son las condiciones tan vulnerables que sufrimos los cristianos en Irak. Hay varios motivos para esa fragilidad, todas las secuelas que ha dejado el ISIS, esa enorme destrucción ha llevado en gran medida a la emigración de cristianos. Muchos problemas pesan sobre nosotros. Pero cuando nos visite, nos dará esperanza, confianza y aliento y reducirá esta carga. Además del hecho de que la situación de seguridad en Irak, especialmente la política, es inestable, se espera que a la llegada del Papa se garantice su seguridad de manera correcta.

¿Qué le gustaría decirle al santo padre?
Querría pedirle que me dé su bendición, que bendiga mi servicio y la entrega de los sacerdotes aquí y que bendiga al pueblo a través de sus plegarias. Le pido que ayude a todos los que están en peligro en este país, ya sean cristianos o musulmanes. Que intente movilizar a los países del mundo para que apoyen a este país que necesita ayuda.

 ¿Qué le gustaría mostrarle en Baghdeda / Qaraqosh? ¿Qué debería visitar?
Me encantaría que visite la iglesia Al-Tahira, porque es símbolo y patrimonio de Baghdeda. Esta iglesia es madre, hogar y herencia de cada uno de los habitantes de Baghdeda. Nuestros antepasados ​​construyeron esta iglesia, todos nos sentimos parte de ella. Ciertamente, nos alegraría que visitara muchos lugares, iglesias, monasterios y casas tradicionales,  también que vea a muchas personas que anhelan verlo.

Was bedeutet der Besuch für Sie?
Der Besuch des Papstes ist das, was wir uns hier am meisten gewünscht haben. Es ist ein großer Segen. Wir spüren eine starke Sehnsucht, ihn zu sehen. Was diesen Besuch noch wichtiger macht, sind die äußerst prekären Bedingungen, unter denen wir Christen im Irak leiden. Es gibt mehrere Gründe für diese Zerbrechlichkeit. All die Folgen, die ISIS hinterlassen hat, diese enorme Zerstörung hat in großem Maße zur Auswanderung von Christen geführt. Viele Probleme lasten auf uns. Aber wenn er uns besucht, wird er uns Hoffnung, Zuversicht und Ermutigung geben und diese Last verringern. Auch wenn die Sicherheitslage im Irak, insbesondere die politische Situation, instabil ist, hoffen wir, dass bei der Ankunft des Papstes seine Sicherheit ausreichend gewährleistet ist.

 

Was würden Sie dem Heiligen Vater gerne sagen?
Ich möchte ihn bitten, mir seinen Segen zu geben, meinen Dienst und die Hingabe der Priester hier zu segnen und die Menschen durch seine Gebete zu segnen. Ich bitte ihn, all jenen zu helfen, die in diesem Land in Gefahr sind, ob sie nun Christen oder Muslime sind; und die Länder der Welt zu mobilisieren, um dieses Land, das Hilfe braucht, zu unterstützen.

Was möchten Sie ihm in Baghdida / Karakosch zeigen? Was sollte er besuchen?
Ich möchte, dass er die Al-Tahira-Kirche besucht, denn sie ist ein Symbol und Erbe von Baghdida. Diese Kirche ist die Mutter, die Heimat und das Vermächtnis eines jeden einzelnen Menschen in Baghdida. Unsere Vorfahren haben diese Kirche erbaut, wir alle fühlen uns als Teil von ihr. Sicherlich würden wir uns freuen, wenn er viele Orte, Kirchen, Klöster und traditionelle Häuser besuchen würde, und auch, wenn er viele Menschen treffen würde, die sich danach sehnen, ihn zu sehen.

What does the visit mean to you?
The papal visit is the thing we have longed for most of all here. It will be a great blessing. We have a great yearning to see him. What gives added importance to this visit is the so very vulnerable situation that we are suffering as Christians in Iraq. There are many reasons for this vulnerability, including the aftermath of what IS left behind, the enormous destruction which has led in such large measure to the emigration of the Christians. There are many problems weighing on us. But when he comes to visit us, he will give us new hope and confidence and some relief from this burden. In addition there is the fact that the security situation in Iraq, and especially the political situation, is so unstable, so we are hoping that when the Pope does arrive they will guarantee his security in the way that they should.

 

What would you like to say to the Holy Father?
I would like to ask him to give me his blessing, to bless my ministry and the hard work of all the priests here, and also to bless all the people through his prayers. I would ask him to help all those in danger in this country, whether they are Christians or Muslims. And that he might strive to encourage the countries of the world to support this nation, which is truly in need.

What would you like to show him in Qaraqosh/ Baghdeda? What places ought he to visit?
I would love him to visit the Al-Tahira church, because it is a symbol and a rich cultural legacy of Baghdeda. This church is the mother, the home and the inheritance of every one of the inhabitants of Baghdeda. Our forefathers built this church, and we all feel we are a part of it. Of course, we would be happy for him to visit many different places – churches, monasteries and traditional homes – and also for him to be able to meet all the many people who are longing to see him.

Que signifie pour vous cette visite ?

Elle a une valeur morale, et non pas économique. Cette question occupera l’opinion publique mondiale, et tout spécialement irakienne. J’ai l’impression d’y tenir une place importante.

 

Qu’aimeriez-vous dire au Saint-Père ?

Ce sera formidable de faire sa connaissance, et je voudrais lui dire : « Nous avons besoin d’une protection internationale parce que notre communauté chrétienne a subi une migration forcée ».

Qu’aimeriez-vous lui montrer à Qaraqosh/Baghdeda ? Que devrait-il visiter ?

J’aimerais lui montrer les églises et les maisons brûlées, afin qu’il voie les dégâts que l’État Islamique a laissés derrière lui dans cette ville. Et aussi notre Musée du patrimoine de Baghdeda pour lui présenter notre histoire et notre culture.

¿Qué significa la visita para usted?
La visita tiene un valor moral, no económico. Este tema ocupará la opinión pública en el mundo y especialmente en Irak. Siento que tengo un lugar importante en él.

 

¿Qué le gustaría decirle al santo padre?
Será genial conocerlo y querría decirle “necesitamos protección internacional, porque nuestra comunidad cristiana ha sufrido una migración forzada”.

¿Qué le gustaría mostrarle en Baghdeda /Qaraqosh? ¿Qué debería visitar?
Me gustaría mostrarle las iglesias y las casas quemadas, para que vea el daño que dejó ISIS en esta ciudad. Y también nuestro Museo del patrimonio de Baghdeda para presentarle nuestro historia y cultura.

Was bedeutet der Besuch für Sie?
Der Besuch hat einen moralischen Wert, keinen wirtschaftlichen. Er wird die öffentliche Meinung in der Welt und insbesondere im Irak beherrschen. Ich habe das Gefühl, dass ich einen wichtigen Anteil daran habe.

Was würden Sie dem Heiligen Vater gerne sagen?
Es wird großartig sein, ihn zu treffen, und ich möchte ihm sagen: „Wir brauchen internationalen Schutz, weil unsere christliche Gemeinschaft unter der erzwungenen Auswanderung gelitten hat“.

Was möchten Sie ihm in Baghdida /Karakosch zeigen? Was sollte er besuchen?
Ich möchte ihm die Kirchen und ausgebrannten Häuser zeigen, damit er den Schaden sieht, den ISIS in dieser Stadt angerichtet hat. Und auch unser Heimatmuseum in Baghdida, um ihm unsere Geschichte und Kultur näher zu bringen.

What does this visit mean to you?
This visit has a moral value rather than an economic one. This is a topic that will engage public opinion around the world and especially in Iraq. I feel as though I have an important part to play in it.

What would you like to say to the Holy Father?

It would be wonderful to be able to meet him, and I would like to be able to say to him, “We need international protection, because our Christian community was forcibly displaced.”

What would you like to show him in Qaraqosh/ Baghdeda? What places should he visit?
I would like to be able to show him the churches and houses that were burnt out, so that he could see the destruction left behind by IS in this city. And also our Baghdeda Heritage Museum, so that we can show him our history and culture.