Con motivo de la beatificación de un médico rural y científico, el papa Francisco expresa deseo de visitar Venezuela

En un video mensaje dirigido al pueblo venezolano, con ocasión de la beatificación del popular médico Dr. José Gregorio Hernández el 30 de abril en Caracas, el santo padre repitió por dos veces su deseo de visitar el país. En su homilía, durante la celebración, el nuncio apostólico Mons. Aldo Giordano anunció: “Papa Francisco […]tiene muchas ganas de visitar nuestro país”.

En las declaraciones grabadas el 29 de abril, el Papa dijo textualmente: “Pido a Dios por la reconciliación y la paz entre los venezolanos. Yo quisiera ir a visitarlos a ustedes”. Y tras pedir que “el pueblo de esa bella tierra siempre encuentre oportunidades para el desarrollo humano”, volvió a expresar su deseo de ir a Venezuela “para al menos significar mi acompañamiento en este camino”.

En medio del sufrimiento que atraviesa la humanidad debido a la pandemia del COVID-19, Jose Gregorio, el “médico del pueblo” venezolano que vivió a inicios del siglo XX y que es una de las figuras más queridas en ese país, surge como intercesor y símbolo de esperanza. “La beatificación del doctor José Gregorio tiene lugar en un momento particular, difícil para ustedes. Al igual que mis hermanos obispos, conozco bien la situación que sufren y soy consciente que sus prolongadas penalidades y angustias se han visto agravadas por la terrible pandemia del COVID-19”, recordó el papa Francisco en el mensaje que se emitió en muchos canales online después de la ceremonia.

El pontífice incluyó en su mensaje a los venezolanos que han emigrado del país “en busca de mejores condiciones de vida” – según la agencia internacional de las Naciones Unidas, ACNUR, más de 5 millones -, así como “los que están privados de libertad y  los que carecen de lo más necesario. Todos son compatriotas del beato. Todos ustedes tienen los mismos derechos. Los acompaño con amor.”

El Papa Francisco en la gran iglesia sirio-católica de Al-Tahira (Iglesia de la Inmaculada Concepción) durante su visita a Qaraqosh (Baghdeda).
El Papa Francisco en la gran iglesia sirio-católica de Al-Tahira (Iglesia de la Inmaculada Concepción) durante su visita a Qaraqosh (Baghdeda).

Respecto a la difícil situación social de crispación y violencia que está viviendo el país, Francisco afirmó que la beatificación “es una bendición especial de Dios para Venezuela y nos invita a la conversión hacia una mayor solidaridad de unos con otros para producir entre todos la respuesta del bien común, tan necesitado para que después de la pandemia el país reviva, renazca,  con espíritu de reconciliación”.

Animó a que “la unidad nacional” en torno a la figura del médico sea ejemplo para el futuro. “Es un modelo de santidad comprometida con la defensa de la vida, con los desafíos de la historia y, particularmente, como paradigma de servicio al prójimo, como un buen samaritano, sin excluir a nadie”, dijo el papa Francisco sobre el nuevo beato.

Según información recibida por la fundación ACN de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV), la misa de beatificación se realizó en la iglesia San Juan Bautista del colegio La Salle, ubicado en Caracas, y fue presidida por el nuncio apostólico Mons. Aldo Giordano. La concelebraron el arzobispo de Mérida y administrador apostólico de Caracas, cardenal Baltazar Porras, y el arzobispo  emérito de Caracas, cardenal Jorge Urosa, junto a otros prelados locales. Debido a las restricciones por el coronavirus asistió  un número muy reducido de personas, pero muchos fieles en todo el país se unieron espiritualmente a través de internet.

Durante la ceremonia, Mons. Giordano destacó que “en la figura del José Gregorio Hernández, la Iglesia rinde hoy, a los profesionales de la medicina y de la salud, un homenaje de reconocimiento, gratitud y oración”. Y pidió: “Que el beato José Gregorio interceda para que el acceso a las vacunas se logre, juntos, sin divisiones, sin resistencias”.

El nuncio apostólico subrayó que “parece providencial celebrar la beatificación de un médico en medio de una pandemia que afecta a toda la humanidad”, que hace necesarias tantas oraciones “por los millones de víctimas y por todos los enfermos a causa del virus”. Especialmente Venezuela está sufriendo enormemente bajo la pandemia, como informó la Conferencia Episcopal Venezolana a mediados de abril.

Durante la celebración, la reliquia del “médico del pueblo” fue llevada hacia el altar por Yaxury Solórzano, la niña para la que “no había grandes esperanzas de vida” tras recibir un disparo en la cabeza en el año 2017, cuando tenía 10 años, y que se curó milagrosamente por intercesión del Dr. José Gregorio.  Este milagro fue aprobado en el 2020 por la Comisión Médica de la Congregación para la Causa de los Santos y la Comisión Teológica. Ese mismo año, el papa Francisco aprobó la beatificación. Tanto el equipo médico que trató a Yaxury Solórzano, como los familiares del nuevo beato asistieron a la ceremonia.

La fiesta litúrgica del beato José Gregorio Hernández se celebrará el 26 de octubre. Al final de la misa, el cardenal Porras realizó la entrega simbólica de las reliquias del nuevo beato a cada una de las diócesis de Venezuela. La CEV explicó que la base de los relicarios que las contienen es similar a un microscopio, símbolo de la pasión del beato por la ciencia, el cuerpo tiene la forma del sombrero de ala que utilizaba José Gregorio y ha pasado a ser un símbolo de su persona, la reliquia está rodeada por una aureola de perlas que representan la devoción que el médico tenía al santo rosario.

Our Task Areas
Our Regional Activities
Press contact

Latest News

La fundación pontificia Aid to the Church in Need (ACN) permanece en estrecho contacto con sus socios locales...
A pesar de la devastadora crisis humanitaria, el padre Gabriel Romanelli, párroco de la parroquia de la Sagrada...
Dejando fuera Hong Kong y Macao, se calcula que en China hay entre 50 y 70 millones...