Obispo vestido de payaso comparte alegría del Evangelio con niños venezolanos

En medio de las dificultades que atraviesa la infancia en la sociedad venezolana el Obispo de San Cristóbal, monseñor Mario Moronta, se vistió de payaso durante celebración del Santo Cristo en La Grita para dar alegría, catequesis y bendiciones a los niños de Venezuela.

El Obispo Mario Moronta comentó a la Fundación Pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada, que es una experiencia de encuentro con los niños para enséñales el valor de la fe, y motivar a sus padres en la educación de los valores religiosos. “Debemos alegrar a nuestros niños, inocentes de la crisis que vive el país. La alegría les ofrecemos es la alegría del Evangelio”, dijo.

Obispo vestido de payaso comparte alegría del Evangelio con niños venezolanos.
Obispo vestido de payaso comparte alegría del Evangelio con niños venezolanos.

Los niños y niñas de Venezuela fueron bendecidos desde el Santuario del Santo Cristo, la oración la realizó el Obispo de San Cristóbal quien vistiendo un traje de payaso cantó, bailó, y rezó con los pequeños devotos de la imagen milagrosa.

La actividad comenzó en el patio techado del Santuario, el domingo 4 de agosto. Los jóvenes de la Pastoral Universitaria acompañando al Obispo recrearon a los niños con cantos y catequesis dinámicas.

Monseñor Mario Moronta, se vistió de payaso durante celebración del Santo Cristo en La Grita para dar alegría, catequesis y bendiciones a los niños de Venezuela.
Monseñor Mario Moronta, se vistió de payaso durante celebración del Santo Cristo en La Grita para dar alegría, catequesis y bendiciones a los niños de Venezuela.

Luego el Obispo Moronta peregrinó con los niños hasta el interior del templo para rezar ante la imagen del Santo Cristo de los milagros, presentado a los niños y bendiciéndolos.

“Santo Cristo protégenos a nosotros y ayúdanos a ser como tú, y hacer siempre tu voluntad. Santo Cristo te queremos mucho, Santo Cristo, protege nuestro país. Santo Cristo llénanos de alegría para seguir caminando contigo”, imploró el Obispo junto a los niños y las familias presentes.

Al final el Obispo tomando una niña recién nacida trazó una cruz sobre todos, pidiendo por el respeto a la vida y el cuidado de los niños en la sociedad venezolana.

up

Latest News

El párroco Pedro Narbona: “No hay que dejarse envenenar el alma” Después del grave ataque en Santiago de Chile a...
29 octubre, 2019
Tony Pereira tiene 51 años, es chef de cocina internacional y vive en Venezuela. Graduado en varias prestigiosas academias de...
«La situación en la que viven los cristianos de nuestra diócesis es difícil; una y otra vez se enfrentan a...