Historia de éxito: Una motocicleta para un sacerdote de una extensa parroquia en India

El joven sacerdote P. Ravi Kumar Devarapalli de la Diócesis de Eluru está encantado con la motocicleta que ha podido comprarse gracias a la ayuda de nuestros benefactores, que han donado 1.200 euros. Ahora le resulta mucho más fácil visitar a los creyentes en sus pueblos.

La parroquia de misión en la que trabaja se encuentra en un territorio rural y subdesarrollado. Como no hay casa parroquial, vive en la sede episcopal. Para acudir a su parroquia tomaba los medios de transporte públicos, pero para acudir a los pueblos del territorio accidentado y boscoso de su parroquia tenía que recorrer largos y malos caminos en bicicleta. Esto era dificultoso y le robaba mucho tiempo, porque los caminos no están hechos para ir en bicicleta, y, además, los pueblos están lejos de la sede parroquial. Los nueve pueblos cuyos habitantes ya están bautizados se encuentran a hasta 15 kilómetros de distancia, y aquellos en los que los habitantes se preparan para el bautizo, a hasta 30 kilómetros. Como casi todos los creyentes trabajan duramente de día como jornaleros o en el servicio doméstico, el sacerdote solo puede visitarlos de noche. Por esta razón, tenía que recorrer por la noche los largos y arduos caminos. A menudo, los domingos y días festivos, llegaba muy tarde para celebrar la Misa, porque en bicicleta no lograba ser puntual.

“Aquí la gente es muy pobre y sencilla, pero está abierta a la Buena Nueva de Cristo”, nos comunica el sacerdote. Pero también las sectas están llegando, y si la Iglesia, por falta de recursos, no logra atender pastoralmente a la gente, esta se convierte en una víctima propicia de las sectas que, a menudo, disponen de muchos más recursos y personal, y que hacen promesas nada realistas para captar a nuevos miembros. Gracias a la motocicleta, el sacerdote puede ahora visitar a su gente con mucha mayor frecuencia.

“Estoy muy contento de poder desempeñar mi ministerio sacerdotal”, nos asegura el P. Ravi Kumar Devarapalli, que fue ordenado sacerdote en 2016. Además, quiere que les transmitamos el siguiente mensaje a nuestros benefactores: “Algunas personas toman decisiones que cambian vidas. ¡Gracias por pertenecer a ellas! Vuestro donativo me ayudará a mí y a mi diócesis. Gracias a vuestra generosidad, podemos seguir mejorando la vida de los creyentes desde el punto de vista espiritual. Os doy las gracias por vuestro corazón bueno y amable”.

Our Task Areas
Our Regional Activities
Press contact

Latest News

El P. Ivan Levytskyi y el P. Bohdan Heleta, “podrían ser torturados para obtener de ellos una confesión de posesión de armas”....
Los ataques rusos y el invierno provocarán una crisis energética inmensa ...
Un año más, varios países participaron en la ##RedWeek con el objetivo de llamar la atención sobre la persecución de los cristianos...