Menú
Menú

En la India se libra una batalla para evitar que el país se convierta en un Estado confesional

Millones de manifestantes de toda la India han protestado por la controvertida enmienda a la Ley de Ciudadanía (CAA, por sus siglas en inglés), que fundamentalmente acelera la concesión de la ciudadanía de los refugiados no musulmanes. Los críticos consideran que la CAA establece un precedente peligroso para el país al utilizar la religión como criterio para la ciudadanía.

Además, el Gobierno indio tiene previsto desplegar otras dos medidas relativas a la ciudadanía -el Registro Nacional de Población y el Registro Nacional de Ciudadanía-, que podrían afectar negativamente a la comunidad cristiana de la India. Dado que la mayoría de los cristianos indios no tienen el certificado de nacimiento requerido para probar su ciudadanía, podrían verse presionados a identificarse como hindúes.

El padre jesuita Cedric Prakash es el fundador de Prashant,  Centro Jesuita para los Derechos Humanos, Justicia y Paz, con sede en Ahmedabad,  forma parte de una campaña nacional de ciudadanos -“Nosotros, el pueblo de la India”- que exige la retirada inmediata e incondicional de la CAA, el Registro Nacional de Ciudadanía y el Registro Nacional de Población. El P. Prakash ha hablado con la fundación internacional ACN (Ayuda a la Iglesia Necesitad) sobre este asunto:

“Al asegurar la ciudadanía a todas las personas indocumentadas con excepción de los musulmanes, la CAA conlleva el riesgo de desgarrar al país, reabrir heridas de partición (entre India y Pakistán) y, en última instancia, destruir los seculares principios democráticos de la Constitución. Además, la CAA es abiertamente discriminatoria, divisoria y draconiana,  también es claramente inconstitucional y va en contra de la esencia y el espíritu del secular marco democrático de la India.

En la India se libra una batalla para evitar que el país se convierta en un Estado confesional.
En la India se libra una batalla para evitar que el país se convierta en un Estado confesional.

“El pueblo clama  una sociedad más justa, humana e igualitaria en la que se respeten su dignidad y sus derechos. Como ser humano, cristiano y jesuita, no tengo otra opción que escuchar y responder a este clamor, sobre todo tratando de acompañar, como pueda, a los que sufren. Y lo que me impulsa a ello es la persona y el mensaje del propio Jesús.

“Las leyes de ciudadanía son particularmente problemáticas para los cristianos, ya que la mayoría de los ciudadanos indios carecen de un certificado oficial de nacimiento expedido por el Estado. Anteriormente, se aceptaban como prueba de nacimiento los documentos de identidad como el permiso de conducir, el pasaporte o el certificado de la escuela secundaria, para los cristianos, especialmente los católicos, bastaba con un certificado de bautismo.  Esto ya no es así. Para demostrar que se es ciudadano de la India, hoy hay que presentar un certificado de nacimiento expedido por un organismo oficial del Estado.

“En la India, un número considerable de  cristianos pertenece a las castas inferiores y etnias indígenas, la mayoría de las cuales provienen de zonas remotas y atrasadas del país.  Para ellos, obtener el certificado de nacimiento obligatorio resulta imposible”.

“Si dicen que profesan el hinduismo, su falta de documentación puede pasarse por alto; sin embargo, si insisten en declararse cristianos y no pueden presentar la documentación requerida, corren el riesgo de convertirse en apátridas; podrían ser enviados a campos de detención e incluso deportados a Dios sabe dónde. Todo esto va a tener implicaciones muy serias para el futuro de los cristianos”.

En la India hay aproximadamente entre 30 y 35 millones de cristianos, de los cuales un 70 por ciento son católicos. Se estima que los cristianos constituyen el 2,3 por ciento de la población india.
En la India hay aproximadamente entre 30 y 35 millones de cristianos, de los cuales un 70 por ciento son católicos. Se estima que los cristianos constituyen el 2,3 por ciento de la población india.

“Estos son tiempos extremadamente malos para los cristianos de la India. Hemos venido sufriendo constantes ataques a pastores, sacerdotes y cristianos laicos,  el blanco de estos ataques son las propiedades de la Iglesia. La intimidación, el acoso y la denigración de los cristianos por parte de los grupos nacionalistas que siguen la ideología Hindutva se suceden con una espantosa regularidad.

“La Hindutva no tiene nada que ver con el hinduismo mayoritario, que en general es bastante tolerante. Hay un porcentaje muy pequeño de indios  suscritos a la ideología Hindutva y que, en la actualidad, son los que llevan las riendas del poder en el Gobierno central y en algunos estados indios. Los que profesan la Hindutva creen en la supremacía fascista de una nación, una religión y una lengua, por lo que el resto de la población queda subordinada y las minorías -en particular los cristianos y los musulmanes- son tratados como ciudadanos de segunda clase”.

En la India hay aproximadamente entre 30 y 35 millones de cristianos, de los cuales un 70 por ciento son católicos. Se estima que los cristianos constituyen el 2,3 por ciento de la población india.

up

Latest News

"Lo que está pasando es una vergüenza", lamenta el obispo de Pemba tras el último ataque en su diócesis....
Debido a la epidemia del Covid-19 y a las medidas de confinamiento, los peregrinos se han visto obligados a abandonar...
La presencia de la pandemia del coronavirus ya se nota en Venezuela, con más de 70 personas que han dado...