«No doy crédito a mis ojos cuando veo lo que el EI ha hecho a mi iglesia»

[vc_row][vc_column][vc_column_text] Mientras que la mayoría de los cristianos expulsados siguen viviendo en el campo de refugiados de Erbil, las primeras sesenta familias han decidido recientemente volver a Mosul, al igual que el Patriarca iraquí Sako. La cristiana Nadia ha visitado la ciudad por primera vez desde que la organización terrorista EI se retiró de allí. Jaco Klamer la ha acompañado y relata a Aid to the Church in Need sus dolorosas experiencias.

Limones, pomelos, naranjas e higos crecen superabundantemente en los tres huertos que pertenecen a la casa de Nadia Younis Butti en Mosul. Es la casa que sus padres construyeron de nueva planta. Siempre disfrutó de los exuberantes árboles frutales y de las seductoras frutas cuando se sentaba en el columpio, rodeada de matorrales olorosos en flor. Sin embargo, el 17 de julio de 2014, Nadia tuvo que abandonar su casa de Mosul. ISIS había ocupado la ciudad: «Me fui con todo el dolor de mi corazón».

Tras la liberación de Mosul, el pasado verano, Nadia ha vuelto ahora a su ciudad natal. «Todavía es extremadamente peligroso vivir en Mosul —suspira Nadia—. Acabo de hablar con un policía que ha perdido a un compañero, esta semana, cerca del convento de St. Georg. Lo asesinaron de noche. Durante tres años, muchos habitantes de Mosul han colaborado con los yihadistas del EI. En algunas familias quizá hay miembros de la familia, o parientes, que pertenecían al EI. Hay muchos sunitas que han apoyado frecuentemente al EI. La ciudad ha sido liberada por el ejército iraquí, que a su vez está apoyado por numerosos chiitas iraníes. En Mosul se encontraron con mucha desconfianza: no los ven como aliados. Para mí, la ciudad no se ha vuelto segura desde su reconquista».

Un tiempo sin preocupaciones

«El Estado Islámico se quedará siempre en Irak»; así escribió en letras negras un yihadista en uno de los muros del famoso monasterio de St. Georg (Mar Gurguis) de Mosul. La asiria Nadia Younis Butti reflexiona sobre esas palabras, mientras contempla los restos del famoso monasterio, completamente destruido por los extremistas.

«Todas las primaveras y todos los otoños se reunían aquí, durante tres días, fieles y monjes cristianos —dice—. Había actividades y podíamos quedarnos a dormir aquí. Recuerdo con gran alegría ese tiempo sin preocupaciones».

También Yohanna Youssef Towaya tiene muchos bellos recuerdos de ese tiempo en que los cristianos podían reunirse libremente en el monasterio de St. Georg, procedente del siglo XVII. Yohanna trabajaba como profesor en la Universidad de Mosul y vivía en la ciudad. Sin embargo, cuando la Universidad adquirió un edificio en Qaraqosh, él se trasladó a esa ciudad cristiana de la llanura de Nínive.

Con Nadia observa la cúpula, ahora inclinada, y pasea por los impresionantes corredores del monasterio, donde se han arrancado las maravillosas placas de mármol del suelo, de las paredes y de los arcos. Los yihadistas no tuvieron respecto ni siquiera del altar: fue destruido. Las placas de mármol fueron robadas; solo se encuentran fragmentos de ellas, esparcidos por el edificio. En un nicho se alza una estatua de 800 años de antigüedad; fue decapitada.

Oraciones durante la destrucción

En otro nicho, Nadia y Yohanna encuentran imágenes con oraciones, un librito con el Nuevo Testamento y libros de oraciones corroídos por las inclemencias del tiempo de la Iglesia católica caldea con la conocida oración de la mañana:

«Señor y Dios nuestro, en esta hora de la mañana te pedimos la redención de los oprimidos, la liberación de los cautivos, la sanación de los heridos, la curación de los enfermos, el regreso de los que están muy lejos, la protección para los familiares, el perdón para los pecadores, la reparación para los descendientes, la exaltación de los justos, ayuda para los necesitados. (…) Actúa con tu bondad y misericordia, ahora y siempre y por los siglos de los siglos».

«Amén», susurra Nadia en el monasterio vacío en el que durante tres años no se oyó ninguna oración».

«Los monjes se trasladaron a un monasterio de Alkosh. Allí es donde el profeta Nahúm escribió sus profecías sobre la Nínive, que está muy cerca de aquí», dice el profesor Yohanna. «No estamos seguros de si los monjes volverán alguna vez a Mosul, que se encuentra cerca de las ruinas de Nínive».

Una flecha en los muros del monasterio indica la dirección a La Meca, para que los guerreros del EI pudieran hacer sus oraciones cinco veces a día durante la época de la destrucción. Durante la ocupación por el EI no quedaron a salvo ni siquiera las tumbas del monasterio: destruyeron sistemáticamente las lápidas.

Trabajos de limpieza

Nadia y Yohanna circulan por la Mosul  destruida hasta la casa de Nadia. Pasan por un almacén de la ONU, del que solo quedan los muros exteriores. «Hasta 1996 trabajé en Mosul para la ONU, para el Programa Mundial de Alimentos», dice Nadia. «El mundo sancionó a Irak, pero nosotros podíamos cambiar petróleo por alimentos y medicamentos. En aquel entonces, yo era responsable del suministro de alimentos a Mosul».

Nadia tiene que tragar saliva cuando se dirige al jardín de su casa. A los 48 grados centígrados, la higuera suplica agua y a los rosales les falta claramente su cuidado. «Dijiste que te ocuparías del jardín —dice en tono de reproche a Mothes, a quien alquiló la casa—; lo prometiste».

Con Mothes, Nadia observa los daños: algunos rosales no han sobrevivido su ausencia. Nos relata que no reconoció la casa cuando, con su madre, la volvió a ver por primera vez desde que la ciudad había sido liberada del EI. «Nuestra casa estaba dañada y sucia; los enseres estaban tirados por todos lados. Habían destrozado un maravilloso cuadro de José, María y el Niño Jesús. Como no quisimos permanecer mucho tiempo en Mosul, acordamos con nuestros vecinos que ellos pondrían orden en la casa. En cuanto que pueda venderé la casa. En diciembre, mi madre y yo decidiremos qué hacemos con ella».

Nadia tiene alquilada la casa actualmente a una familia musulmana de Mosul: Mothes (40) y Zahra (33) con sus tres hijos Ufram (18), Razak (15) e Ibrahim (10). Durante la ocupación por el EI, esta familia huyó a Basra. No pueden volver a su propia casa, pues esta quedó destruida.

Mothes era oficial del ejército iraquí. Nos cuenta cómo desertó después de un ataque de Al Qaeda. «Abandoné Irak y, tras un viaje a través de Samos, Grecia, Alemania y Dinamarca, recalé en Suecia . Mi mujer quedó en Irak y no me dieron permiso para traerla a Suecia. Después de vivir un año en este país regresé a Irak. Mi deseo es vivir en Mosul; pero si la situación vuelve a ponerse revuelta, me iré al extranjero».

Un «Arca de Noé» como alojamiento

Nadia y Yohanna se dirigen también a la impresionante iglesia del Espíritu Santo. Esta iglesia, cuya forma recuerda el arca de Noé, sirve al parecer de alojamiento para cuatro familias de Zummar, una población del norte de Irak. Cada una de las familias vive en un espacio separado de la iglesia, que en 2010 saltó a los titulares de los medios cuando el Obispo fue secuestrado y dos sacerdotes, con sus escoltas, fueron asesinados. Un tercer sacerdote pudo escapar; durante años visitó y se ocupó de las tumbas de sus compañeros, de su padre y sus hermanos, hasta que se trasladó a Australia. En los muros de la iglesia puede leerse el eslogan del EI: «¡Viva el Califato!» es como si gritara desde las paredes.

Los nuevos habitantes de la iglesia abandonaron sus casas hace tres años, cuando creció la violencia creada por el EI. Abdullah, dos muchachos llamados Mohammed, Muntaha, Nawaf, Raha, Raeid, Saher Yassur y Wassif corretean excitados por la gran nave vacía de la iglesia. «Debido a la guerra, nuestros hijos no pudieron ir a la escuela durante tres años», suspira Khalil Hassan Mahammed (36). «No sabemos cuánto tiempo durará esta situación sin futuro».

Mientras que su esposa Helala Ali Saleh, de 35 años, prepara la comida, Khalil nos explica que son musulmanes y que tuvieron que sobrevivir durante mucho tiempo bajo el régimen de ISIS. «No pudimos seguir viviendo en nuestras casas; tuvimos que pasar año y medio en un campo de refugiados. Desde enero no se distribuyen ya alimentos; en los últimos meses solo hubo una vez un suministro de alimentos».

Ahora, los hombres intentan mantener a sus familias. «A veces vendo botellas de agua, pero me cuesta mucho trabajar, pues tengo una pierna paralizada», dice Khalil. «A veces puedo ayudar en la reconstrucción de casas destruidas; de ese modo puedo ganar algo de dinero para mi familia».

Khalil y Helala no tienen idea de cuándo podrán abandonar la iglesia y regresar a su pueblo. «Los kurdos han conquistado nuestro territorio, pero hemos oído que han saqueado nuestras casas y las han destruido con bulldozers. La guerra con el EI ya ha terminado, pero nuestros libertadores no nos han dado permiso para regresar. Ni siquiera sabemos si podremos volver a vivir algún día en Zummar».

«Pagar rescate o pagar con la vida»

«No doy crédito a mis ojos cuando veo lo que el ISIS ha hecho a mi iglesia», susurra Nadia, mientras intenta que no se le salten las lágrimas cuando entra en la iglesia ortodoxa siria de Mor Afraïm. «Recuerdo perfectamente cómo asistía aquí a Misa con mis amigos. Recuerdo cómo nos reuníamos con los miembros de la iglesia en la plaza y cómo nos reuníamos en la iglesia: las mujeres, al lado izquierdo; los hombres, en el derecho. Cuando lo recuerdo me lleno de tristeza».

«Tras el comienzo del nuevo milenio ya comenzaron a empeorar las cosas para los cristianos de Mosul —recuerda—. En 2008 y 2009, los cristianos fueron amenazados, secuestrados o asesinados por su fe. Una vez me llegó una carta en la que se decía que tenía que pagar o que pagaría con mi vida. Un sacerdote conocido fue secuestrado y sacrificado; encontraron su cuerpo despedazado».

«Ahora, los guerreros del EI han saqueado todas y cada una de las iglesias; las han destruido y recubierto con pintadas. Han arrancado placas de mármol, han destruido las paredes y arcos y se han llevado el material. Incluso han extraído los diferentes suelos, para conseguir el armamento de acero. No estoy segura de que la iglesia se pueda restaurar completamente alguna vez», suspira  Nadia. También se han arrancado objetos de los sanitarios, para llevarlos a vender. «La reconstrucción de esta iglesia costará mucho dinero y energía. ¿Para quién la reconstruiremos? Todos los cristianos han abandonado Mosul».

«Acabo de mirar hacia arriba y he experimentado de repente un intenso sentimiento de felicidad. He visto que la cúpula azul, con la imagen de Jesús, ha superado relativamente bien la ocupación por el EI. Aunque no haya quedado mucho de su antigua belleza, la imagen muestra qué bella era mi iglesia. Los yihadistas solo pudieron destruir los bordes de la imagen. Ver a Jesús encima de mí, en esta iglesia destruida, me llena de una gran alegría».[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Our Task Areas
Our Regional Activities
Press contact

Latest News

“La gente tiene miedo, y con razón. La gente está traumatizada, y con razón”...
Asistieron cientos de fieles. La antigua iglesia podía acomodar un máximo de 40 personas, ahora más de 200 pueden sentarse...
Dos sacerdotes jesuitas fueron asesinados por hombres armados en el interior de una iglesia de Cerocahui, México...

Que signifie pour vous cette visite ?

La visite du Pape nous remontera le moral, plus que toute autre chose. Tous les yeux de la planète seront dirigés vers Baghdeda. Le monde saura ainsi ce qui est arrivé à cette ville : les terribles destructions et la migration forcée. Ce serait également bien si nous recevions ensuite un peu plus d’aide et de soutien. Cette visite est très importante pour nous qui sommes ici, surtout après l’énorme migration forcée de tant des nôtres. Cette visite signifie que nous ne sommes pas seuls et qu’il y a des gens qui prient pour nous. Cela nous donnera de l’espoir, nous encouragera à rester dans notre pays et à ne pas le quitter.

Qu’aimeriez-vous dire au Saint-Père ?

Si j’ai l’occasion de le rencontrer, je voudrais le remercier pour sa visite qui nous rend très heureux, et pour ses prières. Je tiens également à le remercier pour toute l’aide qu’il nous a procurée ces derniers temps. Je n’oublie pas sa grande solidarité et le geste qu’il a fait en vendant aux enchères la Lamborghini qu’on lui avait donnée pour soutenir avec l’argent récolté la reconstruction de la plaine de Ninive. Je voudrais aussi qu’il continue à prier pour nous afin que la paix arrive en Irak.

Qu’aimeriez-vous lui montrer à Qaraqosh/Baghdeda ? Que devrait-il visiter ?

Je voudrais lui montrer l’église historique Al-Tahira et des photos de Baghdeda, je voudrais qu’il voie comment l’État Islamique l’a détruite et comment les gens d’ici ont eu le courage de la reconstruire.

¿Qué significa la visita para usted?
La visita del Papa levantará el ánimo y la moral, más que cualquier otra cosa. Todos los ojos del mundo se dirigirán a Baghdeda. Así, el mundo sabrá lo que le sucedió a esta ciudad. La terrible destrucción y la migración forzada. También sería bueno si luego recibimos más ayuda y apoyo. Esta visita es realmente importante para nosotros, los que estamos aquí, especialmente después de la enorme migración forzada de tantos de los nuestros. La visita significa que no estamos solos y hay quienes rezan por nosotros. Esto nos dará esperanza, nos animará a permanecer en nuestra tierra y no dejarla.

¿Qué le gustaría decirle al santo padre?
Si tengo la oportunidad de encontrarme con él: quiero agradecerle su visita, que nos hace muy felices, y su oración. También quiero darle las gracias por todo lo que nos ha ayudado durante el último periodo. No me olvido de su gran solidaridad y del gesto de subastar el Lamborghini para apoyar con ese dinero la reconstrucción de la llanura de Nínive. También quiero que siga orando por nosotros para que la paz llegue a Irak.

¿Qué le gustaría mostrarle en Baghdeda /Qaraqosh? ¿Qué debería visitar?
Quiero mostrarle la histórica iglesia Al-Tahira y fotos de Baghdeda, quiero que vea cómo fue destruida por ISIS y cómo la gente de aquí ha sido tan fuerte para reconstruirla nuevamente.

Was bedeutet der Besuch für Sie?
Der Besuch des Papstes wird die Stimmung und die Moral heben, mehr als alles andere. Alle Augen der Welt werden auf Baghdida gerichtet sein. Dann wird die Welt erfahren, was mit dieser Stadt passiert ist, die schreckliche Zerstörung und die erzwungene Migration. Es wäre auch gut, wenn wir anschließend mehr Hilfe und Unterstützung bekommen würden. Dieser Besuch ist wirklich wichtig für uns hier, besonders nach der großen Zwangsmigration so vieler unserer Leute. Der Besuch bedeutet, dass wir nicht allein sind, und dass es Menschen gibt, die für uns beten. Das wird uns Hoffnung geben, es wird uns ermutigen, in unserem Land zu bleiben und es nicht zu verlassen.

Was würden Sie dem Heiligen Vater gerne sagen?
Wenn ich die Gelegenheit habe, ihn zu treffen: Ich möchte ihm für seinen Besuch, der uns sehr glücklich macht, und für sein Gebet danken. Ich möchte mich auch bei ihm für alles bedanken, was uns in der letzten Zeit geholfen hat. Ich werde nie seine große Solidarität vergessen sowie die Geste, den Lamborghini zu versteigern (siehe Link zur Meldung), um mit diesem Geld den Wiederaufbau der Ninive-Ebene zu unterstützen. Ich möchte auch, dass er weiterhin für uns betet, damit im Irak Frieden einkehrt.

Was möchten Sie ihm in Baghdida /Karakosch zeigen? Was sollte er besuchen?
Ich möchte ihm die historische Al-Tahira-Kirche zeigen und Bilder von Baghdida, ich möchte, dass er sieht, wie alles von ISIS zerstört wurde und welcher Kraft die Menschen hier es wiederaufgebaut haben.

What does the Pope’s visit mean to you?
The papal visit will lift up our spirits and morale more than anything else. All the eyes of the world will be on Baghdeda. And in this way the world will know what happened to this city. The terrible destruction and the forcible ethnic cleansing. It will also be a good thing if afterwards we get more support and help. This visit is really important to us, to those of us who are living here, especially after the massive ethnic cleansing and expulsion of so many of us. His visit means that we are not alone and that there are people who are praying for us. This will give us fresh hope and encourage us to persevere, here on our own soil, and not leave it.

What would you like to say to the Holy Father?
If I get the opportunity to meet him, I would like to be able to thank him for his visit, which has made us very happy, and for his prayers. I would also like to thank him for all he has done to help us in recent times. I have not forgotten his great gesture of solidarity in auctioning the Lamborghini in order to use the money to help pay for the reconstruction of our homes on the Niniveh plains. I would also like to ask him to continue praying for us and for peace to return to Iraq.

What would you like to show him in Qaraqosh/ Baghdeda? Which places should he visit?
I would like to show him our historic Al-Tahira church, and some photos of Baghdeda. I’d like him to be able to see how it was destroyed by IS and how the people here have worked so hard recently to rebuild it once more.

Qu’est-ce que cette visite signifie pour vous ?

La visite du Pape est ce que nous désirions le plus ici. C’est une grande bénédiction. Nous avons un grand désir de le voir. Ce qui rajoute de l’importance à cette visite, c’est la situation de vulnérabilité que nous, chrétiens, subissons en Irak. Il y a plusieurs raisons à cette fragilité, toutes sont les séquelles de l’État Islamique. Toutes ces destructions ont grandement contribué à l’émigration des chrétiens. De nombreux problèmes pèsent sur nous. Mais par sa visite, le Pape nous donnera de l’espérance et de la confiance, il nous encouragera et réduira notre fardeau. Bien que la situation soit instable en Irak en ce qui concerne la sécurité, tout spécialement dans le domaine politique, on s’attend à ce qu’à l’arrivée du Pape, sa sécurité soit correctement assurée.

Qu’aimeriez-vous dire au Saint-Père ?

Je voudrais lui demander de me donner sa bénédiction, de bénir mon travail et le dévouement des prêtres d’ici, et de bénir le peuple par ses prières. Je voudrais lui demander d’aider tous ceux qui sont en danger dans ce pays, qu’ils soient chrétiens ou musulmans. Qu’il tente de mobiliser les pays du monde entier pour soutenir ce pays qui a besoin d’aide.

Qu’aimeriez-vous lui montrer à Qaraqosh/Baghdeda ? Que devrait-il visiter ?

J’aimerais qu’il visite l’église Al-Tahira, parce que c’est un symbole et un élément du patrimoine de Baghdeda. Cette église est la mère, le foyer et le patrimoine de chacun des habitants de Baghdeda. Nos ancêtres ont construit cette église, nous avons tous le sentiment d’en faire partie. Bien sûr, nous serions heureux qu’il visite de nombreux endroits, des églises, monastères et maisons traditionnelles, et qu’il rencontre également beaucoup de gens qui ont le désir de le voir.

¿Qué significa la visita para usted?
La visita del Papa es lo que más hemos deseado aquí. Es una gran bendición. Sentimos un gran anhelo de verlo. Lo que agrega importancia a esta visita son las condiciones tan vulnerables que sufrimos los cristianos en Irak. Hay varios motivos para esa fragilidad, todas las secuelas que ha dejado el ISIS, esa enorme destrucción ha llevado en gran medida a la emigración de cristianos. Muchos problemas pesan sobre nosotros. Pero cuando nos visite, nos dará esperanza, confianza y aliento y reducirá esta carga. Además del hecho de que la situación de seguridad en Irak, especialmente la política, es inestable, se espera que a la llegada del Papa se garantice su seguridad de manera correcta.

¿Qué le gustaría decirle al santo padre?
Querría pedirle que me dé su bendición, que bendiga mi servicio y la entrega de los sacerdotes aquí y que bendiga al pueblo a través de sus plegarias. Le pido que ayude a todos los que están en peligro en este país, ya sean cristianos o musulmanes. Que intente movilizar a los países del mundo para que apoyen a este país que necesita ayuda.

 ¿Qué le gustaría mostrarle en Baghdeda / Qaraqosh? ¿Qué debería visitar?
Me encantaría que visite la iglesia Al-Tahira, porque es símbolo y patrimonio de Baghdeda. Esta iglesia es madre, hogar y herencia de cada uno de los habitantes de Baghdeda. Nuestros antepasados ​​construyeron esta iglesia, todos nos sentimos parte de ella. Ciertamente, nos alegraría que visitara muchos lugares, iglesias, monasterios y casas tradicionales,  también que vea a muchas personas que anhelan verlo.

Was bedeutet der Besuch für Sie?
Der Besuch des Papstes ist das, was wir uns hier am meisten gewünscht haben. Es ist ein großer Segen. Wir spüren eine starke Sehnsucht, ihn zu sehen. Was diesen Besuch noch wichtiger macht, sind die äußerst prekären Bedingungen, unter denen wir Christen im Irak leiden. Es gibt mehrere Gründe für diese Zerbrechlichkeit. All die Folgen, die ISIS hinterlassen hat, diese enorme Zerstörung hat in großem Maße zur Auswanderung von Christen geführt. Viele Probleme lasten auf uns. Aber wenn er uns besucht, wird er uns Hoffnung, Zuversicht und Ermutigung geben und diese Last verringern. Auch wenn die Sicherheitslage im Irak, insbesondere die politische Situation, instabil ist, hoffen wir, dass bei der Ankunft des Papstes seine Sicherheit ausreichend gewährleistet ist.

 

Was würden Sie dem Heiligen Vater gerne sagen?
Ich möchte ihn bitten, mir seinen Segen zu geben, meinen Dienst und die Hingabe der Priester hier zu segnen und die Menschen durch seine Gebete zu segnen. Ich bitte ihn, all jenen zu helfen, die in diesem Land in Gefahr sind, ob sie nun Christen oder Muslime sind; und die Länder der Welt zu mobilisieren, um dieses Land, das Hilfe braucht, zu unterstützen.

Was möchten Sie ihm in Baghdida / Karakosch zeigen? Was sollte er besuchen?
Ich möchte, dass er die Al-Tahira-Kirche besucht, denn sie ist ein Symbol und Erbe von Baghdida. Diese Kirche ist die Mutter, die Heimat und das Vermächtnis eines jeden einzelnen Menschen in Baghdida. Unsere Vorfahren haben diese Kirche erbaut, wir alle fühlen uns als Teil von ihr. Sicherlich würden wir uns freuen, wenn er viele Orte, Kirchen, Klöster und traditionelle Häuser besuchen würde, und auch, wenn er viele Menschen treffen würde, die sich danach sehnen, ihn zu sehen.

What does the visit mean to you?
The papal visit is the thing we have longed for most of all here. It will be a great blessing. We have a great yearning to see him. What gives added importance to this visit is the so very vulnerable situation that we are suffering as Christians in Iraq. There are many reasons for this vulnerability, including the aftermath of what IS left behind, the enormous destruction which has led in such large measure to the emigration of the Christians. There are many problems weighing on us. But when he comes to visit us, he will give us new hope and confidence and some relief from this burden. In addition there is the fact that the security situation in Iraq, and especially the political situation, is so unstable, so we are hoping that when the Pope does arrive they will guarantee his security in the way that they should.

 

What would you like to say to the Holy Father?
I would like to ask him to give me his blessing, to bless my ministry and the hard work of all the priests here, and also to bless all the people through his prayers. I would ask him to help all those in danger in this country, whether they are Christians or Muslims. And that he might strive to encourage the countries of the world to support this nation, which is truly in need.

What would you like to show him in Qaraqosh/ Baghdeda? What places ought he to visit?
I would love him to visit the Al-Tahira church, because it is a symbol and a rich cultural legacy of Baghdeda. This church is the mother, the home and the inheritance of every one of the inhabitants of Baghdeda. Our forefathers built this church, and we all feel we are a part of it. Of course, we would be happy for him to visit many different places – churches, monasteries and traditional homes – and also for him to be able to meet all the many people who are longing to see him.

Que signifie pour vous cette visite ?

Elle a une valeur morale, et non pas économique. Cette question occupera l’opinion publique mondiale, et tout spécialement irakienne. J’ai l’impression d’y tenir une place importante.

 

Qu’aimeriez-vous dire au Saint-Père ?

Ce sera formidable de faire sa connaissance, et je voudrais lui dire : « Nous avons besoin d’une protection internationale parce que notre communauté chrétienne a subi une migration forcée ».

Qu’aimeriez-vous lui montrer à Qaraqosh/Baghdeda ? Que devrait-il visiter ?

J’aimerais lui montrer les églises et les maisons brûlées, afin qu’il voie les dégâts que l’État Islamique a laissés derrière lui dans cette ville. Et aussi notre Musée du patrimoine de Baghdeda pour lui présenter notre histoire et notre culture.

¿Qué significa la visita para usted?
La visita tiene un valor moral, no económico. Este tema ocupará la opinión pública en el mundo y especialmente en Irak. Siento que tengo un lugar importante en él.

 

¿Qué le gustaría decirle al santo padre?
Será genial conocerlo y querría decirle “necesitamos protección internacional, porque nuestra comunidad cristiana ha sufrido una migración forzada”.

¿Qué le gustaría mostrarle en Baghdeda /Qaraqosh? ¿Qué debería visitar?
Me gustaría mostrarle las iglesias y las casas quemadas, para que vea el daño que dejó ISIS en esta ciudad. Y también nuestro Museo del patrimonio de Baghdeda para presentarle nuestro historia y cultura.

Was bedeutet der Besuch für Sie?
Der Besuch hat einen moralischen Wert, keinen wirtschaftlichen. Er wird die öffentliche Meinung in der Welt und insbesondere im Irak beherrschen. Ich habe das Gefühl, dass ich einen wichtigen Anteil daran habe.

Was würden Sie dem Heiligen Vater gerne sagen?
Es wird großartig sein, ihn zu treffen, und ich möchte ihm sagen: „Wir brauchen internationalen Schutz, weil unsere christliche Gemeinschaft unter der erzwungenen Auswanderung gelitten hat“.

Was möchten Sie ihm in Baghdida /Karakosch zeigen? Was sollte er besuchen?
Ich möchte ihm die Kirchen und ausgebrannten Häuser zeigen, damit er den Schaden sieht, den ISIS in dieser Stadt angerichtet hat. Und auch unser Heimatmuseum in Baghdida, um ihm unsere Geschichte und Kultur näher zu bringen.

What does this visit mean to you?
This visit has a moral value rather than an economic one. This is a topic that will engage public opinion around the world and especially in Iraq. I feel as though I have an important part to play in it.

What would you like to say to the Holy Father?

It would be wonderful to be able to meet him, and I would like to be able to say to him, “We need international protection, because our Christian community was forcibly displaced.”

What would you like to show him in Qaraqosh/ Baghdeda? What places should he visit?
I would like to be able to show him the churches and houses that were burnt out, so that he could see the destruction left behind by IS in this city. And also our Baghdeda Heritage Museum, so that we can show him our history and culture.