Haití: Ataques a iglesias e instituciones – El país se hunde en la violencia tomado por bandas armadas ante la indiferencia del mundo

“La Iglesia en Haití se ha convertido en una víctima de la violencia”, señala sor Marcela Catozza, misionera en Haití. La situación ha empeorado desde el mes de junio, con ataques a iglesias e instituciones, denuncia la religiosa italiana.

El pequeño país antillano está viviendo una situación sin precedentes. Con el puesto de presidente vacante desde el asesinato de Jovenel Moïse, en julio del año 2021, y sin una fecha para nuevas elecciones, la lucha por el gobierno de la nación y la falta de liderazgo ha desatado protestas, caos y violencia extrema en las calles, en un país azotado por pobreza y catástrofes naturales.

“Es toda una pelea horrible. Y el que más sufre es el pueblo. La ciudad está en las manos de las bandas. La gente pasa hambre. Las escuelas están cerradas. No hay trabajo. Los hospitales están cerrando porque no tienen gasolina y diésel para los generadores de corriente. Es imposible vivir en estas condiciones”, describe sor Marcela la situación en declaraciones a Aid to the Church in Need.

Sin embargo, para la religiosa, que llegó a Haití en 2006, lo más doloroso es la indiferencia del mundo: “Lo peor es que nadie hable sobre ti. Nadie sabe lo que está pasando, no se interesan por lo que estamos sufriendo en este país”.

“La Iglesia también está siendo atacada”, afirma la misionera. El 25 de junio de 2022 asesinaron a sor Luisa del Orto, religiosa italiana que llevaba 20 años en Haití. “Era más que una amiga para mí. Cuando me dieron la noticia, caí de rodillas del dolor por la terrible perdida”, recuerda. “No se sabe todavía por qué la mataron. Inicialmente hablaron de que era un robo, pero estoy convencida que alguien pagó para matarla en la calle. Es de verdad un horror”, explica con voz pausada y serena, a pesar del drama que describe.

La Iglesia en Haití
La hermana Marcella Catozza de la Fraternidad Misionera Franciscana de Busto Arsizio.

Dos semanas después atacaron la catedral en la capital haitiana. “Incendiaron la catedral e intentaron matar a los bomberos que llegaban para apagar las llamas. Después con un camión, intentaron destruir los muros de la catedral”, relata la religiosa de la Fraternidad Misionera Franciscana en su conversación con la fundación ACN.

Pero los ataques y asaltos a edificios y organizaciones religiosos se han dado no sólo en la capital, Port-au-Prince, sino también en otros puntos del país. “En Port-de-Paix o Les Cayes, y en otras ciudades del país, atacaron los edificios de la Cáritas llevándose todo lo que había, todas las ayudas humanitarias que llegan y destruyendo las oficinas de sus empleados”.

Desde agosto Sor Marcela se encuentra en Italia, donde estaba de visita cuando se recrudecieron los ataques. La situación le impide regresar a Haití y eso la llena de dolor: “Me pidieron que no volviera que era mejor esperar un poco. Entre otras cosas porque hace dos meses que mataron a sor Luisa. No quieren otra hermana mártir en este país. Así me he quedado a la espera. Es muy difícil para un misionero estar fuera de su país. Eso es muy duro. Pero tengo la certeza de que el Señor me está pidiendo eso”.

Según la hermana, la situación es indescriptible, empeora día a día y ha afectado también su misión, un orfanato en uno de los barrios de favelas más peligrosos del mundo. “Hace como un mes prendieron fuego en la capilla de nuestra misión. Todo está quemado. No tenemos altar, bancos… ya no hay nada. El Santísimo está a salvo, porque por seguridad cuando me voy, lo guardo en otro sitio más seguro y gracias a Dios estaba allí.”

La iglesia en Haití
Orfanato en uno de los barrios marginales más peligrosos del mundo.

Sor Marcela es la única religiosa en la misión. La hermana que había comenzado con ella tuvo que regresar a Italia porque sufrió un tremendo shock después del terremoto del 2010, donde lo perdieron todo. Las condiciones en las que está viviendo son enormemente difíciles. El barrio nació hace 20 años sobre el basurero de la capital y hoy viven más de 100.000 personas en chabolas de zinc, sin agua, ni electricidad.

“Yo, desde hace ya un año, no puedo salir para asistir a la misa por las mañanas porque las bandas cierran el barrio y no se puede entrar ni salir. Así que no puedo ir ni a la misa”. “Esto es un dolor, un tremendo dolor”, repite la religiosa.

“Parece que en el mundo nadie está interesado por lo que está pasando en la Iglesia en Haití ni en el país. Claro, hay muchos otros problemas en el mundo. Sobre todo en Europa, el mundo está mirando lo que está pasando en Ucrania y en Rusia con mucho miedo. Pero no se deben olvidar de otras poblaciones del mundo, como Haití, que viven una situación de guerra no unos años, sino toda la vida.”

“Por favor, vamos a rezar por Haití. Vamos a pedir al Señor que proteja a todos los haitianos y dé paz a este pueblo. Pido oraciones para mis niños. Son 150. El más pequeño tiene dos meses, el mayor 18 años. Así como Haití está hoy, no hay futuro para estos niños. Vamos a rezar y pedir a Dios que el bien que Él ha preparado para ellos pueda llegar a realizarse y se cumplan los deseos que estos niños llevan en sus corazones”, pide sor Marcela encarecidamente a la fundación ACN.

Our Task Areas
Our Regional Activities
Press contact

Latest News

En el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, ACN denuncia la violencia ejercida en las mujeres cristianas...
"Me uno a vosotros en esta iniciativa de difusión, de defensa de los que viven su fe"...
El P. Hans-Joachim Lohre, desapareció el 20 de noviembre tras celebrar una misa en un convento de monjas...