La familia, una de las mayores víctimas de la guerra: «Viven bajo una tortura constante», dice el jefe de la Iglesia greco-católica ucraniana

Diez años después del inicio de la guerra en Ucrania, ACN dedicará su campaña de Cuaresma de 2024 a apoyar a la Iglesia que sufre en el país y ayudarla a llevar el amor sanador de Dios.

Durante una conferencia organizada por Aid to the Church in Need (ACN) para conmemorar el aniversario del inicio del conflicto armado internacional y el lanzamiento de su campaña anual de Cuaresma, el arzobispo mayor Sviatoslav Shevchuk dijo que el número de personas asesinadas, mutiladas o traumatizadas debido a la guerra en Ucrania sigue aumentando y los efectos a largo plazo en la sociedad también se están haciendo evidentes.

El arzobispo Sviatoslav Shevchuk intervino el 14 de febrero en una conferencia en línea organizada por AIN.
El arzobispo Sviatoslav Shevchuk intervino el 14 de febrero en una conferencia en línea organizada por AIN.

«El futuro de Ucrania y de la Iglesia depende de cómo seamos capaces de responder a esta necesidad de superar el trauma de la guerra, y este trauma ya ha afectado al corazón de la sociedad ucraniana: la familia», añadió el jefe de la Iglesia greco-católica ucraniana (UGCC).

«Actualmente nos encontramos ante nuevos grupos de familias con las que debemos trabajar: las familias de aquellos que fueron asesinados, las familias de quienes sufrieron heridas graves y también las familias de los desaparecidos. Según Ucrania, 20 mil niños fueron secuestrados por Rusia, aunque Rusia habla de 800 mil deportados, pero también tenemos 35 mil personas desaparecidas en combate. La vida de sus familias es una tortura constante. Una mujer de 23 años y madre de dos hijos me preguntó: “¿Soy viuda? ¿Debo orar por mi esposo como si estuviera vivo o muerto?”. Cada vez que tenemos intercambios de prisioneros y sus esposos no regresan, su duelo se renueva, por lo que es una tortura física y psicológica constante para cada familia», dijo.

Para aquellos que regresan, la liberación del cautiverio ruso también tiene sus desafíos, según el nuncio apostólico en Ucrania, el arzobispo Visvaldas Kulbokas. «Cuando hablamos con las personas que regresan a Ucrania y describen las condiciones en las que fueron mantenidas… son horribles, especialmente para los militares. Algunos de ellos no pueden hablar, están muy traumatizados».

Pero otras familias también sufren, según el arzobispo mayor Shevchuk. «Hoy la mayoría de las familias viven separadas, porque los hombres están en el ejército y las mujeres con hijos han abandonado sus propias ciudades o incluso el país».

Las estadísticas provocadas por esta situación son desgarradoras. «En 2023 tuvimos 170 mil familias nuevas, pero hubo 120 mil divorcios. Estas son las cifras más altas de divorcios en la historia de la Ucrania independiente. Ayudar a estas personas es un gran desafío para la Iglesia. Muy a menudo no puedes hacer nada más que estar a su lado, llorar con ellos, tomar la mano de esa mujer o de ese soldado que está experimentando dolor. Este es el mayor desafío pastoral para mí y para la Iglesia de hoy», dijo el jefe de la mayor Iglesia de rito oriental en comunión con Roma.

¿Un conflicto olvidado?

Al comienzo de la conferencia la presidenta ejecutiva de ACN, Regina Lynch, advirtió que «con tantos conflictos y disturbios en todo el mundo en la actualidad, corremos un peligro real de que Ucrania pueda ser olvidada, ya que la atención mundial se traslada a la próxima crisis. En ACN estamos decididos a que esto no suceda, y esta es una de las razones por las que dedicamos la campaña de Cuaresma de este año a enfatizar la situación en Ucrania».

Regina Lynch, Presidenta Ejecutiva de AIN Internacional.
Regina Lynch, Presidenta Ejecutiva de AIN Internacional.

«Ucrania está experimentando su propio vía crucis. El objetivo de la campaña es proporcionar el apoyo que tanto se necesita durante el conflicto, incluida la asistencia a seminaristas, sacerdotes y religiosas, que ayudan con el cuidado de las personas desplazadas y empobrecidas, así como la curación del trauma para los soldados y sus familias. También nos enfocamos en el ministerio juvenil y familiar. Instamos a todos nuestros amigos y benefactores a no olvidar a nuestros hermanos y hermanas en Ucrania y a rezar por ellos durante el período de Cuaresma», dijo Regina Lynch.

El arzobispo Visvaldas Kulbokas también habló de este peligro. «Para la gente en el extranjero es difícil imaginar lo que está pasando aquí. Algunos piensan que todo ha terminado, pero estamos perdiendo cientos de vidas todos los días, tanto militares como civiles».

Para quienes viven cerca de las líneas del frente, o en la Ucrania ocupada, la guerra es imposible de olvidar. «La situación en el frente es peor que el purgatorio, hay muchas personas a las que no tenemos posibilidad de llegar, ni siquiera de dar comida o agua», añadió el nuncio.

En los territorios ocupados, la UGCC se ha visto obligada a pasar a la clandestinidad, explicó el arzobispo mayor Shevchuk. «Ya no hay sacerdotes católicos en esta parte de Ucrania. Recibimos información de que en Donetsk nuestros feligreses iban a la iglesia a rezar todos los domingos, incluso sin el sacerdote, pero la iglesia fue confiscada y cerrada. En las partes ocupadas de la región de Zaporiyia, las autoridades rusas emitieron un decreto especial que prohíbe la existencia de la UGCC y confiscaron nuestras propiedades, por lo que la gente está rezando en sus hogares y, si pueden, siguen nuestros servicios litúrgicos en línea».

Un triste recordatorio del peligro al que se enfrentan los católicos en la Ucrania ocupada es el paradero de los padres Ivan Levitskyi y Bohdan Heleta, que fueron detenidos en noviembre de 2022. «¿Están vivos o están muertos? Desde su arresto, no tenemos información», dijo el arzobispo mayor Shevchuk.

“Gracias ACN por estar con nosotros»

Frente a estos enormes desafíos, la Iglesia católica en Ucrania sigue haciendo lo que le es posible. La UGCC está desarrollando especialmente programas para proporcionar apoyo psicológico a las personas traumatizadas, y por otra parte  ve la necesidad de proporcionar asistencia a unos siete millones de ucranianos que sufren escasez de alimentos, especialmente a los que se encuentran a menos de 50 km de la línea del frente.

Hasta ahora, explicó el arzobispo mayor Shevchuk, la respuesta internacional coordinada ha permitido un milagro. «Durante el año pasado fuimos capaces de resistir la mayor crisis humanitaria después de la Segunda Guerra Mundial». Ahora, sin embargo, la «primera euforia de asistencia humanitaria a Ucrania está disminuyendo, por lo que necesitamos desarrollar nuestra propia logística para ayudar a quienes lo necesitan”.

AIN apoya el convento de las Hermanas Albertinas en Lviv.
AIN apoya el convento de las Hermanas Albertinas en Lviv.

ACN ha desempeñado un papel crucial en este esfuerzo y en los últimos dos años Ucrania ha sido el país más beneficiado del apoyo de la fundación. La organización ha apoyado más de 600 proyectos desde el 24 de febrero de 2022, incluida la financiación de la construcción de 11 centros para brindar apoyo psicológico y espiritual, así como el pago de campamentos de verano para los niños más afectados por los combates, la compra de vehículos para que sacerdotes y religiosos lleven a cabo su ministerio pastoral, e incluso el suministro de sistemas de calefacción a instituciones administradas por la Iglesia para ayudarles a superar los duros inviernos.

«Gracias a ACN por su valentía, por sus visitas en estos últimos años, por acompañarnos en estas dolorosas circunstancias. Gracias por estar con nosotros en estos momentos difíciles», concluyó el arzobispo mayor Sviatoslav Shevchuk.

 

Por Filipe d’Avillez.

Our Task Areas
Our Regional Activities
Press contact

Latest News

Seis obispos del este de la República Democrática del Congo (RDC) han hecho “balance de la situación sociopastoral” de su...
Un obispo de Guinea Ecuatorial reflexiona sobre las causas y consecuencias de la migración en el continente africano y pide...
Maxime François-Marsal, responsable en ACN para proyectos en los países francófonos de África Central, realizó en diciembre un viaje a...