Obispo de Arabia: “Si las dos principales religiones monoteístas no pueden encontrar algún tipo de entendimiento, el mundo está en riesgo”

El obispo Paul Hinder, líder católico de la Iglesia en el norte de Arabia, dice que el Papa será recibido cuando viaje a Bahrein la próxima semana por una comunidad católica muy viva, compuesta principalmente por trabajadores inmigrantes.

El papa Francisco viajará a Bahrein del 3 al 6 de noviembre para visitar a la población cristiana local, pero según Mons. Paul Hinder, actual administrador apostólico para el norte de Arabia y experto en temas interreligiosos, el objetivo principal de su viaje es desarrollar aún más el diálogo con el mundo musulmán.

Durante una conferencia organizada por Aid to the Church in Need (ACN), el obispo capuchino, nacido en Suiza, subrayó que esta visita, durante la cual Francisco asistirá al «Foro de Bahrein para el diálogo», debe verse como una continuación de los viajes anteriores del santo padre a otros países de mayoría musulmana: «El Papa no está inventando nada nuevo, hay una continuidad en sus objetivos desde su viaje anterior a Abu Dhabi. Ya ha visitado varios países musulmanes, siempre con el mismo propósito: encontrar una plataforma donde, sin comprometer nuestras creencias, podamos formar comunidades constructivas positivas para construir el futuro y contribuir a salvar el mundo.»

Según el administrador apostólico del vicariato del norte de Arabia, lo que cristianos y musulmanes quieren es una conversación abierta y honesta que respete las diferencias. «El diálogo a nivel intelectual o teológico no es fácil, porque es difícil encontrar un lenguaje común. ¿Cómo podemos avanzar y crear una base, sin renunciar a nuestra identidad? Nadie está interesado en una síntesis que sea mitad musulmana, mitad cristiana. Queremos permanecer fieles a nuestras tradiciones, pero podemos hacer más para abordar cuestiones vitales que afectan a toda la humanidad. Y lo hacemos como creyentes en un solo Dios, el creador del cielo y la tierra, ante quien todos somos responsables, musulmanes o cristianos. »

Obispo Paul Hinder de Bahrein
Obispo Paul Hinder

Constructores de puentes

Al tiempo que subraya que los resultados finales «por supuesto no dependen de nosotros, sino de Dios», el obispo cree que «si las dos principales religiones monoteístas no pueden encontrar algún tipo de entendimiento, el mundo está en riesgo. Debemos ser parte de la solución y no de los problemas que afectan a muchas partes del mundo. El Papa nunca se cansa de construir puentes donde las personas han dejado de hablarse».

En la compleja realidad que conforma la región del Golfo, Bahrein ocupa un lugar especial. La población es mayoritariamente chiíta, pero la casa real que gobierna el país es sunita, siendo los musulmanes un 70% de la población. Sin embargo, hay grandes comunidades de otras religiones, con un 14% de cristianos y un 10% de hindúes, en su mayoría compuestas por inmigrantes que no poseen la ciudadanía. Por todo esto, Bahrein está acostumbrado a la diferencia y ha invertido mucho en promover el entendimiento. Esto es algo que Mons. Hinder espera que Francisco aliente: «Probablemente el santo padre le pedirá al rey que siga siendo un constructor de puentes en la región, porque religiosa e ideológicamente Bahrein está entre Arabia Saudita e Irán, las dos principales potencias en el Medio Oriente. Bahrain puede desempeñar un papel especial como constructor de puentes, espero que el Papa los aliente a permanecer fieles a este papel. »

28.000 cristianos participarán en la misa de clausura

El papa Francisco también se reunirá con la comunidad católica en Bahrein, se espera que muchos fieles viajen desde los países vecinos.

Si bien hay una comunidad cristiana indígena muy pequeña, la gran mayoría de los 80.000 católicos en este reino insular son trabajadores migrantes de países como India, Sri Lanka y Filipinas. El santo padre se va a encontrar con una multitud entusiasta, dice Mons. Paul Hinder: «El encuentro más destacado será la misa de clausura en el estadio nacional, porque conociendo a nuestra gente, será una misa muy festiva. Alrededor de 28.000 personas llenarán el estadio, con al menos dos mil provenientes de Arabia Saudita».

Aunque la vecina Arabia Saudita es conocida internacionalmente por su falta de libertad religiosa, esto no aplica al archipiélago de Bahrein, donde las diferentes confesiones cristianas tienen permitido construir sus propias iglesias y el rey incluso ofreció un terreno para que se construyera Nuestra Señora de Arabia, la catedral más grande de la región del Golfo, erigida con el apoyo de los benefactores de ACN. Los cristianos hacen uso de esta libertad. «La belleza del ministerio aquí es tratar con cristianos activos. No hay necesidad de rogarles que vengan a misa, nuestro principal problema es la falta de espacio. Esto nos da satisfacción y alegría. He sido fortalecido en mi propia fe por los fieles que me han apoyado todos estos años», afirmó el obispo, que lleva más de 18 años trabajando en la región.

Católicos en Bahrein
Santa misa y bendición de la primera piedra de la Catedral Nuestra Señora de Arabia

La dura vida de los trabajadores y sus familias

Sin embargo, hay dificultades: «Nuestra gente generalmente no tienen la ciudadanía, y eso significa que cuando pierden su trabajo tienen que abandonar el país. Cientos de miles perdieron sus empleos durante el Covid, y parece que este proceso podría continuar

por lo que hay inseguridad, porque siempre tienen familias que dependen de ellos, ya sea en el Golfo o en sus países de origen. Las familias separadas son otro desafío para el trabajo pastoral. »

Aunque los países del Golfo son conocidos por su inmensa riqueza, esto no significa que los trabajadores ordinarios, o las iglesias, vivan cómodamente. La explotación y el maltrato de la mano de obra son rampantes en la región. «Las estructuras de la Iglesia, en comparación con otros países, son relativamente pobres, pero hay solidaridad en la Iglesia, los pobres a menudo son generosos en la forma en que pueden, y con el gran número de feligreses que tenemos la contribución es buena, aunque no sea suficiente. La mayor parte de la construcción de iglesias en el vicariato fue financiada por los fieles locales. Estoy agradecido a la gente, porque hace lo que puede», dijo Mons. Hinder durante la conferencia.

En estos países la ayuda oficial es muy escasa o inexistente, por esa razón el obispo destaca la importancia de la ayuda recibida de ACN durante su mandato, en particular en los países más problemáticos: «En Yemen, me beneficié de la ayuda de ACN cuando pudimos hacerlo, antes de la guerra civil, y le he dicho a mi sucesor que tan pronto como sea posible hacer algo allí de nuevo será necesario pedir ayuda, él la encontrará en ACN. Recuerdo que me dijeron que me acercara a la fundación cada vez que lo necesitara, y lo agradezco.»

El papa Francisco estará en Bahrein del 3 al 6 de noviembre. Durante el viaje se reunirá con el gran imán de Al-Azhar y celebrará una oración ecuménica por la paz con los líderes cristianos. La misa con la comunidad católica será el sábado por la mañana.

Our Task Areas
Our Regional Activities
Press contact

Latest News

Todos los obispos y sacerdotes de Ucrania están muy agradecidos por la ayuda de ACN...
"No sabemos lo que hará Turquía, así que sólo nos queda encomendarnos a Dios…"...
Muchos cristianos de Tiro son pobres y sobreviven sólo gracias a la ayuda de la Iglesia,...