La fiebre de la Misericordia en la diócesis de Gizo, en las islas Salomón

El Obispo Luciano Capelli de Gizo (Islas Salomón) nos escribe para compartir su alegría por la celebración del Jubileo de la Misericordia en esta remota nación de Oceanía:

La “fiebre de la Misericordia”, que convierte y globaliza los corazones que nos propone el Papa Francisco, nos compromete a perdonar a los demás y nos propone como desafíos el servicio y solidaridad con todos, ha alcanzado el punto más alto en el termómetro aquí en Gizo, en la región central del Pacífico Sur.

El aislamiento de las parroquias con respecto al centro parroquial de Gizo hace que sea imposible para la gente de las aldeas lejanas llegar a la catedral y la Puerta Santa en este año jubilar. El equipo pastoral, no obstante, no quiso dejar pasar la gran oportunidad que se ofrece a los fieles y propuso una iniciativa sencilla y significativa: “Si los fieles que viven en zonas aisladas no pueden ir a la puerta santa en la catedral, la puerta santa irá a las parroquias y los pueblos para llegar las personas aisladas.”

El recorrido por los 14 pueblos ha concluido hoy, 12 de mayo de 2016, después de dos intensivos meses con el barco diocesano (un motor fuera de borda de 60 caballos) con el que se lanzaron a la mar, un mar no siempre pacífico y colaborador.

La ceremonia de bienvenida en el mar ha sido muy bien preparada:

  • La Puerta Santa estuvo precedida por la Cruz y estuvo flanqueada a ambos lados por dos estandartes con el logo del año jubila
  • Los guerreros del pueblo le dieron a la Cruz y a la puerta una auténtica y tradicional bienvenida al héroe
  • A continuación hubo una celebración litúrgica con una meditación sobre la palabra de Dios, junto con la celebración del sacramento de la reconciliación y la Eucaristía
  • El cruce a través de la puerta de la reconciliación es un gesto simbólico que implicaba la aceptación del don recibido de la compasión y el compromiso de reconciliarse con el prójimo y buscar la paz incluso entre grupos rivales. Creemos que la verdadera paz pasa por el perdón recibido y dado libremente
  • En una visita previa el equipo pastoral había preparado a los feligreses y la gente ha respondido con un entusiasmo inesperado

Los sacerdotes de Gizo han expresado su felicidad al ver a la gente participar con toda su buena voluntad. En la vida social melanesia “reconciliación – compensación” son palabras clave y este ritual es fundamental en la cultura del pueblo; la fe ofrece la experiencia, primero en uno mismo y al compartir después esa experiencia con los demás como un compromiso con el don recibido.

Nunca han trabajado tan duro los sacerdotes como ministros de la reconciliación como en estos dos meses.

Qué hermoso es cuando podemos experimentar la reconciliación dentro de nosotros mismos y compartir este regalo con los demás … Qué hermoso cuando podemos perdonarnos unos a otros y volver a empezar.

Los errores y los conflictos pueden convertirse en momentos de encuentro y de crecimiento si se encaran con un corazón abierto, llevado por la fe y la generosidad.

Luciano Capelli, Salesiano de Don Bosco

Obispo de Gizo

¿Quiéres que el mundo conozca la realidad de la Iglesia que Sufre en el Mundo?
Comparte este artículo

My gift to support the ACN mission with the persecuted Christians and those in need.

Últimas noticias

En Alepo, ni siquiera los muertos pueden tener paz

ACN se ha comprometido a reparar el cementeri...

Leer más...

Irak: el testimonio de Mons. Petros Mouche, arzobispo de Mosul

¿Podrán regresar pronto los cristianos a su...

Leer más...

Argentina: Ayuda al sustento de 38 religiosas de la diócesis más pobre del país

Para el Padre Werenfried van Straaten, fundad...

Leer más...

La oportunidad de una vida mejor

El sistema escolar es uno de los pilares de l...

Leer más...
Ver más
CONOCE MÁS SOBRE Aid to the Church in Need, VISITA http://www.churchinneed.org
logoacnwhy2

QUIÉNES SOMOS

Fundada en 1947 como una organización católica de ayuda para refugiados de guerra y reconocida como una fundación pontificia desde 2011, ACN se dedica al servicio a los cristianos en todo el mundo allá donde estén perseguidos, discriminados o sufran necesidad material, a través de la oración, la información y la caridad. Anualmente ACN apoya alrededor de 6.000 proyectos pastorales en cerca de 150 países, gracias a donaciones privadas, ya que la organización no recibe ayudas gubernamentales.