La crisis continúa en Siria pese al alto el fuego, asegura una religiosa en una conferencia de ACN

Una religiosa que ayuda a las familias cristianas en Siria ha revelado la gravedad de la persistente crisis que azota el país, pese al actual alto el fuego.   Königstein/Surrey, 01.03.2017. En una conversación con Ayuda a la Iglesia Necesitada, mantenida en el marco de la Conferencia Regional de 2017 en el Centro de Retiro y Conferencias Karios de Roehampton (Reino Unido) el 28 de febrero, la Hna. Annie Demerjian de la orden de las Hermanas de Jesús y María dijo: “En Siria, ninguna casa ha salido indemne de la guerra”. Y añadió: “En Alepo hay una gran carencia de electricidad, en ocasiones solo hay luz durante una o dos horas al día, y a veces, ni siquiera eso, por lo que tenemos que recurrir a las velas. Hay un problema con el combustible porque el Gobierno no es capaz de distribuirlo”. Y prosiguió: “En Alepo también sufrimos carencia de agua, vivimos en una ciudad sin agua, y a veces estamos durante un mes y medio sin ella”. Ayuda a la Iglesia Necesitada lleva prestando una ayuda vital a las personas necesitadas a través de colaboradores de la Iglesia local desde el inicio del conflicto. Este mes, la Fundación ha anunciado que destinará más de 15.000 euros a ayuda sanitaria para 2.200 familias cristianas de Alepo. La Hna. Annie y su equipo de voluntarios están ayudando a las familias cristianas de Damasco con artículos de primera necesidad y también con cupones de alimentos. La religiosa describió también la ayuda a los desplazados que han huido de la violencia en el norte de Siria a la capital siria: “En Damasco […] trabajamos con dos supermercados, para que las familias puedan ir y elegir lo que necesitan”. La sede nacional de AIN en Reino Unido está destinando más de 170.000 euros a ayuda de emergencia, concretamente, a paquetes de víveres para alimentar durante tres meses a 1.500 familias de Damasco y alrededores. La Hna. Annie manifestó su deseo de paz para Oriente Próximo: “Durante la Misa del martes de Cuaresma me di cuenta de que en Siria llevamos ya cinco años de cuaresma. Espero que un día llegue la resurrección de Siria, Iraq y Oriente Próximo”. Y también dijo: “La mano de Dios es omnipresente, incluso en los tiempos más difíciles”. Y prosiguió: “Queremos que la gente tienda un puente de paz, queremos hacedores de paz; todos nuestros partidos políticos deben unirse para tal fin”. Más tarde, la religiosa dijo: “Para mí, es un honor hablar con vosotros y poder decir gracias a los bienhechores de AIN por todo el apoyo y por toda la ayuda que estamos recibiendo”. Y confirmó que esta ayuda es de utilidad a las familias cristianas: “No podéis imaginaros hasta qué punto estáis ayudando a las familias y hasta qué punto estáis aliviando su sufrimiento […] Estáis apoyando a nuestras familias para que permanezcan en su tierra y para que mantengan su dignidad y la vida”. Y la Hna. Annie añadió: “Gracias a Dios por todo lo que hacéis por nosotros ayudando a las familias […] Rezamos por los bienhechores de AIN de todo corazón […] Yo misma he rezado por que AIN dijera ‘sí’ a nuestras peticiones de ayuda, y, a veces, los ojos se me han llenado de lágrimas cuando las habéis aprobado”.
¿Quiéres que el mundo conozca la realidad de la Iglesia que Sufre en el Mundo?
Comparte este artículo

My gift to support the ACN mission with the persecuted Christians and those in need.

Últimas noticias

En Alepo, ni siquiera los muertos pueden tener paz

ACN se ha comprometido a reparar el cementeri...

Leer más...

Irak: el testimonio de Mons. Petros Mouche, arzobispo de Mosul

¿Podrán regresar pronto los cristianos a su...

Leer más...

Argentina: Ayuda al sustento de 38 religiosas de la diócesis más pobre del país

Para el Padre Werenfried van Straaten, fundad...

Leer más...

La oportunidad de una vida mejor

El sistema escolar es uno de los pilares de l...

Leer más...
Ver más
CONOCE MÁS SOBRE Aid to the Church in Need, VISITA http://www.churchinneed.org
logoacnwhy2

QUIÉNES SOMOS

Fundada en 1947 como una organización católica de ayuda para refugiados de guerra y reconocida como una fundación pontificia desde 2011, ACN se dedica al servicio a los cristianos en todo el mundo allá donde estén perseguidos, discriminados o sufran necesidad material, a través de la oración, la información y la caridad. Anualmente ACN apoya alrededor de 6.000 proyectos pastorales en cerca de 150 países, gracias a donaciones privadas, ya que la organización no recibe ayudas gubernamentales.