Estipendios de Misas para 18 Padres Jesuitas presentes en zonas extremadamente pobres

México está lleno de contrastes: algunas zonas son populares destinos turísticos, al tiempo que el país es víctima de una sangrienta guerra en torno al narcotráfico y también escenario de secuestros, chantajes, asaltos y asesinatos. También la Iglesia Católica se ve afectada por ello, pues en ningún otro país del mundo mueren asesinados, año tras año, tantos sacerdotes católicos como en México.

También desde el punto de vista económico, México es un país de contrastes: así, por un lado, es un país emergente, mientras que, por otro, casi la mitad de la población vive en la pobreza. En algunas de las zonas más pobres del país, habitadas por indígenas, trabajan 18 Padres Jesuitas anunciando la Buena Nueva entre los más pobres de los pobres. Ellos mismos también son pobres, y aunque los creyentes compartan con ellos su escasa comida, no les resulta posible sobrevivir con esta ayuda. Por esta razón, están agradecidos por los estipendios de Misas por un valor de 14.490 euros que los benefactores de Ayuda a la Iglesia Necesitada les han donado.

“Bendecidos con vuestra ayuda podemos seguir anunciando el Evangelio y sirviendo a este pueblo de Dios que, si bien carece de bienestar material, ciertamente posee una asombrosa fuerza espiritual que alimenta a toda la Iglesia”, nos escribe el P. José Francisco Magaña Aviña, Provincial de los Jesuitas en México.

My gift to support the ACN mission with the persecuted Christians and those in need.

Últimas noticias

CONOCE MÁS SOBRE Aid to the Church in Need, VISITA http://www.churchinneed.org
logoacnwhy2

QUIÉNES SOMOS

Fundada en 1947 como una organización católica de ayuda para refugiados de guerra y reconocida como una fundación pontificia desde 2011, ACN se dedica al servicio a los cristianos en todo el mundo allá donde estén perseguidos, discriminados o sufran necesidad material, a través de la oración, la información y la caridad. Anualmente ACN apoya alrededor de 6.000 proyectos pastorales en cerca de 150 países, gracias a donaciones privadas, ya que la organización no recibe ayudas gubernamentales.