El secuestro del sacerdote Whatner Aupont evidencia la crisis en Haití

Según monseñor Launay Saturné, arzobispo de Cap-Haïtien, una ola de disturbios y secuestros está causando la desintegración de la vida nacional en Haití.

El jueves 28 de abril, un grupo de bandidos peligrosamente armados secuestró a varias personas, entre ellas al padre Whatner Aupont, sacerdote de la parroquia de san José Obrero de Grand’ Ravine en la diócesis de Anse-à-Veau et Miragoâne. El secuestro tuvo lugar cerca de Croix-des-Bouquets, un área de las afueras de la capital, Puerto Príncipe.

La diócesis del sacerdote secuestrado, Anse-à-Veau et Miragoâne, se encuentra en el recién creado departamento de Nippes, en el suroeste del país. Los representantes de la diócesis hicieron inmediatamente un llamamiento a la policía para que cumpliera con su labor de “proteger y servir” al pueblo de Haití y ayudar en la liberación del padre Whatner. Al día siguiente, la diócesis daba gracias en otra nota porque el sacerdote  había sido liberado en Croix-des-Bouquets y  pedía oraciones por las demás personas que aún están en manos de los secuestradores.

En declaraciones a la fundación internacional Aid to the Church in Need (ACN), Mons. Launay Saturné afirmó que la situación social, política y económica del país se está volviendo cada vez más compleja. “El deterioro de la situación del país se debe a la multiplicación de bandas criminales armadas, los numerosos secuestros diarios, la inseguridad omnipresente, la inflación, en especial la subida de los precios de los productos de primera necesidad, los incidentes sangrientos y una avalancha de disturbios y crueldad».

El arzobispo explicó a ACN que la gente querría dedicarse a sus ocupaciones habituales, pero tienen mucho miedo. “Nadie sabe cuánto va a durar esta problemática situación, la inestabilidad política y la inseguridad. Muchas instituciones y sectores de la vida nacional amenazan con desplomarse, de hecho, son casi inexistentes. Nadie se salva de esta inseguridad. Todos vivimos expuestos».

En su comunicado, la diócesis de Anse-à-Veau et Miragoâne también implora la ayuda de san José y de María «ante esta nueva plaga de secuestros que está destruyendo la salud, la vida, la economía, las familias y las estructuras sociales de nuestra querida República de Haití». Y añade que quienes ostentan el poder político deben «demostrar su capacidad para proteger las vidas y los bienes, respetando la Constitución y los derechos humanos».

ACN apoyó alrededor de 70 proyectos en Haití durante 2021, con más de 1,4 millones de euros, para apoyar, entre otros, la formación religiosa de laicos y sacerdotes y la adquisición de vehículos para la atención pastoral.

Our Task Areas
Our Regional Activities
Press contact

Latest News

El atentado perpetrado el domingo 25 de febrero en la diócesis de Dori es el último de una serie de...
La presidenta internacional de ACN, Regina Lynch: "Es crucial garantizar el derecho a practicar la fe como parte de la...
El obispo de Pemba afirma que la situación provocada por la insurgencia yihadista es ya gravísima, pero teme que lo...