Menú
Menú

Coronavirus: Corriente de Solidaridad desde Haití

En respuesta a la pandemia de Covid-19, numerosos mensajes de socios de proyectos en Haití han llegado a la sede internacional de la Fundación Pontificia Ayuda a la Iglesia en Necesidad (ACN) en los últimos días. Solidaridad, aliento en la oración, reconocimiento. Estas han sido las manifestaciones más conmovedoras de aquellos que viven en un país que se ve así mismo sometido a pruebas políticas, económicas y sanitarias.

Una lluvia de apoyo en medio de la epidemia de coronavirus. Muchos hermanos y hermanas en Haití, el país más pobre del hemisferio occidental donde ACN apoya muchos proyectos, no han dudado, en las últimas semanas, en dar testimonio de su conmovedora proximidad a los miembros de la Fundación Pontificia y a sus benefactores. La mayoría de los cuales viven en países donde la pandemia está en su apogeo.

Haiti, Citte Soleil.

«Como pastor, le envío este mensaje para decirle que estamos pensando en todos los benefactores», dice el padre Benedik Lazar de la parroquia de Saint Jean-Baptiste en la comunidad de Jean-Rabel, en el noroeste de la isla “Frente a esta situación, agrega, cuenten con las oraciones del clero y de todos los fieles de la parroquia (…). Porque nuestro Dios es grande ”.

El padre Jacques Volcius, director de Caritas Hinche (en el centro del país) aseguró también a los equipos de ACN «oraciones humildes durante este momento difícil dominado por la pandemia mundial del Coronavirus». Y pide que guarden precaución. La misma invitación llega de Mons. Glandas Toussaint, obispo de Jacmel en el sureste de Haití, quien desea que los equipos de ACN «trabajen fructíferamente» y reza «por toda la humanidad».

Así mismo, Padre Pognon Jacques de la Diócesis de Hinche, Padre Luxo Louis, Director Diocesano del Ministerio de la Juventud en la ciudad de Jeremie en el oeste de la isla, el Padre Deus Ketnet, párroco de Saint -Saveur de Bail-Tourible (en el centro) y la parroquia del Sagrado Corazón de Gattereau en Gonaïves (en el norte) expresaron  su solidaridad y sus oraciones diarias «a pesar de la precariedad y vulnerabilidad”. Y agradecieron a los benefactores «una vez más por [sus] preciosos regalos » de ayuda.

«Europa ha ayudado mucho a Haití», recuerda el padre Junior Dalestin, párroco de Notre Dame des Douleurs en Lombard. Pero también le pide a ACN que ore por ellos. «Porque vivimos con mucho miedo y preocupación. No tenemos una estructura para enfrentar esta pandemia”. El sistema de salud representa solo el 4% del presupuesto nacional y el país enfrenta desafíos considerables en el sector de agua potable y saneamiento; condiciones primarias para prevenir la propagación del coronavirus.

Hasta el 1 de abril, se confirmaron 16 casos de contaminación por Covid-19 en Haití, incluido un sacerdote. Mientras tanto, escuelas, universidades o espacios públicos, así como las iglesias han cerrado sus puertas. El padre Sandley Maximé, párroco de la Parroquia de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro de Dupity, explica que todas las actividades han tenido que «detenerse».

Si la epidemia de coronavirus fuera en aumento, desestabilizaría indudablemente al país, obstruido ya desde hace tiempo por su inestabilidad política. Haití experimentó una terrible crisis entre septiembre y diciembre de 2019. Por esta razón, el país se detuvo por completo, provocando incluso el cierre del seminario nacional. Una experiencia dramática. Además, Haití está plagado de alta corrupción y tiene que lidiar con una economía con un 54% de la población viviendo por debajo del umbral de pobreza, $ 2.41 por día, según datos del Banco Mundial.  Monseñor Jean Désinord, obispo de Hinche en Haití, dijo a ACN en octubre pasado que el 80% de las personas estaban desempleadas.

A la luz de esta situación general, la Iglesia Católica de Haití lanzó el pasado 27 de septiembre un llamado urgente a la acción política dirigido a los gobernantes de esta isla en las Antillas. «Ahora es el momento de actuar para cambiar la vida en Haití. Mañana será demasiado tarde”, dijo el comunicado. Y el coronavirus podría ser este «mañana».

En este contexto, los signos de solidaridad de la Iglesia de Haití hacia el resto del mundo resultan impresionantes. Regina Lynch, directora del departamento de proyectos de ACN International, dice: “Estamos muy conmovidos por la generosidad de la Iglesia en Haití que, a pesar de los muchos desafíos que enfrenta, va más allá de sus propios problemas para proporcionar apoyo espiritual a ACN y sus benefactores. »

 

up

Latest News

Líbano | 
25 septiembre, 2020
El anuncio de que los armarios vacíos de la cocina se iban a llenar pronto provocó una oleada de entusiasmo...
Durante los últimos siete meses, en el sur del estado de Kaduna, en el centro-norte de Nigeria, se han registrado...
„Los santos, queridos hermanos y hermanas, amaron a Jesús y su vida. Haceos amigos suyos para que os acompañen en...