Ayuda al sustento de las 14 religiosas y los 4 diáconos de la Diócesis de La Guaira en Venezuela

Venezuela está atravesando una profunda crisis, y como consecuencia de la inflación galopante los alimentos básicos se han convertido en productos de lujo. En muchas zonas, el abastecimiento de agua potable es insuficiente y el sistema de atención médica se ha hundido. La violencia y la inseguridad van en aumento y la tasa de asesinatos crece.

En la Diócesis de La Guaira, en el norte del país, 14 religiosas de diferentes congregaciones, dos diáconos permanentes y dos diáconos que están en camino de convertirse en sacerdotes se ocupan de la población que sufre. Cada vez más familias se rompen, hay muchos niños desatendidos y la gente anciana no tiene a nadie que la cuide. La crisis está sumiendo a la población en un pozo de resignación y desesperación. La gente, desilusionada y amargada, ya no tiene fuerzas para albergar esperanzas y para ocuparse con amor del prójimo. Esto también está ocasionando un aumento de la violencia, el consumo de drogas y la delincuencia.

Por tanto, las religiosas y los diáconos tienen mucho que hacer: se ocupan de los ancianos y los huérfanos, dirigen un comedor para niños desatendidos, se ocupan de un local donde distribuyen ropa para pobres y atienden a enfermos. Pero también es importante su labor pastoral, porque con ella encienden una luz e infunden esperanza en el corazón de la gente. Anuncian la Buena Nueva en la catequesis infantil y juvenil, llevan a los enfermos la comunión, dirigen círculos bíblicos y organizan jornadas de encuentro, y para ello se desplazan hasta los pueblos más remotos. Además, forman a catequistas que luego preparan a la gente para los sacramentos y que enseñan la Palabra de Dios. Esta labor es una importante contribución a la hora de sacar a la gente del círculo vicioso de la desesperación.

Pero, evidentemente, también las religiosas y los diáconos se ven afectados por la crisis económica, y también a ellos les resulta difícil obtener el pan de cada día, la atención médica necesaria, el material para su labor y otras cosas imprescindibles.

 

up

Latest News

El párroco Pedro Narbona: “No hay que dejarse envenenar el alma” Después del grave ataque en Santiago de Chile a...
29 octubre, 2019
Tony Pereira tiene 51 años, es chef de cocina internacional y vive en Venezuela. Graduado en varias prestigiosas academias de...
«La situación en la que viven los cristianos de nuestra diócesis es difícil; una y otra vez se enfrentan a...