Información

Fieles a los tres pilares establecidos por nuestro fundador: información, oración y caridad, con nuestro trabajo de comunicación damos voz a aquellos que con frecuencia no la tienen. Nosotros tomamos nota de los asuntos más acuciantes de la Iglesia local, proporcionamos un servicio de abogacía para cristianos perseguidos frente a otras instituciones, redactamos el informe de libertad religiosa y elaboramos artículos para la prensa y otras publicaciones, productos audiovisuales y medios sociales.

Este material se pone a disposición de las Secciones Nacionales para que los remitan a los medios locales, incluyendo los canales de radio y televisión. Con campañas de información, publicaciones, actos y conferencias, las 23 Secciones Nacionales trabajan por el bien de la Iglesia en todo el mundo. También ayudamos en la ampliación de emisoras de radio y supervisamos la formación de profesionales de los medios de comunicación al servicio de la evangelización.

»Damos una voz a los cristianos perseguidos.«

 Thomas Heine-Geldern, Presidente Ejecutivo

Como “abogados de los cristianos”, alzamos la voz en numerosos casos urgentes para ayudar a los fieles desfavorecidos y perseguidos. Con nuestro alegato en favor de más humanitarismo y amor al prójimo, ya hemos sido capaces de concienciar a algunos responsables relevantes. Una gran parte de nuestras actividades de abogacía son posibles gracias al contacto personal durante las visitas a las delegaciones colaboradoras en nuestros proyectos y a la facilitación de una información de alta calidad. Ello nos ha permitido granjearnos en los últimos años una gran confianza y una buena reputación entre los políticos de la UE y de otras instituciones, lo cual nos ayuda a impulsar proyectos con mayor facilidad y ganar colaboradores.

 Como Como el “defensor de los cristianos”, levantamos la voz de los cristianos desfavorecidos y perseguidos en muchos casos urgentes.

Con un volumen de donaciones de 110 millones de euros es posible aliviar muchas necesidades, pero para realizar cambios profundos a nivel global se precisa mucho más que eso. En este sentido, la información y motivación de las instituciones estatales e internacionales para que apoyen estos grandes proyectos es un recurso importante. Por eso, en ACN abogamos por el amor al prójimo y por los cristianos necesitados o, en palabras del presidente ejecutivo de ACN Thomas Heine-Geldern: “Damos voz a los cristianos perseguidos”.

 Firma de un contrato para la reconstrucción de 12,000 viviendas en Iraq (Erbil, 27.03.2017). Firma de un contrato para la reconstrucción de 12,000 casas en Iraq (Erbil, 27.03.2017).

ACN no acepta subvenciones estatales, pero puede poner en contacto a gobiernos que compartan un interés genuino en la libertad religiosa y la ayuda a los cristianos localmente a través de socios fiables. Este esquema ha permitido reunir considerables sumas de dinero para socios de proyectos con nuestra mediación: hasta ahora, Estados Unidos. ha aportado 197 millones de dólares, Alemania 35 millones de euros, Hungría 15 millones de euros, Italia y los Países Bajos 2 millones cada uno, y Austria 1 millón de euros. Estos fondos han sido facilitados en primer lugar para aliviar la necesidad de los cristianos en Irak y mejorar su situación.

 Conferencia Conferencia “Navidad después de Daesh: esperanza renacida para los cristianos en el Medio Oriente” en el Parlamento Europeo, Bruselas, Bélgica, 5 de diciembre de 2017.

las experiencias personales de los afectados. Por eso, el equipo de relaciones públicas de ACN –con el lema “Haz el bien y cuéntalo”– tomo parte en congresos, conferencias y simposios internacionales en los que la situación de los cristianos fue descrita fielmente por testigos presenciales en la mayoría de los casos. Un ejemplo de ello fue la conferencia anual del Partido Popular Europeo (PPE), que engloba el mayor grupo de diputados del Parlamento Europeo. O la reunión de la Fundación Centesimus Annus Pro Pontifice, una organización internacional de economistas y banqueros católicos. Además se nombró a embajadores extraordinarios para la libertad religiosa, quienes muestran el trabajo de ACN en encuentros internacionales.

El objetivo principal fue siempre acordar la realización de esfuerzos coordinados y entrevistarnos con multiplicadores de la opinión pública que pudieran informar a líderes de opinión dentro y fuera de los medios sobre las necesidades de los cristianos y movilizar al diálogo y a la acción.