Qaraqosh: 2 años, 2 meses y 12 días

“Estamos muy contentos y rezamos para poder volver a nuestros hogares un día”. 19.10.16 .- Königstein/Erbil por Maria Lozano, Aid to the Church in Need El 6 de Agosto 2014 la llanura del Nínive se veía invadida por las fuerzas del ISIS, comenzaba un exilio de los más de 100. 000 cristianos. En la primera visita de la fundación pontificia ACN una semana más tarde a Erbil, la capital kurda donde muchos de ellos encontraron refugio, había muchos habitantes de Qaraqosh. Esta población era la más grande en la llanura del Nínive, prácticamente en su totalidad cristiana, con unos 50.000 habitantes y 10 iglesias. Todo había sido abandonado para salvar las vidas. 2 años, 207 días, 19 horas, 48 minutos y 13 segundos más tarde la noticia de la liberación de Qaraqosh nos llena de inmensa alegría.  Johannes Heereman, presidente de la fundación pontificia, recibe emocionado la noticia: “Qaraqosh is free” – “Qaraqosh ha sido liberada, parte de Bartella y Karamlesh parece que también. Nombres todos ellos de lugares tan presentes en nuestras oraciones durante los últimos dos años.” Según relata Emanuel Youkhana de la organización CAPNI no hubo resistencia real de ISIS que se retiró dejando tan solo algunos francotiradores. La noticia llena de alegría a la población de Qaraqosh, también llamada Baghdida, las redes sociales se llenan de videos y fotos de gente celebrando, cantando y rezando. Pero estos dos años y 207 días han cambiado la vida de sus habitantes. Gracias a los medios sociales como Facebook y Whatsapp no es difícil contactar con las personas con las que compartimos esos primeros días de angustia y miedo. Aded que perdió un hijo y un sobrino ese día, asesinados ambos por un proyectil en el jardín de su casa, está refugiado en Francia con su mujer y su hija que está en tratamiento médico. Para eso tuvo que esperar dos años, el resto de la familia y los padres siguen en Erbil: “Hoy todos los cristianos que vivíamos en esa zona estamos muy alegres, pero el futuro es preocupante. La gente tiene miedo de retornar a sus lugares, mientras no habrá fuerzas internacionales que les protejan no volverán”. Martin era seminarista cuando tuvo que huir de Qaraqosh, hace unas semanas recibió la ordenación sacerdotal, la noticia le encuentra de visita en Bagdad: “Lo primero que quiero es agradecer a Dios, estoy tan feliz, me imaginaba que algún día sucedería, pero casi no puedo esperar para verlo. Cuando escuché la noticia pensé: el bien vence al mal, Dios no quiere ver a su gente más triste, nos quiere felices. Estamos muy contentos y rezamos para poder volver a nuestros hogares un día. Ahora todo el mundo tiene los ojos puestos en Mosul.” El patriarca caldeo Raphael Louis Sako compartía desde Berlín, donde se encuentra participando en un grupo de trabajo para discutir el futuro de Irak y en especial de sus minorías: “Espero que la liberación de Mosul y la llanura de Nínive que se ha iniciado tenga éxito. Este es un signo de esperanza para todos nosotros.” Un momento de gran alegría y esperanza pero también de incertidumbre pues no es difícil reconocer el gran reto que deja la liberación de los pueblos cristianos de la llanura de Nínive. Algunos de los puntos clave para lograr el retorno de los cristianos a sus hogares los describe Sako en la visión presentada en Berlín al embajador de los EEUU, Mr. Ryan Crocker: “Después de la liberación y al acabar estos conflictos, los gobiernos occidentales deberían ayudar a los refugiados a regresar a sus hogares; asegurando la seguridad de las zonas de conflicto y proporcionando una protección completa para ellos”. Así mismo Sako expone la necesidad de ayuda internacional para “la restauración de los derechos y propiedades, la reconstrucción de pueblos y ciudades; compensar los daños resultantes y ayudar a la restauración del patrimonio cultural y religioso”. [I hope the liberation of Mosul and the Nineveh plain that has started can be successful. This is a sign of hope for all of us. After the liberation and the end of these conflicts, the involved Western governments should assist the refugees in returning to their homes; securing areas of conflict; providing full protection for them; restoring their rights and properties; contributing to the reconstruction of towns and cities; compensating the resulted damages and helping the restoration of the cultural and religious heritage of all its components.] Johannes Heeremann, presidente de la fundación, comparte la preocupación del patriarca caldeo: “La liberación de una ciudad tan emblemática como Qaraqosh nos llena de gran alegría y de esperanza, pero es solo el primer paso, va a ser un camino arduo pues la seguridad tiene que ser garantizada y la paz consolidada. Por nuestra parte Aid to the Church in Need continuará trabajando y ayudando a los cristianos iraquíes como ha hecho durante esta etapa de crisis.” Desde el 2014 ACN ha apoyado a los cristianos de Iraq con más de 20 millones de Euros para financiar proyectos de ayuda de emergencia, educación, alimentación y vivienda para los desplazados.

My gift to support the ACN mission with the persecuted Christians and those in need.

Últimas noticias

CONOCE MÁS SOBRE Aid to the Church in Need, VISITA http://www.churchinneed.org
logoacnwhy2

QUIÉNES SOMOS

Fundada en 1947 como una organización católica de ayuda para refugiados de guerra y reconocida como una fundación pontificia desde 2011, ACN se dedica al servicio a los cristianos en todo el mundo allá donde estén perseguidos, discriminados o sufran necesidad material, a través de la oración, la información y la caridad. Anualmente ACN apoya alrededor de 6.000 proyectos pastorales en cerca de 150 países, gracias a donaciones privadas, ya que la organización no recibe ayudas gubernamentales.