Menú
Menú

LOS OBISPOS DE SUDÁN DEL SUR ENVÍAN UN MENSAJE DE ÁNIMO Y ESPERANZA A LA POBLACIÓN.

Tras la reunión celebrada en Juba del 21 al 23 de febrero de 2017, en la que participó el Nuncio Apostólico para Sudán del Sur y Kenia, el Arzobispo Charles Daniel Balvo, los obispos católicos de Sudán del Sur responden a los inquietantes informes que les llegan de las siete diócesis de todo el país.

Königstein/Juba, 24 Feb 2017. “Las personas viven con miedo. La guerra civil continúa”, afirman los Obispos en un mensaje pastoral, en el que también expresan su preocupación por el hecho de que gran parte de la violencia esté siendo perpetrado por fuerzas gubernamentales y de la oposición contra la población civil. “Algunos pueblos han llegado a convertirse en ‘pueblos fantasmas’, completamente vacíos, excepto por las fuerzas de seguridad y tal vez por algunos miembros de una única facción o tribu. Incluso cuando han huido a nuestras iglesias o a los campamentos de la ONU para su protección, siguen siendo acosados por las fuerzas de seguridad.” Los Obispos se lamentan de un aumento del odio y una falta general de respeto por la vida humana.

También denuncian que la crisis humanitaria que afecta a Sudán del Sur se debe principalmente a la inseguridad y la mala gestión económica. “Millones de personas están siendo afectadas, con grandes números de desplazados de sus casas y muchos huyendo a los países vecinos, donde se enfrentan a terribles penurias en los campamentos de refugiados.” Los obispos han instruido a Cáritas de Sudán del Sur y han pedido a sus socios de Cáritas Internacional que actúen con urgencia para aliviar la crisis humanitaria en Sudán del Sur, e instan al resto de la comunidad internacional a hacer lo mismo.

Los Obispos también han expresado su preocupación de que “algunos elementos dentro del gobierno parecen sospechar de la Iglesia” y dejan en claro que la Iglesia no toma partido en el conflicto. “Nosotros estamos a favor de las cosas buenas. La paz, la justicia, el amor, el perdón, la reconciliación, el diálogo, el imperio de la ley, el buen gobierno – y estamos en contra del mal – la violencia, la matanza, la violación, la tortura, el saqueo, la corrupción, la detención arbitraria, el tribalismo, discriminación, opresión “. Ellos pretenden ser como la viuda que seguía acudiendo a un juez indiferente, exigiendo justicia (Lucas 18,2-5) y reunirse con todos “los que creemos que tienen el poder de cambiar a nuestro país para mejor”, hasta que se tomen medidas concretas para resolver esta situación.

Los obispos piden a los fieles en Sudán del Sur que “trabajen por la justicia y la paz; que rechacen la violencia y la venganza.” Con gran alegría también piden oraciones por la intención del Papa de visitar el país a finales de este año. El Santo Padre está profundamente preocupado por los sufrimientos del pueblo de Sudán del Sur; su visita sería un símbolo de su preocupación paterna y atraería la atención del mundo sobre la situación del país.

Desde su independencia, ACN ha apoyado a Sudán del Sur con más de 4 millones de euros destinados principalmente a ayuda pastoral, como estipendios de Misa y construcciones de iglesias, así como a ayuda de emergencia y de subsistencia. Fiel a su carisma, ACN seguirá ayudando a la pastoral de la Iglesia en Sudán del Sur a pesar de todas las dificultades.

up

Latest News

La fundación católica Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN) lanza una ayuda de emergencia en Pakistán para los cristianos que...
El 7 de mayo de 2020 los líderes de las Iglesias cristianas de Tierra Santa hicieron pública una declaración conjunta...
Más de medio millón de euros para apoyar a más de 20.000 familias en Siria afectadas por la crisis del...