La parroquia de Gaza dañada por los ataques

Mientras la guerra sigue, ACN ayuda a salvar vidas en Tierra Santa

Destrucción y bombardeos dentro y alrededor de la iglesia de la Sagrada Familia
Destrucción y bombardeos dentro y alrededor de la iglesia de la Sagrada Familia

El patriarcado latino en Jerusalén ha confirmado que la metralla de los ataques del ejército israelí durante el pasado fin de semana contra edificios cercanos a la parroquia de la Sagrada Familia de Gaza ha destruido tanques de agua y paneles solares en el techo de las estructuras parroquiales. También resultaron dañados automóviles y otras partes del complejo. El complejo parroquial se ha quedado sin combustible, por lo que no cuentan con electricidad ni vías de comunicación estables. «Solo un milagro evitó que nos  ocurriera una gran catástrofe», dice un socio local a la fundación Aid to the Church in Need (ACN).

En la madrugada del martes 12 de diciembre, la fundación también fue informada de la existencia de un misil sin explotar justo en los límites de la parroquia. «Imagínense el nivel de trauma entre los niños y todas las personas que están allí. ¿Qué pasará en caso de que explote? Ahora es imposible desactivarlo a menos que intervenga el propio ejército israelí», dijo la fuente local a ACN pidiendo oraciones.

Mientras la situación en Gaza se vuelve cada día más dramática, miles de cristianos de Tierra Santa se han beneficiado ya del apoyo proporcionado por ACN que incluye comidas, cupones de alimentos, pago de alquileres o facturas de servicios públicos y suministros médicos.

Los cristianos lo pierden todo en Gaza

“Hemos creado comités para realizar esta labor, entre ellos un comité de espiritual y de asesoramiento, así como otros de operaciones logísticas, de mantenimiento de almacenes y suministros, de salud, de transporte y de seguridad. Esta ha sido la mejor manera de repartir el trabajo y mantener a la gente ocupada durante el tiempo de confinamiento y guerra”, indica G.A., un cristiano de Gaza cuyo testimonio ha sido transmitido a ACN.

Preparación de comidas para las familias acogidas en la iglesia.
Preparación de comidas para las familias acogidas en la iglesia.

“Finalmente, el cuarentaochoavo día de la guerra se declaró el alto el fuego, lo que nos brindó la posibilidad de desplazarnos e ir a ver cómo estaba nuestra casa. Ha sido devastador ver que nuestro apartamento, que se encuentra en el último piso de un edificio de cuatro plantas, está completamente destruido, salvo una habitación. Recogimos algunas cosas y volvimos a la seguridad del complejo de la iglesia, a la espera de que termine esta horrible guerra para poder empezar a reconstruir nuestras vidas”, añade G.A., quien concluye con unas palabras de agradecimiento a los benefactores que han hecho posible la ayuda. “Apreciamos mucho el apoyo prestado para mantener nuestras vidas durante este tiempo de necesidad”.

La mayor parte de la población cristiana, que apenas rondaba las 1.000 fieles cuando comenzó el conflicto, se ha refugiado en la parroquia católica, donde los fondos de ACN han servido para comprar medicinas para los enfermos crónicos y víveres para preparar comidas.

J.M., otro cristiano de Gaza, recuerda cómo todo su mundo se desmoronó bajo sus pies: “El día 27 de la guerra nos llegó la noticia de que estaban atacando nuestro barrio. Esperé a que los bombardeos fueran menos intensos y fui a ver cómo estaba nuestra casa, donde también vivían varias familias cristianas, me encontré con que todo el edificio residencial había quedado completamente demolido; no quedaba nada de él. Todo lo que poseíamos, incluidos los recuerdos de mi infancia, han pasado a la historia. Regresé a la iglesia y les di la noticia a mis padres y a las demás familias cristianas que se habían refugiado allí con nosotros. Al día siguiente, quité la llave del llavero porque ya no la necesito para volver a casa”.

Hasta ahora, 22 cristianos han muerto en Gaza como consecuencia de la guerra. Diecisiete murieron cuando el recinto ortodoxo fue alcanzado por una bomba, y otros cinco han muerto por falta de atención médica. Tanto ahora como después de la guerra, la comunidad cristiana va a necesitar toda la ayuda habida y por haber para mantener su presencia en Gaza.

Mantener viva la esperanza en Cisjordania y Jerusalén

Aunque Cisjordania se haya librado de la devastación a gran escala que ha sufrido Gaza, la guerra ha causado allí otro tipo de estragos. Según la información obtenida por ACN, más de 3.000 cristianos palestinos han perdido su trabajo debido a la paralización total de los negocios relacionados con el turismo. Además, se estima que unos 800 cristianos palestinos, entre ellos, médicos, enfermeras y profesores, han perdido su trabajo debido a la cancelación de los permisos para entrar en Israel.

En Cisjordania, la ayuda proporcionada por la fundación ACN han sido principalmente cupones de alimentos canjeables en determinados supermercados por un número limitado de productos de primera necesidad. “El objetivo de esta ayuda no es sólo atender las necesidades inmediatas de subsistencia, sino también contribuir a mantener la dignidad de las familias cristianas en Tierra Santa”, asegura Marco Mencaglia, director de proyectos de ACN International.

Apoyo a personas que necesitan urgentemente dispositivos médicos específicos, medicamentos o intervenciones y procedimientos médicos inmediatos.
Apoyo a personas que necesitan urgentemente dispositivos médicos específicos, medicamentos o intervenciones y procedimientos médicos inmediatos.

La gran mayoría de los cristianos que residen en Jerusalén son árabes palestinos,  a raíz de esta última guerra, muchos han perdido su trabajo debido a la paralización del sector turístico, mientras que otros, según la información enviada a ACN, fueron despedidos por despecho: «En Jerusalén, las cargas económicas sobre las familias cristianas han alcanzado proporciones asombrosas, particularmente para aquellos que se encontraron repentinamente desempleados debido a la interrupción del turismo. El impacto se profundizó cuando algunos trabajadores cristianos fueron despedidos por sus empleadores israelíes, solo por ser palestinos. Esta forma de represalia ha añadido una capa adicional de sufrimiento a las familias que ya luchaban contra las ondas expansivas del conflicto. Las preocupaciones van más allá de los problemas económicos; las familias que residen cerca o dentro de los asentamientos viven angustiadas por su seguridad. La atmósfera volátil, agravada por las noticias de la guerra, deja a estas familias sumidas en una existencia precaria”, dice Mencaglia.

En Jerusalén, además de los cupones de alimentos, gran parte de los fondos de ACN se han destinado directamente a pagar las facturas de los servicios públicos y el alquiler en una ciudad en la que la vida se ha vuelto extremadamente cara.

La Iglesia invisible

Por último, otra parte importante de la ayuda económica proporcionada por la fundación ha sido para el Vicariato para los Migrantes y Solicitantes de Asilo, también conocido como “la Iglesia invisible” en Tierra Santa. Se trata de una comunidad muy significativa, compuesta por hasta 100.000 personas de al menos ocho nacionalidades distintas. Aquellos que vivían y trabajaban muy cerca de la frontera con Gaza se han visto gravemente afectados por el estallido de violencia en octubre, al tener que reubicarse sin previo aviso.

Santa misa en Gaza
Santa misa en Gaza

Además de proporcionarles ayuda directa, los fondos de ACN se están empleando para organizarles alojamientos cristianos, incluidos monasterios y hospederías, donde puedan permanecer hasta que sea seguro regresar a las zonas de las que tuvieron que huir o hasta que encuentren otra solución.

“Con la guerra ya en su tercer mes en Gaza y dados los escasos signos de mejora, seguiremos asistiendo a la comunidad cristiana de Tierra Santa, con la esperanza de garantizar su continuidad en la tierra donde nació la Iglesia. ACN ya ha proporcionado una ayuda económica de emergencia y acaba de decidir continuar su apoyo inmediatamente con otros dos proyectos de ayuda crucial para los cristianos. Además pedimos a todos sus amigos y benefactores que no cesen de rezar por la paz”, afirma Marco Mencaglia.

Our Task Areas
Our Regional Activities
Press contact

Latest News

El presidente de la Conferencia Episcopal de Pakistán, Mons. Samson Shukardin, ha acogido con satisfacción la decisión del Tribunal Supremo...
ACN ofrece ayuda de emergencia para la asistencia médica y humanitaria de familias afectadas. Los cristianos que residen en Cisjordania...
Diez años después del inicio de la guerra en Ucrania, ACN dedicará su campaña de Cuaresma de 2024 a apoyar...