ACN apoya los programas de la Iglesia para superar traumas

La Fundación Pontificia Internacional Aid to the Church in Need (ACN) ayuda a la Iglesia católica en Sri Lanka a fin de proporcionar apoyo a las víctimas de los ataques terroristas del domingo de Resurrección. En abril de este año, terroristas suicidas islamistas mataron a casi 300 personas e hirieron a más de 500 en tres iglesias cristianas y tres hoteles. Una gran ola de solidaridad en todo el país y de personas de Sri Lanka que viven en el extranjero, así como una ayuda de emergencia de parte del Gobierno, han hecho posible la rápida reconstrucción de las dos iglesias católicas de la archidiócesis de Colombo que fueron destruidas por el ataque.

Sri Lanka: Ayuda psicológica y pastoral a las víctimas de los atentados terroristas.

Sri Lanka: Ayuda psicológica y pastoral a las víctimas de los atentados terroristas.

Las familias afectadas recibieron de inmediato ayuda médica y material. Muchas de ellas perdieron no solo a un ser querido, sino también a la única persona que proporcionaba el sustento a la familia. Por lo tanto, materialmente no les ha quedado nada. Ahora la archidiócesis de Colombo quiere proporcionar ayuda a largo plazo para el proceso de curación y atención psicosocial de los supervivientes y sus familias después del trauma. ACN financia este proyecto.

Muchas personas fueron testigos directos de los ataques y están gravemente traumatizadas. Algunos perdieron a todos los componentes de la familia; otras siguen cuidando a algunos de sus parientes, entre de los cuales se encuentran personas muy gravemente heridas. La archidiócesis de Colombo ha constituido un equipo de 40 terapeutas certificados en atención de casos de trauma para atenderlos. Proporcionan atención psicológica a las personas afligidas, heridas y a otras personas gravemente traumatizadas. También se han previsto programas especiales de terapia para niños, familias y personas solas. Más de 2.000 personas se beneficiarán de este programa.

ACN apoya los programas de la Iglesia para superar traumas.

ACN apoya los programas de la Iglesia para superar traumas.

Una gran parte de la ayuda proporcionada por ACN está destinada a la formación de 300 asesores y trabajadores sociales, especialmente en el ámbito de la juventud, para que puedan ser entrenados y reconocer a las personas traumatizadas y ayudarles de forma inmediata. La archidiócesis de Colombo lleva a cabo todas estas medidas bajo el título «Dolor en la Cruz y en el Santísimo Sacramento», ya que se centran en el duelo y la gestión del trauma desde un punto de vista cristiano. También hay ofertas espirituales para el asesoramiento individual, como por ejemplo una sesión de trabajo bajo el lema «sanación de las heridas del corazón» con la Biblia como instrumento.

Los budistas admiran a los católicos  por su reacción pacífica

«La gente aquí es buena, pero tenemos un mal gobierno», afirma un chófer budista, una opinión actualmente muy extendida en Sri Lanka. Desde que se supo públicamente que el servicio secreto indio había advertido ya el 4 de abril a los líderes políticos , de posibles ataques terroristas, que acabarían matando a casi 300 personas tres semanas más tarde —el domingo de Pascua—, la ira contra los gobernantes es grande. No sólo entre las víctimas católicas y sus familiares. En los círculos budistas ha surgido incluso la idea de elegir a la cabeza visible de los católicos de la isla, el cardenal Malcolm Ranjith, como Presidente del país, según dicen algunos sacerdotes con una ligera sonrisa.

No se llegaron a dar actos de venganza porque el cardenal Ranjith se apresuró a acudir a los lugares donde se habían producido los atentados para exhortar a los católicos, conmocionados y traumatizados, que se abstuvieran de cualquier tipo de represalias.

En total fallecieron unas 300 personas; todavía no se han podido identificar todas las partes de los cadáveres; ni se ha enterrado a todas las víctimas y todavía no han salido del peligro de muerte todas las personas gravemente heridas. Las historias de los supervivientes son sobrecogedoras: Priyantha Jayakody, por ejemplo, vive en la pequeña aldea de pescadores de Negombo, en su mayoría católica. Perdió a su esposa a manos del terrorista suicida islamista en la mañana del domingo de Pascua; su hijo de 17 años a duras penas sobrevivió. El terrorista musulmán asesinó a un total de 115 personas en la iglesia de San Sebastián en Negombo.

Sri Lanka: el terror de los atentados afecta a todas las religiones.

Sri Lanka: el terror de los atentados afecta a todas las religiones.

Aunque los terroristas, en su acción coordinada, al parecer atacaron premeditadamente a cristianos, entre los asesinados también se encontraban budistas, hindúes y musulmanes. La iglesia en la capital Colombo , , es un santuario nacional dedicado a San Antonio que visitan fieles de todas las religiones. El Santuario de San Antonio es una atracción para las familias compuestas por personas de diversas religiones y para los candidatos al bautismo. Por ejemplo, la budista de 38 años Sayana, que se interesa por el cristianismo desde que asistió a una escuela católica. Después de un largo ayuno, como es habitual para muchos católicos durante la Semana Santa, el domingo de Pascua acudió al Santuario de San Antonio temprano por la mañana. Estaba encendiendo velas cuando el terrorista suicida encendió la bomba. Entre ella y el terrorista solo había una gruesa columna. Sayana sobrevivió, ha quedado con secuelas en el oído, pero otros tuvieron menos suerte, 54 personas murieron en esos instantes.

Velu Ranjithkumar, hindú perdió a su esposa católica; otra  joven familia hindú, perdió al padre de 28 años, que había salido hacia el Santuario de San Antonio después de un largo ayuno. Una joven, que había sido hindú y se convirtió hace dos años, perdió a su marido católico y ahora está sola con un pequeño bebé.

Rizwan Manju y Mohamed Yaseen perdieron a su hijo de 15 años en el ataque terrorista en la iglesia: «Nuestro imán vino al funeral», dice el padre que es musulmán y a menudo acompaña a su esposa católica a la iglesia, aunque él no está pensando en convertirse.

Maiar Mar estaba embarazada y experimentó horas terribles: presa del pánico, al huir la gente la pisoteó. Durante horas estuvo preocupada por el bebé que llevaba en su seno. El niño sobrevivió, pero su cuñada fue asesinada.

Sor Remoshini los visita a todos, traduce del cingalés o del tamil, y trae alguna cosa para los niños. Como muchas religiosas y sacerdotes, es un puente hacia la ayuda material, pastoral y psicológica que ofrece la Iglesia. Y —como pronto se manifiesta durante las visitas a los hogares de los afectados— también es un fuerte hombro en el que muchas víctimas pueden apoyarse para llorar.

Los budistas admiran a los católicos  por su reacción pacífica.

Los budistas admiran a los católicos  por su reacción pacífica.

La joven Medha, de 22 años, y su hermano Imash, de 19, también murieron el domingo de Pascua en la iglesia de San Antonio. Su padre es budista, su madre católica. La madre muestra entre lágrimas dos cruces artísticas que sus hijos habían hecho. Ya no confía en los políticos. Sin embargo, sacerdotes y religiosas vienen a asistirle en su sufrimiento con frecuencia. Ella y muchos otros familiares de las víctimas escucharon muchas promesas del gobierno, pero ayuda financiera concreta sólo la han recibido de la Iglesia católica.

Caritas proporciona ayuda material inmediata, pagos para tratamiento médico o para la educación de los  huérfanos, todo independientemente de la religión de los afectados. Además, también hay equipos de sacerdotes que prestan asistencia pastoral y psicológica a las mismas, que escuchan sus sufrimientos y les ayudan a superar el trauma. Para muchas víctimas y familiares que sufren psicológicamente es más fácil abrir el corazón  fuera de su propio hogar. El «Centro Emaús» de Negombo fue creado para este fin. Aquí, el matrimonio formado por Kamilla y Thomas de Silva coordinan a terapeutas certificados y organizan charlas pastorales para los traumatizados, pero también pasan muchas horas con ellos en silencio y en oración en la capilla de la Adoración.

Pero este no es el único motivo por el que ha crecido enormemente el prestigio de la Iglesia Católica en Sri Lanka desde la Pascua, incluso entre la población mayoritaria que es budista. Estos admiran sobre todo que no se produjeran actos de venganza, sino que los católicos, tan gravemente afectados por el terror, reaccionaran pacíficamente. «Llevemos nuestro sufrimiento a la cruz, a la Eucaristía. Debemos perdonar», dice el sacerdote Claude Nonis, quien con 80 asesores con formación en Psicología ayuda a todas las personas traumatizadas. Y Jude Raj Fernando, administrador del Santuario de San Antonio, concluye: «Nuestro Dios no es un Dios de venganza, sino de amor y misericordia».

El padre Prasad Harshan apoya con su equipo de “animación en la fe a las víctimas de los ataques terroristas en Sri Lanka

Una entrevista de Stephan Baier / Aid to the Church in Need  (ACN)

Father Prasad: los ataques terroristas a tres iglesias cristianas de Sri Lanka el Domingo de Pascua hirieron a los fieles no solo física y psíquicamente, sino también afectar su fe. ¿Cómo les ayuda la Iglesia?

ACN: El cardenal Malcolm Ranjith deseaba misioneros en las calles, que fueran de parroquia en parroquia, de calle en calle, para escuchar a la gente en sus casas, para oír sus historias y ayudarles en todas sus luchas relacionadas con la fe. Comenzamos así hace ya tres años. Y eso ahora se ha convertido en una bendición después de esta tragedia – una bendición para la Iglesia y para la gente. Somos cinco sacerdotes los que atendemos a las víctimas del terror. Actuamos sobre todo en Negombo, donde —en una sola parroquia— fueron asesinadas 115 personas y más de 280 resultaron heridas. Por todas partes vemos banderas negras en señal de luto. La gente está herida: física, mental y espiritualmente. Vemos cómo la gente está herida en su fe y en su vida espiritual. En 30 años de guerra civil nunca hubo semejantes ataques con bombas a las iglesias. La gente se pregunta ahora: ¿Por qué sucedió esto? ¿Por qué precisamente en la Pascua?

¿Esto, produce dudas de fe? ¿Les hace distanciarse de la Iglesia?

En un primer momento, la gente estaba conmocionada: ¿cómo puede Dios permitir esto en su propia casa? Los sacerdotes decidimos acompañar perseverantes a la gente, aunque no pudiéramos dar ninguna respuesta. Estábamos con ellos en sus casas. Queríamos mostrarles que Dios está y permanece con ellos. Después de la conmoción vino la ira. Especialmente cuando se enteraron de que el Gobierno disponía de información de alerta con anterioridad a los atentados. La gente tuvo que luchar con sus sentimientos. La llamada del Cardenal para que se dejaran guiar por la fe y no por los emociones, desempeñó un importante papel.

¿Cómo realizan su labor pastoral concretamente?

Ahora, gran parte de nuestra labor es con niños que tienen miedo de volver a la iglesia o a la escuela dominical. También trabajamos con las madres para fortalecer su fe. Hace 475 años, un rey hindú asesinó a 600 cristianos en el norte de Sri Lanka. Llevamos a los familiares de las víctimas a los monumentos conmemorativos de estos mártires del norte. Se puede decir que los muertos del Domingo de Pascua son mártires porque han perdido sus vidas por la fe. Con este viaje a los primeros mártires intentamos curar las heridas de los familiares. Además los heridos y las viudas de la guerra civil les hablan, les animan y dan testimonio de su fe en Dios.

Padre Prasad Harshan.

Padre Prasad Harshan.

Muchos católicos de Sri Lanka dicen que, tras los ataques terroristas, se han vuelto más fuertes y tienen más fe que antes.

Aquellas personas que se vieron directamente afectadas siguen teniendo heridas todavía. Pero en general, esos ataques se han convertido en una bendición para los católicos de nuestro país porque, de la noche a la mañana, todo el país estaba bautizado. Hay un bautismo de agua y un bautismo de sangre. De repente, todo nuestro país se dio cuenta de la presencia de los católicos y de la naturaleza especial de su fe. Antes, unas 4.000 personas seguían los mensajes en vídeo del Cardenal, ahora son cientos de miles. Quieren ver lo que piensa. ¡Vivimos una verdadera Pascua! Pero ese Domingo de Pascua comenzó con los cuerpos rasgados, con la sangre de los mártires.

Los budistas son el 70 por ciento de la población de Sri Lanka. ¿Por qué no atacaron los terroristas templos budistas?

Son la mayoría en este país, y entre ellos también los hay combatientes. No sabemos por qué no fueron atacados los templos budistas. Probablemente tiene que ver con el hecho de que la Iglesia Católica es una minoría en este país, pero es la comunidad religiosa más grande del mundo. Los terroristas quieren involucrar a todo el mundo.

¿Cómo han afectado los atentados a las relaciones entre budistas y católicos?

Los budistas comenzaron a hablar entre ellos y a resaltar lo admirables que son los católicos: ¿por qué no se cobran venganza? Afortunadamente, en la Iglesia católica tenemos un sistema maravilloso: los sacerdotes oyen al Cardenal, y los fieles oyen a los sacerdotes. Incluso los monjes budistas admiran ahora a los católicos y nos tratan con simpatía y respeto.

¿Cómo reaccionaron los líderes de la comunidad religiosa islámica de Sri Lanka ante el terror procedente de sus propias filas?

Las autoridades musulmanas han reconocido que fue un error suyo guardar silencio sobre las actividades de los grupos terroristas en sus propias comunidades. Nosotros no sabíamos nada, pero ellos sí. Han comprendido que ha sido un desastre para todo el país. No todos los musulmanes son terroristas, pero todos los terroristas suicidas eran musulmanes. Por lo tanto, los musulmanes no pueden negar su parte de responsabilidad. Ahora tienen la misión de purificarse internamente. Cuando comenzaron las investigaciones, se encontraron armas en las mezquitas. Eso fue estremecedor para nosotros. Los líderes islámicos tienen el deber de interpretar el Corán pacíficamente.

¿Se notó la solidaridad internacional con las víctimas en Sri Lanka?

Las organizaciones internacionales católicas de ayuda como «Aid to the Church in Need» (ACN) nos han ayudado mucho. Somos una minoría en el país, pero sabemos que pertenecemos a una familia muy grande. ¡Personas que nunca han estado en Sri Lanka rezan por nosotros y nos ayudan económicamente! De este modo, la Iglesia católica se ha convertido en una bendición para todo el pueblo de Sri Lanka. En nuestras iglesias también murieron musulmanes, hindúes y budistas. La población del país mira a la Iglesia católica, con lo que ha comenzado una conversión interior. Están empezando a entender lo que significa vivir en Cristo.

«Los atentados han traído a la memoria de muchas personas el estado de excepción que se vivió durante la guerra civil. La población y especialmente todos los cristianos de Sri Lanka siguen en estado de shock», concluye Veronique Vogel. Exactamente cuatro semanas después de los atentados terroristas del domingo de Pascua, que causaron cientos de muertos y heridos en todo el país, la directora de proyectos de Aid to the Church in Need (ACN), responsable de Sri Lanka, viajó al país para informarse y conocer de primera mano la situación.

Relata que todo el país vive una situación tensa, con disturbios y miedo recurrentes: «Las medidas de seguridad en toda Sri Lanka fueron muy grandes durante nuestra visita; las fuerzas de seguridad y los militares estaban presentes en todas partes. Especialmente la población cristiana todavía tiene miedo. Es sabido que el domingo de Pascua hubo más personas involucradas en los atentados que los que se han investigado y arrestado posteriormente. Así que todo el mundo sabe exactamente: en algún lugar todavía hay gente muy peligrosa en libertad, que podría volver a atacar en cualquier momento».

Sri Lanka: Los cristianos siguen en estado de shock.

Sri Lanka: Los cristianos siguen en estado de shock.

El arzobispo de la diócesis de Colombo, el cardenal Albert Malcolm Ranjith, hace un llamamiento a la población para que mantengan la calma y no se venguen. «Durante el viaje pude experimentar una y otra vez que los cristianos habían escuchado las palabras de su arzobispo y estaban agradecidos por ellas», señala Veronique Vogel. Durante unos pocos días, una pequeña delegación de ACN visitó las regiones alrededor de la capital, Colombo, y la ciudad vecina de Negombo, donde se produjeron la mayoría de los ataques contra iglesias y hoteles. «Con este viaje queríamos hacernos una idea propia del estado en que se encuentran las comunidades católicas y asegurarles nuestra solidaridad, pues fueron los cristianos las víctimas del terror», dijo Vogel. «Para nosotros es importante informar de primera mano a los benefactores de ACN sobre la situación in situ, para que no olvidemos rezar por Sri Lanka y dar nuestro apoyo al país».

Desde el 21 de mayo, exactamente un mes después de la serie de atentados, las iglesias del país vuelven a estar abiertas a los fieles; pero muchos cristianos están gravemente traumatizados, según comenta Veronique Vogel: «Muchas personas me han dicho que todavía tienen miedo de ir a una iglesia o que se sienten atemorizadas cuando oyen el sonido de las campanas. Es un testimonio angustioso de lo agobiante que tienen que ser para ellos los recuerdos del domingo de Pascua». Sin embargo, pudo ver que las experiencias han fortalecido la fe de muchas personas que fueron víctimas de los ataques o que perdieron a familiares. «No entienden por qué les ha ocurrido ese sufrimiento a ellos, en Sri Lanka, después de la situación relativamente tranquila de los últimos años. Sin embargo, tienen una inmensa voluntad de vivir y una fe fuerte. Los cristianos y todos los habitantes de Sri Lanka no quieren ninguna nueva guerra civil; quieren trabajar por una paz duradera», subraya la experta de ACN.

Veronique Vogel quedó particularmente impresionada por la visita a un convento franciscano en Negombo: «El convento está situado justo enfrente de la iglesia católica de San Sebastián, donde al menos 100 personas murieron durante los atentados. Los franciscanos nos mostraron videos con escenas terribles del día del crimen; nos dijeron que inmediatamente después de las explosiones acudieron allí para ocuparse de los heridos y recoger a los muertos. «A pesar de estas experiencias traumáticas, son en la actualidad un testimonio de caridad vivida, que no deja que su fe y su voluntad de ayudar se vean desplazadas por el terror y la violencia».

La Fundación Pontificia Aid to the Church in Need ha invertido más de 8 millones de euros en proyectos en Sri Lanka durante los últimos 15 años.

La Fundación Pontificia Aid to the Church in Need ha invertido más de 8 millones de euros en proyectos en Sri Lanka durante los últimos 15 años.

El Estado-isla de Sri Lanka se encuentra situado en el Océano Índico y cuenta con aproximadamente 22 millones de habitantes, de los cuales el 70 por ciento son budistas, un 12,5 por ciento hindúes, un 9,5 por ciento musulmanes y un 8 por ciento cristianos. En una serie de atentados perpetrados el domingo de Pascua, el 21 de abril de 2019, numerosas personas murieron o resultaron gravemente heridas, en particular en tres iglesias cristianas y tres hoteles de la capital, Colombo, de la ciudad vecina de Negombo y de Batticaloa, situada en la costa oriental. Actualmente se supone que en todo el país murieron al menos 253 personas y unas 500 resultaron heridas. Las autoridades responsabilizan de esos actos a un grupo islamista radical local y a los yihadistas.

La Fundación Pontificia Aid to the Church in Need ha invertido más de 8 millones de euros en proyectos en Sri Lanka durante los últimos 15 años. Entre otras cosas, los fondos se emplearon para financiar la construcción de instalaciones cristianas, estipendios de Misas para sacerdotes, la formación teológica y la compra de literatura cristiana. Después de los recientes ataques terroristas, ACN se comprometerá aún más en la ayuda pastoral a largo plazo en el país para sanar las heridas y restaurar la esperanza y la confianza en las comunidades.

El Padre Malaka Leonard Fernando es Provincial de la Viceprovincia de Nuestra Señora de Lanka de la Tercera Orden Regular Franciscana. Su residencia está a medio kilómetro de Katuwapitiya, lugar donde tuvo lugar el atentado contra la iglesia de San Sebastián el pasado 21 de abril. También cuentan con un monasterio para los frailes justo enfrente de la iglesia de San Sebastián en Katuwapitiya. Afortunadamente, ninguno de los frailes ha resultado herido.
En una entrevista con Maria Lozano el religioso detalla en declaraciones para Aid to the Church in Need cómo vivió el día de la masacre.

¿Cuándo recibió la noticia del atentado?

En Domingo de Resurrección celebré una Santa Misa a las siete de la mañana en una iglesia cercana, y justo después recibí la noticia de las seis explosiones que tuvieron lugar en un corto espacio de tiempo: en Katuwapitiya, Colombo-Kochchikade, Baticaloa y tres hoteles de la ciudad de Colombo.

Padre Malaka Leonard Fernando, Provincial de la Viceprovincia de Nuestra Señora de Lanka de la Tercera Orden Regular Franciscana.

Padre Malaka Leonard Fernando, Provincial de la Viceprovincia de Nuestra Señora de Lanka de la Tercera Orden Regular Franciscana.

¿Los ataques han afectado a alguien de su familia o amigos? 

No, mis parientes no se vieron afectados, pero muchos de mis amigos han resultado heridos, y algunos han muerto.

Según UNICEF entre las víctimas mortales de los atentados hay 47 niños. Ustedes atienden un colegio (seminario menor) que se encuentra a pocos kilómetros de la ciudad de Negombo ¿Cómo están los niños? ¿Pueden entender lo que ha ocurrido?

Los esrilanqueses hemos sufrido mucho durante los treinta años de guerra contra los terroristas. No esperábamos que algo así pudiera ocurrir en nuestro país, pensábamos que Sri Lanka había recuperado la paz, pero con estos atentados, todas nuestras esperanzas se han desvanecido. Estamos muy lejos de la paz. Un número considerable de niños han sido víctimas de las explosiones. Los niños son inocentes y son incapaces de entender lo que está ocurriendo. La mayoría de ellos tienen miedo. Las escuelas permanecerán cerradas por algunos días.

Según UNICEF entre las víctimas mortales de los atentados hay 47 niños.

Según UNICEF entre las víctimas mortales de los atentados hay 47 niños.

¿Cuál ha sido la reacción de los cristianos después de los atentados?

Por un lado, los cristianos esrilanqueses siempre escuchan a sus pastores, y no reaccionaran causando daño a terceros. Por otro lado, la mayoría de los cristianos están atemorizados,  porque sólo los cristianos fueron blanco de los atentados. La Policía continúa haciendo redadas y ya han arrestado a algunas personas relacionadas con los atentados.

¿Participó usted en el funeral de las victimas celebrado por el Cardenal Ranjith el martes pasado?

Sí, pero no solo yo, pues invité a todos los religiosos de mi congragacion, Tercera Orden Regular de San Francisco de Asís, a asistir al funeral.

¿Cuál fue el mensaje de Su Eminencia?

Su Eminencia el Cardenal Malcolm Ranjith expresó su dolor por las explosiones en las tres iglesias en la Misa del Domingo de Resurrección. En su mensaje a la nación, el Cardenal Malcolm Ranjith pidió a la gente que guardara la calma y que no se tomara la justicia por su mano. Además, manifestó sus profundas condolencias a las familias que han perdido a sus seres queridos en los atentados, y deseó una rápida recuperación a los heridos. También pidió al personal hospitalario que extremara sus cuidados con estos heridos y suplicó a la gente que fuera generosa y que donara sangre en estos momentos de necesidad.

“No hay un camino hacia la paz, la paz es el camino”.

“No hay un camino hacia la paz, la paz es el camino”.

¿Cuál es su mensaje para la comunidad internacional?

“No hay un camino hacia la paz, la paz es el camino”. San Francisco de Asís, nuestro Santo Patrón, amaba por igual a la gente y a la naturaleza. Tomemos todas las medidas necesarias para evitar la violencia y vivir pacíficamente. El camino de la paz es el camino del amor.

¿Conoce usted una oración a Nuestra Señora de Lanka que podamos enviar a nuestros benefactores para que recen por Sri Lanka?

Nosotros rezamos cada día la siguiente oración por nuestro país, Sri Lanka:

“Oh Madre, la más cariñosa y tierna, Reina y Patrona de Sri Lanka: humildemente te pedimos que mires hacia nosotros, tus hijos, en nuestros momentos de necesidad. Queridísima Madre, tú que has venido a socorrernos incluso en tiempos de peligro, en la guerra y la destrucción. En virtud de tu amor por nosotros, que nunca nos falla, te pedimos encarecidamente que disipes de entre nosotros las olas de violencia, asesinatos y adicciones, y demás manifestaciones del mal que puedan romper la unidad entre la gente.

Ayúdanos a construir en nuestro país el Reino de Dios de la Justicia y el Amor. Encomendamos a tu amoroso cuidado y guía, a todas las razas y pueblos de nuestro país. Ayúdanos a instaurar la fraternidad, la paz y la unidad en nuestra sociedad. Guía los destinos de nuestra nación y obtén para nosotros una paz duradera para que todos nosotros podamos vivir como hermanos y hermanas de una sola familia. Amén.”

Gracias de todo corazón por su preocupación por nuestro país. ¡Qué Dios les bendiga!

Al menos 290 muertos y más de 450 heridos es el balance, aún provisional, que arrojan los atentados terroristas de ayer por la mañana contra iglesias y hoteles en Sri Lanka. Para el Obispo de Chilaw, Mons. Devsritha Valence Mendis, resulta difícil comprender la ola de violencia que sacudió al país en el Domingo de Pascua, y el prelado ha hablado incluso de “tragedia” y “violencia pura”.

En declaraciones a la fundación pontificia ACN poco después de los atentados, Mons. Valence Mendis explicó que “todo el país está en estado de shock y sorprendido por este ataque brutal contra personas inocentes”. Y añadió: “Es algo que no se puede comprender o explicar. Es violencia pura. Es una tragedia”.

Tres iglesias fueron el objetivo de los terroristas durante las celebraciones de la mañana del Domingo de Pascua. Las explosiones, al igual que las que se produjeron en algunos hoteles, ocurrieron en un espacio de tiempo relativamente breve, lo que llevó de inmediato a las autoridades a concluir que se trató de un atentado bien coordinado.

Mons. Valence Mendis, Obispo de Chilaw.

Mons. Valence Mendis, Obispo de Chilaw.

Las iglesias afectadas -la de Sion de Batticaloa, la Iglesia de San Antonio de Kochchikade (muy popular en el país y visitada cada año por miles de personas) y la Iglesia de San Sebastián de Negombo- estaban llenas de creyentes que celebraban el Domingo de Resurrección.

Para el Obispo de Chilaw no cabe duda de que los autores de los atentados procuraron alcanzar al mayor número posible de personas. “En las tres iglesias estaban celebrándose las Misas matinales, y todas estaban llenas de fieles”, ha explicado por teléfono el prelado. La violencia de los ataques ha pillado a todo el país por sorpresa. “Estos ataques han sido totalmente inesperados, pues vivimos tiempos tranquilos, especialmente en los últimos siete, ocho años”, ha dicho Mons. Valence Mendis, añadiendo que “la gente está llorando a sus seres queridos”.

Debido a los atentados, “las Iglesias han suspendido los servicios litúrgicos”, mientras en todo el país reina “un estado de alerta general”. Ahora es necesario atender la seguridad de la población. “Se ha pedido a la gente que se disperse y no se reúna en grupos, a fin de evitar nuevos desastres”. En sus declaraciones a la fundación pontificia ACN, el Obispo de Chilaw ha calificado el conjunto de atentados ocurridos en Sri Lanka -en total explotaron ocho bombas- de “crimen contra la humanidad”, y ha expresado en este momento tan duro la solidaridad de los cristianos de su país para con todos los que, “en todo el mundo, sufren por causa de la fe”.

Los atentados en Sri Lanka han sido repudiados de inmediato a escala internacional, tanto por los vecinos India y Pakistán, como por los principales líderes europeos, el presidente de Estados Unidos y el Santo Padre.

En Sri Lanka, un país mayoritariamente budista, el Cristianismo es una religión minoritaria que representa a apenas un 9 por ciento de la población del país.

En Sri Lanka, un país mayoritariamente budista, el Cristianismo es una religión minoritaria que representa a apenas un 9 por ciento de la población del país.

El Papa Francisco ha afirmado que recibió “con tristeza y dolor la noticia”, y ha manifestado su “afectuosa cercanía a la comunidad cristiana, alcanzada mientras estaba reunida en la oración, y a todas las víctimas de tan cruel violencia”. También el secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, ha condenado los atentados y ha expresado su esperanza de que los agresores sean “rápidamente llevados ante la justicia”.

En Sri Lanka, un país mayoritariamente budista, el Cristianismo es una religión minoritaria que representa a apenas un 9 por ciento de la población del país. Los católicos representan alrededor del 7 por ciento. Sin embargo, este porcentaje es más elevado en varias regiones como la capital, Colombo, o la zona costera occidental.

A pesar de la tragedia que se ha abatido sobre Sri Lanka, el Obispo de Chilaw ha señaladp ante la fundación pontificia ACN que es preciso “encarar esta situación con fe y coraje”. Una fe y un coraje que tienen que compartir todas las personas, tanto más porque entre los muertos y heridos hay creyentes de diferentes religiones. A los benefactores y amigos de Ayuda a la Iglesia Necesitada Mons. Valence Mendis les da las gracias por la preocupación mostrada y desde la certeza de que rezan por ellos. “Gracias por vuestra preocupación y solidaridad”, ha dicho.

CONOCE MÁS SOBRE Aid to the Church in Need, VISITA http://www.churchinneed.org
logoacnwhy2

QUIÉNES SOMOS

Fundada en 1947 como una organización católica de ayuda para refugiados de guerra y reconocida como una fundación pontificia desde 2011, ACN se dedica al servicio a los cristianos en todo el mundo allá donde estén perseguidos, discriminados o sufran necesidad material, a través de la oración, la información y la caridad. Anualmente ACN apoya alrededor de 5.000 proyectos pastorales en cerca de 150 países, gracias a donaciones privadas, ya que la organización no recibe ayudas gubernamentales.