El Padre Malaka Leonard Fernando es Provincial de la Viceprovincia de Nuestra Señora de Lanka de la Tercera Orden Regular Franciscana. Su residencia está a medio kilómetro de Katuwapitiya, lugar donde tuvo lugar el atentado contra la iglesia de San Sebastián el pasado 21 de abril. También cuentan con un monasterio para los frailes justo enfrente de la iglesia de San Sebastián en Katuwapitiya. Afortunadamente, ninguno de los frailes ha resultado herido.
En una entrevista con Maria Lozano el religioso detalla en declaraciones para Aid to the Church in Need cómo vivió el día de la masacre.

¿Cuándo recibió la noticia del atentado?

En Domingo de Resurrección celebré una Santa Misa a las siete de la mañana en una iglesia cercana, y justo después recibí la noticia de las seis explosiones que tuvieron lugar en un corto espacio de tiempo: en Katuwapitiya, Colombo-Kochchikade, Baticaloa y tres hoteles de la ciudad de Colombo.

Padre Malaka Leonard Fernando, Provincial de la Viceprovincia de Nuestra Señora de Lanka de la Tercera Orden Regular Franciscana.

Padre Malaka Leonard Fernando, Provincial de la Viceprovincia de Nuestra Señora de Lanka de la Tercera Orden Regular Franciscana.

¿Los ataques han afectado a alguien de su familia o amigos? 

No, mis parientes no se vieron afectados, pero muchos de mis amigos han resultado heridos, y algunos han muerto.

Según UNICEF entre las víctimas mortales de los atentados hay 47 niños. Ustedes atienden un colegio (seminario menor) que se encuentra a pocos kilómetros de la ciudad de Negombo ¿Cómo están los niños? ¿Pueden entender lo que ha ocurrido?

Los esrilanqueses hemos sufrido mucho durante los treinta años de guerra contra los terroristas. No esperábamos que algo así pudiera ocurrir en nuestro país, pensábamos que Sri Lanka había recuperado la paz, pero con estos atentados, todas nuestras esperanzas se han desvanecido. Estamos muy lejos de la paz. Un número considerable de niños han sido víctimas de las explosiones. Los niños son inocentes y son incapaces de entender lo que está ocurriendo. La mayoría de ellos tienen miedo. Las escuelas permanecerán cerradas por algunos días.

Según UNICEF entre las víctimas mortales de los atentados hay 47 niños.

Según UNICEF entre las víctimas mortales de los atentados hay 47 niños.

¿Cuál ha sido la reacción de los cristianos después de los atentados?

Por un lado, los cristianos esrilanqueses siempre escuchan a sus pastores, y no reaccionaran causando daño a terceros. Por otro lado, la mayoría de los cristianos están atemorizados,  porque sólo los cristianos fueron blanco de los atentados. La Policía continúa haciendo redadas y ya han arrestado a algunas personas relacionadas con los atentados.

¿Participó usted en el funeral de las victimas celebrado por el Cardenal Ranjith el martes pasado?

Sí, pero no solo yo, pues invité a todos los religiosos de mi congragacion, Tercera Orden Regular de San Francisco de Asís, a asistir al funeral.

¿Cuál fue el mensaje de Su Eminencia?

Su Eminencia el Cardenal Malcolm Ranjith expresó su dolor por las explosiones en las tres iglesias en la Misa del Domingo de Resurrección. En su mensaje a la nación, el Cardenal Malcolm Ranjith pidió a la gente que guardara la calma y que no se tomara la justicia por su mano. Además, manifestó sus profundas condolencias a las familias que han perdido a sus seres queridos en los atentados, y deseó una rápida recuperación a los heridos. También pidió al personal hospitalario que extremara sus cuidados con estos heridos y suplicó a la gente que fuera generosa y que donara sangre en estos momentos de necesidad.

“No hay un camino hacia la paz, la paz es el camino”.

“No hay un camino hacia la paz, la paz es el camino”.

¿Cuál es su mensaje para la comunidad internacional?

“No hay un camino hacia la paz, la paz es el camino”. San Francisco de Asís, nuestro Santo Patrón, amaba por igual a la gente y a la naturaleza. Tomemos todas las medidas necesarias para evitar la violencia y vivir pacíficamente. El camino de la paz es el camino del amor.

¿Conoce usted una oración a Nuestra Señora de Lanka que podamos enviar a nuestros benefactores para que recen por Sri Lanka?

Nosotros rezamos cada día la siguiente oración por nuestro país, Sri Lanka:

“Oh Madre, la más cariñosa y tierna, Reina y Patrona de Sri Lanka: humildemente te pedimos que mires hacia nosotros, tus hijos, en nuestros momentos de necesidad. Queridísima Madre, tú que has venido a socorrernos incluso en tiempos de peligro, en la guerra y la destrucción. En virtud de tu amor por nosotros, que nunca nos falla, te pedimos encarecidamente que disipes de entre nosotros las olas de violencia, asesinatos y adicciones, y demás manifestaciones del mal que puedan romper la unidad entre la gente.

Ayúdanos a construir en nuestro país el Reino de Dios de la Justicia y el Amor. Encomendamos a tu amoroso cuidado y guía, a todas las razas y pueblos de nuestro país. Ayúdanos a instaurar la fraternidad, la paz y la unidad en nuestra sociedad. Guía los destinos de nuestra nación y obtén para nosotros una paz duradera para que todos nosotros podamos vivir como hermanos y hermanas de una sola familia. Amén.”

Gracias de todo corazón por su preocupación por nuestro país. ¡Qué Dios les bendiga!

Al menos 290 muertos y más de 450 heridos es el balance, aún provisional, que arrojan los atentados terroristas de ayer por la mañana contra iglesias y hoteles en Sri Lanka. Para el Obispo de Chilaw, Mons. Devsritha Valence Mendis, resulta difícil comprender la ola de violencia que sacudió al país en el Domingo de Pascua, y el prelado ha hablado incluso de “tragedia” y “violencia pura”.

En declaraciones a la fundación pontificia ACN poco después de los atentados, Mons. Valence Mendis explicó que “todo el país está en estado de shock y sorprendido por este ataque brutal contra personas inocentes”. Y añadió: “Es algo que no se puede comprender o explicar. Es violencia pura. Es una tragedia”.

Tres iglesias fueron el objetivo de los terroristas durante las celebraciones de la mañana del Domingo de Pascua. Las explosiones, al igual que las que se produjeron en algunos hoteles, ocurrieron en un espacio de tiempo relativamente breve, lo que llevó de inmediato a las autoridades a concluir que se trató de un atentado bien coordinado.

Mons. Valence Mendis, Obispo de Chilaw.

Mons. Valence Mendis, Obispo de Chilaw.

Las iglesias afectadas -la de Sion de Batticaloa, la Iglesia de San Antonio de Kochchikade (muy popular en el país y visitada cada año por miles de personas) y la Iglesia de San Sebastián de Negombo- estaban llenas de creyentes que celebraban el Domingo de Resurrección.

Para el Obispo de Chilaw no cabe duda de que los autores de los atentados procuraron alcanzar al mayor número posible de personas. “En las tres iglesias estaban celebrándose las Misas matinales, y todas estaban llenas de fieles”, ha explicado por teléfono el prelado. La violencia de los ataques ha pillado a todo el país por sorpresa. “Estos ataques han sido totalmente inesperados, pues vivimos tiempos tranquilos, especialmente en los últimos siete, ocho años”, ha dicho Mons. Valence Mendis, añadiendo que “la gente está llorando a sus seres queridos”.

Debido a los atentados, “las Iglesias han suspendido los servicios litúrgicos”, mientras en todo el país reina “un estado de alerta general”. Ahora es necesario atender la seguridad de la población. “Se ha pedido a la gente que se disperse y no se reúna en grupos, a fin de evitar nuevos desastres”. En sus declaraciones a la fundación pontificia ACN, el Obispo de Chilaw ha calificado el conjunto de atentados ocurridos en Sri Lanka -en total explotaron ocho bombas- de “crimen contra la humanidad”, y ha expresado en este momento tan duro la solidaridad de los cristianos de su país para con todos los que, “en todo el mundo, sufren por causa de la fe”.

Los atentados en Sri Lanka han sido repudiados de inmediato a escala internacional, tanto por los vecinos India y Pakistán, como por los principales líderes europeos, el presidente de Estados Unidos y el Santo Padre.

En Sri Lanka, un país mayoritariamente budista, el Cristianismo es una religión minoritaria que representa a apenas un 9 por ciento de la población del país.

En Sri Lanka, un país mayoritariamente budista, el Cristianismo es una religión minoritaria que representa a apenas un 9 por ciento de la población del país.

El Papa Francisco ha afirmado que recibió “con tristeza y dolor la noticia”, y ha manifestado su “afectuosa cercanía a la comunidad cristiana, alcanzada mientras estaba reunida en la oración, y a todas las víctimas de tan cruel violencia”. También el secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, ha condenado los atentados y ha expresado su esperanza de que los agresores sean “rápidamente llevados ante la justicia”.

En Sri Lanka, un país mayoritariamente budista, el Cristianismo es una religión minoritaria que representa a apenas un 9 por ciento de la población del país. Los católicos representan alrededor del 7 por ciento. Sin embargo, este porcentaje es más elevado en varias regiones como la capital, Colombo, o la zona costera occidental.

A pesar de la tragedia que se ha abatido sobre Sri Lanka, el Obispo de Chilaw ha señaladp ante la fundación pontificia ACN que es preciso “encarar esta situación con fe y coraje”. Una fe y un coraje que tienen que compartir todas las personas, tanto más porque entre los muertos y heridos hay creyentes de diferentes religiones. A los benefactores y amigos de Ayuda a la Iglesia Necesitada Mons. Valence Mendis les da las gracias por la preocupación mostrada y desde la certeza de que rezan por ellos. “Gracias por vuestra preocupación y solidaridad”, ha dicho.

CONOCE MÁS SOBRE Aid to the Church in Need, VISITA http://www.churchinneed.org
logoacnwhy2

QUIÉNES SOMOS

Fundada en 1947 como una organización católica de ayuda para refugiados de guerra y reconocida como una fundación pontificia desde 2011, ACN se dedica al servicio a los cristianos en todo el mundo allá donde estén perseguidos, discriminados o sufran necesidad material, a través de la oración, la información y la caridad. Anualmente ACN apoya alrededor de 5.000 proyectos pastorales en cerca de 150 países, gracias a donaciones privadas, ya que la organización no recibe ayudas gubernamentales.