Una delegación del Patriarcado de Moscú ha visitado recientemente la sede internacional de la Fundación Pontificia «Aid to the Church in Need», para tratar sobre nuevas iniciativas conjuntas de ayuda en Oriente Próximo.

 Los días 16 y 17 de julio, una delegación del Patriarcado de Moscú visitó la sede internacional de la Fundación Pontificia «Aid to the Church in Need». El tema de las reuniones fue el desarrollo de nuevos proyectos conjuntos en Siria e Irak, como respuesta a la llamada hecha por el Papa Francisco y el Patriarca Cirilo a sus dos iglesias en su histórico encuentro celebrado en La Habana en febrero de 2016. Su mensaje se centró, entre otras cosas, en la cooperación entre las dos iglesias para ayudar a los cristianos que sufren, especialmente en Oriente Próximo.

Los días 16 y 17 de julio, una delegación del Patriarcado de Moscú visitó la sede internacional de la Fundación Pontificia «Aid to the Church in Need».

Los días 16 y 17 de julio, una delegación del Patriarcado de Moscú visitó la sede internacional de la Fundación Pontificia «Aid to the Church in Need».

La delegación de Moscú estaba formada por el hiero-monje Stefan (Igumnov), secretario del Departamento para las relaciones eclesiásticas exteriores del Patriarcado de Moscú, el hiero-monje Ioann (Kopeykin), pro-rector del Instituto de Posgrado San Cirilo y San Metodio de Moscú, así como Ekaterina Myazdrikova, Directora del Fondo de Ayuda «Poznanie» del Patriarcado de Moscú, que presta ayuda a los niños sirios que han resultado gravemente heridos por explosiones.

La Fundación Pontificia ACN, que desde hace más de 25 años se viene implicando en el diálogo con la Iglesia ortodoxa rusa, comenzó con sus primeras iniciativas en favor de los cristianos de Oriente Próximo junto con el Patriarcado de Moscú inmediatamente después de la reunión de los dos líderes religiosos. Ahora se ha previsto intensificar la cooperación en este ámbito. Regina Lynch, Directora del Departamento de Proyectos de AIN, subrayó en este contexto que la Iglesia católica y la Iglesia ortodoxa rusa tienen «muchos intereses comunes; el más doloroso de ellos es la preocupación por los cristianos en Oriente Próximo y en otros países donde los cristianos son perseguidos o acosados».

El hiero-monje Stefan (Igumnov) subrayó que esa cooperación es posible gracias a «las buenas y fructíferas relaciones con ACN que tenemos desde hace ya muchos años» y que se basan «en una real confianza». Literalmente dijo: «No somos solo socios, sino amigos»; y añadió que ACN apoyó al Patriarcado de Moscú «en diferentes etapas de su historia». Sin embargo –continuó exponiendo– «nunca habíamos pensado en llevar a cabo proyectos conjuntos en otros lugares del mundo».

Papa Francisco y el patriarca Kirill de Moscú y toda Rusia.

Papa Francisco y el patriarca Kirill de Moscú y toda Rusia.

Sin embargo, después del histórico encuentro entre el Papa Francisco y el Patriarca Cirilo en La Habana, la colaboración «ha empezado a una nueva fase». Según Igumnov, «el hecho de que solo dos meses después del encuentro entre las cabezas visibles de nuestras iglesias pudiéramos comenzar a trabajar conjuntamente en Siria fue un milagro que Dios nos concedió».

Las conversaciones sobre los proyectos conjuntos continuarán. Está previsto llevar a cabo iniciativas conjuntas con el objetivo de posibilitar el futuro a jóvenes de Siria e Irak, con independencia de su confesión. Estos proyectos conjuntos serán «un fruto directo del encuentro entre el Papa y el Patriarca», han declarado unánimemente los representantes del Patriarcado de Moscú y de la Fundación ACN.

La ciudad de Magadán, en Siberia oriental, se estableció en 1929 como campo de trabajos forzados. En la época soviética fue el lugar principal del sistema de campos de Kolimá y la puerta de entrada de cientos de miles de exiliados. Hasta 1991, la zona fue un área militar restringida. En la actualidad, Magadán cuenta con alrededor de 96.000 habitantes. En línea directa, la distancia entre Magadán y Moscú es de unos 6.000 kilómetros, y la diferencia horaria es de ocho horas(!).

La parroquia católica de la Natividad de Cristo de Magadán fue fundada en 1990, antes del fin de la Unión Soviética. Fue una de las primeras parroquias católicas en el Lejano Oriente de Rusia. Al principio, los creyentes se reunían en una vivienda particular. La iglesia parroquial fue terminada en 2002.

Tras casi veinte años, la iglesia parroquial de la Natividad de Cristo necesita ser renovada, y ACN ha prometido contribuir a las obras con 30.000 euros.

Tras casi veinte años, la iglesia parroquial de la Natividad de Cristo necesita ser renovada, y ACN ha prometido contribuir a las obras con 30.000 euros.

Desde 1994, el P. Michael Shields de la orden de los Hermanos del Sagrado Corazón, procedente de Alaska, es el párroco de esta comunidad muy activa. Hay catequesis para todas las edades, pero especialmente para niños y jóvenes, que son el futuro de la Iglesia. Los niños pasan mucho tiempo en la iglesia porque el clima es duro y no pueden jugar mucho a la intemperie. Las religiosas polacas de la congregación de la Divina Misericordia se ocupan de los grupos de niños y jóvenes, y organizan siempre para las vacaciones campamentos de verano religiosos para niños, las llamadas “vacaciones con Dios”.  Además, en la parroquia hay un numeroso grupo de oración que se reúne principalmente para rezar el Rosario.

El P. Michael ha puesto en marcha además un programa para ayudar a las mujeres y nignas embarazadas en situaciones difíciles a tener a su bebé y renunciar al aborto. Hasta ahora, más de 100 niños han sido salvados de esta manera. Las mujeres que han abortado y que ahora buscan la curación interior y la reconciliación también son atendidas. Las mujeres incluso vienen de otras ciudades para ser ayudadas. Además, las personas con problemas de adicción reciben atención pastoral y terapéutica, sobre todo los drogadictos y alcohólicos.  Muchos de los exadictos se han convertido entretanto en miembros activos de la parroquia.

El P. Michael se ocupa también de los exprisioneros de los gulags y ha publicado un libro en ruso con sus testimonios.  Muchas de estas personas, entretanto muy ancianas, han hablado así por primera vez sobre su experiencia. Sus familias a menudo tampoco sabían casi nada al respecto.

Tras casi veinte años, la iglesia parroquial de la Natividad de Cristo necesita ser renovada, y ACN ha prometido contribuir a las obras con 30.000 euros.

Referencia: 427-01-19

 

Las enfermedades mentales van en aumento en todo el mundo, y entretanto ya superan en número a los casos de cáncer y enfermedades cardiovasculares: con un 13 por ciento, son la principal causa de enfermedad, por lo que a menudo ya se habla de una “pandemia mundial”.

Esta evolución es también un desafío para la pastoral, y por ello, en noviembre de 2018, se reunieron en Moscú expertos católicos y ortodoxos y representantes de la Iglesia para intercambiar experiencias y encontrar formas de mejorar la atención pastoral a los enfermos mentales y sus familiares. Los participantes –todos ellos expertos de primer nivel- procedían de Rusia, Alemania, Grecia, EE.UU., España y varios países de Europa del Este.

Rusia: Una conferencia ecuménica en Moscú para la pastoral de personas con enfermedades psíquicas.

Rusia: Una conferencia ecuménica en Moscú para la pastoral de personas con enfermedades psíquicas.

En la conferencia se abordaron cuestiones como las siguientes: ¿Qué ideas religiosas pueden tener una influencia positiva o negativa en las enfermedades psíquicas?, ¿Qué papel desempeñan los sacramentos de la confesión, la comunión y la unción de los enfermos para los enfermos mentales?, ¿Cómo ofrecer una ayuda pastoral a personas con pensamientos suicidas?, ¿Qué psicoterapias no serían compatibles con la fe cristiana?, ¿Cómo debería ser una cooperación fructífera entre médicos y sacerdotes? y ¿Cómo diferenciar los trastornos obsesivos de las enfermedades psíquicas? También desempeñó un papel importante la cuestión de una mejor formación para sacerdotes y seminaristas en el ámbito de la psiquiatría pastoral.

Al igual que otras iniciativas en las que cooperan estrechamente las Iglesias Católica y Ortodoxa en Rusia, también esta conferencia fue fruto de la labor de un grupo de trabajo católico-ortodoxo puesto en marcha por ACN. La Fundación, que está comprometida desde hace más de un cuarto de siglo con el diálogo católico-ortodoxo, ha buscado nuevas y más intensas formas de colaboración ecuménica tras el histórico encuentro en febrero de 2016 entre el Papa Francisco y el Patriarca Kirill.

En noviembre de 2018, se reunieron en Moscú expertos católicos y ortodoxos y representantes de la Iglesia para intercambiar experiencias y encontrar formas de mejorar la atención pastoral a los enfermos mentales y sus familiares.

En noviembre de 2018, se reunieron en Moscú expertos católicos y ortodoxos y representantes de la Iglesia para intercambiar experiencias y encontrar formas de mejorar la atención pastoral a los enfermos mentales y sus familiares.

El grupo de trabajo creado para este fin ya ha organizado varios eventos sobre diversos temas: además de la pastoral para enfermos psíquicos, ha abordado la protección de la vida y la atención pastoral a los adictos. El objetivo de estas iniciativas es que los cristianos católicos y ortodoxos trabajen juntos en la búsqueda de soluciones a los urgentes desafíos del presente, para así unir sus experiencias y fortalezas. Así pueden, por un lado, proceder de manera más eficaz y ayudar a las personas de manera concreta, pero también, por otro lado, promover decididamente la fraternidad entre ambas Iglesias. ACN ha apoyado la conferencia de Moscú con 14.000 euros y ha contribuido activamente a su realización.

Referencia: 427-00-49

La ciudad de Magadán, en Siberia oriental, se estableció en 1929 como campo de trabajos forzados. En la época soviética fue el lugar principal del sistema de campos de Kolimá y la puerta de entrada de cientos de miles de exiliados. Hasta 1991, la zona fue un área militar restringida. En la actualidad, Magadán cuenta con alrededor de 96.000 habitantes. En línea directa, la distancia entre Magadán y Moscú es de unos 6.000 kilómetros, y la diferencia horaria es de ocho horas(!).

La parroquia católica de la Natividad de Cristo de Magadán fue fundada en 1990, antes del fin de la Unión Soviética. Fue una de las primeras parroquias católicas en el Lejano Oriente de Rusia. Al principio, los creyentes se reunían en una vivienda particular. La iglesia parroquial fue terminada en 2002.

La parroquia católica de la Natividad de Cristo de Magadán fue fundada en 1990.

La parroquia católica de la Natividad de Cristo de Magadán fue fundada en 1990.

Desde 1994, el P. Michael Shields de la orden de los Hermanos del Sagrado Corazón, procedente de Alaska, es el párroco de esta comunidad muy activa. Hay catequesis para todas las edades, pero especialmente para niños y jóvenes, que son el futuro de la Iglesia. Los niños pasan mucho tiempo en la iglesia porque el clima es duro y no pueden jugar mucho a la intemperie. Las religiosas polacas de la congregación de la Divina Misericordia se ocupan de los grupos de niños y jóvenes, y organizan siempre para las vacaciones campamentos de verano religiosos para niños, las llamadas “vacaciones con Dios”.  Además, en la parroquia hay un numeroso grupo de oración que se reúne principalmente para rezar el Rosario.

El P. Michael ha puesto en marcha además un programa para ayudar a las mujeres y nignas embarazadas en situaciones difíciles a tener a su bebé y renunciar al aborto. Hasta ahora, más de 100 niños han sido salvados de esta manera. Las mujeres que han abortado y que ahora buscan la curación interior y la reconciliación también son atendidas. Las mujeres incluso vienen de otras ciudades para ser ayudadas. Además, las personas con problemas de adicción reciben atención pastoral y terapéutica, sobre todo los drogadictos y alcohólicos.  Muchos de los exadictos se han convertido entretanto en miembros activos de la parroquia.

La iglesia parroquial fue terminada en 2002.

La iglesia parroquial fue terminada en 2002.

El P. Michael se ocupa también de los exprisioneros de los gulags y ha publicado un libro en ruso con sus testimonios.  Muchas de estas personas, entretanto muy ancianas, han hablado así por primera vez sobre su experiencia. Sus familias a menudo tampoco sabían casi nada al respecto.

Tras casi veinte años, la iglesia parroquial de la Natividad de Cristo necesita ser renovada, y ACN ha prometido contribuir a las obras con 30.000 euros.

Referencia: 427-01-19

Las vocaciones sacerdotales son, en palabras del Papa Francisco, “un ‘diamante en bruto’, que hay que trabajar con cuidado, respeto de las personas y paciencia, para que brillen en medio del pueblo de Dios”. En el seminario de María Reina de los Apóstoles de San Petersburgo, Rusia, viven seis de estos diamantes en bruto. Uno de ellos proviene del fin de la tierra, de la península de Kamchatka, en Siberia oriental, alejada a once horas de vuelo. Kamchatka pertenece a la Diócesis de Irkutsk. Evgenij había estudiado Turismo, y como guía turístico conoció a un sacerdote católico que se convirtió para él en un “ejemplo de vida”. Más tarde, en el Ejército, vio a cuántos soldados les faltaba la paz interior y el alimento espiritual. Evgenij rezaba con ellos tal y como había aprendido de su amigo sacerdote: El Padrenuestro, el Rosario, el Credo. Entonces percibió la llamada de Dios. “Podría haber hecho de todo en la Iglesia”, dice, “pero una cosa solo la puede hacer el sacerdote: perdonar pecados en nombre de Cristo y operar la transustanciación en la Santa Misa”. Y a ello se sintió llamado. “Por la gracia de Dios, soy ahora el único seminarista de la diócesis más grande del mundo”. También Gregor escuchó la llamada. Antes fue ingeniero eléctrico y le gustaban las fiestas.

El seminario de María Reina de los Apóstoles.

El seminario de María Reina de los Apóstoles.

Un día, tras una noche de parranda, iba en autobús al trabajo. Estaba medio dormido e iba a llegar demasiado tarde. Sintió miedo a perder el empleo. Entonces se acordó de la Biblia, la tomó y leyó. Allí decía: “… de ahora en adelante serás pescador de hombres… y, abandonándolo todo, lo siguieron” (Lc 5,10 ss). Gregor “negoció” con Dios: quería una señal Suya. En la fábrica, un accidente lo había ralentizado todo; no hubo problema con su retraso. Al poco tiempo, Gregor estaba de camino a San Petersburgo, y hoy es uno de los primeros sacerdotes rusos. Cada uno de los seis candidatos al sacerdocio tiene tras sí una historia, y también la tienen los seis aspirantes al diaconado permanente. Todos ellos son la parte actual de una historia más amplia, la del seminario: fundado en 1879, confiscado por los bolcheviques en 1918, utilizado durante décadas por la Administración secular, restituido a la Iglesia Católica en estado lamentable al final de la Unión Soviética con la firma del por entonces vicealcalde, Vladimir Putin.

“Mariya Tsaritsa Apostolov – María Reina de los Apóstoles” es un símbolo de la libertad religiosa y de la eterna juventud de la Iglesia.

“Mariya Tsaritsa Apostolov – María Reina de los Apóstoles” es un símbolo de la libertad religiosa y de la eterna juventud de la Iglesia.

Es más que un seminario mayor: es un lugar de gran significado simbólico, por así decir, un diamante histórico. De él han salido 700 sacerdotes, muchos de ellos fueron mártires, y dos elevados a los altares. Desde su reapertura en 1993, han sido ordenados sacerdotes 64 varones. Un seminario es el corazón de la diócesis, ha dicho el entonces Administrador Apostólico de Moscú, el Obispo Tadeusz Kondrusiewicz, “este seminario es el corazón de la Iglesia en Rusia”. Es una joya que precisa de renovación, y no sotros contribuimos a sufragar los costes millonarios. Además, también nos hemos hecho cargo de los gastos corrientes de 79.000 euros anuales para todo el complejo; estos gastos disminuirán cuando entre en funcionamiento la casa de peregrinos. “Mariya Tsaritsa Apostolov – María Reina de los Apóstoles” es un símbolo de la libertad religiosa y de la eterna juventud de la Iglesia. Simboliza, según Juan Pablo II, “la primavera que florece de la Providencia”.

El carácter universal de la Iglesia no puede representarse de forma más clara: dos religiosas nigerianas de la orden fundada en México de las Misioneras Clarisas del Santísimo Sacramento se trasladan a Rusia para apoyar en la pastoral y la catequesis al Obispo de la Diócesis de Saratov, Mons.Clemens Pickel, procedente de Alemania.

Pero, primero, Anastesia Ndubuisi y Cordelia Enwereuzo tienen que aprender ruso. “Están progresando”, dice Mons. Clemens Pickel, quien recuerda cuán asustadas estaban al ver por primera vez la niebla y la nieve. La diócesis es un cosmos en sí mismo, pues la mayoría de las 61 religiosas de diferentes comunidades vienen del extranjero, “desde Argentina hasta Filipinas”.

Una parte del cosmos de Saratov: Mons. Clemens Pickel con las religiosas procedentes de todo el mundo.

Una parte del cosmos de Saratov: Mons. Clemens Pickel con las religiosas procedentes de todo el mundo.

Muchas vienen de Polonia, algunas de Rusia misma, algunas vivieron ellas mismas los tiempos de la Iglesia clandestina bajo la dictadura de los comunistas, y entre las jóvenes mujeres rusas “la radical decisión por Cristo no guarda relación con la tradición familiar, pues no había tal. Allí solo estaban la llamada de Dios y un corazón abierto”. “Se les puede encomendar cualquier tarea”, dice Mons. Clemens con un dejo de admiración. “La catequesis, la pastoral infantil y juvenil, las visitas a los enfermos, el cuidado de los ancianos y también en la sacristía. Yo noto inmediatamente cuándo una religiosa ha preparado la Misa. Realmente hay que esforzarse para emularlas en su entrega a Cristo en las pequeñas cosas”. Sin la ayuda de las religiosas extranjeras, una de las mayores diócesis del mundo no funcionaría.

Sister Maria Šalaboda.

Sister Maria Šalaboda.

En ella hay que viajar mucho, y sus 20.000 católicos representan un 0,04% de sus 45 millones de habitantes. Para ellos y también para muchos otros cristianos, Anastesia y Cordelia aprenden ruso. Pero no pueden pagarse las clases de ruso (3.000 euros) ni ellas ni las demás Hermanas pueden ganarse el sustento. “Ayuda a la subsistencia es la denominación correcta”, dice Mons. Pickel, pensativo… y es que de ellas depende también la subsistencia de la diócesis. Nosotros contribuimos con 35.000 euros.

CONOCE MÁS SOBRE Aid to the Church in Need, VISITA http://www.churchinneed.org
logoacnwhy2

QUIÉNES SOMOS

Fundada en 1947 como una organización católica de ayuda para refugiados de guerra y reconocida como una fundación pontificia desde 2011, ACN se dedica al servicio a los cristianos en todo el mundo allá donde estén perseguidos, discriminados o sufran necesidad material, a través de la oración, la información y la caridad. Anualmente ACN apoya alrededor de 5.000 proyectos pastorales en cerca de 150 países, gracias a donaciones privadas, ya que la organización no recibe ayudas gubernamentales.