Israel. Renovación de la iglesia del convento de las Carmelitas en Haifa

Las Carmelitas de Haifa están felices, pues, gracias a la ayuda de nuestros benefactores, que han donado 30.000 euros, ha sido posible por fin renovar la iglesia del convento. Esta iglesia, consagrada a la Virgen del Monte Carmelo, fue erigida en 1937, y, desde entonces, no ha sido renovada por falta de recursos. La lluvia y la humedad han penetrado en los muros dañandolos, y esto suponía una amenaza creciente para la salud de las religiosas, la comunidad local y los peregrinos que visitan el lugar.

Las diecisiete religiosas del convento proceden de once países diferentes, y las puertas de su convento están siempre abiertas a la gente que acude a ellas. Los creyentes de los alrededores les encomiendan a las Carmelitas sus intenciones de oración, y los peregrinos que viajan a Tierra Santa procedentes de todo el mundo les plantean a las Hermanas muchas preguntas acerca de la fe. El lugar donde viven las religiosas se encuentra en la ladera septentrional del Monte Carmelo, que en cierta manera es el lugar de nacimiento de la Orden Carmelita. Precisamente allí, en el Monte Carmelo, se asentaron en el año 1150 los primeros Carmelitas como ermitaños. Según la Sagrada Escritura, fue allí donde el Profeta Elías demostró a través de un juicio de Dios que el suyo era el verdadero Dios y que la idolatría de los Baales estaba equivocada (véase 1 Reyes 18, 16-46).

Esta orden se expandió rápidamente a otros países, cambiando también en el proceso. En el siglo XVI fue reformada en España por Santa Teresa de Ávila y San Juan de la Cruz para volver a acercarla a su espíritu original.

Las religiosas de Haifa hornean hostias y confeccionan souvenires para los peregrinos para ganarse el sustento, pero sin ayuda del exterior no habrían podido renovar su iglesia. Gracias al apoyo de nuestros benefactores, la iglesia del convento pudo ser reinaugurada el 15 de octubre en la festividad de Santa Teresa de Ávila.

La Priora, Hna. Maira del Niño Jesús, expresa, en nombre de todas sus Hermanas, su gratitud a todos los que han contribuido a ello: “Esperamos que esto sea el inicio de una renovación de la vida de oración, tanto para nuestra Iglesia local como también para los peregrinos que viajan por Tierra Santa y que rezan devotamente al Señor en nuestra capilla de la Virgen del Monte Carmelo. Nos hace felices poder manifestarles nuestra gratitud y poder renovar nuestra oración y sacrificio por la Iglesia y por el mundo entero”.

Referencia: 321-06-19

up

Latest News

El párroco Pedro Narbona: “No hay que dejarse envenenar el alma” Después del grave ataque en Santiago de Chile a...
29 octubre, 2019
Tony Pereira tiene 51 años, es chef de cocina internacional y vive en Venezuela. Graduado en varias prestigiosas academias de...
«La situación en la que viven los cristianos de nuestra diócesis es difícil; una y otra vez se enfrentan a...