COMPARTE

ANÁLISIS REGIONAL

Ellen Fantini, J.D.

La región de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) se demarca con frecuencia mediante la expresión «este de Viena» y «oeste de Viena». También se ha descrito como «de Vancouver a Vladivostok», lo que indica no solo la extensión geográfica de los Estados participantes, sino también la amplia gama de etnias, religiones y estructuras políticas.

La región está integrada por 57 países y más de mil millones de personas, desde Estados Unidos, Canadá, Europa y Rusia, hasta los países del Báltico, los Balcanes, la antigua Europa oriental soviética, Asia central y el Cáucaso. Entre estos Estados se cuentan algunos de los países más poderosos o influyentes del mundo: Estados Unidos, Rusia, Alemania, Francia, Reino Unido, y Turquía. Otros países de la región están entre los más pobres o menos poderosos, como Tayikistán, Kirguistán, y Uzbekistán.

Aunque todos los países de la región tienen alguna forma de protección constitucional de la libertad religiosa, la aplicación efectiva de estas protecciones (y el respeto social) varía considerablemente.

 

Pandemia de la COVID-19

En 2020, se pudo observar un fenómeno llamativo en relación con las regulaciones de la COVID-19 y sus repercusiones sobre la libertad religiosa en toda la región OSCE. Muchos países de Europa, así como Estados Unidos y Canadá, impusieron medidas para prohibir o restringir sensiblemente el culto público, incluso durante la Semana Santa, el Yom Kippur y Ramadán. En Estados Unidos, el juez del Tribunal Supremo, Samuel Alito, afirmó que la pandemia había llevado a la libertad a límites «previamente inimaginables», en particular a la libertad religiosa: «Nunca antes habíamos visto restricciones tan rigurosas, generalizadas y prolongadas como las experimentadas durante la mayor parte de 2020».[1]

En algunos casos, estas restricciones a la práctica religiosa se consideraron desiguales y, por tanto, discriminatorias. A la vez que se incrementaron las regulaciones sobre las actividades de culto, se permitieron otras reuniones, como los mítines políticos, las manifestaciones públicas y la reapertura de negocios minoristas. Ejemplo de ello fue la directiva del gobernador de Nevada, Sisolak, que limitó la asistencia a los servicios religiosos a un máximo de 50 personas (sin tener en cuenta el tamaño de la iglesia ni las medidas de distancia social) mientras a los negocios minoristas, restaurantes y casinos les permitía volver a abrir al 50% de su capacidad.[2]

Sin embargo, lo más preocupante era constatar el hecho de que muchos Gobiernos occidentales parecían estar clasificando la práctica de la religión dentro de una «jerarquía de derechos» en una categoría inferior a la libertad de expresión. En Estados Unidos, el líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, señaló que los legisladores de varios estados y grandes ciudades habían prohibido o limitado enormemente los servicios religiosos mientras permitían manifestaciones públicas, al afirmar que «la libertad de expresión, de reunión y de religión “tienen el mismo pedigrí constitucional”, por lo tanto deberían recibir el mismo trato».[3] En Estados Unidos se presentaron numerosas demandas en nombre de las comunidades religiosas que afirmaban que las restricciones sanitarias imponían «cargas injustas sobre la religión que las entidades laicas no soportan».[4]

A principios de junio de 2020, mientras Madrid y Barcelona seguían bajo las restricciones de la COVID-19, que limitaba el aforo de los lugares de culto al 30% de su capacidad y los funerales celebrados en interiores a un máximo de 10 personas, se permitía a miles de personas reunirse en marchas autorizadas en contra del racismo.[5]

En la provincia canadiense de Quebec, los obispos católicos solicitaron que las restricciones impuestas a la ocupación de las iglesias fueran al menos iguales a las establecidas para otros espacios interiores, como teatros y salas de conciertos. El arzobispo de Quebec y primado de Canadá también expresó su frustración por la falta de un trato equitativo a las comunidades religiosas (cf. el informe del país).

En muchos países de toda la región de la OSCE se impusieron edictos que restringían el culto público, a pesar de la objeción de las comunidades religiosas. En noviembre de 2020, los líderes religiosos más importantes de Inglaterra enviaron una carta conjunta al Gobierno en la que manifestaban estar «en total desacuerdo con la decisión de suspender el culto público».[6] El arzobispo de Westminster y presidente de la Conferencia Episcopal Católica de Inglaterra y Gales declaró que «no había visto ninguna prueba» que justificara la prohibición de los servicios.[7] El presidente de la Junta Asesora Nacional de Mezquitas e Imanes manifestó que la prohibición de la oración comunitaria en los lugares de culto era «desalentadora» y que la comunidad musulmana quería hacer «oración comunitaria limitada en las mezquitas, que en realidad consiste en individuos que rezan al unísono siguiendo las medidas de distanciamiento social».[8] Apuntó que «la diferencia fundamental entre las mezquitas y otros lugares de culto es que las mezquitas se utilizan ante todo para la oración comunitaria».[9]

En Grecia, el Santo Sínodo de la Iglesia Ortodoxa afirmó que «no aceptaba» una restricción de una semana en los servicios presenciales y en enero de 2021 ordenó a los sacerdotes que ignorasen las órdenes de cierre del Gobierno y permitiesen a los fieles asistir a los servicios de la festividad de la Epifanía.[10] Y en Chipre, el obispo Morphou Neophytos celebró una misa pública el Domingo de Ramos incumpliendo las regulaciones del Gobierno (cf. el informe del país).

 

Libertad religiosa en la región

En el resto de los países de la OSCE, los informes nacionales han revelado un amplio espectro de violaciones de la libertad religiosa, desde graves abusos contra los derechos humanos y la libertad religiosa hasta la discriminación contra grupos religiosos específicos.

En Asia Central, Turkmenistán sigue figurando entre los países que más vulneran la libertad religiosa y, en el período estudiado en este informe, no ha mostrado signos de mejoría. Sin embargo, durante este mismo período, su vecino Uzbekistán ha conseguido que el Departamento de Estado de Estados Unidos ascienda de categoría al país, pasando de «País de Especial Preocupación» a país en la «Lista de Vigilancia Especial».[11] En 2019, The Economist nombró a Uzbekistán «País del Año» porque «ningún otro país ha llegado tan lejos» en materia de reformas.[12] Otros países de esta región, aunque siguen clasificados entre niveles medios y muy graves en cuanto a violación de la libertad religiosa, han mostrado señales que permiten esperar una mejoría en el futuro.

En las antiguas repúblicas soviéticas de Asia Central, las autoridades siguen preocupadas por lo que perciben como crecimiento del «islam no tradicional». Como indican los informes de los países de Uzbekistán, Kazajistán y Tayikistán, esto ha llevado a adoptar regulaciones más estrictas dirigidas a impedir la expansión de formas más extremas del islam y el consiguiente yihadismo. Sin embargo, algunos grupos defensores de los derechos civiles han manifestado su preocupación ante la posibilidad de que el pretexto del yihadismo sea un medio para que el Estado controle aún más las formas no convencionales del islam.

En el Cáucaso, el resurgimiento del conflicto histórico entre Azerbaiyán y Armenia a finales de 2020 disminuyó la estabilidad general de la región y dio lugar a nuevas alianzas. Azerbaiyán contaba para la guerra con el apoyo, que efectivamente recibió, de Turquía[13], y su escalada solo la pudo detener un alto el fuego negociado por Rusia.

En Turquía, que se extiende a ambos lados del sudeste de Europa, Oriente Medio y Asia Central, el informe del país ha revelado signos inquietantes para la libertad religiosa. A lo largo de este período de dos años, se han dado pruebas de crecientes tensiones sociales y político-religiosas; algunas de las más llamativas han sido la decisión política de reconvertir Hagia Sophia y la iglesia bizantina de Cora en mezquitas[14], la proliferación de ataques y discursos anticristianos, y la falta de derechos o de reconocimiento de las minorías religiosas, así como de los ateos y agnósticos. Se ha observado la influencia de Turquía en la disminución de la libertad religiosa de las tres regiones vecinas. Albania, Bosnia y Herzegovina, Kosovo y Azerbaiyán, por no mencionar la parte norte de la isla de Chipre, han soportado el peso de los intereses expansionistas de Turquía (cf. los informes de los países).

La libertad religiosa de Rusia sigue bajo la presión de leyes y políticas demasiado amplias dirigidas a las minorías «no tradicionales» en nombre de la lucha contra el «extremismo». Tal y como muestra el informe del país, al aplicar esas leyes se han producido violaciones de la libertad religiosa, entre ellas la criminalización de las actividades misioneras y de la oración colectiva (incluso en domicilios particulares), la vigilancia generalizada de grupos e individuos, y sanciones que incluyen multas o penas de cárcel. Algunos grupos religiosos, como los testigos de Jehová, siguen siendo considerados «organizaciones extremistas» y como tales están sometidos a procesos judiciales a puerta cerrada. Se ha encontrado discriminación contra protestantes (incluidos baptistas, luteranos y pentecostales), la Iglesia de Jesucristo de los Santos de os Últimos Días, la Iglesia ortodoxa reformada ucraniana y algunas comunidades musulmanas.

En Ucrania, concretamente en el territorio de Crimea ocupado por Rusia, además de en los territorios de Luhansk y Donetsk, grupos religiosos —entre los que se hallan la Iglesia ortodoxa de Ucrania, la Iglesia greco-católica ucraniana, los protestantes y los testigos de Jehová— han seguido sufriendo abusos muy graves de los derechos humanos y de la libertad religiosa. Entre las violaciones de derechos se cuentan detenciones y encarcelamiento, confiscación de propiedades, violencia física y prohibición de reuniones y servicios, además de la posesión o distribución de literatura religiosa (cf. el informe del país).

En la península balcánica del sudeste de Europa, los informes de los países muestran que, aunque algunos Estados siguieron estables o mejoraron, en otros, como Bosnia y Herzegovina, los derechos fundamentales, entre ellos el de libertad religiosa, aún son precarios a causa de las profundas fracturas sociales, las tensiones étnicas y religiosas, y la inestabilidad política. En Kosovo, una creciente tendencia de influencia religiosa y política fundamentalista, además del apoyo económico de Estados musulmanes extranjeros como Arabia Saudí y Turquía[15], unida al estatus de país autoproclamado «protector del islam en los Balcanes», amenaza con convertir a la sociedad musulmana tolerante, orientada hacia Europa, en refugio del extremismo.

Mientras la mayoría de las naciones ha permanecido estable en general, el antisemitismo que ha vuelto a surgir o se ha incrementado es una tendencia preocupante en algunos Estados de Europa occidental, así como en Estados Unidos y Canadá. Además, muchos de estos países han sufrido ataques de perfil alto y vandalismo contra lugares de culto, entre ellos iglesias, sinagogas y mezquitas. Varios Gobiernos han aprobado, o han pensado hacerlo, legislación dirigida específicamente contra el «extremismo religioso» o el «separatismo» (cf. los informes de los países).

En su discurso ante la OSCE en diciembre de 2020, el arzobispo Paul R. Gallagher expresó la «grave preocupación [de la Santa Sede] ante el creciente número de ataques terroristas, delitos de odio y otras manifestaciones de intolerancia hacia las personas, lugares de culto, cementerios y sitios religiosos en toda el área de la OSCE y fuera de ella».[16] «El hecho de que se perpetren contra creyentes “reunidos para rezar” [hace que muchos de estos actos de violencia sean particularmente atroces]; al hacerlo, los lugares de culto, “paraísos de paz y serenidad”, se convierten en lugares de ejecución, mientras que niños, mujeres y hombres indefensos pierden la vida simplemente porque se han reunido para practicar su religión»[17] , manifestó Gallagher.

Tal y como aparece en una serie de informes, en muchos países de la Unión Europea y en Canadá, se han establecido como leyes nuevas normas culturales (por ejemplo, leyes sobre delitos de odio, retirada de símbolos o signos religiosos, y legislación sobre igualdad), y la obligación legal de cumplir estas leyes está entrando en profundo conflicto con el derecho a la libertad de conciencia y religión.

FUENTES

[1] «U.S. Justice Alito says pandemic has led to “unimaginable” curbs on liberty», en Reuters, 13 de noviembre de 2020. [En línea]. Recuperado de: https://www.reuters.com/article/us-health-coronavirus-usa-supremecourt-idUSKBN27T0LD.

[2] «Nevada to Loosen Cap on Conventions, Concerts and Churches», en Associated Press, 29 de septiembre de 2020. [En línea]. Recuperado de: https://www.usnews.com/news/best-states/nevada/articles/2020-09-29/nevada-to-loosen-cap-on-conventions-concerts-and-churches.

[3] LESNIEWSKI, Niels, «McConnell blasts Bowser for restricting church services but allowing protests», en Roll Call, 9 de junio de 2020. [En línea]. Recuperado de: https://www.rollcall.com/2020/06/09/mcconnell-blasts-bowser-for-restricting-church-services-while-allowing-protests-during-covid-19-pandemic/.

[4] BECKET LAW, «Covid-19 and Religious Liberty». [En línea]. Recuperado de: https://www.becketlaw.org/covid-19-religious-worship/.

[5] «Spain: Authorities ease COVID-19 restrictions in Madrid and Barcelona from June 8 /update 29», en GardaWorld, 6 de junio de 2020. [En línea]. Recuperado de: https://www.garda.com/crisis24/news-alerts/348531/spain-authorities-ease-covid-19-restrictions-in-madrid-and-barcelona-from-june-8-update-29; LINDE, Pablo, «Coronavirus deescalation plan: Everything you need to know about the changes in Spain on Monday», en El País, 17 de mayo de 2020. [En línea]. Recuperado de: https://english.elpais.com/spanish_news/2020-05-17/coronavirus-deescalation-plan-everything-you-need-to-know-about-the-changes-in-spain-on-monday.html.

[6] THE CHURCH OF ENGLAND, «Carta de las comunidades religiosas al primer ministro», 3 de noviembre de 2020. [En línea]. Recuperado de: https://www.churchofengland.org/news-and-media/news-and-statements/archbishops-join-interfaith-call-pm-allow-public-worship.

[7] «Catholic bishops fight for public Masses as England prepares for second lockdown», en Catholic News Agency, 2 de noviembre de 2020. [En línea]. Recuperado de: https://www.catholicnewsagency.com/news/bishops-fight-for-public-masses-as-england-prepares-for-second-lockdown-28946.

[8] «Catholic church leader criticises Covid worship restrictions in England», en The Guardian, 1 de noviembre de 2020. [En línea]. Recuperado de: https://www.theguardian.com/world/2020/nov/01/catholic-church-leader-criticises-covid-worship-restrictions-england.

[9] Ibid.

[10] O’NEILL, Jesse, «Greek Orthodox Church Tells Priests to Defy Lockdown Measures», en New York Post, 4 de enero de 2021. [En línea]. Recuperado de: https://nypost.com/2021/01/04/greek-orthodox-church-tells-priests-to-defy-lockdown-measures/.

[11] COMISIÓN DE ESTADOS UNIDOS PARA LA LIBERTAD RELIGIOSA INTERNACIONAL (USCIRF), «Uzbekistan», en 2020 Annual Report. [En línea]. Recuperado de: https://www.uscirf.gov/sites/default/files/Uzbekistan.pdf.

[12] «Which nation improved the most in 2019?», en The Economist, 21 de diciembre de 2019. [En línea]. Recuperado de: https://www.economist.com/leaders/2019/12/21/which-nation-improved-the-most-in-2019.

[13] «Turkey to send soldiers to Azerbaijan», en Atalayar, 17 de noviembre de 2020. [En línea]. Recuperado de: https://atalayar.com/en/content/turkey-send-soldiers-azerbaijan.

[14] «After Hagia Sophia, Turkey converts historic Chora church into mosque», en The Jerusalem Post, 24 de agosto de 2020. [En línea]. Recuperado de: https://www.jpost.com/middle-east/after-hagia-sophia-turkey-converts-historic-chora-church-in-to-mosque-639703.

[15] FUNDACIÓN KONRAD-ADENAUER-STIFTUNG, The influence of external actors in the Western Balkans, 2018. [En línea]. Recuperado de: https://www.kas.de/c/document_library/get_file?uuid=194afc48-b3be-e3bc-d1da-02771a223f73&groupId=252038.

[16] GALLAGHER, Paul Richard. SECRETARÍA DE LA SANTA SEDE PARA LAS RELACIONES CON LOS ESTADOS, Declaración de la Santa Sede en el vigésimo séptimo consejo ministerial de la organización para la seguridad y la cooperación en Europa, 3 de diciembre de 2020. [En línea]. Recuperado de: https://drive.google.com/file/d/1hWGNg5Y_SxxSn92OQo9KL_zopB4jVxo-/view

[17] Ibid.