COMPARTE

ANÁLISIS REGIONAL

Asia insular está formada por la península malaya, el archipiélago malayo, Australia, Nueva Zelanda y las numerosas y pequeñas naciones insulares de la región del Indo-Pacífico. Un factor importante que contribuye al conflicto y a la inestabilidad en este territorio estratégico es la persecución religiosa, y el motor principal de esta persecución es, con diferencia, el islamismo militante, ya sea actuando como aliado del poder estatal, ya sea operando a través de actores y movimientos no estatales.

Aunque es patente en toda la región, los países de Asia insular que exhiben la represión religiosa más extrema por ideología islamista son Malasia y las Maldivas (cf. los informes de los respectivos países). A pesar de que en Malasia el islamismo militante rara vez asume una forma violenta, tanto el Gobierno federal como los estatales imponen una rígida ortodoxia islámica a través de un sistema de regulación religiosa que se encuentra entre los de mayor alcance del mundo. Siendo una democracia electoral, Malasia practica un «sistema de mayorías» étnico-religiosas que restringe radicalmente las libertades básicas de la mayoría étnica musulmana malaya, además de aquellas de las minorías étnicas, fundamentalmente budistas, hindúes, cristianos chinos e indios. Los miembros de la mayoría musulmana malaya carecen, básicamente, de libertad religiosa ya que el Gobierno define e impone coactivamente el tipo de islam que deben creer y practicar (una escuela concreta del islam suní), dificultando extremadamente las conversiones a otro islam que no sea este. Al mismo tiempo, el Gobierno aplica despiadadamente una serie de restricciones a las minorías religiosas y étnicas del país. Los no musulmanes no pueden referirse a Dios como «Alá» en sus publicaciones[1]y tienen terminantemente prohibido hacer proselitismo entre musulmanes malayos, lo cual está castigado por la ley. El hecho de que en febrero de 2020 cayese un Gobierno reformador de corta duración y regresara el Gobierno de línea dura puso fin a cualquier perspectiva de mejora en cuanto a las condiciones de libertad religiosa del país. En medio de este clima, en octubre de 2020, el ex primer ministro Mahathir Mohamad utilizó Twitter para pedir a los musulmanes del mundo que «maten a millones de franceses» en venganza por la publicación de las caricaturas del profeta Mahoma en la revista francesa Charlie Hebdo.[2]

La pequeña nación del archipiélago de las Maldivas, ubicada al sur de la India en el océano Índico, está en las garras tanto de la ortodoxia islámica impuesta por el Estado, como del extremismo islamista no estatal. Siendo uno de los países más represivos del mundo, la Maldivas ordena oficialmente a los ciudadanos profesar el islam suní y prohíbe cualquier expresión pública de fe no musulmana, incluso a los visitantes. Tal y como revela el informe del país, aunque la nación ha hecho algunos avances hacia la democracia y el Estado de derecho desde que en 2008 se pusiera fin a treinta años de dictadura, en los últimos años no ha conseguido frenar el peligroso incremento del extremismo yihadista. Los islamistas han trabajado para hacer retroceder las reformas democráticas e, incluso, a finales de 2019 consiguieron presionar al Gobierno para que cerrase la ONG defensora de los derechos humanos más influyente de la Maldivas.[3]

Las nefastas consecuencias del islamismo para la libertad religiosa también son visibles en otros países de Asia insular. En Indonesia, el país más poblado de la región y la nación musulmana más grande del mundo, los islamistas combatientes vinculados a grupos como el Frente de Defensa del Islam, contrarios a la ideología Pancasila oficial de Indonesia de tolerancia religiosa, han seguido colaborando con algunos funcionarios de los gobiernos locales para cerrar lugares de culto gestionados por las comunidades minoritarias. Peor aún, en 2017 unieron sus fuerzas con las élites empresariales y políticas[4] para derrocar al gobernador cristiano de etnia china de Yakarta, Basuki Tjahaja Purnama, conocido por el apodo de «Ahok». Tras sufrir una derrota electoral y cumplir una condena de dos años de prisión por blasfemia, Ahok quedó en libertad en enero de 2019.[5] También en Filipinas, mayoritariamente católica, el islamismo no estatal está alimentando la militancia violenta de Abu Sayyaf en la gran isla meridional de Mindanao, de mayoría musulmana. Por su parte, el pequeño sultanato de Brunéi Darussalam también ha adoptado medidas durante el período que se estudia en este informe para aplicar una ideología islámica más intransigente. En abril de 2019, Brunéi introdujo un código penal de sharía[6] en el que se tipifica como delito difamar al profeta Mahoma, la apostasía e incluso que los no musulmanes hagan proselitismo entre otros no musulmanes; este nuevo código además prescribe castigos como la flagelación y la lapidación (cf. los informes de los países).

Sin embargo, al menos en algunos aspectos importantes, Indonesia se aparta del modelo de creciente islamización y radicalización que prevalece actualmente en muchos países de mayoría musulmana, ya sea en Asia insular, Asia continental o cualquier otro lugar. Las manifestaciones de actividad islamista se han visto igualadas, especialmente en los tres últimos años, por una serie de tendencias legales, políticas y religiosas positivas. Por ejemplo, una sentencia de 2017 del Tribunal Constitucional muy celebrada extendió la protección de la libertad religiosa y los recursos del Estado a las tradiciones espirituales indígenas que no figuran entre las seis religiones oficialmente reconocidas por el Estado.[7] Además, como indica el informe del país, a pesar de la ola de movilizaciones islamistas que derrocó a Ahok, estas no pudieron impedir la elección del presidente moderado del país, Joko Widodo, en las elecciones celebradas en Indonesia en abril de 2019. De hecho, la demostración del poder islamista en el asunto de Ahok llevó a los líderes políticos y religiosos de Indonesia a reforzar las tradiciones políticas y culturales de tolerancia religiosa del país. Por ejemplo, Nahdlatul Ulama (NU), el mayor movimiento de la sociedad civil del país y la organización musulmana más grande del mundo, que cuenta con cerca de 90 millones de miembros, está llevando a cabo una campaña nacional y mundial para recontextualizar elementos de la ortodoxia islámica que han alentado el extremismo yihadista y la intolerancia hacia los no musulmanes. El NU ha llegado a recibir en Yakarta al secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, a finales de octubre de 2020, para expresar su compartido compromiso con la libertad religiosa y los derechos humanos inalienables.[8]

También es alentador que muchos de los países de Asia insular se encuentren entre los más libres y pacíficos del mundo en lo que a la religión se refiere. Entre ellos se cuentan las grandes naciones insulares de Australia y Nueva Zelanda; las naciones de mayoría cristiana de Papúa Nueva Guinea y Timor Oriental; y los microestados del Pacífico de Vanuatu, Samoa, Kiribati, Tonga, Micronesia, las islas Marshall, Palaos, Tuvalu, Nauru, las islas Fiyi y las islas Salomón (cf. los informes de dichos países). A pesar de esto, a estos países no les han faltado problemas importantes, el más grave de ellos el atentado terrorista perpetrado en marzo de 2019 por un australiano supremacista blanco en dos mezquitas de Christchurch, Nueva Zelanda, durante las oraciones del viernes, en el que asesinó a 51 personas e hirió a otras 40.[9] Además, en Australia, Papúa Nueva Guinea, Timor Oriental y las islas Marshall, los informes de los países revelan la existencia de discriminación contra las minorías musulmanas. Australia, en particular, recibe críticas continuas tanto por su falta de apertura a personas de toda Asia que buscan refugio a causa de la persecución religiosa como por no proporcionar instalaciones adecuadas a los solicitantes de asilo.[10]

 

FUENTES

[1] KAIROS RESEARCH CENTER, «Freedom of religion after the Catholic Herald», septiembre de 2014. [En línea]. Recuperado de: http://www.krisispraxis.com/wp-content/uploads/2014/09/Freedom-of-Religion-after-the-Catholic-Herald.pdf (Consulta: 19 de octubre de 2020).

[2] «Muslims “have the right to kill millions of French people”, Malaysia's former PM says after church terror attack in Nice - as Scott Morrison slams “abhorrent”comments», en Daily Mail, 29 de octubre de 2020. [En línea]. Recuperado de: https://www.dailymail.co.uk/news/article-8893671/Muslims-right-kill-millions-French-people-Malaysias-former-PM-says.html.

[3] AMNESTY INTERNATIONAL, «Maldives: NGO closure shows repression hasn’t gone away», 5 de noviembre de 2019. [En línea]. Recuperado de: https://www.amnesty.org/en/latest/news/2019/11/maldives-ngo-closure-shows-repression-hasnt-gone-away.

[4] «Why hundreds of thousands of Muslims rallied against the Jakarta governor», en The Conversation, 9 de noviembre 2016. [En línea]. Recuperado de: https://theconversation.com/why-hundreds-of-thousands-of-muslims-rallied-against-the-jakarta-governor-68351.

[5] «Ahok: Former Jakarta governor released early from prison», en BBC News, 24 de enero de 2019. [En línea]. Recuperado de: https://www.bbc.com/news/world-asia-46982779.

[6] «Brunei | Enforcement of Syariah Laws in Brunei Darussalam», en ZICO Law, 7 de junio de 2019. [En línea]. Recuperado de: https://www.zicolaw.com/resources/alerts/brunei-enforcement-of-syariah-laws-in-brunei-darussalam/.

[7] «Indonesian court rules in favor of religious freedom», en Christian Science Monitor, 7 de noviembre 2017. [En línea]. Recuperado de: https://www.csmonitor.com/World/Asia-Pacific/2017/1107/Indonesian-court-rules-in-favor-of-religious-freedom.

[8] «Pompeo Says China “Gravest Threat to Future of Religious Freedom”», en VOA, 29 de octubre de 2020. [En línea]. Recuperado de: https://www.voanews.com/east-asia-pacific/pompeo-says-china-gravest-threat-future-religious-freedom.

[9] «Christchurch shootings leave 50 people dead after attacks on mosques, as it happened», en ABC News, 15 de marzo de 2019. [En línea]. Recuperado de: https://www.abc.net.au/news/2019-03-15/christchurch-shooting-multiple-fatalities-mosque-new-zealand/10904416.

[10] «Australia's offshore detention is unlawful, says international criminal court prosecutor», en The Guardian, 15 de febrero de 2020. [En línea]. Recuperado de: https://www.theguardian.com/australia-news/2020/feb/15/australias-offshore-detention-is-unlawful-says-international-criminal-court-prosecutor.