COMPARTE

ANÁLISIS REGIONAL

Dr. Paulina Eyzaguirre

Las regiones de Iberoamérica y el Caribe están integradas por 33 países con una población que se calcula en más de 657 millones y una media de edad de 31 años.[1] Estas naciones comparten un legado histórico y cultural similar, y algo menos del 60% de su población se define como católica.[2] La democracia predomina en la mayor parte de la región y la mitad de estos países (17) celebraron elecciones entre 2018 y 2020. Sin embargo, varios países de Iberoamérica están inmersos en crisis sociopolíticas agravadas por la violencia debido a la ausencia de un Estado de derecho, el tráfico de drogas, la corrupción y, para empeorar las cosas, la pandemia de la COVID-19. En consecuencia, la región sigue siendo una importante fuente de emigrantes que buscan una vida mejor, principalmente en Estados Unidos.

El predominio del cristianismo en Iberoamérica y el Caribe no garantiza que se defienda la libertad religiosa. Durante el período que se estudia en este informe, grupos religiosos afrobrasileños han denunciado incidentes de intolerancia religiosa, mientras que en Argentina la comunidad judía ha sufrido intolerancia y persecución (cf. los informes de los países). Sin embargo, la mayoría cristiana sigue siendo el grupo más afectado por los delitos de odio en forma de agresiones contra los representantes religiosos[3], places of worship, cemeteries, monuments and religious images. These attacks are responses to Christianity’s[4] , sus lugares de culto, cementerios, monumentos e imágenes religiosas. Estos ataques se deben a la defensa que hacen los cristianos de los oprimidos, así como a manifestaciones públicas de oposición, o crítica, de las acciones realizadas por actores estatales y no estatales.

 

Hostilidad hacia las organizaciones religiosas

Tal y como revelan los informes de los países, las violaciones más importantes a la libertad religiosa se producen en naciones con un historial cuestionable de respeto a los derechos humanos y la democracia, entre ellas Cuba, Nicaragua y Venezuela. Estos Gobiernos han manifestado hostilidad y agresividad hacia las Iglesias cristianas (tanto la católica como las no católicas) cuando sus líderes religiosos han denunciado la corrupción y las iniciativas políticas y sociales que entienden que son perjudiciales para el bien común. En concreto, la hostilidad estatal se manifiesta en el uso de la fuerza, que incluye la interrupción de las celebraciones religiosas, la intimidación de los fieles con despliegues policiales beligerantes alrededor de iglesias y procesiones (y por otro lado, la ausencia notoria de protección policial cuando las turbas atacan y destrozan lugares de culto), amenazas a los líderes religiosos y a los fieles, cancelación de los visados al personal religioso extranjero y opacidad en el proceso de registro de los grupos religiosos.

La ausencia del Estado de derecho, y su consiguiente repercusión sobre la libertad religiosa, ha sido evidente sobre todo en México, donde bandas criminales han cometido actos de violencia contra civiles por cuestiones relacionadas con el crimen organizado, como el tráfico de drogas, disputas por las tierras, corrupción, extorsión y represalias. Han herido y asesinado no solo a las víctimas de estos delitos, sino también a los que, inspirados por sus creencias religiosas, buscan proteger los derechos humanos de estos oprimidos. Tal y como indica el informe sobre México, se siguen cometiendo secuestros y asesinatos de sacerdotes, a los que dan muerte por atender a sus responsabilidades pastorales, por intentar proteger a sus comunidades o por hablar en contra de las acciones del crimen organizado. Por ejemplo, en el estado de Chiapas, la Iglesia católica ha denunciado que presuntos miembros de un grupo de traficantes, el Cártel de Jalisco-Nueva Generación, realizaron llamadas de teléfono para amenazar de muerte a un sacerdote, sus parientes y su congregación. Exigían que la Iglesia los reconociera como los señores del territorio a cambio de mantener la paz.[5]

Durante el período estudiado en este informe han sido asesinados ocho sacerdotes en cinco países: Honduras, Nicaragua, El Salvador, México y Perú. Las investigaciones siguen en curso (cf. los informes de los países).

 

Aumento de los ataques contra lugares de culto, imágenes y símbolos religiosos

Se han denunciado ataques contra lugares de culto, monumentos y símbolos religiosos en Argentina, Brasil, Colombia, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua y Venezuela (cf. los informes de los respectivos países). La motivación de los vándalos ha sido primordialmente ideológica, pero un importante denominador común ha sido la actitud de los Gobiernos, que en la mayor parte de los casos decidió dejar que los ataques se produjeran durante manifestaciones públicas, y después optaron por no enjuiciar a los autores.[6] Se han realizado pintadas en edificios, coches y monumentos con lemas a favor del aborto, el matrimonio entre personas del mismo sexo, el orgullo gay o de denuncia de la violencia contra las mujeres y los abusos sexuales del clero.[7]

 

Aceleración del laicismo

En varios países se está originando un creciente debate sobre el laicismo, qué significa que un Estado sea laico y el espacio que se otorga a la libertad religiosa en la esfera pública. En este discurso social algunos grupos han presentado el derecho a la libertad religiosa como opuesto a la naturaleza laica del Gobierno. Frente a esta idea se presentan argumentos que explican que el laicismo no debería llevar a los Gobiernos a renunciar a la defensa del derecho del individuo a creer o no y a ordenar su vida pública conforme a sus creencias. La voz autorizada de la Iglesia católica se ha silenciado de alguna manera en estos debates como consecuencia de sus delitos de abusos sexuales, así como por su respuesta vacilante y tardía al reconocimiento y reparación del abuso.

 

Migraciones

Unos 4,8 millones de emigrantes han huido de Venezuela desde el principio de la crisis política y económica de 2015.[8] De la misma forma, aunque no tan extrema, caravanas de emigrantes han ido dejando atrás crisis similares en países como Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua y Haití (cf. los informes de dichos países). México ha experimentado un importante desplazamiento interno porque los habitantes de los pueblos huyen del crimen organizado. Las naciones vecinas se enfrentan al reto de integrar a estos inmigrantes de diferentes religiones en lo que previamente era una sociedad más o menos homogénea. Como muestra el informe sobre Chile, por ejemplo, el número de grupos religiosos procedentes de Haití introducidos con la llegada de los inmigrantes se ha duplicado en pocos años.[9]

 

Pandemia de la COVID-19

La pandemia de la COVID-19 ha tenido graves repercusiones en la región. Los informes de los países indican que las restricciones que se impusieron a la población normalmente se respetaron y que los representantes religiosos colaboraron con los Gobiernos para convencer a los fieles de que siguieran las medidas. De hecho, en algunos casos, se consideró que las autoridades religiosas estaban siendo más duras que las sanitarias, y fueron criticadas por ello. El caso de Uruguay es digno de mención porque, en vez de imponer las restricciones unilateralmente, las autoridades se acercaron a diversas comunidades religiosas para coordinar un enfoque unificado.[10] Las comunidades religiosas también han contribuido a adoptar medidas para contener la pandemia ofreciendo centros de salud, como hospitales y clínicas, así como edificios en los que proporcionar refugio y alimentación a los desamparados.

 

Aspectos positivos

En seis países (Brasil, Chile, Costa Rica, Honduras, Jamaica y Colombia) el derecho a la libertad religiosa ha recibido el amparo adicional de sentencias de tribunales superiores (cf. los informes de los países). En varias naciones, muchas de ellas caribeñas, reconociendo el papel positivo de la fe en tiempos de crisis, se han mantenido los actos religiosos populares tradicionales, aunque con algunas restricciones a causa de la pandemia.

FUENTES

[1] «Latin America and the Caribbean Population», en Worldometer. [En línea]. Recuperado de: https://www.worldometers.info/world-population/latin-america-and-the-caribbean-population.

[2] «Religion affiliation in Latin America as of 2018, by type», en Statista, noviembre 2018. [En línea]. Recuperado de: https://www.statista.com/statistics/996386/latin-america-religion-affiliation-share-type/.

[3] «Christians in Latin America are numerous, but still vulnerable», en CRUX, 31 de diciembre de 2015. [En línea]. Recuperado de: https://cruxnow.com/faith/2015/12/christians-in-latin-america-are-numerous-but-still-vulnerable/.

[4] Fundamentalmente, pero no exclusivamente, la Iglesia católica.

[5] «Iglesia católica denuncia amenazas del CJNG contra sacerdotes», en Televisa.news, 24 de abril de 2020. [En línea]. Recuperado de: https://noticieros.televisa.com/ultimas-noticias/amenazas-cjng-sacerdotes-iglesia-catolica-chiapas/.

[6] «Feministas pintan y atacan iglesia en Colombia durante marcha del 8M», en ACI Prensa, 9 de marzo de 2020. [En línea]. Recuperado de: https://www.aciprensa.com/noticias/feministas-pintan-y-atacan-iglesia-en-colombia-durante-marcha-del-8m-54264 (Consulta: 7 de marzo de 2021).

[7] «Marcha de mujeres termina con daños a la catedral de Hermosillo», en Proyecto Puente, 9 de marzo de 2020. [En línea]. Recuperado de: https://proyectopuente.com.mx/2020/03/09/marcha-de-mujeres-termina-con-danos-a-catedral-de-hermosillo-y-palacios-de-gobierno-municipal-y-del-estado/ (Consulta: 7 de marzo de 2021).

[8] TRIVENO, Luis; NIELSEN, Olivia, «It’s time to start solving Latin America’s migration crisis with creative housing solutions», en World Bank Blogs, 4 de febrero de 2020. [En línea]. Recuperado de: https://blogs.worldbank.org/sustainablecities/its-time-start-solving-latin-americas-migration-crisis-creative-housing-solutions.

[9] GUTIÉRREZ, Pamela, «Comunidades haitianas forman sus propias iglesias y los pastores podrían crear una nueva asociación», en El Mercurio, 7 de enero de 2019. [En línea]. Recuperado de: http://www.economiaynegocios.cl/noticias/noticias.asp?id=536167 (Consulta: 28 de octubre de 2020).

[10] PONTIFICIO INSTITUTO JUAN PABLO II PARA LA FAMILIA, 24 de septiembre de 2020, «Seminario 2020: Los desafíos de la libertad religiosa en el sistema interamericano de Derechos Humanos. Libertad religiosa en el Sistema Interamericano: Uruguay», [archivo de vídeo], en Facebook. [En línea]. Recuperado de: https://www.facebook.com/JuanPabloIIFamilia/videos/384698952560490 (Consulta: 10 de octubre de 2020).