COMPARTE

Introducción

Dr. Thomas Heine-Geldern Presidente ejecutivo, ACN Internacional

«En un mundo en el que diversas formas de tiranía moderna tratan de suprimir la libertad religiosa, o de reducirla a una subcultura sin derecho a voz y voto en la plaza pública, o de utilizar la religión como pretexto para el odio y la brutalidad, es necesario que los fieles de las diversas tradiciones religiosas unan sus voces para clamar por la paz, la tolerancia, el respeto a la dignidad y a los derechos de los demás» . [1]

Papa Francisco

 

El 28 de mayo de 2019, la Asamblea General de la ONU aprobó una resolución en la que establecía el 22 de agosto como Día Internacional en Conmemoración de las Víctimas de Actos de Violencia Basados en la Religión o las Creencias. Polonia propuso esta celebración apoyada por Estados Unidos, Canadá, Brasil, Egipto, Irak, Jordania, Nigeria y Pakistán. Esta resolución constituye un mensaje claro y un mandato (además de un recordatorio cada 22 de agosto) de que ni las Naciones Unidas, ni los Estados miembros, ni la sociedad civil pueden tolerar, ni van a hacerlo, los actos de violencia basados en la religión.

Además de la resolución de las Naciones Unidas del 28 de mayo de 2019 y del «Llamamiento mundial para proteger la libertad religiosa» del 23 de septiembre de 2019 (el primer acto en la historia de las Naciones Unidas sobre libertad religiosa organizado por un presidente de Estados Unidos), se han presentado una serie de iniciativas a nivel estatal. Entre ellas se cuentan la Alianza para la Libertad Religiosa Internacional lanzada por Estados Unidos, la creación de una Secretaría de Estado para la Persecución Cristiana en Hungría y, quizás la medida más notable, el creciente número de naciones que instituyen o reactivan embajadores para la Libertad de Religión y Creencias en países como Dinamarca, Países Bajos, Estados Unidos, Noruega, Finlandia, Polonia, Alemania y el Reino Unido entre otros.

La protección de los que sufren violencia a causa de la religión también implica el reconocimiento del derecho humano fundamental a la libertad religiosa, la aceptación de la realidad sociológica de la religión en la sociedad y el papel positivo que representa la religión en las culturas. Tal y como escribió el papa Benedicto XVI ante la violencia anticristiana en Irak, «el derecho a la libertad religiosa se funda en la misma dignidad de la persona humana, cuya naturaleza transcendente no se puede ignorar o descuidar» .[2]

Sin embargo, a pesar de las proclamaciones de las Naciones Unidas (aun siendo importantes) y de la dotación de personal a las embajadas de libertad religiosa, lamentablemente hasta ahora la respuesta de la comunidad internacional a la violencia motivada por la religión, y a la persecución religiosa en general, se puede considerar demasiado escasa y que llega demasiado tarde. Aunque es imposible conocer el número exacto, nuestras investigaciones indican que dos tercios de la población mundial viven en países en los que de una u otra forma se producen violaciones de la libertad religiosa, siendo los cristianos el grupo más perseguido. ¿Sorprende? No, esta situación lleva siglos creciendo desde las raíces de la intolerancia, pasando por la discriminación, hasta alcanzar la persecución

El informe Libertad religiosa en el mundo de AYUDA A LA IGLESIA NECESITADA (ACN) es un proyecto de investigación de primer nivel de ACN y ha ido evolucionando considerablemente a lo largo de los años, pasando de ser un pequeño folleto a una publicación de cerca de 800 páginas elaborada por un equipo repartido por todo el mundo. Esta evolución se ha debido al hecho de que actualmente la discriminación y la persecución por motivos religiosos es un fenómeno mundial creciente. En medio de los conflictos violentos —ya sea en Siria, Yemen, Nigeria, la República Centroafricana o Mozambique, por mencionar solo unos pocos—, están quienes han instrumentalizado la religión para obtener el poder, manipulando desde la sombra las convicciones más profundas de la humanidad.

Nuestro compromiso con esta cuestión refleja nuestra misión. Este informe no es solo un medio para realizar mejor nuestro servicio a la Iglesia doliente, sino para dar además voz a los compañeros de nuestros proyectos, quienes se han visto trágicamente marcados por las consecuencias de la persecución. Este año, el informe de Libertad religiosa en el mundo cumple 22 años de publicación desde la primera edición realizada por nuestra oficina italiana en 1999. Lamentablemente, no será el último.

FUENTES

[1] FRANCISCO, Discurso para el Encuentro por la Libertad religiosa con la comunidad hispana y otros inmigrantes, 26 de septiembre de 2015. [En línea].

http://www.vatican.va/content/francesco/en/speeches/2015/september/documents/papa-francesco_20150926_usa-liberta-religiosa.html

[2] BENEDICTO XVI, Mensaje para la celebración de la XLIV Jornada Mundial de la Paz, 1 de enero de 2011. [En línea]. Recuperado de: http://www.vatican.va/content/benedict-xvi/es/messages/peace/documents/hf_ben-xvi_mes_20101208_xliv-world-day-peace.html.