COMPARTE

NOTA INFORMATIVA |NACIONALISMO ÉTNICO-RELIGIOSO: MANIPULACIÓN DE LA BÚSQUEDA DE UNA IDENTIDAD COMÚN

Junto al totalitarismo comunista y el islamismo, el nacionalismo religioso es otra de las grandes amenazas de nuestro mundo actual a la libertad religiosa y a la convivencia pacífica entre las religiones. Las minorías religiosas de numerosos países (como la India, Sri Lanka, Pakistán, Myanmar, Malasia, Bután y Nepal, entre otros) se enfrentan cada vez más a una grave marginación y a una persecución activa por parte de muchos de sus conciudadanos en medio de crecientes movimientos populistas de mayorías religiosas (cf. los informes de los países).

En un mundo cada vez más moldeado por una cultura consumista vacía de espiritualidad a nivel mundial, muchas personas están sedientas de formas más ricas y profundas de identidad y comunidad. El nacionalismo étnico-religioso constituye un intento de proporcionar formas sólidas de pertenencia en un mundo con grandes cambios. Propone que la identidad individual deriva, en parte, de la pertenencia a una gran nación y es elevada por ella; esta nación está definida por una convergencia única de religión, raza, idioma y territorio. Parece que estos movimientos están creciendo sobre todo en Asia. Como indican los informes sobre los países, los movimientos nacionalistas étnico-religiosos están floreciendo en Myanmar y Sri Lanka, de mayoría budista, así como en Malasia, principalmente musulmana malaya, y en el Bangladés musulmán bengalí.

El partido del primer ministro Narendra Modi, el Bharatiya Janata Party, que regresó al poder tras una aplastante victoria en las elecciones parlamentarias de 2019, realizó un llamamiento renovado a un movimiento de nacionalismo hindú con décadas de antigüedad. El nacionalismo hindú es el mayor movimiento de nacionalismo religioso del mundo y se centra en una identidad esencialmente étnico-religiosa que goza de gran apoyo en el «cinturón de la vaca», zona conservadora del centro y del norte de la India. Igual que muchos otros países con fuertes movimientos de nacionalismo religioso, el baluarte institucional del nacionalismo hindú es una red de actores no estatales que goza de una creciente resonancia e influencia entre la población india. Un indicador de su creciente atractivo masivo es el hecho de que el BJP, con su filosofía Hindutva (la creación de un poderoso estado hindú), logró casi el 40% de los votos en 2019 .[1]

Si la tendencia acelerada hacia el nacionalismo étnico-religioso agresivo no se detiene o se ralentiza, las consecuencias catastróficas serán inevitables. Los numerosos países asiáticos (y también otros Gobiernos populistas del mundo) que están en las garras del nacionalismo étnico-religioso están experimentando una combinación de retroceso democrático y creciente represión religiosa. Por ejemplo, tal y como indican los informes de los países, democracias como las de la India, Myanmar y Sri Lanka, que han sido las que el nacionalismo étnico-religioso ha configurado más profundamente, se están convirtiendo cada vez más en regímenes «híbridos» autocrático-democráticos que combinan elecciones periódicas con fuertes restricciones a los derechos constitucionales básicos, como la libertad religiosa. Pakistán es otro ejemplo de ello. Este país, largo tiempo en manos de una identidad nacionalista religiosa armada y durante una época fuertemente atrapado bajo la órbita de China, es un caso de manual de «autocracia electoral» de una mayoría religiosa.

Ahora podemos estar presenciando lo que el especialista en Asia Meridional Farahnaz Ispahani denomina la «pakistanización» de Asia[2] en la que las identidades de las mayorías exclusivistas unen sus fuerzas con Estados cada vez más autoritarios para reducir de forma permanente a las minorías religiosas a ciudadanos de segunda clase, cuando no para privarlos del voto o destruirlos por completo. No sabemos cuántos países más decidirán que este tipo de régimen representa un modelo político atractivo y viable, pero lo que sí está claro es que la combinación del nacionalismo étnico-religioso y el Gobierno autoritario es profundamente incompatible con una libertad religiosa sólida para todos los ciudadanos con independencia de su credo, casta o raza.

 

FUENTES

[1] «India election results 2019: Narendra Modi secures landslide win», en BBC News, 23 de mayo de 2019. [En línea]. Recuperado de: https://www.bbc.com/news/world-asia-india-48347081.

[2] ISPAHANI, Farahnaz. RFI INSTITUTE, 18 de julio de 2019, «Referring to concerns about the “Pakistanization” of the region of South Asia», en Twitter. [En línea]. Recuperado de: https://twitter.com/RFInstitute/status/1151639626442035201.