COMPARTE

NOTA INFORMATIVA |COVID-19: IMPACTO SOBRE LA LIBERTAD RELIGIOSA EN TODO EL MUNDO

María Lozano

«Las exigencias para contener la difusión del virus también se ramificaron sobre diversas libertades fundamentales, incluida la libertad de religión, limitando el culto y las actividades educativas y caritativas de las comunidades de fe. Sin embargo, no debemos pasar por alto que la dimensión religiosa constituye un aspecto fundamental de la personalidad humana y de la sociedad, que no puede ser cancelado; y que, aun cuando se está buscando proteger vidas humanas de la difusión del virus, la dimensión espiritual y moral de la persona no se puede considerar como secundaria respecto a la salud física» .[1]

Papa Francisco

 

Ningún suceso de la historia moderna ha afectado a la vida de la población mundial de forma tan significativa y universal como la pandemia de la COVID-19. Sin distinción de raza, color o credo, la pandemia ha desgarrado el tejido de la salud pública y ha trastocado las prácticas tradicionales de la economía mundial, así como la gobernanza, a menudo con profundas implicaciones sobre los derechos humanos, entre ellos el de libertad religiosa. Las repercusiones de la enfermedad no solo han revelado las debilidades sociales subyacentes, sino que en muchas zonas del mundo se han agravado las fragilidades que ya existían, producto de la pobreza, la corrupción y unas estructuras estatales vulnerables.

Varios Gobiernos africanos, superados por los problemas que plantea esta devastadora pandemia, han redistribuido las fuerzas del ejército y de seguridad para apoyar las necesidades de atención médica de la población en general .[2] Especialmente durante los primeros meses, los grupos terroristas y yihadistas aprovecharon la distracción del Gobierno para aumentar sus ataques violentos y afianzar los logros territoriales .[3] Los grupos extremistas también han utilizado la pandemia para reclutar nuevos miembros. Numerosas publicaciones propagandísticas de Al Qaeda, Dáesh (Estado Islámico) y Boko Haram[4] han calificado a la COVID-19 de castigo de Dios al «Occidente decadente», han prometido inmunidad contra el virus y han garantizado un lugar en el paraíso a los yihadistas .[5] En la región del Sáhel ,[6] desde Mali hasta Burkina Faso ,[7]desde Níger hasta Nigeria, y en la región de Cabo Delgado al norte de Mozambique, los islamistas se han reagrupado, rearmado y han reforzado las estructuras y alianzas que tenían o han creado otras nuevas.

También los Estados han aprovechado la confusión. Los regímenes especialmente autoritarios, por ejemplo, China, utilizaron la pandemia para imponer mayores restricciones a la práctica de la religión y cerrar los sitios web que transmiten servicios religiosos .[8]

La pandemia de la COVID-19 no ha provocado solo una crisis sanitaria mundial, sino también una recesión económica en todo el mundo. El miedo y la incertidumbre sobre la infección, así como la frustración por los repetidos confinamientos, han desencadenado disturbios sociales que han provocado ataques agresivos, especialmente en los medios de comunicación, contra quienes se han considerado chivos expiatorios, ya sean raciales o religiosos. En internet han proliferado las teorías de la conspiración que afirman que los judíos han provocado el brote ,[9]en la India se acusó a las minorías musulmanas ,[10]que mientras en otros países como China ,[11]Níger ,[12]Turquía[13] y Egipto, la culpa de la pandemia recae en los cristianos .[14] Los prejuicios sociales que ya existían contra las comunidades religiosas también han llevado a un incremento de la discriminación denegando el acceso a la comida y la atención médica, por ejemplo, en Pakistán, donde las organizaciones benéficas islámicas «negaron la ayuda alimentaria y los paquetes de emergencia a los cristianos y a los miembros de otras comunidades minoritarias» .[15]

Por otro lado, la pandemia ha inspirado ejemplos positivos de apoyo mutuo entre grupos religiosos. En Camerún, miles de musulmanes se unieron a los cristianos en las oraciones del día de Navidad por el fin de la pandemia y por la paz .[16] En Bangladés, donde, debido al miedo al contagio, los grupos religiosos minoritarios no han podido celebrar ritos funerarios por los miembros de sus familias, una organización benéfica islámica se dedicó a enterrar no solo a los musulmanes, sino también a los hindúes y cristianos víctimas de la COVID-19 .[17] En Chipre, donde las restricciones fronterizas impedían que cristianos y musulmanes visitaran sus respectivos lugares religiosos, varios turcochipriotas musulmanes rezaron ante la tumba del apóstol Bernabé, patrón de Chipre, como gesto de buena voluntad hacia los cristianos que no podían visitarla .[18] Finalmente, como ejemplo de respuesta estatal positiva, el Gobierno comunista de Cuba permitió que se transmitiese por la televisión nacional, por primera vez, el vía crucis del papa Francisco y los actos litúrgicos de Semana Santa .[19]

La reacción del Gobierno a la emergencia sanitaria ha afectado profundamente a los derechos humanos, entre ellos la libertad de reunión y la libertad de religión, suscitando debates sobre las implicaciones de las decisiones políticas adoptadas. La dificultad para evaluar en qué medida se ha visto amenazado universalmente el derecho a la libertad religiosa se debe al hecho de que cada país, y en algunos casos cada región, han dado una respuesta diferente a este suceso mundial.

Es evidente que el mundo se enfrenta a una emergencia impredecible y que los líderes del mundo se han visto obligados a adoptar medidas extraordinarias, improvisando legislaciones no probadas a medida que se iba deteriorando la situación. Sin embargo, dentro de este marco, está claro que se han producido casos de abuso y ataques a la libertad religiosa, debido en parte a la aplicación no equitativa de las restricciones impuestas a las actividades religiosas frente a las económicas, así como por la agresividad de la policía y del ejército al abordar las infracciones relacionadas con las prácticas religiosas.

Tanto en algunos estados de Estados Unidos[20] como en España[21]se han puesto en evidencia ejemplos de desproporcionalidad al comparar las normativas según las cuales la asistencia a los servicios religiosos estaba enormemente restringida mientras a los lugares de negocios o de ocio se les permitía aceptar un número de participantes mucho mayor. Además, a pesar de los fallos de los tribunales que se ocupaban de tales contradicciones, en algunos casos no se modificaron las normativas ni se dieron razones de las decisiones adoptadas (cf. los informes de los países). Respecto a los ejemplos de respuestas agresivas por parte de las fuerzas de seguridad, se produjeron incidentes cuando los límites a la asistencia a ceremonias religiosas o lugares de culto no habían quedado claros. La ambigüedad legal creó una incertidumbre práctica que provocó reacciones excesivas por parte de las fuerzas de seguridad.

La pandemia de la COVID-19 ha suscitado un importante debate en todo el mundo sobre los derechos fundamentales de la persona humana, entre ellos, el derecho a la libertad religiosa, las implicaciones de la extralimitación legislativa y si los Gobiernos agresivamente laicos son capaces de discernir adecuadamente, en algunos casos, la importancia de estos derechos.

FUENTES

[1] FRANCISCO, Discurso a los miembros del cuerpo diplomático acreditado ante la Santa Sede, 8 de febrero de 2021. [En línea]. Recuperado de: http://www.vatican.va/content/francesco/en/speeches/2021/february/documents/papa-francesco_20210208_corpo-diplomatico.html.

[2] CENTER FOR STRATEGIC AND INTERNATIONAL STUDIES, «Extremist Groups Stepping up Operations during the Covid-19 Outbreak in Sub-Saharan Africa», 1 de mayo de 2020. [En línea]. Recuperado de: https://www.csis.org/analysis/extremist-groups-stepping-operations-during-covid-19-outbreak-sub-saharan-africa.

[3] Ibid.

[4] BUKARTI, Audu Bulama. TONY BLAIR INSTITUTE FOR GLOBAL CHANGE, «How Is Boko Haram Responding to Covid-19?», 20 de mayo de 2020. [En línea]. Recuperado de: https://institute.global/policy/how-boko-haram-responding-covid-19 (Consulta: 30 de enero de 2021).

[5] DIETERICH, Johannes, «Corona als “Strafe Gottes für dekadenten Westen”», en Der Standard, 16 de abril de 2020. [En línea]. Recuperado de: https://www.derstandard.de/story/2000116913040/corona-als-strafe-gottes-fuer-dekadenten-westen (Consulta: 30 de enero de 2021); CACHIA, Alice, «ISIS tells its followers to show no mercy and launch attacks during coronavirus crisis amid fears counter-terror efforts will be weakened by the outbreak», en Daily Mail, 2 de abril de 2020. [En línea]. Recuperado de: https://www.dailymail.co.uk/news/article-8180683/ISIS-tells-followers-no-mercy-launch-attacks-coronavirus-crisis.html?ito=social-twitter_mailonline (Consulta: 30 de enero de 2021).

[6] KINZEL, Wolf. STIFTUNG WISSENSCHAFT UND POLITIK, «Mali, der Terror im Sahel und Covid‑19. Das neue Bundeswehr-Mandat für die Beteiligung an MINUSMA», 27 de abril de 2020. [En línea]. Recuperado de: https://www.swp-berlin.org/10.18449/2020A27/ (Consulta: 30 de enero de 2021).

[7] ACN INTERNATIONAL, «Burkina Faso: Entire towns and villages emptied or cut off - not because of COVID-19, but because of terrorism», 8 de mayo de 2020. [En línea]. Recuperado de: https://acninternational.org/burkina-faso-entire-towns-and-villages-emptied-or-cut-off-not-because-of-covid-19-but-because-of-terrorism/ (Consulta: 30 de enero de 2021).

[8] ZEIGER, Heather, «How China’s Technocracy Uses the Pandemic to Suppress Religion», en Mind Matters News, 18 de octubre de 2020. [En línea]. Recuperado de: https://mindmatters.ai/2020/10/how-chinas-technocracy-uses-the-pandemic-to-suppress-religion/ (Consulta: 30 de enero de 2021).

[9] «Israel predicts rise in anti-Semitism, as virus-related hate is spread online», en The Times of Israel, 24 de enero de 2021. [En línea]. Recuperado de: https://www.timesofisrael.com/israel-predicts-rise-in-anti-semitism-as-virus-related-hate-is-spread-online/ (Consulta: 30 de enero de 2021).

[10] LAKSHMAN, Sriram, «U.S. envoy calls out COVID-19 related harassment of minorities in India», en The Hindu, 15 de mayo de 2020. [En línea]. Recuperado de: https://www.thehindu.com/news/international/us-envoy-calls-out-harassment-of-minorities-in-india-over-covid-19/article31591566.ece (Consulta: 30 de enero de 2021).

[11] “Hebei, Christians labelled ‘spreaders’. The return of Nero”, by Shan Ren Shen Fu, AsiaNews, 8' January 2021; http://www.asianews.it/news-en/Hebei,-Christians-labelled-%E2%80%98spreaders%E2%80%99.-The-return-of-Nero-52016.html (accessed 30' (Última consulta: 8 de enero de 2021).

[12] ACN INTERNATIONAL, «Niger: Coronavirus pandemic – Is there a danger of renewed anti-Christian riots, as happened after the “Charlie-Hebdo” incident?», 5 de mayo de 2020. [En línea]. Recuperado de: https://acninternational.org/niger-coronavirus-pandemic-is-there-a-danger-of-renewed-anti-christian-riots-as-happened-after-the-charlie-hebdo-incident/ (Consulta: 30 de enero de 2021).

[13] «Attacks on Turkish Churches as Some Blame Christians for COVID-19», en Missions Box, 26 de junio de 2020. [En línea]. Recuperado de: https://missionsbox.org/press-releases/turkish-churches-attacked-as-christians-are-blamed-for-covid-19/ (Consulta: 30 de enero de 2021).

[14] ZELLER, Kevin, «Oppression of Egyptian Christians worsens during COVID-19 pandemic», en Mission Network News, 29 de septiembre de 2020. [En línea]. Recuperado de: https://www.mnnonline.org/news/oppression-of-egyptian-christians-worsens-during-covid-19/ (Consulta: 30 de enero de 2021).

[15] GOMES, Robin, «ACN reaches out to Pakistan’s Christians hit by Covid-19 crisis», en Vatican News, 17 de mayo de 2020. [En línea]. Recuperado de: https://www.vaticannews.va/en/church/news/2020-05/pakistan-covid19-lockdown-christians-discrimination-aid-acn.html (Consulta: 30 de enero de 2021).

[16] KINDZEKA, Moki Edwin, «Cameroon Muslims Join Christians in Christmas Prayer for Peace», en VOA News, 25 de diciembre de 2020. [En línea]. Recuperado de: https://www.voanews.com/africa/cameroon-muslims-join-christians-christmas-prayer-peace (Consulta: 30 de enero de 2021).

[17] UTTOM, Stephan; ROZARIO, Rock, «Humanity and harmony in the time of Covid-19», en UCA News, 17 de julio de 2020. [En línea]. Recuperado de: https://www.ucanews.com/news/humanity-and-harmony-in-the-time-of-covid-19/88809 (Consulta: 30 de enero de 2021).

[18] OFFICE OF THE RELIGIOUS TRACK OF THE CYPRUS PEACE PROCESS, Monthly Archives. June 2020, 11 de junio de 2020. [En línea]. Recuperado de: http://www.religioustrack.com/2020/06/ (Consulta: 30 de enero de 2021).

[19] TUFANI, Alina, «Cuba #Coronavirus: Gobierno concede espacio radial y televisivo a la Iglesia», en Vatican News, 1 de abril de 2020. [En línea]. Recuperado de: https://www.vaticannews.va/es/iglesia/news/2020-04/cuba-coronavirus-gobierno-concede-espacio-radial-tele-e-iglesia.html (Consulta: 30 de enero de 2021).

[20] WOLF, Richard, «Supreme Court says Nevada can impose tighter virus limits on churches than casinos», en USA Today, 24 de julio de 2020. [En línea]. Recuperado de: https://eu.usatoday.com/story/news/politics/2020/07/24/supreme-court-nevada-covid-rules-can-favor-casinos-over-churches/5454128002/ (Consulta: 30 de enero de 2021).

[21] BELTRÁN, José, «El arzobispado de Barcelona denunciará a la Generalitat por limitar a 10 personas el funeral por las víctimas del coronavirus», en Vida Nueva, 26 de julio de, 2020. [En línea]. Recuperado de: https://www.vidanuevadigital.com/2020/07/26/el-arzobispado-de-barcelona-denunciara-a-la-generalitat-por-limitar-a-diez-personas-el-funeral-por-las-victimas-del-coronavirus/ (Consulta: 30 de enero de 2021).