COMPARTE

NOTA INFORMATIVA |UNA VENTANA AL ALMA: CHINA AMENAZA LA LIBERTAD RELIGIOSA

Ningún régimen de la historia ha tenido tanto éxito en hacer realidad la distopía que se muestra en la novela 1984 de George Orwell como la República Popular de China. De hecho, el aparato de represión construido por el Partido Comunista Chino (PCCh) en los últimos años es tan refinado, omnipresente y tecnológicamente sofisticado que hace que el «Gran Hermano» parezca un aficionado.

Aunque este sistema se introdujo por primera vez en la inestable provincia china de Sinkiang para vigilar a su población uigur, mayoritariamente musulmana, en la actualidad se están implantando de forma acelerada elementos del estado de vigilancia del PCCh en toda la nación, que tiene 1,4 millones de habitantes, como «Sharp Eyes» (Ojos penetrantes), que consiste en la proliferación de sofisticadas cámaras de seguridad y escáneres de datos. A diferencia de las cámaras tradicionales CCTV (circuito cerrado de televisión), los nuevos dispositivos son capaces de proporcionar a la policía imágenes de rostros individuales en alta resolución. En Urumqi, capital regional de Sinkiang, la policía instaló más de 18 000 cámaras de reconocimiento facial que cubrían alrededor de 3500 complejos residenciales de la ciudad ,[1]y se estima que a finales de 2020 el país en su conjunto había colocado alrededor de 626 millones de cámaras de seguridad en zonas públicas y privadas .[2] Mientras, escáneres instalados en todo el país en los puntos clave de control de peatones recogen datos de los teléfonos inteligentes sin el conocimiento de los viandantes.

Utilizando aplicaciones especiales en sus teléfonos inteligentes, la policía puede cargar la gran cantidad de datos que se almacenan en plataformas analíticas compartidas, como la Plataforma Integrada de Operaciones Conjuntas, actualmente operativa en Sinkiang .[3] Las plataformas recogen y tabulan la información recopilada, identificando a los «descontentos» con el sistema, a los que utilizan aplicaciones como Whatsapp, que emplean mensajes encriptados, o participan en un grado inusualmente alto de actividad religiosa.

De hecho, su repercusión sobre la libertad religiosa ya se ha hecho sentir. Se vigila, y cada vez se vigilará más, a los grupos de fe, que se perciben como un desafío directo contra un sistema celosamente ateo. La violación más atroz de la libertad religiosa es la que se perpetra contra los musulmanes uigures del estado de Sinkiang. Como parte de un programa denominado «Campaña de huelga dura contra el terrorismo violento», se ha internado en «campos de reeducación» a cerca de un millón[4] de musulmanes túrquicos de una población total de 13 millones, sometiéndolos a «detenciones arbitrarias en masa, tortura y malos tratos» .[5] are imprisoned in “re-education camps” and subject to “mass arbitrary detention, torture, and mistreatment”.[6] Los que no han sido internados viven expuestos a la recopilación obligatoria de sus datos biométricos y al seguimiento a través de las omnipresentes cámaras de aumento con reconocimiento facial habilitado por inteligencia artificial y de un software que registra, traduce y transcribe mensajes de voz, todas ellas herramientas que permiten una represión gubernamental individualizada .[7] Tal y como afirma un informe de 2018 de Human Rights Watch, «en el interior, se les castiga por practicar pacíficamente la religión; en el exterior, las restricciones que impone el Gobierno a la religión son tan estrictas que han ilegalizado efectivamente el islam» .[8]

Las tecnologías de vigilancia para la represión también apuntan a los cristianos. Los informes indican que a finales de 2020 «habrá instaladas más de 200 cámaras de reconocimiento facial en iglesias y templos en un condado de la provincia de Jiangxi», 50 de ellas en las iglesias de las Tres Autonomías registradas ante el Estado, y casi otras 50 en 16 templos budistas y lugares de culto taoístas .[9] Las iglesias que se nieguen, como la Iglesia de Sion, una de las mayores iglesias en casas no registradas de Pekín, serán clausuradas .[10]

Otro elemento del Estado de vigilancia de China es un sistema «de crédito social». Aunque actualmente no existe un único sistema integrado de crédito social a nivel nacional, varios municipios importantes (Pekín entre ellos) han instituido mecanismos mediante los cuales las personas acumulan puntos de reputación en función de su «buen» o «mal» comportamiento .[11] Entre los malos comportamientos se cuentan visitar lugares de culto con demasiada frecuencia o no ayudar a la policía a identificar a los disidentes religiosos, como los miembros de Falun Gong. Las bajas puntuaciones de crédito social pueden imposibilitar la compra de billetes de tren o de avión, o conseguir plaza en colegios atractivos para los hijos. El PCCh parece que aspira a imponer un sistema de crédito social integrado en todo el país.

El concepto de crédito social se ha ampliado para incluir a las jerarquías religiosas y a los miembros de los grupos de fe. El 9 de febrero de 2021,' la Administración Estatal para Asuntos Religiosos lanzó una base de datos aplicable a todos los grupos religiosos llamada Medidas Administrativas para el Personal Religioso, que contiene información sobre el clero, los monjes, los sacerdotes y los obispos. Este sistema «registrará las “recompensas” y “sanciones” recibidas, incluso “la revocación” del “ministerio” y “otra información”» .[12] Estos líderes religiosos «tendrán la obligación de “apoyar el liderazgo del Partido Comunista Chino, apoyar el sistema socialista”, “oponerse a las actividades religiosas ilegales y al extremismo religioso, y oponerse a la infiltración de fuerzas extranjeras que utilicen la religión”» .[13]

Samuel Brownback, embajador de Estados Unidos para la Libertad Religiosa Internacional, advirtió de que los métodos de China representan «el futuro de la opresión religiosa», añadiendo que al final las minorías religiosas «estarán oprimidas por un sistema en el que no podrán vivir y trabajar en la sociedad y seguir practicando su fe» .[14]

Preocupan de una forma especial tres características del Leviatán de alta tecnología de China: (1) una tecnología en rápido desarrollo significa que es inevitable que el sistema se vuelva aún más sofisticado y completo; (2) China está exportando activamente elementos de su estado de vigilancia a otros países, como sus vecinos de Asia Central ;[15]y (3) el sistema está diseñado tanto para recompensar el «buen» comportamiento como para castigar el «malo».

Sin embargo, de las tres características mencionadas, posiblemente la tercera sea la más peligrosa, ya que crea fuertes incentivos para que los ciudadanos chinos cooperen con el estado de vigilancia del régimen, e incluso lo amen tanto como el personaje de ficción de Orwell, Winston Smith, acabó amando al Gran Hermano. Quizás peor que una dictadura odiada es aquella que disfruta de la aceptación, legitimidad e incluso el afecto general de los ciudadanos. Como afirmaba Mark Warner, vicepresidente demócrata del Comité de Inteligencia del Senado de Estados Unidos, «los líderes del Partido Comunista están desarrollando un modelo de gobierno tecnológico que… haría sonrojar a Orwell» .[16]

FUENTES

[1] MOZUR, Paul; KROLIK, Aaron, «A Surveillance Net Blankets China’s Cities, Giving Police Vast Powers», en The New York Times, 17 de diciembre de 2019. [En línea]. Recuperado de: https://www.nytimes.com/2019/12/17/technology/china-surveillance.html (Última consulta: 8 de enero de 2021).

[2] SOS INTERNATIONAL, «China’s Smart Cities Development», en Research Report Prepared on Behalf of the U.S.-China Economic and Security Review Commission, enero de 2020. [En línea]. Recuperado de: https://www.uscc.gov/sites/default/files/China_Smart_Cities_Development.pdf.

[3] Kenneth Roth-Maya Wang, Data Leviathan: China’s Burgeoning Surveillance State, “Human Rights Watch”, 16 agosto 2019, https://www.hrw.org/news/2019/08/16/data-leviathan-chinas-burgeoning-surveillance-state (ultima consultazione 8 gennaio 2021).

[4] BUCKLEY, Chris; RAMZY, Austin: «Night Images Reveal Many New Detention Sites in China’s Xinjiang Region», en New York Times, 24 de septiembre de 2020. [En línea]. Recuperado de: https://www.nytimes.com/2020/09/24/world/asia/china-muslims-xinjiang-detention.html.

[5] PEARSON, Ellen, «We must keep up pressure on China over abuse of Turkic Muslims», en The Age, 20 de julio de 2019. [En línea]. Recuperado de: https://www.theage.com.au/world/asia/we-must-keep-up-pressure-on-china-over-abuse-of-turkic-muslims-20190719-p528w8.html (Última consulta: 8 de enero de 2021).

[6] HUMAN RIGHTS WATCH, «Eradicating Ideological Viruses, China’s Campaign of Repression Against Xinjiang’s Muslims», 9 de septiembre de 2018. [En línea]. Recuperado de: https://www.hrw.org/report/2018/09/09/eradicating-ideological-viruses/chinas-campaign-repression-against-xinjiangs (Última consulta: 8 de enero de 2021).

[7] PEARSON, Ellen, «We must keep up pressure on China over abuse of Turkic Muslims», op. cit.

[8] HUMAN RIGHTS WATCH, «Eradicating Ideological Viruses, China’s Campaign of Repression Against Xinjiang’s Muslims», 9 de septiembre de 2018. [En línea]. Recuperado de: https://www.hrw.org/report/2018/09/09/eradicating-ideological-viruses/chinas-campaign-repression-against-xinjiangs (Última consulta: 8 de enero de 2021).

[9] LUGUANG, Yang, «Facial Recognition Cameras Installed in State-Run Religious Venues», en Bitter Winter, 24 de octubre de 2020. [En línea]. Recuperado de: https://bitterwinter.org/facial-recognition-cameras-installed-in-state-run-religious-venues (Última consulta: 8 de enero de 2021).

[10] CSW, «China: Draft Regulations Limit Sharing Religious Information Online», 13 de septiembre de 2018. [En línea]. Recuperado de: https://www.csw.org.uk/2018/09/13/press/4069/article.htm.

[11] Ibid.

[12] ZHICHENG, Wang, «The “Big Brother” of religions: Beijing’s new database», en AsiaNews, 10 de febrero' de 2021. [En línea]. Recuperado de: http://www.asianews.it/news-en/The-'Big-Brother'-of-religions:-Beijings-new-database-52311.html' (Última consulta: 8 de enero de 2021).

[13] Ibid

[14] «China's use of technology for religious oppression a “threat to all of us”, warns Brownback», en The Christian Post, 25 de agosto de 2020. [En línea]. Recuperado de: https://www.christianpost.com/news/chinas-use-of-technology-for-religious-oppression-a-threat-to-all-of-us-warns-brownback.html (Última consulta: 8 de enero de 2021).

[15] JARDINE, Bradley, «China’s Surveillance State Has Eyes on Central Asia», en Foreign Policy, 15 de noviembre de 2019. [En línea]. Recuperado de: https://foreignpolicy.com/2019/11/15/huawei-xinjiang-kazakhstan-uzbekistan-china-surveillance-state-eyes-central-asia/ (Última consulta: 8 de enero de 2021).

[16] KYNGE, James; LIU, Nian, «From AI to facial recognition: how China is setting the rules in new tech», en Financial Times, 7 de octubre de 2020. [En línea]. Recuperado de: https://www.ft.com/content/188d86df-6e82-47eb-a134-2e1e45c777b6 (Última consulta: 8 de enero de 2021).