Menú
Menú

Siria en 2018

Número de proyectos en 2018
J
233
Project
applications
K
185
Funded
projects
Tipos de proyectos en 2018
Responsable de proyectos

Tras 8 años de guerra, Siria ha sido literalmente devastada. En este país apenas queda piedra sobre piedra. Y las almas de las personas también reflejan este estado. Cientos de miles de muertos, millones de refugiados e innumerables personas traumatizadas, a menudo en grado sumo, son el balance arrojado por la extremada violencia de la guerra. La población se enfrenta a su “hora cero”. La supervivencia de las personas depende en gran medida del apoyo ofrecido por las organizaciones humanitarias extranjeras. En Siria, ACN volvió a facilitar millones de euros de ayuda económica en 2018, sobre todo en regiones habitadas por numerosos cristianos.

Si antes de la guerra en Siria aún vivían más de 1,5 millones de cristianos, su número tras la guerra se ha reducido a solo unos 500.000 fieles. El modesto bienestar económico que muchos de ellos habían conseguido hasta antes de la guerra ha desaparecido por completo. La mayoría de ellos lucha por sobrevivir. Nuestra ayuda es prestada en estrecha colaboración con los responsables locales de la Iglesia, ya que los obispos y los sacerdotes, y también los diáconos y las religiosas en las parroquias, saben mejor que nadie qué familias necesitan ayuda con mayor urgencia y de qué tipo. A veces se trata de leche, otras de subsidios para pagar el alquiler, otras de ropa o medicamentos.

A displaced family from Aleppo, which has been living for nearly three years under difficult conditions in Tartus, a city on the Syrian coast.
Una familia desplazada de Alepo que desde hace casi tres años vive en Tartús, localidad de la costa de Siria, en condiciones difíciles.

El arzobispo maronita de Damasco, Samir Nassar, describe la situación con exactitud: “La población de Siria ya no busca la libertad. Lo que busca es alimentos para sobrevivir, busca agua, gas para cocinar o algunos litros de combustible. A esto se añade la búsqueda del hermano, la hermana, los padres y amigos perdidos –una empresa silenciosa, llega de ansiedad y esperanza. Encontrar un refugio para la familia en un país en ruinas parece algo inútil, un sueño”

» The biggest ruins lie in the souls of the people. «

.  La ayuda humanitaria, el fomento de la educación y la ayuda a la reconstrucción volvieron a estar en 2018 en lo alto de nuestra lista de prioridades en Siria. La ayuda se destinó en su mayor parte a Alepo, Homs, Damasco, las aldeas del “valle de los cristianos” y Tartús, ya que es allí donde viven la mayoría de cristianos.

The father of the martyr Makar Makar visits the grave of the martyr Krikor Ashnagelian at the Syrian-Armenian cemetery in Aleppo.
El padre del mártir Makar Makar visita la tumba del mártir Krikor Ashnagelian en el cementerio sirio-armenio de Alepo.

Algunos ejemplos servirán para ilustrar qué necesidades tan grandes sufre aún este país. Así, con nuestro apoyo se repartieron paquetes de alimentos a 3.000 familias. También ofrecimos ayuda humanitaria en un “programa de reparto de leche” a gran escala organizado para 800 familias con niños. Y nuestra ayuda también sirvió para poner en marcha una iniciativa para el tratamiento de traumas causados por la guerra con el lema “El buen samaritano”. Además, ofrecimos becas para 12.000 alumnos escolares y universitarios con el fin de mejorar las oportunidades laborales de los jóvenes cristianos.

» We focus our aid on areas where most Christians live. «

Pero la reconstrucción sigue siendo una prioridad, por lo que en 2018 se renovaron 200 casas y pisos con ayuda de ACN, se ofreció protección y seguridad a los cristianos en su país. Este año se efectuará la reparación de otras 500 viviendas.

Ayuda de emergencia para refugiados sirios en el Líbano:

Muchos cristianos sirios han huido a casa de familiares en el Líbano por miedo a la persecución y a la violencia. Pero para la mayor parte esto es solo una solución provisional. La gran mayoría de ellos desea regresar a su patria lo antes posible, ganarse la vida con sus propias manos y ayudar en la reconstrucción del país. Estos fieles nos importan muy especialmente. Por eso, en 2018 destinamos alrededor de 967.000 euros –es decir, un 59 % de nuestro presupuesto para Siria– solamente a ayuda de emergencia a los refugiados en el Líbano.

Consideramos que nuestra ayuda de emergencia es también una inversión en la reconstrucción de la comunidad cristiana en Siria, ya que todo cristiano que regresa a su país refuerza la unidad y diversidad de la Iglesia en Siria. Y esta unidad contribuye en última instancia a que toda la población adquiera más seguridad en sí misma y mire al futuro con optimismo.

Sister Samia of the Sisters of the Sacred Hearts of Jesus and Mary in Homs playing football with one of the children of “Le Sénevé”, a centre that cares for 80 children with disabilities or autism..
La hermana Samia de las Hermanas del Sagrado Corazón de Jesús y María en Homs jugando al fútbol con uno de los niños de “Lé Senevé”, un centro que atiende a 80 niños con discapacidades o autismo.