Menú
Menú

Irak en 2019

Irak se halla ante un paisaje de total desolación. El país se levanta a duras penas de las ruinas que ha dejado tras de sí el largo asedio del Estado Islámico. Pero la corrupción en el gobierno y la administración dificultan las tareas de reconstrucción. Dos de cada tres iraquíes se encuentran desempleados. Seis millones de personas dependen de ayuda del exterior.

ACN presta ayuda inmediata in situ. En 2019 concedimos a Irak presupuestos de ayuda por valor de 5,6 millones de euros. Gracias a esa ayuda, muchos cristianos son capaces de regresar a su tierra natal. En Irak, ACN se centra sobre todo en la reconstrucción de iglesias, conventos, escuelas, jardines de infancia y centros parroquiales. Nuestro presupuesto para ayudas a la construcción en Irak ascendió a un total de 5,6 millones de euros en 2019. Es una ayuda persistente que no ofrece casi ninguna otra organización.

Nos alegramos mucho por cada cristiano que regresa a Irak

Una ayuda que crea estabilidad y perspectivas de futuro. Y lo que no es menos importante: las medidas de construcción y renovación también generan puestos de trabajo. Pero nada da más optimismo a los cristianos en Irak que la reconstrucción de las iglesias destruidas por el EI. Esto incluye nuestra ayuda para la renovación de la iglesia Al-Tahira en Bajdida, la mayor iglesia de Irak. Pero no solo las iglesias, sino también las escuelas han reanudado su funcionamiento. Así describe la situación actual el párroco Georges Jahola: “Evidentemente, aún no está todo arreglado. Los problemas de nuestro país son enormes.

Miles de cristianos ya han podido regresar a sus hogares

Pero una cosa es segura: si los cristianos de todo el mundo no hubieran ayudado a nuestra comunidad de un modo tan generoso, ninguno de nosotros estaría aquí”. No solo la reconstrucción de iglesias es uno de los cometidos principales de ACN en Irak, sino también la reparación de las viviendas destruidas. En calidad de coiniciadores del “Comité de Reconstrucción de Nínive”, en los últimos años hemos financiado con 6,43 millones de euros la reparación de 2.086 viviendas en la Llanura de Nínive, lo que corresponde a un tercio de todas las casas reconstruidas en la región.

Durante la reconstrucción del centro San José.
Durante la reconstrucción del centro San José.

Esto convierte al proyecto de Nínive en el mayor programa de reconstrucción que se haya realizado en Irak. Particularmente en Bajdida, la mayor ciudad cristiana del país, ACN hizo posible así el regreso de miles de familias, quienes retomaron la vida de la Iglesia con entusiasmo en la enseñanza del catecismo, en grupos de mujeres, en la instrucción de jóvenes y con la reapertura de emisoras de radio. Una parte de nuestra ayuda a la construcción se destinó a la renovación de salas comunitarias en las que se celebran bodas y otras fiestas. De otro modo, muchas familias no podrían permitirse acudir a tales celebraciones.

Construcción de nuevas viviendas en Bajdida.
Construcción de nuevas viviendas en Bajdida.

Proyectos como estos también sirven para reconstruir la cohesión social en las comunidades, y animan a las personas a regresar a su tierra natal. Muchos habitantes han encontrado refugio en casa de familiares y amigos en otras ciudades. Entre ellos también cristianos. Proceden de Bartella, Tesqopa, Karamles, Bashiqa o Bahzani, y aguardan con impaciencia la oportunidad de regresar a su lugar de origen. Solo es posible darse cuenta de la desesperada situación de la Iglesia cristiana en Irak si se es consciente de que, tras la guerra civil y el régimen de terror del EI, en Irak solo quedan un 10% de los anteriores 1,5 millones de cristianos. Sin embargo, entre los fieles vuelve a surgir la esperanza. El obispo Warda aclara este particular: “Somos una Iglesia de mártires, pero a cada martirio le sigue la resurrección”.

La iglesia Al-Tahira brilla con un esplendor renovado

Para muchos cristianos, la destrucción de la iglesia Al-Tahira de Bajdida por rebeldes del EI fue el momento más doloroso del periodo de ocupación. Antes de huir, los terroristas amontonaron y prendieron fuego a bancos, confesionarios y todo el resto del mobiliario. De la iglesia solo quedaron los muros desnudos y carbonizados. Muchos fieles se reunían diariamente para el culto en las ruinas de la iglesia, que, como iglesia cristiana de mayor tamaño, era el orgullo de la ciudad. En 2019, ACN facilitó un presupuesto de 510.000 euros para la renovación del interior de la iglesia. El arzobispo católico sirio de Mosul, Petros Mouche, declaró a ACN: “La iglesia
Al-Tahira fue construida por los habitantes de Bajdida en 1932. Deseamos que la iglesia siga siendo un símbolo cristiano y que, con su renovado esplendor, anime a los habitantes de la ciudad a quedarse en ella”.