Ucrania en 2019

70 años de comunismo han dejado su impronta en la sociedad ucraniana. La corrupción, la crisis económica, la falta de perspectivas y la guerra en el este del país provocan que sobre todo personas jóvenes y aquellas dotadas de una buena formación deban abandonar su patria. La Iglesia católica es una minoría en Ucrania y apenas es capaz de sobrevivir por sí sola sin ayuda del extranjero. ACN apoya a la Iglesia local en las tareas de atención pastoral, iniciativas de evangelización, el trabajo con medios de comunicación y la formación sacerdotal.

De los 44 millones de ucranianos, apenas un 10% son católicos. La Iglesia católica está además dividida en dos ritos litúrgicos distintos. La mayoría de católicos ucranianos pertenecen a la Iglesia católica griega, que celebra sus Misas conforme a la liturgia bizantina. 1,5 millones son católicos romanos.

Hay una falta de esperanza en la sociedad y de amor en las familias.

Arzobispo Claudio Gugerotti, nuncio apostólico en Ucrania.

Una prioridad central de la Iglesia consiste en ayudar a las familias, ya que la falta general de perspectivas a menudo provoca que los matrimonios fracasen y que los lazos familiares se rompan. Como consecuencia, el abuso del alcohol y las drogas y la emigración de la generación más joven siguen en aumento. Más de dos tercios de los niños crecen actualmente sin padre. Además, diariamente se efectúan unos 300 abortos.

213 seminaristas del seminario interdiocesano “Sv. Yosafat” en Ivano-Frankivsk recibieron subvenciones de ACN.
213 seminaristas del seminario interdiocesano “Sv. Yosafat” en Ivano-Frankivsk recibieron subvenciones de ACN.

Estas situaciones exigen urgentemente el refuerzo de la asistencia pastoral. Por eso, ACN también apoyó en 2019 el congreso de familias católicas, que tan grandes impulsos ha dado a la atención pastoral a familias. Además, en el año al que se refiere este informe se volvió a dotar de medios económicos a las emisoras católicas RADIO VOSKRESSINNYA, Zhyve.TV, EWTN y Radio María. Estas difunden la Palabra de Dios y ofrecen orientación espiritual a muchas personas que la necesitan. El número de ordenaciones de sacerdotes y religiosos en Ucrania sigue siendo gratamente elevado.

Velas en la iglesia católica griega de Kiev.
Velas en la iglesia católica griega de Kiev.

En 2019, ACN siguió financiando la formación en numerosos seminarios y conventos. Nuestra fundación también ayuda a estos últimos con subsidios para sufragar los costes de manutención. Las religiosas, sobre todo, hacen una tarea esencial, atendiendo a ancianos, enfermos, personas con discapacidad, niños desatendidos y a todos aquellos que necesitan consejo.