Menú
Menú

Nigeria en 2018

Número de proyectos en 2018
J
132
Project
applications
K
94
Funded
projects
Tipos de proyectos en 2018
Responsable de proyectos
Press Contact

Con sus 190 millones de habitantes, Nigeria es, con mucho, el estado africano más densamente poblado. Mientras que en el sur del país viven predominantemente cristianos, el norte está habitado en su mayoría por musulmanes. Aquí también opera el temido grupo terrorista islámico Boko Haram, cuyos ataques van dirigidos sobre todo contra los cristianos. En estos tiempos tan difíciles, ACN apoya a la Iglesia nigeriana con numerosos proyectos de ayuda.

Como hemos podido saber por los obispos locales, los cristianos no solo se ven amenazados por el terrorismo de Boko Haram en el norte del país: en el cinturón central de Nigeria, los pastores fulani, islamistas fuertemente armados, atacan a los cristianos con aún mayor brutalidad. No obstante, los cristianos se mantienen firmes en su fe pese a toda esa violencia e intimidación, y siguen produciéndose numerosas ordenaciones de sacerdotes y religiosos. Aun así, la Iglesia en Nigeria necesita ayuda urgentemente. No solo para desempeñar su misión pastoral, sino también para consolar a las personas afligidas y traumatizadas y reconstruir las infraestructuras eclesiales destruidas.

« No perdemos la esperanza, pero necesitamos ayuda »

ACN apoya a la Iglesia local sobre todo en la formación de seminaristas, y ayuda a los sacerdotes necesitados con estipendios de misas. Además, también ayudamos a financiar vehículos y a construir y reconstruir edificios de la Iglesia.

Leah no quiso renegar su fe

A comienzos de 2018, 100 alumnas de un colegio de Dapchi, en el noreste de Nigeria, fueron secuestradas por la milicia terrorista Boko Haram. Entre ellas se hallaba la quinceañera Leah. Las niñas musulmanas fueron liberadas alumnas de un colegio de Dapchi, en el noreste de Nigeria, fueron secuestradas por la milicia terrorista Boko Haram. Entre ellas se hallaba la quinceañera Leah. Las niñas musulmanas fueron liberadas por los terroristas. No obstante, Leah tuvo que permanecer prisionera. Para su liberación, los secuestradores pusieron una condición a la joven cristiana: convertirse al Islam. Pero Leah se negó. Su destino hasta hoy se desconoce.