Menú
Menú

Camerún en 2018

Número de proyectos en 2018
J
188
Project
applications
K
96
Funded
projects
Tipos de proyectos en 2018
Responsable de proyectos
Press Contact

Rodeado de estados en crisis, Camerún fue considerado un país relativamente estable durante largo tiempo. Sin embargo, este país centroafricano de 24 millones de habitantes se sumerge cada vez más en una vorágine de conflictos políticos y sociales. Con un 38 % de creyentes, la Iglesia católica tiene allí una fuerte representación. Pero necesita ayuda para poder hacer frente a las crecientes dificultades. Camerún es uno de los países de África que más apoyo recibe de ACN.

Esta antigua colonia alemana está caracterizada actualmente por la discordia entre las poblaciones anglófona y francófona. Lo que comenzó en 2016 con marchas de protesta contra la marginalización de la lengua y cultura inglesas por el gobierno central francófono ha degenerado en un conflicto armado que se ha cobrado numerosos muertos y ha causado la huida de muchas personas. La Iglesia también sufre los efectos de esta situación: en 2018, dos sacerdotes católicos y un seminarista fueron asesinados en las zonas en conflicto. Los ataques o secuestros de sacerdotes están a la orden del día.

There is a lack of human resources in many places.
There is a lack of human resources in many places.

« La Iglesia intenta mantener vivo el diálogo entre las partes en conflicto. »

Aun así, la Iglesia local trabaja intensamente para lograr la reconciliación entre las partes enfrentadas, e intenta incansablemente que el diálogo entre ambas se retome. Pero en muchos lugares faltan recursos humanos. Mediante el fomento de las ordenaciones y una adecuada formación de los candidatos al sacerdocio, la Iglesia se esfuerza por satisfacer las exigencias crecientes. No obstante, la iglesia local apenas es capaz de financiar por sí sola los gastos de dicha formación. Por ello, ACN se mantiene en estrecho contacto con obispos y sacerdotes con el fin de mejorar las condiciones de la formación con medidas de financiación adicionales y aliviar así la carga económica de la Iglesia.