Este país en el Cuerno de África está caracterizado por los extremos: en él, un fuerte crecimiento económico convive con una pobreza extrema. Etiopía tiene casi 109 millones de habitantes y unos 80 grupos étnicos con culturas y lenguas muy distintas. El 58% son cristianos ortodoxos, y solo un dos por ciento profesa la fe católica. No obstante, la proporción de musulmanes aumenta, siendo actualmente de un 34%. El islam se está radicalizando en algunas regiones, y ya se han producido ataques reiterados contra edificios eclesiales. ACN apoya a la Iglesia a reforzar su presencia en el país de múltiples formas para poder hacer frente a los crecientes desafíos.

En 2019 hubo buenas noticias procedentes de Etiopía. En diciembre, el presidente Abiy Ahmed recibió el Premio Nobel de la Paz. Este reconoció sobre todo su labor para la consecución del acuerdo de paz con la vecina Eritrea, que supuso un cambio sensacional en las relaciones entre dos países enemistados durante décadas.

Etiopía tiene casi 109 millones de habitantes y unos 80 grupos étnicos con culturas y lenguas muy distintas. El 58% son cristianos ortodoxos, y solo un dos por ciento profesa la fe católica.
Etiopía tiene casi 109 millones de habitantes y unos 80 grupos étnicos con culturas y lenguas muy distintas. El 58% son cristianos ortodoxos, y solo un dos por ciento profesa la fe católica.

Sin embargo, en octubre se produjeron graves disturbios en aquel país que también iban dirigidos contra el presidente. En ellos perdieron la vida al menos 67 personas, según fuentes policiales. El desencadenante fueron los conflictos étnicos latentes en la región de Oromía, alrededor de la capital Adís Abeba. La Iglesia tampoco se salvó de la violencia. Durante atentados de islamistas radicales, los edificios eclesiales fueron atacados reiteradamente. Pero, pese a las crecientes amenazas, las comunidades católicas no dejan de crecer. Sobre todo, porque la Iglesia local cuenta con muchas escuelas, jardines de infancia y centros sociales. También se realizan numerosos bautismos, sobre todo en zonas de primera evangelización cuyos habitantes aún profesan las religiones tribales tradicionales. Esta es una evolución positiva a la que ACN también contribuye, ya sea ofreciendo subsidios para la construcción de iglesias y capillas o comprando vehículos para garantizar la asistencia pastoral en esas vastas regiones. Pero nuestra ayuda va dirigida sobre todo a las personas encargadas de divulgar la fe.

En Etiopía, el islam tradicional está siendo sustituido visiblemente por corrientes fundamentalistas radicales.

Padre Petros Berga.

Por eso, en 2019 volvimos a apoyar numerosos proyectos para la formación y la capacitación de sacerdotes, religiosos y laicos y la realización de programas pastorales. Otro asunto de gran importancia para nuestra fundación es la atención pastoral a personas jóvenes, ya que ésta transmite esperanza a muchos jóvenes y los anima a contribuir al futuro de su país, en lugar de emigrar.