“Porque tuve hambre, y me dieron de comer” (Mt 25,35)

“Porque tuve hambre, y me dieron de comer” (Mt 25,35)

Zahlé es la mayor ciudad predominantemente cristiana en el Líbano y en Oriente Medio, en la que el 90% de la población total es cristiana. Debido a su cercanía geográfica y a su relación cultural con Siria, desde que la guerra estalló en 2011 miles de refugiados han encontrado refugio en Zahlé. A menudo llegaron tan solo con lo puesto y la Iglesia en el Líbano, ella misma pobre, los ha acogido. Para poder ayudarles, la Iglesia necesitaba nuestro apoyo. El Arzobispo greco-católico melquita, Mons. Issam Darwish, dice: “ACN fue la primera organización en ofrecernos ayuda; sin ella nos hubiéramos quedado solos en esta desgracia”.

La Iglesia Greco-Católica Melquita abrió un comedor para proporcionar un almuerzo caliente diario a personas necesitadas: niños, familias pobres y refugiados; todos los que están heridos física y espiritualmente. Desde diciembre de 2015, el comedor de San Juan el Limosnero es un lugar al que acuden todos los que no pueden permitirse un almuerzo caliente a diario. Allí acuden refugiados sirios y también libaneses pobres, niños de la calle y niños en cuyas casas no hay suficiente para comer. Cada día, el comedor ofrece a unas 600 personas un almuerzo caliente. Pero también reciben una comida –a domicilio– unas 150 personas ancianas y discapacitadas que ya no pueden salir de casa. Los voluntarios les llevan el almuerzo a sus casas, y con ello no solo llevan una ayuda para el cuerpo, sino también para el alma, pues estas personas a menudo completamente solas también reciben así una atención y una sonrisa.

“La Mesa de San Juan el Limosnero” es un lugar de encuentro para los cristianos de la región y ayuda a los refugiados sirios a integrarse en la sociedad libanesa.

El Arzobispo Issam nos pidió ayuda para este Proyecto: cada día 750 personas reciben una ensalada o sopa, un plato caliente, postre y agua.

“El Jubileo de la Misericordia convocado por Su Santidad el Papa Francisco nos urge a prestar una mayor atención a los que nos rodean… Decidimos abrir ‘La Mesa de San Juan el Limosnero’ para proveer de comida (una comida caliente al día) a todos los necesitados y pobres. Esto nos ayuda a experimentar el amor de Cristo Redentor. Es un signo de Su amor hacia los hombres, que cura todas las heridas.”

“Me da pena esta multitud, porque hace tres días que están conmigo y no tienen qué comer. No quiero despedirlos en ayunas” (Mt 15,32)

La Iglesia en el Líbano sigue el ejemplo de Jesús y ayuda a los que lo necesita. Entre los que se benefician de este proyecto están los niños cuyos padres y familias han muerto en Siria, y que lograron huir en el último momento a la vecina Zahlé. También incluye a todos los que carecen de familiares, nadie que se preocupe por ellos, a las familias libanesas en Zahlé que se han empobrecido a causa de la guerra, a los que han perdido al padre, a los que no encuentran trabajo y que pasan hambre.

“La Mesa de  San Juan el Limosnero” es un lugar de acogida y apoyo para todo aquel que no puede permitirse una comida caliente al día. Un sacerdote y varios voluntarios de la parroquia también se ocupan de sus necesidades espirituales. Zahlé se ha convertido en un lugar de misericordia y amor, muy cerca del abismo de odio y violencia en la vecina Siria. El Arzobispo Issam agradece a los benefactores de ACN su misericordia y deposita sus esperanzas en “la Virgen, que siempre ha ayudado a Zahlé”.

My gift to support the ACN mission with the persecuted Christians and those in need.

Noticias

CONOCE MÁS SOBRE Aid to the Church in Need, VISITA http://www.churchinneed.org
logoacnwhy2

QUIÉNES SOMOS

Fundada en 1947 como una organización católica de ayuda para refugiados de guerra y reconocida como una fundación pontificia desde 2011, ACN se dedica al servicio a los cristianos en todo el mundo allá donde estén perseguidos, discriminados o sufran necesidad material, a través de la oración, la información y la caridad. Anualmente ACN apoya alrededor de 5.000 proyectos pastorales en cerca de 150 países, gracias a donaciones privadas, ya que la organización no recibe ayudas gubernamentales.