Rusia: Una conferencia ecuménica en Moscú para la pastoral de personas con enfermedades psíquicas

Rusia: Una conferencia ecuménica en Moscú para la pastoral de personas con enfermedades psíquicas

Las enfermedades mentales van en aumento en todo el mundo, y entretanto ya superan en número a los casos de cáncer y enfermedades cardiovasculares: con un 13 por ciento, son la principal causa de enfermedad, por lo que a menudo ya se habla de una “pandemia mundial”.

Esta evolución es también un desafío para la pastoral, y por ello, en noviembre de 2018, se reunieron en Moscú expertos católicos y ortodoxos y representantes de la Iglesia para intercambiar experiencias y encontrar formas de mejorar la atención pastoral a los enfermos mentales y sus familiares. Los participantes –todos ellos expertos de primer nivel- procedían de Rusia, Alemania, Grecia, EE.UU., España y varios países de Europa del Este.

Rusia: Una conferencia ecuménica en Moscú para la pastoral de personas con enfermedades psíquicas.

Rusia: Una conferencia ecuménica en Moscú para la pastoral de personas con enfermedades psíquicas.

En la conferencia se abordaron cuestiones como las siguientes: ¿Qué ideas religiosas pueden tener una influencia positiva o negativa en las enfermedades psíquicas?, ¿Qué papel desempeñan los sacramentos de la confesión, la comunión y la unción de los enfermos para los enfermos mentales?, ¿Cómo ofrecer una ayuda pastoral a personas con pensamientos suicidas?, ¿Qué psicoterapias no serían compatibles con la fe cristiana?, ¿Cómo debería ser una cooperación fructífera entre médicos y sacerdotes? y ¿Cómo diferenciar los trastornos obsesivos de las enfermedades psíquicas? También desempeñó un papel importante la cuestión de una mejor formación para sacerdotes y seminaristas en el ámbito de la psiquiatría pastoral.

Al igual que otras iniciativas en las que cooperan estrechamente las Iglesias Católica y Ortodoxa en Rusia, también esta conferencia fue fruto de la labor de un grupo de trabajo católico-ortodoxo puesto en marcha por ACN. La Fundación, que está comprometida desde hace más de un cuarto de siglo con el diálogo católico-ortodoxo, ha buscado nuevas y más intensas formas de colaboración ecuménica tras el histórico encuentro en febrero de 2016 entre el Papa Francisco y el Patriarca Kirill.

En noviembre de 2018, se reunieron en Moscú expertos católicos y ortodoxos y representantes de la Iglesia para intercambiar experiencias y encontrar formas de mejorar la atención pastoral a los enfermos mentales y sus familiares.

En noviembre de 2018, se reunieron en Moscú expertos católicos y ortodoxos y representantes de la Iglesia para intercambiar experiencias y encontrar formas de mejorar la atención pastoral a los enfermos mentales y sus familiares.

El grupo de trabajo creado para este fin ya ha organizado varios eventos sobre diversos temas: además de la pastoral para enfermos psíquicos, ha abordado la protección de la vida y la atención pastoral a los adictos. El objetivo de estas iniciativas es que los cristianos católicos y ortodoxos trabajen juntos en la búsqueda de soluciones a los urgentes desafíos del presente, para así unir sus experiencias y fortalezas. Así pueden, por un lado, proceder de manera más eficaz y ayudar a las personas de manera concreta, pero también, por otro lado, promover decididamente la fraternidad entre ambas Iglesias. ACN ha apoyado la conferencia de Moscú con 14.000 euros y ha contribuido activamente a su realización.

Referencia: 427-00-49

My gift to support the ACN mission with the persecuted Christians and those in need.

Noticias

CONOCE MÁS SOBRE Aid to the Church in Need, VISITA http://www.churchinneed.org
logoacnwhy2

QUIÉNES SOMOS

Fundada en 1947 como una organización católica de ayuda para refugiados de guerra y reconocida como una fundación pontificia desde 2011, ACN se dedica al servicio a los cristianos en todo el mundo allá donde estén perseguidos, discriminados o sufran necesidad material, a través de la oración, la información y la caridad. Anualmente ACN apoya alrededor de 5.000 proyectos pastorales en cerca de 150 países, gracias a donaciones privadas, ya que la organización no recibe ayudas gubernamentales.