El viaje del Papa en Bulgaria: Un efusivo encuentro de fe

El viaje del Papa en Bulgaria: Un efusivo encuentro de fe

El salesiano Martin Jílek reflexiona sobre el lema del viaje de Francisco “Paz en la Tierra” y asegura que «si pensamos que la paz es algo que se da por hecho, podemos perderla»

El Papa Francisco llegó a Bulgaria el domingo 5 de mayo iniciando su  29º viaje fuera de Italia. Durante su estancia de dos días, el Santo Padre visitó Sofía y Rakowski. Aunque los medios de comunicación se han referido principalmente a las cuestiones políticas y sociales como la migración y la pobreza, la cabeza visible de la Iglesia es ante todo pastor de almas y fue a Bulgaria a para visitar y fortalecer al pequeño rebaño que es la Iglesia Católica en el país.

«Para mí es importante que los católicos de aquí adquieran una mayor confianza en sí mismos. Fue un efusivo encuentro de fe. Y Creo que para el Papa también era importante ver nuestra fuerte fe», declara el padre salesiano Martin Jílek, que vive en Stara Zagora -ciudad situada en el centro de Bulgaria, a 230 km de Sofía- quien participó en las celebraciones del Papa y es además socio de los proyectos que realiza la fundación pontificia Aid to the Church in Need en Bulgaria. 

La población búlgara se identifica fuertemente con la fe cristiana, el 80% de la población búlgara pertenece a la Iglesia ortodoxa, el 10% son musulmanes y sólo una pequeña minoría son católicos. «Sin embargo, durante el encuentro en Sofia reinaba una gran euforia. Ya antes de la visita, una encuesta mostró que el 54% por ciento de la población apoyan al Papa y a su misión», según el misionero.

Para muchos la actitud de la Iglesia ortodoxa, que en una declaración había manifestado no querer participar en la oración con el Santo Padre, nubló la alegría de los días anteriores. Pero Jílek está seguro de que «no es la opinión de todos los ortodoxos. Los búlgaros son gente abierta y tolerante». No obstante, hay que tener paciencia. El ecumenismo aún no está arraigado. «A nivel personal tenemos buenas relaciones con los sacerdotes ortodoxos. Por otro lado, casi dos millones de búlgaros viven en el extranjero y conocen la Iglesia católica, especialmente la de Europa Occidental. Normalmente nuestra experiencia es muy positiva».

El Papa Francisco llegó a Bulgaria el domingo 5 de mayo iniciando su  29º viaje fuera de Italia.

El Papa Francisco llegó a Bulgaria el domingo 5 de mayo iniciando su  29º viaje fuera de Italia.

A muchas personas en el extranjero les sorprendió el lema elegido para la visita: «Paz en la Tierra», porque actualmente Bulgaria no es conocida en Occidente por la violencia, como otros países de los Balcanes, o por la guerra, como en Ucrania. El Padre Jílek explica la historia de esta elección: «El lema “Paz en la Tierra” está tomado de la encíclica “Pacem in terris”, escrita por el Papa Juan XXIII, que fue Nuncio en Bulgaria entre 1925 y 1935. Por eso decimos que es un Papa “búlgaro”».

El lema demuestra que Bulgaria, donde las religiones y culturas han convivido en paz durante muchos años, puede ser un ejemplo para los demás. Hoy en día existen diferentes minorías en Bulgaria. «La mayor es la formada por los gitanos o romaníes, cuyo porcentaje está aumentando. Eso está dando lugar a tensiones cada vez mayores. Por ejemplo, el 40% de los niños que acuden al primer curso en Bulgaria son niños de etnia gitana, y así viene siendo desde hace tres años. Se trata, por supuesto, de un número considerable y un gran desafío. Hay que encontrar el camino para una buena educación. No hay soluciones rápidas. Solo los políticos radicales las tienen», subraya este misionero de origen checo. Y recalca que es bueno reflexionar sobre el lema, porque «la paz siempre es posible, pero hay que luchar por ella todos los días. Si pensamos que la paz es algo que se da por hecho, podemos perderla».

En su ciudad los salesianos se ocupan de los jóvenes y los niños de los barrios pobres, entre los que hay muchos niños gitanos. La visita del Papa fue también una gran alegría para ellos. «Al principio muchos me preguntaban si el Papa también visitaría nuestra ciudad, Stara Zagora».

De la parroquia del padre Martin, 100 personas fueron a Sofía y 40 a Rakowski. Entre ellos había unos 20 niños del asentamiento gitano. «Fue una buena oportunidad para la evangelización. Casi todos los búlgaros – incluidos los de etnia gitana – son creyentes, pero a veces se trata de superstición, y por lo tanto necesitan un fuerte apoyo en el camino de la fe; pero la base está ahí».

Ningún niño de Stara Zagora participó en la celebración de la Primera Comunión en la Iglesia del Sagrado Corazón en Rakowski. «Tenemos un grupo de diez jóvenes y familias jóvenes que se están preparando, pero todavía no están suficientemente preparados y no queríamos que fuera tan solo una fiesta con fotos bonitas», dice el sacerdote. De todos modos, sintieron una gran alegría, porque en Sofía «nuestros jóvenes pudieron ayudar en la Misa como voluntarios». Todos los participantes regresaron muy entusiasmados. «El Papa también nos dio una sorpresa después de la Misa, inesperadamente se dirigió hacia los saludó a algunos jóvenes y les dedicó algunas palabras.  Los jóvenes habían llamado a gritos al Papa, por lo que fue hacia ellos y les dijo que es importante tener silencio en el corazón para poder escuchar, porque ahí es donde Dios nos habla. Pero que ahora podían seguir haciendo mucho ruido».

El padre Martin agradece a los benefactores de Aid to the Church in Need su apoyo en el proyecto de la construcción de una nueva iglesia y un centro de formación, «especialmente para los niños de etnia gitana,  pero también abierto a todos los búlgaros». Dentro de dos años tiene previsto abrir la escuela primaria. «Estamos muy agradecidos porque podemos percibir a la Iglesia como Iglesia universal. Para nosotros, no se trata tan solo de una ayuda económica, sino también de apoyo espiritual. Quién sabe si algún día enviaremos nuevos sacerdotes y religiosas como misioneros desde Bulgaria al mundo. Ese es el dinamismo del Espíritu Santo».

My gift to support the ACN mission with the persecuted Christians and those in need.

Noticias

CONOCE MÁS SOBRE Aid to the Church in Need, VISITA http://www.churchinneed.org
logoacnwhy2

QUIÉNES SOMOS

Fundada en 1947 como una organización católica de ayuda para refugiados de guerra y reconocida como una fundación pontificia desde 2011, ACN se dedica al servicio a los cristianos en todo el mundo allá donde estén perseguidos, discriminados o sufran necesidad material, a través de la oración, la información y la caridad. Anualmente ACN apoya alrededor de 5.000 proyectos pastorales en cerca de 150 países, gracias a donaciones privadas, ya que la organización no recibe ayudas gubernamentales.