Sudan

Situación: peor

INFORME

Los problemas relativos a los derechos de los cristianos tienen sus raíces en la Constitución de Sudán de 2005. Por un lado, el documento defiende el derecho de los ciudadanos a la libertad y [a no sufrir] ” discriminación basada… en la religión” [artículo 31], pero por otro afirma la supremacía del islam: el artículo 5 (1) establece que Sudán “tendrá como fuente de legislación la sharía islámica” que restringe la libertad de religión o creencia. [4] La constitución ya previó la secesión de Sudán del Sur en 2011 y, desde entonces, el presidente de Sudán, Omar Al Bashir, se propuso crear un Estado islámico de pleno derecho, concebido en 1989 cuando tomó el poder. Para 2011, ya estaba en marcha un éxodo de cristianos hacia el cuyos orígenes estaban fuera del nuevo diseño de las fronteras de Sudán. La disminución masiva del número de cristianos en el norte sólo se mitigó en virtud del gran número de personas que regresaron a Sudán para evitar la pobreza extrema y el resurgimiento de la violencia que en seguida afectaron con tanta dureza al sur de Sudán. En febrero de 2016, el obispo auxiliar Daniel Adwok Kur de Jartum[5] destacó el impacto que la crisis de Sudán del Sur tendría en su vecino del norte con informes que indican que dos millones de desplazados habían cruzado la frontera hacia Sudán.

Volvieron a un Sudán sujeto ahora a una estricta agenda islámica. En 2013 Lord Alton de Liverpool habló al Parlamento británico de una nueva persecución “sistemática” en Sudán.[6] Observadores de la libertad religiosa señalaron que en los 12 meses que culminaron en febrero de 2017 “por lo menos 25 iglesias recibieron notificaciones de demolición”.[7] En mayo de 2017, una fuente anónima dijo a ACN: “Destruyen iglesias, pero alegan que sólo es una cuestión de urbanismo. A la Iglesia no se le permite comprar propiedades” . Con tantas iglesias destinadas a desaparecer, la Middle East Concern señaló: “Las autoridades se niegan a asignar terrenos para la construcción de iglesias alegando que no hay necesidad”. [8] Una fuente de la Iglesia de Sudán dijo a ACN: “Todos los meses se derriban iglesias mes; nunca se oye hablar de mezquitas”. La fuente señaló que la licencia para construir iglesias -incluso para las comunidades cristianas registradas por el Gobierno- “prácticamente nunca se concede” y que la Iglesia utiliza edificios polivalentes.

En una entrevista concedida a ACN en junio de 2017, el arzobispo Michael Didi, que recientemente reemplazó al cardenal Gabriel Zubeir Wako como arzobispo de Jartum, dijo que la secesión del sur había afectado “enormemente” a la vida de la Iglesia. Afirmó: “Aquí en el norte, hay muy pocos cristianos nativos. De los 51 sacerdotes y diáconos, sólo cinco son de aquí “. Añadió: “Teóricamente, incluso podrían ser expulsados del país”. [9]

Algunas informaciones indican que los líderes de la Iglesia están cada vez más preocupados por la intolerancia del régimen. El 25 de junio de 2015 Sima Ali Osman fue arrestada junto a otras 11 mujeres cristianas por “vestimenta indecente o inmoral”; llevaban pantalones o faldas.[10] Las mujeres, que fueron vistas saliendo de una iglesia baptista de Jartum, habían infringido, supuestamente, el código penal de Sudán, que dice que “un vestido obsceno… será castigado con una cantidad de azotes que no puede exceder los 40 latigazos,  con una multa, o con ambas cosas”. [11] Posteriormente, cinco de las mujeres del grupo fueron declaradas culpables y condenadas a pagar sendas multas.

Las comunidades religiosas no registradas corren un riesgo especial. El predicador checo Jan Jasek había sido condenado a cadena perpetua, hasta que le fue concedido un indulto presidencial. Le habían acusado de espionaje, pero las informaciones recibidas indicaron que su verdadero delito era el proselitismo entre los musulmanes.[12]

El régimen de Al Bashir fue acusado de un programa exhaustivo de islamización. Un observatorio de libertad religiosa destacó que el régimen “toleraba el uso de la asistencia humanitaria para inducir la conversión al islam… proporcionando a los musulmanes un acceso preferencial al empleo gubernamental y un trato de favor en los casos judiciales contra los no musulmanes.[13] Según las leyes laborales sudanesas, los empleadores deben “dar a los empleados cristianos dos horas de descanso con fines religiosos antes de las 10 de la mañana los domingos, [pero] esto no se hace en la práctica”.

Los informes destacan la influencia de los musulmanes extremistas. El Departamento de Estado de los Estados Unidos ha seguido considerando a Sudán como país de terrorismo patrocinado por el Estado, señalando la presencia de “grupos terroristas vinculados con Daesh”.[14] Sin embargo, el informe agregó: “Los Estados Unidos y Sudán trabajaron en colaboración para contrarrestar la amenaza planteada por Al Qaeda y Daesh en 2015, permitiendo el uso de rutas de tránsito y facilitación dentro del país”. Los informes sugieren que “Al Qaeda en el Magreb Islámico [en el noroeste de África] está secuestrando a cristianos de áreas musulmanas”. [15]

Estados Unidos impuso sanciones a Sudán, señalando su violación de la libertad religiosa y otras violaciones de los derechos humanos. El 31 de enero de 2017, Estados Unidos introdujo una exención absoluta de las sanciones durante seis meses permitiéndole realizar intercambios comerciales con la condición de que el régimen crease condiciones humanitarias -incluida una mayor libertad religiosa[16] Las implicaciones en caso de incumplimiento por parte de Sudán fueron claras: “Si el Gobierno sudanés retrocede en este progreso, las sanciones se volverán a imponer”. [17]

[1] Oliver Maksan, ‘People are proud to be Christians’, ACN report (30/06/17) – following an ACN trip to Sudan
[2] USCIRF 2016 Report
[3] Mark Pattison, ‘Commission Head: Religious Freedom has “Spiralled Downwards”’, America, 03/05/16 https://www.americamagazine.org/issue/global-religious-freedom-has-spiraled-downward, refiriéndose al presidente de USCIRF, Robert George, Profesor de Derecho de la Universidad de Princeton comenta sobre la libertad religiosa: “Lamentablemente, las cosas no han mejorado, y en algunos lugares, las cosas han empeorado. En el mejor de los casos, en la mayoría de los países que cubrimos, las condiciones religiosas no han mejorado de manera demostrable. En la mayoría de los casos, van en espiral hacia abajo”.
[4] Refworld, 08/06/17 www.refworld.org referring to USCIRF’s 2017 report
[5] ACN (UK) News, 11/02/16 www.acnuk.org/news
[6] Lord David Alton, 07/11/13  davidalton.net
[7] USCIRF 2016 Report
[8] Middle East Concern, www.meconcern.org/about/
[9] Oliver Maksan, ‘Sudan Archbishop: “We must evangelise the culture”’, 12/06/17 www.churchinneed.org/
[10] Christian Solidarity Worldwide, 17/08/15 www.csw.org.uk, 17/08/15 www.worldwatchmonitor.org, The Guardian, 14/07/15 www.theguardian.com
[11] Sudan Penal Code, 1991 www.ecoi.net
[12] Oliver Maksan ‘Sudan Archbishop: “We must evangelise the culture”’, 12/06/17 www.churchinneed.org
[13] USCIRF 2015 Report and USCIRF 2017 Report
[14] US Department of State, 2015 www.state.gov
[15] The Australian, 28/01/16 www.theaustralian.com.au
[16] USCIRF 2017  Report www.uscirf.gov
[17] UNHCR Refworld, last updated 08/06/17 referring to USCIRF 2017 report www.refworld.org

ESTADÍSTICA

Población total:

41.18 milliones

Nivel de persecución contra los cristianos:

Extremo

Situación actual de los cristianos:

Peor

POBLACIÓN CRISTIANA

2 millones219

Religiones:

musulmana, 91,3%; cristiana, 4,9%; tradicional, 2,7%; otras, 1,1%

CONOCE MÁS SOBRE Aid to the Church in Need, VISITA http://www.churchinneed.org
logoacnwhy2

QUIÉNES SOMOS

Fundada en 1947 como una organización católica de ayuda para refugiados de guerra y reconocida como una fundación pontificia desde 2011, ACN se dedica al servicio a los cristianos en todo el mundo allá donde estén perseguidos, discriminados o sufran necesidad material, a través de la oración, la información y la caridad. Anualmente ACN apoya alrededor de 6.000 proyectos pastorales en cerca de 150 países, gracias a donaciones privadas, ya que la organización no recibe ayudas gubernamentales.