Irak

Situación: peor

INFORME

Las pruebas sobre el terreno recogidas en Iraq por Ayuda a la Iglesia Necesitada y los líderes de la Iglesia con los que la organización está trabajando estrechamente demostraron que el grupo terrorista islamista Daesh (ISIS) ha llevado a cabo un genocidio contra los cristianos y otras minorías, tanto antes como durante el período estudiado. Las informaciones recibidas revelaron que los actos de agresión llevados a cabo por los militantes han manifestado su clara intención de eliminar el cristianismo en las zonas bajo su control. Estas conclusiones fueron corroboradas por los viajes de investigación y evaluación de proyectos de Ayuda a la Iglesia Necesitada en varias zonas, especialmente en aquellas de las cuales Daesh se había retirado recientemente. El Dr. Andrzej Halemba, coordinador de ACN para Oriente Medio, declaró: “Los cristianos iraquíes han sufrido claramente el genocidio de Daesh. No es sólo un exterminio físico, sino que [los crímenes cometidos] responden a la definición jurídica de la Convención Internacional de las Naciones Unidas [de] 1948”.[1]

Ha quedado patente que en las zonas ocupadas por Daesh a partir de junio de 2014, entre ellas Mosul y la cercana llanura de Nínive, regiones que anteriormente eran el hogar de un número significativo de cristianos y otras minorías, se ha desarrollado un amplio programa dirigido a erradicar la presencia de la Iglesia. Las autoridades de Daesh a menudo ofrecían a los cristianos tres opciones: convertirse al islam, pagar una multa o afrontar “la muerte por la espada”. El éxodo que siguió supuso que prácticamente no quedaran cristianos. Así mismo, se realizó una profanación sistemática de las iglesias. Algunas fueron destruidas y otras reconvertidas a otros usos como bases militares, prisiones y armerías. Se rompieron los altares, se decapitaron las estatuas, se garabatearon grafitis blasfemos y se profanaron las tumbas sagradas, y se llevaron el contenido, incluso los restos de imágenes veneradas de la Iglesia.

Manal Matti, cristiana de la zona, contó a ACN “la destrucción causada por los yihadistas”, incluyendo la profanación de la iglesia de la Inmaculada Concepción en Qaraqosh, que antes de caer en el verano de 2014 era la última ciudad de mayoría cristiana de Iraq. Dijo: “Los yihadistas usaron la iglesia como campo de tiro y las imágenes como blanco”. La iglesia católica siríaca de San Jorge en la ciudad fue utilizada como fábrica improvisada de bombas. Los extremistas escribieron planes de batalla en los muros de la iglesia. Otro cristiano, Louis Petrus, regresó a principios de enero de 2017 a Qaraqosh, tras haber huido cuando Daesh la invadió en agosto de 2014. Contó: “Los terroristas de Daesh han destruido muchas de mis posesiones… Muchas casas han sido quemadas o incluso completamente destruidas”.

A medida que a finales de 2016 iba disminuyendo el control de Daesh sobre el norte de Iraq, fueron apareciendo los relatos de la persecución cristiana . Hablando con ACN, Ismail, de 16 años, contó que Daesh amenazó con matarlo si se negaba a convertirse al islam y que le golpearon por llevar una cruz alrededor de su cuello. Uno de los pocos cristianos que permanecieron en Qaraqosh durante la ocupación de Daesh fue la anciana cristiana iraquí Zarefa que se quedó para cuidar de su marido moribundo. Después de su muerte, los extremistas encontraron un crucifijo y, amenazándola con un arma, la obligaron a escupir a la cruz. También trataron de obligarla a convertirse, de nuevo a punta de pistola (véase enero de 2017). Las mujeres cristianas Barnadet y Sabria permanecieron en la ciudad predominantemente cristiana de Tel Kaif, al noreste de Mosul, durante la ocupación de Daesh. Después de que Daesh robase en casa de Sabria, pasó dos años durmiendo en un colchón en el suelo.

La violencia de Daesh hizo que los cristianos emigraran en masa. La magnitud del éxodo supuso una amenaza de desaparición del cristianismo de Iraq. Una Iglesia, cuyas raíces datan según la tradición del siglo I d. C., está en peligro de extinción, no sólo como resultado de la expulsión forzada, sino también por la pérdida de confianza entre los cristianos que permanecen y que temen por su seguridad. Muchas de las familias desplazadas han abandonado el país considerando que no hay futuro en Iraq, y en este estado de incertidumbre es difícil determinar con exactitud la cifra de cristianos que permanecen. Sin embargo, desde 2015, la comunidad cristiana asediada de Iraq ha caído de menos de 300 000 a probablemente una cifra tan baja como 150 000, según algunas estimaciones.[2] A menos que se produzca un cambio radical, esta trayectoria indica que el final del cristianismo puede ser inminente, posiblemente en los tres próximos años. El arzobispo de Erbil, al norte de Iraq, Bashar Warda, declaró en mayo de 2017 que los cristianos desplazados en el norte del Kurdistán iraquí son unos 100 000.[3] En declaraciones al Parlamento del Reino Unido, Stephen Rasche, Coordinador del Programa de Ayuda para la Arquidiócesis Caldea de Erbil, dijo: “Respecto a encontrar un futuro para los cristianos desplazados que atendemos, nos estamos quedando sin tiempo. De hecho, estamos fuera de plazo. La probabilidad de que los cristianos desaparezcan de Iraq es alta”.

La mayoría de los cristianos desplazados buscó refugio en Erbil. En junio de 2017 había alrededor de 12 000 familias registradas (aproximadamente 95 000 personas), en su mayoría cristianas, aunque también de otras minorías, atendidas por un comité interconfesional encabezado por la Iglesia caldea. El Sr. Rasche hizo hincapié en que no se había recibido ninguna financiación de la ONU, salvo una pequeña cantidad poco después de que llegaran los desplazados. [4] Casi todos los fondos provienen de organizaciones benéficas cristianas – con Ayuda a la Iglesia Necesitada que proporciona más de la mitad del total de la ayuda.

En marzo de 2017, las Iglesias siríaca católica, siríaca ortodoxa y caldea católica formaron el Comité de reconstrucción de Nínive para poner en marcha planes de reconstrucción o reparación de casi 13 000 hogares en la llanura de Nínive. Las encuestas de ACN mostraron que los cristianos desplazados que tenían intención de regresar habían subido del 3,2 por ciento en noviembre de 2016 al 41 por ciento en febrero siguiente. En mayo de 2017 alrededor de 700 cristianos habían regresado a Teleskuf, una ciudad con un daño comparativamente mínimo después de un breve período bajo el control de Daesh. Su proximidad relativa a Erbil le había brindado mayor seguridad que a otras partes de la llanura de Nínive. Fue la primera aldea a la que regresaron, en enero de 2017, las familias desplazadas de Nínive.

La retirada forzosa de Daesh abrió nuevos problemas. El Padre Halemba explicó: “Los cristianos ahora tienen más miedo por sus derechos de ciudadanía bajo los Gobiernos de Bagdad y Kurdistán. No se sienten apoyados por Bagdad, Kurdistán ni por los organismos internacionales… Ha tenido consecuencias desastrosas: los cristianos ya no son considerados ciudadanos de Iraq”. Estableciendo una comparación entre las familias cristianas y la hierba pisoteada por “elefantes luchando”, dijo: “Las aldeas cristianas van a estar divididas entre Bagdad y Kurdistán. Esto es desastroso para los cristianos y ahora que son desplazados es mucho más difícil”. Añadió: “Si no son ciudadanos, se verán obligados a abandonar el país. Es importante que regresen a sus aldeas como ciudadanos de Iraq”. El padre Halemba también comentó: “En Iraq se les está privando de su ciudadanía. Esto impide que ellos mismos se sientan iraquíes. Los cristianos están siendo utilizados contra el “Gobierno” kurdo, que depende de la ayuda financiera de Bagdad. Pero el Gobierno de Bagdad quiere el petróleo y el control”. La preocupación por el estatus de los cristianos en las áreas bajo control kurdo[5] se suscita en medio de informaciones que afirman que los kurdos “han invadido” terrenos bajo control cristiano y les han impuesto para viajar.[6]

[1] Un informe de la ONU que abarca el período de enero a junio de 2016 notó que la “campaña sistemática y generalizada dirigida a la supresión permanente, expulsión o destrucción de estas comunidades que pueden constituir crímenes de guerra, crímenes de lesa humanidad y genocidio”. Naciones Unidas, Informe sobre los Derechos Humanos en Iraq de enero a junio de 2016, pág. 19.
[2] ACN (UK) News, 23/03/17 <www.acnuk.org>
[3] ACN (UK) News, 12/09/16 <www.acnuk.org
[4] ACN (UK) News, 23/03/17 www.acnuk.org
[5] USCIRF May 2017 www.uscirf.gov
[6] HRW 22/04/17 www.hrw.org

Octubre-Noviembre de 2015: Las iglesias se opusieron a una nueva ley que obligaba a los niños de las creencias minoritarias a convertirse en musulmanes si su padre se convierte al islam o su madre se casa con un musulmán. Los diputados de grupos minoritarios (entre los que se cuentan cristianos, yazidíes, mandeos y bahaíes) intentaron sin éxito modificar la propuesta para que dijera: “Los menores mantendrán su religión actual hasta que cumplan los 18 años de edad y entonces tendrán derecho a elegir su religión”. Después de la aprobación de la ley, los parlamentarios de las religiones minoritarias se retiraron en señal de protesta. Posteriormente, el proyecto de ley se revisó gracias a una intervención del presidente que tuvo en cuenta las objeciones de los cristianos y de otras minorías.[1]

Diciembre de 2015: Unos extremistas irrumpieron en dos cementerios cristianos en Kirkuk, profanando y destruyendo varias tumbas.[2]

[1] Asia News, 18/11/15 <www.asianews.it>
[2] Asia News, 23/12/15 <www.asianews.it>

Enero de 2016: Informaciones recibidas revelaron que el monasterio cristiano más antiguo de Iraq había sido destruido por Daesh. El padre Dankha Isa, monje perteneciente a la Orden Antoniana de San Hormisdas de los Caldeos, comentó a Ayuda a la Iglesia Necesitada: “El monasterio de San Elías de Mosul era un símbolo de la presencia cristiana en Iraq. El hecho de que haya sido destruido es terrible”. Un análisis de las imágenes del sitio tomadas por satélite indica que el monasterio pudo haber sido destruido entre agosto y septiembre de 2014.[1]

Marzo de 2016: Daesh quemó biblias y otros libros cristianos en Mosul. Filmaron el hecho y lanzaron un video titulado “El Diwan de Educación (Ministerio de Educación) destruye libros de formación cristiana en Mosul”.[2]

Abril de 2016: La iglesia católica de rito latino del centro de la ciudad de Mosul, históricamente dirigida por los dominicos y conocida como la “iglesia de la Virgen Milagrosa” o la “iglesia del Reloj”, fue volada por Daesh mediante una explosión controlada.[3]

Abril de 2016: La abogada especializada en derechos humanos Jaqueline Isaacs presentó una serie de testimonios ante la ONU en Nueva York sobre las atrocidades cometidas en Iraq. Entre ellos habló de niños decapitados delante de sus padres. Otros ejemplos fueron de padres a los que dejaron en la puerta de su casa miembros bolsas de plástico con miembros del cuerpo despedazado de sus hijas y cintas de vídeo que mostraban a sus hijas secuestradas, cómo miembros de Daesh las violaban y torturaban.[4] También relató cómo llegaron los extremistas a casa de una mujer cristiana, a la que exigieron que se marchara o pagara el impuesto islámico de la yizia.[5] Ella respondió: “Voy a pagar. Dame unos segundos; mi hija está en la ducha “. El soldado de Daesh dijo: “No tienes unos segundos” y prendió fuego a la cortina del baño. La hija murió posteriormente en el hospital a causa de las quemaduras. Las últimas palabras que dirigió a su madre fueron: “Perdónales”.[6]

Mayo de 2016: Una serie de cristianos desplazados que se refugiaron en Dohuk, en el norte del Kurdistán, cuando sus aldeas fueron conquistadas por Daesh, se vieron obligados a firmar una petición de apoyo a un Estado kurdo independiente.[7]

Junio de 2016: Una mujer cristiana iraquí denunció haber sido violada varias veces a lo largo de la noche por combatientes de Daesh que se “casaban” con ella y luego “se divorciaban” para justificar la violencia sexual. Contó que otras mujeres cristianas y yazidíes sufrieron el mismo destino. Se había quedado sola al desaparecer su esposo durante la toma de Mosul. Cuando los combatientes de Daesh descubrieron que era cristiana se la llevaron a ella y a su bebé al campo de internamiento donde ocurrieron las violaciones.[8]

Septiembre de 2016: El Gobierno de Hungría reservó un fondo de 3 millones de euros para ayudar a los cristianos perseguidos en Iraq.[9]

Noviembre de 2016: Al comentar temas de seguridad en Mosul y la llanura de Níneve, el arzobispo Bashar Warda de Erbil dijo que los artefactos explosivos improvisados retrasarían el regreso de la comunidad cristiana. Afirmó que a pesar de esto esperaba que los cristianos regresaran después de que la reconstrucción hubiera comenzado en la zona. Dijo: “La seguridad, la limpieza de los sitios y la tranquilidad [para las familias cristianas] es importante, pero a pesar de [estas] preocupaciones constantes, hay esperanza“. Añadió: “La gente todavía no ha regresado [a Nínive] por la operación para garantizar la seguridad de Mosul y los planes de reconstrucción. Definitivamente hay una voluntad de volver cuando sea seguro. La gente ya ha empezado a prepararse”. [10] Y continuó: “Las preocupaciones de [todas estas aldeas] son todo un paquete: problemas de seguridad, sociales, políticos y económicos, no es un único asunto”.

Noviembre de 2016: Según el padre Patrick Desbois, sacerdote católico de rito latino que ayuda a las familias de Iraq y Siria, en las zonas bajo control de Daesh separaron a los niños cristianos de sus familias. Dijo: “Rompen las familias, toman a los recién nacidos y se los entregan a familias musulmanas”, añadiendo que entrenan a los niños pequeños para  que sean terroristas. También dijo que “los médicos seleccionan a las jóvenes vírgenes y las venden”.[11]

[1] ACN (UK) News, 25/01/16 <www.acnuk.org>
[2] Daily Mail, 11/03/16 <www.dailymail.co.uk>
[3] Agenzia Fides, 26/04/16 <www.fides.org>
[4] CNS News, 01/09/16 <www.cnsnews.com>
[5] Este impuesto anual bajo la ley Shari’a permite a los no musulmanes practicar su fe. A pesar de que Daesh afirmó ser exponentes de la Shari’a, los mismos militantes no lograron sostenerlos matando a cristianos y destruyendo iglesias a pesar del pensamiento islámico ortodoxo clasificando a los cristianos como “Pueblo del Libro” y por lo tanto obligados a pagar el impuesto de acuerdo con el Qur ‘un (9:29). Las fuentes de ACN confirman que este impuesto era inasequible y extorsión. El Espectador sostuvo que la ONU se basó en Daesh como el único motivo para aceptar la presencia del impuesto -pero que la ONU dejó de consultar a los cristianos sobrevivientes- permitiendo la conclusión de la ONU de que los cristianos discriminados no eran diezmados por los extremistas Espectador, 05/09/16 <blogs.spectator.co.uk>).
[6] Daily Mirror, 18/05/16 <www.mirror.co.uk>
[7] Agenzia Fides 13/05/16 <www.fides.org>
[8] Fox News, 04/06/16 <www.foxnews.com>
[9] Christian Times, 06/08/16 <www.christiantimes.com>; National Catholic Register, 07/04/17 <www.ncregister.com>
[10] ACN (UK) News, 01/11/16 <www.acnuk.org>
[11] Christian Post, 11/11/16 <www.christianpost.com>

Enero de 2017: La anciana Zarefa, una de las pocas cristianas que permanecieron en Qaraqosh cuando fue tomado por Daesh en 2014, habló sobre sus experiencias. Se quedó para cuidar a su marido moribundo. Cuando los extremistas de Daesh registraron su casa encontraron un crucifijo. Contó: “Me obligaron a escupir en la cruz. Les expliqué que no era apropiado, que era un pecado. Me dijeron que escupiera. “¿No ves que tengo un arma?”, me preguntaron. “En otra ocasión fue obligada también a punta de pistola a decir las palabras que indican la conversión al islam. El líder del grupo le apuntó con un arma al pecho y amenazó con matarla si se negaba. Contó: “Nos exigieron profesar  abiertamente la adhesión al Islam. Les rogué y les pregunté por qué teníamos que hacer algo así. [Les dije:] ‘No vais a ganar nada con que nos convirtamos al islam. Dejadnos escoger nuestro propio camino y nuestra religión’”. Entonces la sacaron de su casa y la encarcelaron en Mosul durante cuatro días. Una vez en libertad, regresó a casa donde la obligaron a punta de pistola a decir unas frases islámicas que ella entendió como una conversión al Islam, y luego robaron en su casa en varias ocasiones amenazándola con armas de fuego.[1]

Enero de 2017: El padre Sharbil Iso, sacerdote siríaco de 72 años de edad, que se vio obligado a abandonar Qaraqosh en agosto de 2014, comentó los actuales problemas de la seguridad y otras preocupaciones de la recién liberada ciudad. Contó: “La semana pasada, un yihadista salió por el sistema de túneles que Daesh construyó debajo de la ciudad. La brigada roja del ejército lo mató inmediatamente. El muchacho tenía unos 13 años”. El padre Iso dijo: “A pesar de tanto daño, tengo esperanza para el futuro. Si nuestra seguridad está garantizada, los cristianos pueden seguir viviendo en Iraq. Quiero regresar a Qaraqosh cuando haya electricidad y agua otra vez, aunque creo que la seguridad es la condición principal para volver”.

Febrero de 2017: El padre Luis Montes, Vicario Episcopal Latino para el Kurdistán, dijo a Ayuda a la Iglesia Necesitada: “Aproximadamente el 60 por ciento de las viviendas de la llanura de Nínive han sido incendiadas. Los terroristas no sólo se apoderaron de todas sus pertenencias, sino que llenaron la región de minas terrestres”. El sacerdote añadió que los miembros de Daesh también habían “puesto bombas en juguetes de niños” para que exploten cuando la gente regrese a sus hogares. El P. Montes añadió: “Primero hay que limpiar de minas toda la región. Sólo entonces se pueden reconstruir las aldeas, y entonces empezando desde cero. Todavía está todo por hacer, a la gente no le queda nada”. [2]

Febrero / Marzo de 2017: En una manifestación histórica de la cooperación ecuménica, obispos que representan tres de las comunidades históricas de la iglesia de Iraq (siro-católica, siro-ortodoxa y católico-caldea) formaron el Comité de Reconstrucción de Nínive (NRC) para supervisar la reconstrucción de los asentamientos cristianos de la llanura de Nínive, norte de Iraq. Una encuesta de ACN calculó que más de 12 000 hogares habían sido quemados o destruidos por Daesh.

Abril de 2017: El padre Martin Banni, sacerdote recién ordenado, contó su regreso con el Santísimo Sacramento a su pueblo natal de Karemles, en el norte de Iraq, después de ser liberado de Daesh.

Mayo de 2017: El Comité de Reconstrucción de Nínive celebró una “Ceremonia de los Olivos” en Bartella, Karemles y Qaraqosh para marcar el inicio de la reconstrucción de hogares pertenecientes a familias cristianas que huyeron cuando Daesh se apoderó de sus aldeas. El padre Andrzej Halemba, de ACN Presidente en funciones del Comité, describió la ceremonia como una “ocasión histórica e irrepetible para el futuro del cristianismo en Iraq”.[3]

Mayo de 2017: El clérigo chií, el jeque Ala al Musawi, dijo que los cristianos eran “infieles y politeístas” y pidió una “yihad” contra ellos. Al Musawi está a cargo del Shia Waqf (Fondo de Donativos) de Iraq, que mantiene los sitios sagrados chiíes del país. Varias familias cristianas presentaron una demanda contra el jeque por incitar al odio religioso.[4]

Mayo de 2017: Un informe de la Comisión para la Libertad Religiosa Internacional de Estados Unidos (USCIRF) llamó la atención sobre las invasiones kurdas en tierras de propiedad cristiana. El informe de la USCIRF encontró que las restricciones sobre el derecho de los cristianos a viajar eran “una clara violación de la libertad religiosa”. Las autoridades kurdas han negado las acusaciones de intentar “kurdizar” las tierras del norte de Iraq. Sin embargo, las pruebas demuestran que “las autoridades han destruido propiedades allí y han impedido que los desplazados internos regresen a sus hogares”. [5]</a

Junio de 2017: Christina Abada, de seis años de edad, fue devuelta a sus padres tras haber sido secuestrada hace tres años. La niña era una de los miles de cristianos secuestrados por Daesh cuando el grupo terrorista tomó la ciudad cristiana de Qaraqosh.[6]

[1] World Watch Monitor, 18/01/2017 <www.worldwatchmonitor.org>
[2] ACN (UK) News, 13/01/17 <www.acnuk.org>
[3] ACN (UK) News, 05/05/17 <www.acnuk.org>
[4] Al-Araby, 16/05/17 <www.alaraby.co.uk>
[5] Ankawa, 12/06/17 <english.ankawa.com>
[6] Gospel Herald, 12/06/17 <www.gospelherald.com>

ESTADÍSTICA

Población total:

37 milliones

Nivel de persecución contra los cristianos:

Extremo

Situación actual de los cristianos:

Peor

POBLACIÓN CRISTIANA

200 000110

Religiones:

musulmana, 98,9%; cristiana, 0,55%; otras, 0,55%

CONOCE MÁS SOBRE Aid to the Church in Need, VISITA http://www.churchinneed.org
logoacnwhy2

QUIÉNES SOMOS

Fundada en 1947 como una organización católica de ayuda para refugiados de guerra y reconocida como una fundación pontificia desde 2011, ACN se dedica al servicio a los cristianos en todo el mundo allá donde estén perseguidos, discriminados o sufran necesidad material, a través de la oración, la información y la caridad. Anualmente ACN apoya alrededor de 6.000 proyectos pastorales en cerca de 150 países, gracias a donaciones privadas, ya que la organización no recibe ayudas gubernamentales.