CHINA

Situación: peor

INFORME

El Viernes Santo de 2016 una mujer tuvo que ser hospitalizada durante una protesta contra la retirada por la fuerza de la cruz de su iglesia en Wenzhou, en la provincia costera de Zhejiang. Recibió un golpe que la tiró al suelo cuando un equipo de demolición formado por más de 100 personas, entre ellos efectivos de la policía acorazada y guardias de seguridad que llevaban escudos antidisturbios, destruyeron completamente la iglesia de Shangen. A lo largo de esa semana (Semana Santa), las autoridades retiraron por la fuerza más de una docena de cruces de iglesias. La actual destrucción de las propiedades de las iglesias, que comenzó en Zhejiang y se extendió a las provincias vecinas de Henan y Anhui, ha sido el signo más visible de la continua persecución contra los cristianos por parte de China. Con el pretexto de eliminar edificios que violan las leyes de planificación y zonificación, las iglesias han recibido órdenes que van desde la eliminación de cruces exteriores hasta la demolición de edificios enteros.
Las nuevas regulaciones de mayo de 2015 aumentaron los problemas, restringiendo el color, el tamaño y la ubicación de los cruces y la altura de los edificios. Los lugares de culto no pueden exceder los 24 metros de altura; las cruces deben estar empotradas en las paredes del edificio (no en la parte superior de edificios o campanarios), el color no debe destacar y la longitud no puede superar la décima parte del edificio. En abril de 2016, fue demolido el edificio de tres plantas propiedad de la iglesia cristiana Island Head porque las autoridades alegaron que violaba varias regulaciones – entre ellas la posición de la cruz. Para entonces, abril de 2016, ya habían sido demolidas más de 2000 iglesias y cruces como parte de la campaña. Las autoridades han introducido nuevas medidas adicionales para controlar a las comunidades como la instalación de cámaras de video para vigilar los recintos. También se han llevado a cabo una serie de acciones judiciales relacionadas con la campaña. En junio del año 2016, un tribunal de la provincia de Zhejiang juzgó al cristiano Ji Qingcao acusado de un “delito de obstrucción a la administración gubernamental” por presentar una reclamación al Gobierno de Pekín por el intento de demolición de la cruz de la iglesia de Yazhong.

Los esfuerzos del Gobierno para lograr un mayor control de las comunidades cristianas recibieron un nuevo impulso en abril de 2016, tras el discurso programático que pronunció el presidente chino Xi Jinping en una conferencia nacional de dos días sobre la actitud del Gobierno hacia la religión. Reconociendo la influencia de la práctica religiosa en la sociedad, insistió en la necesidad de “chinicizar” la vida religiosa (es decir, asimilarla a la cultura china) y de “automatizarla” (es decir, liberarla del control extranjero) ya que, según él, la religión puede ser un medio de “infiltración extranjera”. Unos días más tarde se aprobaron nuevas leyes relativas a las ONG extranjeras que limitan el trabajo de las organizaciones de ayuda de la Iglesia. Se suman a las nuevas normas promulgadas en 2015 que prohíben la afiliación de los miembros del Partido a cualquier grupo religioso.

Los nuevos intentos de adaptar el cristianismo y otros grupos religiosos a los principios del Partido Comunista han dado lugar a una mayor persecución y a distintas formas de aumento de la presión sobre las comunidades religiosas de China. Se reconocen “oficialmente” cinco comunidades religiosas: budista, taoísta, musulmana, católica y protestante. A los seguidores de estas religiones se les permite practicar bajo los auspicios de una de las “asociaciones patrióticas” sancionadas por el Estado. Para los católicos se creó la Asociación Patriótica Católica China (CPA) y para los protestantes el Movimiento Patriótico de las Tres Autonomías. Pretenden controlar el cristianismo ajustándolo a los principios del Partido Comunista. Pero muchas personas practican su fe fuera de estas estructuras oficiales en lo que se suele llamar iglesias “clandestinas”. Aunque técnicamente el régimen no prohíbe las iglesias “clandestinas”, no tienen permitido celebrar servicios religiosos públicos ni realizar otras actividades. Las iglesias en viviendas, en particular, han sido presionadas para que se amolden o se disuelvan. Por ejemplo, en octubre de 2016 documentos filtrados de Lu’an, en la provincia de Anhui, revelaron la existencia de planes para introducir en el registro una de las iglesias del distrito para conseguir así que se una al Movimiento Patriótico de las Tres Autonomías u obligarlos a disolverse en caso contrario. Sin embargo, las autoridades locales han intimidado incluso a iglesias y líderes que sí están unidas a las asociaciones patrióticas, por no mencionar a los abogados defensores de los derechos humanos que aceptan casos de cristianos.

Las revisiones al Reglamento sobre Asuntos Religiosos, que China tiene programado que entren en vigor en algún momento de 2017, prohíben “organizar actividades religiosas en sitios religiosos no aprobados” y “predicar, organizar actividades religiosas y establecer instituciones religiosas o sitios religiosos en las escuelas “. [1] Las universidades y otras instituciones educativas también han sufrido la represión de la religión al prohibirse en diversos centros las fiestas de Navidad, los árboles navideños y las tarjetas de felicitación.[2] La Universidad de Renmin prohibió todas las actividades religiosas en el campus – colocando una señal alusiva para hacer cumplir la prohibición.[3] En algunos lugares se ha realizado de una forma más activa, por ejemplo las autoridades de la ciudad de Lishui, en la provincia costera de Zhejiang, han ido erradicando sistemáticamente la actividad religiosa del Colegio Técnico y Vocacional Lishui desde principios de 2016. A los funcionarios de la universidad se les dijo que inculcaran el ateísmo en los estudiantes. En septiembre de 2016, más de 100 profesores y 400 nuevos estudiantes de la universidad asistieron a una conferencia sobre “Construir una perspectiva correcta de la vida: resistencia consciente a la corrosión que produce la ideología religiosa y todo tipo de teísmo “. [4]

Después de intensas negociaciones entre el Vaticano y el Gobierno chino, en noviembre y diciembre de 2016, cuatro obispos fueron consagrados con el reconocimiento tanto del Papa como del Estado. Por lo tanto, las diócesis de Chagzhi (provincia de Shanxi), Ankang (provincia de Shaanxi), Chengdu y Xichang (ambas en la provincia de Sichuan) ya tienen obispos diocesanos “ordinarios” o “coadjutores” (obispos auxiliares con derecho a la sucesión automática cuando la sede quede vacante). Sin embargo, hubo protestas por la presencia en ambas consagraciones de Lei Shiyin, nombrado obispo de Leshan sin la aprobación del Vaticano.

Según el Centro de Investigación Pew, en 2010 había en torno a 70 millones de cristianos, entre ellos más de 59 millones de protestantes y más de 9 millones de católicos (en el caso de la Iglesia católica, muchas comunidades “oficiales” son leales a Roma, y cerca del 90 por ciento de los obispos y sacerdotes aprobados por el Estado están siendo reconocidos por el Vaticano). Hay pruebas de que el cristianismo es particularmente atractivo para los jóvenes, y se tienen noticias del crecimiento del cristianismo en China. Según algunas estimaciones, el cristianismo tiene más seguidores que el Partido Comunista. Estas estadísticas explican por sí mismas el recelo de las autoridades hacia una religión cuyas ideas siempre constituyen un foco potencial de disidencia cuando no de rebelión abierta.

[1] China Aid, 09/11/16
[2] Asia News, 14/01/16 <www.asianews.it>
[3] China Aid, 10/11/16 <www.chinaaid.org>
[4] China Aid, 24/10/16 <www.chinaaid.org>

Enero de 2017: El viernes 27, unos hombres armados con palos de golf irrumpieron en la Iglesia cristiana Dali de la provincia de Henan, que forma parte del Movimiento Patriótico de las Tres Autonomías. Encerraron a varios cristianos, entre ellos al director en funciones de la Iglesia, en la recepción y les confiscaron los teléfonos móviles. A continuación se dedicaron a destruir propiedades de la iglesia, y luego un tractor demolió parte del edificio.[1]

Marzo de 2017: El lunes 27, un tribunal del sur de la provincia de Guangdong condenó a Li Hongmin, impresora, a 10 meses de cárcel y a pagar una multa de 10 000 ¥ (1451 $) por imprimir literatura cristiana. Tras una redada en su casa y en su taller de impresión realizada en 2016, en la que se encontraron 110 000 folletos cristianos, los funcionarios le acusaron de realizar “operaciones comerciales ilegales”. El juez declaró que Hongmin había cometido un “delito grave”, pero que imponía una condena “indulgente”. La sentencia fue computada retroactivamente, ya que Li había llevaba bajo custodia policial desde el 2 de junio de 2016.[2]

Marzo de 2017: Dos cristianas fueron detenidas por la policía por viajar a Pekín para orar por la Asamblea Popular Nacional y la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino. Shi Xinhong de Bengbu, provincia de Anhui, hizo un viaje a la capital con Zhou Jinxia de Dalian, provincia de Liaoning. Xinhong fue detenida mientras caminaban por el Gran Salón del Pueblo alrededor de las 10 de la mañana del primer domingo de Cuaresma (5 de marzo). Fue detenida durante ocho días por “provocar peleas y disturbios” pero al final del período, en lugar de ser puesta en libertad, la trasladaron a otro centro de detención en Bengbu sin informar del traslado a su familia. La otra detenida en la visita al Gran Salón fue Chang Shulan de la provincia de Jilin. Zhou Jinxia contó: “Queríamos rezar por nuestros compatriotas, los asistentes a la conferencia y por el propio país, con la esperanza de que nuestra nación sea bendecida con paz y libertad”. [3]

Abril de 2017: El miércoles 26, alrededor de 100 agentes de seguridad y policías especiales irrumpieron en una conferencia en la provincia nororiental de Liaoning a la que asistían más de 40 pastores de iglesias en vivendas. A tres de ellos los sacaron de la conferencia “Unidad en el cristianismo”, mientras que los demás los encerraron en una habitación y los interrogaron de forma individual y en grupo. Los interrogatorios duraron varias horas. Acusaron a los pastores de participar en reuniones ilegales sin permiso del Gobierno.[4]

Abril de 2017: El viernes 21 un hombre y una mujer cristianos sufrieron fracturas de columna y otras lesiones durante la defensa de una iglesia en Wenzhou, en la provincia costera de Zhejiang. Los manifestantes intentaban impedir que las autoridades instalaran en la iglesia de Banling equipos de vigilancia que permitieran a las autoridades vigilar de cerca las actividades religiosas. Durante el enfrentamiento, los dos cristianos fueron arrojados desde lo alto de un muro, en dos momentos distintos del forcejeo; ambos sufrieron lesiones cervicales y de columna. En un primer momento denegaron al hombre el tratamiento hospitalario obligando a su familia a llevárselo a casa, pero durante la noche el dolor se hizo tan atroz que le acabaron ingresando. También tuvieron que ser hospitalizados algunos manifestantes más. Una mujer, Zhang Lingmei, fue puesta bajo custodia policial.[5]

Mayo de 2017: El obispo católico clandestino Peter Shao Zhumin de Wenzhou (Zhejiang) desapareció el jueves 18 después de una reunión celebrada a las 9 de la mañana en la oficina de la ciudad para asuntos religiosos. No es la primera vez en 2017 que las autoridades detienen al obispo Zhumin: en abril fue llevado a prisión unos días antes de Pascua. El catolicismo en la diócesis de Wenzhou está profundamente dividido; se estima que hay alrededor de 120 000 fieles en la Asociación Patriótica y más de 80 000 en la Iglesia clandestina y 50 sacerdotes igualmente divididos entre las dos. A la madre del obispo, de 90 años, le han denegado en varias ocasiones la solicitud de ver a su hijo.[6]

 Junio de 2017: Después de cuatro años bajo arresto domiciliario, una entrada en el blog del obispo Thaddeus Ma Daquin, el obispo auxiliar de Shanghai, mostraba al obispo reconciliándose con Asociación Patriótica Católica. El obispo llevaba detenido desde julio de 2012, cuando dimitió de su cargo en la Asociación Católica Patriótica de China alegando que tenía que dedicar más tiempo a la pastoral tras su nombramiento como obispo. En el blog declaró: “Hubo un período en el que estaba engañado por lo exterior, y cometí errores de palabra y de obra contra la Asociación Patriótica”. Agregó que la iglesia debe “adaptarse a los tiempos contemporáneos y a la sociedad; y manejar adecuadamente sus relaciones con el Partido y el Gobierno, con la sociedad, con las otras religiones, con las religiones de países extranjeros, y con los no católicos, y ciertamente dentro de la ley estatal y de los cánones de la Iglesia”. Diversas fuentes chinas cuestionan que realmente escribiese esa entrada en el blog, señalando que su cuenta de Weibo (versión china de Twitter) había sido cerrada a principios de 2017.[7]

Junio-Julio 2017: Familiares del líder cristiano encarcelado, Zhang Shaojie, informaron de que el ministro “apenas está vivo”. Su hija Esther Zhang Huixin dijo a CSW: “Torturan cruelmente a mi padre. No puede ver el sol durante el día. Le privan del sueño durante 24 horas seguidas. La prisión le da sólo un pan al vapor al día e intencionadamente lo matan de hambre”. Después de reunirse con el pastor Shaojie el 7 de julio de 2007, su hermana, Zhang Cuijuan, lo describió como “una bolsa de huesos”. Y añadió: “Es doloroso ver cómo persiguen a una persona tan buena. No sé cuánto tiempo podrá resistir.” Y añadió:” Estaba en un estado mental terrible… Me ha contado que le prohíben dormir y le tienen bajo “estrecha supervisión’. Estaba deprimido, y yo no tenía forma de ayudarlo”. Este ministro de 52 años de edad fue condenado en julio de 2014 por un tribunal de la provincia de Henan, en el centro de China, por fraude y por “reunir multitudes para alterar el orden público”. Según el informe de la USCIRF 2015, el pastor Shaojie “fue condenado bajo falsas acusaciones y condenado a 12 años de prisión”. China Aid afirmó que las autoridades están tratando de “encubrir la persecución religiosa con acusaciones criminales fabricadas contra un líder inocente de la iglesia”.[8]

[1] China Aid, 27/01/7; Asia News, 02/01/17 < www.asianews.it>
[2] China Aid, 31/03/17 < www.chinaaid.org>
[3] China Aid, 30/03/17 <www.chinaaid.org>; China Aid, 13/03/17
[4] China Aid, 03/05/17 < www.chinaaid.org>
[5] China Aid, 25/04/17 < www.chinaaid.org>
[6] Asia News 06/06/17 < www.asianews.it>
[7] Asia News, 17/06/16 <www.asianews.it>
[8] Christian Solidarity Worldwide, 28/06/17 < www.csw.org.uk>; China Aid 13/07/17, 25/06/17 & 11/07/14; Church in Chains, 04/05/17; USCIRF report 2015; News Xinhuanet, 15/10/15; Breitbart, 16/10/15; Daily Telegraph, 04/04/14.

ESTADÍSTICA

Población total:

1.38 mil millones

Nivel de persecución contra los cristianos:

Extremo

Situación actual de los cristianos:

Peor

POBLACIÓN CRISTIANA

127 millones

Religiones:

agnóstica, 31,4%; budista, 16,1%; china tradicional, 30%; cristiana, 9,2%; atea, 6,9%; otras, 6,7%

CONOCE MÁS SOBRE Aid to the Church in Need, VISITA http://www.churchinneed.org
logoacnwhy2

QUIÉNES SOMOS

Fundada en 1947 como una organización católica de ayuda para refugiados de guerra y reconocida como una fundación pontificia desde 2011, ACN se dedica al servicio a los cristianos en todo el mundo allá donde estén perseguidos, discriminados o sufran necesidad material, a través de la oración, la información y la caridad. Anualmente ACN apoya alrededor de 6.000 proyectos pastorales en cerca de 150 países, gracias a donaciones privadas, ya que la organización no recibe ayudas gubernamentales.