Una Iglesia que sale al encuentro de los pobres

Una Iglesia que sale al encuentro de los pobres

La campaña de cuaresma ACN de este año se centra en los cristianos oprimidos en el norte de la India
Bita vive en una casa de adobe, sobre el suelo. En realidad, no son más que unas paredes de adobe con una lona de plástico. Su antigua casa se incendió hace un año. «Fue una gran desgracia». Uno de sus hijos vio a tiempo cómo se producía el incendio y sacó a su hermana menor, según explica esta madre, que tiene tres hijos. Después, la comunidad de la iglesia le ayudó a conseguir un pequeño crédito. Así pudieron mudarse a este lugar: tan solo es un cobijo provisional de barro y paja, un espacio para dormir, otro para cocinar y estar; cada uno de ellos, de apenas tres metros por tres metros.
La mayoría de los dalits viven en lugares muy estrechos; además, el espacio es muy limitado: «hay muchas cosas que los  dalits no pueden tocar; no pueden ser tocados ni dejar sus cosas en cualquier lugar», dice el padre John. Por razones de seguridad hemos cambiado su nombre. Desde hace decenios trabaja con dalits, que pertenecen a la casta india más inferior. «Por ejemplo, el ámbito del lugar donde se cocina es un espacio sagrado. En una ocasión dejé un vaso en un lugar equivocado, lo que supuso un auténtico drama», recuerda el sacerdote. Para el anfitrión del lugar donde estuvo era un ataque, que produce «desgracia»; para los dalits es como un hechizo. Quien no lo respeta, sufrirá una gran desgracia, según creen.
Acosados por un mundo de espíritus
También Bita estaba antes convencida de ello: «tenía mucho miedo y temía a los malos espíritus». Era un mundo imaginario que la acosaba cada vez más. «Tenía incluso miedo de levantarme y andar. Me puse enferma».
Entonces conoció a una persona cristiana que le habló de la Biblia. El mensaje de que existe un Dios que se preocupa especialmente de los pobres y de los más humildes de la sociedad, que los invita a su comunidad, es algo que rompe todos los esquemas que los dalits pueden imaginarse. Esa invitación a la fe comenzó a surtir efecto también en Bita. Hoy en día sufre la presión de sus vecinos. La mayoría de los habitantes del pueblo pertenecen a otras religiones y observan con desconfianza cómo Bita se sentía cada vez más atraída por la Iglesia. «Temía que fueran algo envidiosos al ver que formo parte de una comunidad que se ocupa de mí, que me siento mejor desde que voy a la iglesia».
Fortalecida, pero nuevamente amenazada como minoría
Quien visita a Bita puede sentir algo de la opresión que hay en el aire: Bita y unas pocas personas son ya cristianas. Son una minoría entre sus vecinos, que intentan alejar a Bita de la Iglesia. Pero ella confiesa su fe. «También convencí a mi marido. Ahora, está de mi lado. Vivimos con más alegría, y también ganamos algo más. Tenemos nuevamente esperanza. Esperamos en Dios y en la Iglesia».
Cuando se le pregunta qué pasaje de la Biblia le gusta especialmente, reflexiona un momento. «Jesús dijo: ama a tu prójimo; eso me da fuerza».

My gift to support the ACN mission with the persecuted Christians and those in need.

Noticias

CONOCE MÁS SOBRE Aid to the Church in Need, VISITA http://www.churchinneed.org
logoacnwhy2

QUIÉNES SOMOS

Fundada en 1947 como una organización católica de ayuda para refugiados de guerra y reconocida como una fundación pontificia desde 2011, ACN se dedica al servicio a los cristianos en todo el mundo allá donde estén perseguidos, discriminados o sufran necesidad material, a través de la oración, la información y la caridad. Anualmente ACN apoya alrededor de 5.000 proyectos pastorales en cerca de 150 países, gracias a donaciones privadas, ya que la organización no recibe ayudas gubernamentales.